Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
recen los soldados en la guerra hay que cui- NUESTRA CAMPANA p SPAÑOLES, ALERTA 1 Cuando hace un mes dio comienzo la campaña de Marruecos, dominados por cierto doloroso estupor, no faltaron individuos pesimistas y llorones que, calculando los inevitables y grandes gastos que necesariamente había de realizar España, exclamaron: ¡Ahora sí que sufrirán indefinido aplazamiento las reformas proyectadas en favor de la infancia! La aplicación del reglamento de puericultura aprobado por el Consejo superior dormirá entre los proyectos del Ministerio de la Gobernación; las Juntas provinciales, ya constituidas, suspenderán sus trabajos, y nada podrá espe rarse de las locales. Las Juntas de Damas no podrán ocuparse en el fomento de instituciones benéficas tan necesitadas de recursos. Todo lo absorberá la guerra con su diario enorme presupuesto. Porque no hay que olvidar lo que cuesta mantener tantos miles de hombres, las pérdidas que suponen preciosas existencias, las sumas empleadas en material sanitario, y sobre todo esto, la natural inquietud y perturbación de los espílitus en tan criticas circunstancias A estas lamentaciones no pocos opusieaon las siguientes consideraciones: Es verdad que toda guerra es costosísima. ¿Quién no es partidario de la paz? Cuando se leen los desastres producidos por la potente artillería moderna, el instinto natural de la represalia no borra el hondo sentimiento de piedad hacia los centenares de muertos, siquiera sean enemigos. Es más, recordando lo que cuesta cada uno de los mortíferos disparos, inconscientemente se calcula las mil cosas útiles y buenas que podrían hacerse con su importe. Sin embargo, ante una catástrofe, ante una epidemia, ¿quién regatea gastos ni esfuerzos, por titánicos que aparezcan á la vista de los miopes de espíritu? Afrontar el dolor con energía y buen ánimo disminuye y atenúa sus efectos. Por esta causa, en medio de los mayores desastres, si vibra el entusiasmo en los corazones, forma explosiva del ansia de vivir, los pueblos arruinados no mueren jamás. Es, por lo tanto, necesario opener á cuantas amarguras sintamos de presente renovadas energías para planear un porvenir próspero. Y la prosperidad de España no estriba solamente en poseer muchos kilómetros de tierra no labrada, ni en conservar tesoros artísticos, ni siquiera en reverdecer laureles semejantes á los recogidos durante la gloriosa historia. En vano se ensaña contra nosotros la maledicencia de los extraños; inútilmente la carcoma extranjeriza tratará de destruirnos; no podrán empobrecernos j arruinarnos todos los gastos, por muy cuantiosos que parezcan, si contamos con un vivero sano, creyente y vigoroso de almas y cuerpos, dispuesto á las más altas empresas. Obra patriótica será la de dar el grito de ¡alerta, España. en las ciudades y en los campos, procurando conservar y fortalecer existencias preciosas que desaparecen obscuramente. Cuando en un hogar mueren los padres ó los hijos ya hombres, la familia ó los amigos centuplican sus esfuerzos para que no se malogren los pequeñuelos. Mientras ce logró progresar después de una guerra fratricida é implacable. Hoy cuenta con instituE NORTE A SUR Era interesante to- ciones benéficas que son las primeras de Es: mar el pulso del or- paña. El Ayuntamiento sostiene una Gota de ganismo social en estos momentos, y unas Leche muy bien ¡organizada y dispuesta. La cuantas observaciones realizadas en diver- Imputación estudia los medios de crear un versos sitios de España han sido lo sufi- Sanatorio marítimo. Hace muchos años que cientemente instructivas para poder afirmar se inició en España la campaña, y un sabio que el corazón de nuestra patria late aún profesor, el doctor García de Ancos, médico con energía. de la Beneficencia de Bilbao, trazó un plan Y no se diga, que la embriaguez patriótica muy completo, habiéndose consignado eu puede dar señales de un falso vigor orgáni- presupuestos una importante suma que na co; hay otros signos elocuentes que permi- llegó á aplicarse. Es de creer que por fin ten distinguir la muerte real de la aparente. Vizcaya se decida á construir el Sanatorio. Aun cuando aparezca frío y desmayado un No faltarán arrestos para terminarlo pronorganismo, si el sistema nervioso no ha de- to. Elocuente muestra de lo que es posible generado, la vida reaparecerá. hacer en aquella región la hallamos en el Rápido viaje reaiizado del Norte al Sur nuevo Hosptal, sin disputa el primero de de España visitando poblaciones tan distin- España. Para edificarlo con arreglo á los tas como Santander, Bilbao, San Sebastián, últimos adelantos de la ciencia, médico, arCórdoba, Sevilla y Cádiz, convocando enti- quitecto y patronos recorrieron toda Eudades oficiales y particulares pertenecientes ropa estudiando lo adelantos y novedades. á las Juntas de Protección antes citadas, La impresión que produce el conjunto de nos permite afirmar que hay muchas más pabellones, admirablemente dispuestos y personas dispuestas á cooperar á la gran couvenienteniente distanciados, es de sereobra de lo que pudiera creerse. Lo que hace aa placidez. Las antiguas construcciones falta es aprovechar sus iniciativas, guiarles benéficas tenían una severa tristeza. Por las y alentarles. enormes crujías y los claustros sombríos; ej Esos admirables jóvenes voluntarios que aire se confinaba fácilmente, impregnándose espontáneamente dan ejemplo, á los tibios y de un olor enfermizo y desagradable. Ahora egoístas de amor á la patria, ¿no recuerdan las salas están inundadas de luz; la atmósá esos centenares de almas buenas que aban- fera, pura y renovada, orea con auras camdonan las comodidades de su casa para cui- pestres, bien olientes -y oxigenadas, al en dar del pobre y del desvalido? Más, mucho ferino, que goza con la contemplación de más que las personas vale él ejemplo, gran floridos jardines. Los pabellones destina caudillo en toda empresa humana. dos á los enfermitos de difteria, escarlatina En las eitadas poblaciones hemos hadado y otras dolencias infecciosas son una ver individualidades eminente de gran fortu- dadera monada. Las cocinas, laboratorios j na propia, que han dado no sólo su dinero, demás dependencias tienen cuanto es nece. sino su tiempo y su trabajo personal, á obras sario para su perfecto funcionamiento. La caritativas y benéficas admirables. Cierto Madre y el Niño se ocupó ya de esta gran que esta labor es obscura, poco agradecida, obra, rindiendo tributo de verdadera admimuy penosa; pero acaso por lo mismo es ración á sus celosos administradores. Estoí no son unos simples empleados, sino persomás meritoria. Urge aprovechar las energías desperta- nalidades ricas, que dirigen coa gran eca das en la masa total de la Nación para que no mía la santa casa. una vez concluida la guerra no se dispersen los núcleos en buena hora formados, los cuales han de engrosar los ejércitos de al- C A N SEBASTIAN Esta inmortal ciudad truistas y bienhechores de la humanidad. kj k a ¿e servir de perpetua enseñanza en nuestra patria respecto á hacerse ANTANDER 1 En la hermosa ciudad la lo que puede y debeNinguna en los instantes de tribulación. sufrió tantos Junta de Protección había calamidades. Hace un siglOj realizado un estudio completo del regla- incendios yguerra de la independencia, fue durante mento de puericultura. Siendo la región arrasada, ladestruidos sus archivos, aniquiuna de las que más contingente dan á la in- lados sus habitantes, mancilladas y muertas dustria de nodrizas, es de esperar que en to- sus hijas, vejados y malheridos sus defendos los pueblos se aplicarán con rigor las sores. Cuando pudo creerse que no reviviría, prescripciones de la Ley. el patriótico tesón Al propio ti mpo, la perfecta organización danos, reunidos ende unos cuantos ciudade las Inclusas, el desarrollo de la Sota de Zubieta, que juraronel humilde caserío ue reconstruir su amada I, eche, que tanto fomenta la buena ensetan potentes enerñanza maternológica, y, por fin, el aprove- ciudad, bastó para quede padres á hijos, y chamiento de la isla de la Pedrosa, convir- gías se transmitieran tiendo el antiguo lazareto en un hermoso y los bisnietos de aquellos héroes pueden preamplio Hospicio marino, constituirá un sentar en la frontera de España un dechado timbre de. gloria para los santanderinos, tan de elegancia, de higiene y de comodidad. generosamente espléndidos que edifican en Las instituciones benéficas, las escuelas, la península La Magdalena un suntuoso los asilos, el bienestar urbano, reviste caracpalacio para el jefe del Estado, El actual teres de perfección singulares. Funcionan orgobernador, D. José de Elícegui, tiene pro- ganismos de ahorro admirablemente admibado su patriotismo, y el inspector de Sani- nistrados. Durante la época de su- fundación dad provincial, doctor Morales, joven é in- nos decía el filántropo Sr. Balbás que contó teligentísimo, está dispuesto á realizar gran- en los comienzos con la ayuda personal de millonarios que fueron gratuitos, cajeros y des cosas en favor de la infancia. tenedores de libros. Es la prim. era provincia española que tendrá en breve una red no admira á Bilbao? BELBAO ¿Quiénvigoroso, trabajador yTe- telefónica completa: la laGota de Leche está naz y ac- bellamente instalada; granja dedicada á tivo, es un pueblo que supo defenderse y la crianza de los niños expósitos será una darse de los soldaditos delporvenir. D S