Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 3 DE SEPTIEMBRE DE igo 9 EDICIÓN i PA. G. M EL FUEGO DE AYER CINCO HERIDOS R. las cinco y minutos de la tarde de ayer recibióse en el Juzgado aviso telefónico participando que en la calle de Méndez Alvaro había estallado un violento incendio. Inmediatamente nos trasladamos al lugar de la ocurrencia, núm. 22 de dicha calle, en donde, dentro de unos solares, existe un caserón viejo destinado á fábrica de jabón y viviendas particulares. De efate caserón, así como de unos casuchos próximos á él, aunque separados, es dueño D. José Arbaiza, y los administra judicialmente D. Juan Llórente. El caserón, ó, mejor dicho, la parte destinada á íábrica consta de dos cuerpos, en uno se hallaban instaladas las calderas de vapor y almacenados los géneros en condiciones de venta, y en el otro estaban instaladas las calderas del aceite y servía además de almacén de huesos y substancias componentes del jabón, A las cinco próximamente, una fuerte detonación puso en alarma á los moradores de la finca, los cuales saliertín de sus habitaciones asustados, pudiendo ya ver las llamas que salían de la jabonería y aprestándose á sacar de sus viviendas cuantos enSeres constituían su ajuar. Dióse cuenta al servicio de incendios, y éste acudió, como siempre, presuroso al lugar del siniestro. Afortunadamente, junto al caseróa existe un pozo, y allí pudo instalarse una máquina y dar comienzo los trabajos, que dieron, gracias á las buenas disposiciones Je los jefes, Sres. Monasterio, Alvarez Naya y Mendoza, los mejores resultados, puesto que á las seis y cuarto se hallaba por completo dominado el incendio, localizado en el departamento de las calderas de aceite, y á las siete se retiraba el servicio, salvo una parte de éste que, por precaución, quedaba arrojando agua sobre los escombros. Erigen del siniestro. No está bien explicado el origen del luego, pero se supone que se trata de la explosión de una caldera que produjo el incendio. i os heridos. En la dependencia donde ocurrió el siniestro hallábanse trabajando Faustino Arbaiza, de veintitrés años, hermano del dueño y encargado de la fábrica; Vicente Amor, de cuarenta y seis años, casado, maquinista; Iyiborio Millan Santa María, de diez y seis años; Máximo Aguado Ramos, de veintidós; Juan Fernández, de diez y seis y Rafael Castillo. Todos resultaron heridos, excepto este último, que milagrosamente resultó ileso. Todos fueron asistidos en la Casa de Socorro sucursal del Hospital, en donde los médicos de guardia calificaron su estado de pronóstico reservado. autoridades. X asLos primeros en acudir fueron los guardias civiles del puesto de las Peñuelas al ínando de teniente Montero, y poco después llegaren el gobernador, señor marqués del Va illo; el comisario general de Policía, Sr. iiillán Astray; el teniente coronel de Segundad, el comisario del distrito y el capitán del mismo. Los vecinos que se han quedado sin hogar y que vivían en el caserón llámanse Bernabé Jiménez, casado y con tres hijos; Ceferino Bezares, casado, con dos hijos; Fi dela Calvo, viuda, con dos hijos; Juan Martín, casado, con cuatro hijos; Francisco Jiménez, viudo, con cinco hijos, y Emilio Motui. cabado. con cinco hiio 5. ASPECTO QUE OFRECÍA EL SINIESTRO DE LA FABRICA DE JABONES DE LA CALLE DE MÉNDEZ ALVARO MOMENTOS DESPUÉS DE INICIARSE EL INCENDIO EN LA TARDE DE AYER Todos éstos sacaron á un solar sus ajuares, salvándolos de las llamas. I n accidente. Al llegar al lugar del suceso el Juzgado rompióse una ballesta del coche que lo conducía. Tuvo que utilizar para su trasladj á la Casa de Socorro, adonde condujo á uno de los heridos, el coche del jefe de bomberos. Bp las inmediaciones del lugar del suceso fue hallado el cadáver de un hombre. Parece que se trata de un enfermo que falleció repentinamente á causa del susto que le produjo la detonación con que se inició el siniestro. El juez de guardia, Sr. Vela, ordenó el levantamiento del cadáver. OTRO CONCURSO I I o muerto. LA BELLEZA MASCULINA POR CABLE LONDRES, 2 O T I a colonia veraniega de Southend- ou- Sea, animada por el éxito resonante que ha obtenido el concurso de belleza masculina celebrado hace días en Folkestone, prepara á toda prisa la celebración de otro concurso semejante. El jurado lo compondrán las seis más hermosas actrices de Southend. Dos de ellas han prometido abrazar á los concursantes fracasados, para consolarles de su derrota. Se dice que ei número üe aspirantes al premio pasa ya de doscientos. LAS MUJbRÉv TERRIBLE VHNGANZA POR TELÉGRAFO PARÍS, 2, 3 N. vaja en mano, asestándola espantosas cortaduras en el rostro. La viuda Lhote cayó al suelo desvanecida y arrojando torrentes de sangre, míen- tras la matadora se ensañaba en su víctima hasta tal punto, que la cabeza quedó casi completamente separada del tronco. La Barbier no se amilanó por el atroz delito que acababa de cometer. Entró en su casa, limpió cuidadosamente la navaja, guardándola después en el estuche; se quitó los vestidos empapados en sangre, púsose otros limpios, y f ué á presentarse á las oficinas de Policía, donde dio cuenta de su crimen al comisario. Realizadas las oportunas diligencias, re sultó que la Barbier había obrado impulsada por las provocaciones de su víctima. Esta, ál pasar ante las ventanas de la Barbier, lanzó una piedra contra los cristales. La vecina no hizo caso de tan provocativo proceder. Entonces la viuda junoce comenzó á injuriarla de un modo grosero y la desafió, diciendo: -Sal aquí, miedosa, que estoy preparada á recibirte. Esta provocación acaoo de exasperar á la Barbier, que, armándose de la navaja, salió á eneontrar á su vecina. Nuevos insultos y amenazas de ésta hiciéronla perder la calma, y arrojándose sobre la maldiciente infirióla numerosos tajos sin darse cuenta exacta de lo que hacía En el interrogatorio ha declarado la culpable que la viuda llevaba dos años insultándola y vejándola de continuo. Llegó has ta gestionar que el marido de la Barbier fuese declarado cesante en su destino. A tal extremo llevó la viuda sus difamaciones é injurias, que la pobre mujer, harta de sufrirla, intentó suicidarse. Madame Barbier no quiere sobrevivir á su deshonra, y pide que se la guillotine pronto, negándose á nombrar abogado defensor. Ha ingresado en la cárcel. CJn Dijon se ha cometido ayer un sangrien to crimen. Una mujer ha dado muerte á otra, infiriéndola terribles heridas en la cara y cuello con una navaja de afeitar. X, a viuda Lhote, víctima del asesinato, entraba en su domicilio, cuando Mme. Barbier, vecina suya, y casada con un empleado de ferrocarriles, se 3 uz 6 FCI O e iíi iíf A I S) sem res fotógrafos le y tos aíii iia 4? ios que enríen ú la lie Ja ci 4 n de A S fotografías sebre algüii asamto de interés y Se f si 5 pitoM 4 e actoaíidaíi s e l e s abttnará S S P 8 TM 6 p r eada prnefoa í e publü nit 3. a Ai jcie de c a d a fotografía e e AíiI e le su í eor. TERESA