Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 3i DE AGOSTO DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. i3. DE NUESTRO ENVIADO fcSPECIAL A BC EN PARÍS EORGETTE, EL NOTARIO El notario León ClauY SU PERRO dio Boiron ge retiró á los sesenta y cinco años para vivir de sus economías. Alquiló un pisito de soltero en la rué des Martyrs, en pleno Monttnartre, y por espacio de algunos años su existencia se deslizó tranquila y apacible. No tenía más familia que un perro, al que adoraba y con el que sostenía frecuentes conversaciones que jamás degeneraron en disputas por la sencilla razón de que el can uo le llevó nunca la contraria. Pero el notario Boiron no contó con Georgette. ¿No conocéis á eorgette, lectores? Georgette es una muchacha conocidísima en Montmartre. El único que no la conocía era el notario Boiroa. Una noche la encontró en un bar de la Plaze Pigalle, la invitó á tomar un refresco, y Georgette le contó su historia, una historia tristísima, ya os lo supondréis, que al pobre notario impresionó dolorosamente. Las entrevistas desde aquella noche sueeáiéronse; Georgette se hizo cada vez más amiga del notario, daba terrones de azúcar al perro para que no aconsejara mal al, aino y, por último, un buen día tomó posesión del cuartito de la rué des Martyrs. Con los primeros juramentos de amortlegaron los lindos trajes de las galerías Lafayette, los zapatitos á la americana, las faldas de seda y las camisas de encaje. El notario Boiron se sentía rejuvenecido y le parecia imposible que á los setenta años se pudiera aún inspirar una pasión. Pero no hubo más remedio que creer á Georgette, ála. gentil Georgette, que juraba y perjuraba que no había amado nunca á ningún hombre como á su notario de su corazón. Como es natural, el Sr. Boiron acabó por convencerse después de sostener una larga conveisación con su perro, ya sobornado por los terrones de azúcar de Georgette. Y el mismo día que el Sr. Boiron se acostaba convencido de que aquella criatura estaba loca de amor por él... Georgette le obsequiaba con la primera infidelidad. PASATIEMPOS TODO ES RELATIVO Una viuda ve aparecer en sueños á su marido. ¿Cómo estás? -le pregunta la pobre mujer. -Admirablemente. Te confieso que soy más feliz que durante los veinte años que he vivido contigo. -Según eso, ¿estarás en el Paraíso? -No, hija mía; estoy en el infierno... CONTRASTES, POR NOVEJARQUE. CORRESPONDENCIA PARTICULAR n esta sección se contestarán las- preguntas que nos hagan nuestros lectores. Para demostrar ata cualidad es necesario acompañar cada caria del cupón que publicamos en la sección de anuncios, TLa Dirección se íeserva el derecho de no contestar á determinadas consultas que exijan gran extensión en la respuesta ó que no sean pertinentes. Angelita. -Por correo creo se le mandarán á usted las cajas de Polvos Angelina. Haga el pedido á la Perfumería Varonat, Fuencarral, 30, Madrid. Siento no poder complacer á usted. Lo más débil. -No entiendo la pregunta. así. Al más listo se la pegan, i. a Tener talento. 2. a ¿Por qué no? 3. a Ninguno. 4. a Eficaz, ninguna. ¿Conque tiene usted la casa en el cielo? iHubiese iurado que era en el Limbo! Gurriato. -No me explico... ¡si fuese gurnata! En fin, ¡caprichos! Vaya á laclínica del Doctor Mateos, Preciados, 28. soy señorito... ¡ay! ¿Cómo lo afirmaré para ser creída? Con Mixtura Emilmat. Tiene usted diez tonos donde elegir. En cualquiera buena perfumería, ó Salud, 5. Lulú. -Los desperfectos del cutis se la corregirán usando Jabón Neutral Centrifugado. L, o hallará usted en la perfumería de Varonat, Fuencarral, 30. Andalucía. -1. a Lo único radical es la electrólisis. Con todos los productos se reproduce. 2. a Apergaminado; con el nombre. 3. a Agua de salvado. 4. a Pruebe con agua de manzanilla. Venia bien dirigida. liuerfanita. ¡No deje usted avanzar las cauas! ¡Qué imprudentes! La Mixtura Emilmat ó el Agua Africana son la salvación de usted. ¡Ah! Para después de lavarse no use más que Belleza Venus, marca Emilmat. Es usted muy amable. Una cartagenera. ¡Soy mujer, Dios mío, soy mujer! No me es permitido dar las iniciales; pero tiene usted el campo de las suposiciones. Por su carta sólo puedo formar la opinión de que es... muy desconfiada... y muy simpática. Gasta. -Use á diario Petróleo Gai Un cartagenero. ¡Ay! ¡Gracias á Dios! ¡Un creyente en la feminidad de Mariacho! ¡Aun hay patria, Veremundo! Pues demostrarla con una actitud seria y fría que... ¡á la otra puerta! Me parecen ambas femeninas Las tres Panchitas. -l? -Llevando ácido bórico pulverizado dentro déla media. Frotarse las manosa con resina. Con nada. 2. a ¡Ay! ¡Qui losa! 3. ¡Por Dios! ¡Si está muy reciente la desgracia! No piense usted en eso todavía. A. R. y Romero. -Muchas gracias; es usted muy galante. No puedo darle las noticias que me pide porque me está absolutamente prohibido. Flufla. -Use Petróleo Gm. rara lo primero, bicarbonato y magnesia á partes iguales. Para lo segundo, lavados de miga de pan mojada en limón. Gracias. Une etoile. -Gimnasia. MAR 1 ACHO Quien no olvida á Joaquín el melitar. -Nc Un Alfonso gue adora á su Lola, etc. -No es Buscar una palabra de ocho letras que expresa mansión CALORÍFICA de fuego y llamas por todas partes y que con solo cambiarle una letra por otra expresa entonces una palabra MUY EEUA. ¿Guales son? La solución, mañana. Solución al apellido: (LA- DE VES E) LADEVESE lias dos almas Ior ¿ut nueute naDíau de ponerse de acuerdo, y es de suponer que Guando el Sr. Boiron comunicó á su perro la idea negra del suicidio, que empezaba á acariciar, el pobre animal asintió. No necesitaba más el Sr. Boiran, y deci di do redactó la carta que en estos casos es de rigor dirigir al comisario de Policía. El perro, en tanto, se acomodó filosóficamente en un sillón. El Sr. Boiron escribió largamente la historia de sus amores con Georgette, los sacrificios que por ella había realizado, su derecho al amor- de aquella pérfida mujer, y ya de madrugada cerró la carta, la envió á su destino, abrió el contadorv y las llaves del gas y se acostó con su perro para esperar plácidamente la asfixia y la muerte. Y, en efecto, esta mañana aparecieron cadáveres el notario Boiron y su fiel compañero en el pisito coquetón de la rué des Martyrs. Mo, el Sr. Boiron no quería creerlo... Fue pl á preciso que la sorprendiera en flagran- comisario de Policía ha ido á visitarúldarla cuenta de las te delito de flirt amoroso con un buen mozo timasGeorgette para su amiguito el notario. voluntades de retorcido bigote. El notario sermoneó, El asombro de lade muchacha fue tremendo. swplicó, lloró... ¡Figuraos cómo lloraría este El pobrecito señor de setenta años... Pero ciese Sr. Boiron había dispuesto que se hiuna fotografía de su el leGeorgette ya estaba equipada, tenía media cho de muerte, y que esta cadáver enle fuefotografía docena de lindos vestidos, un guardarropa se entregada á Georgette como recuerdo. excelentemente provisto y algunos cientos- ¿Y sus economías? -pregantó Georgetde francos. Cuando se posee todo esto, ¿qué puede necesitar una muchacha de veinte te. ¿No me deja sus economías? -No- -ha contestado el comisario. -De años? El buen mozo esperaba... Los buenos mozos, generalmente, no pueden comprar sus economías el Sr. Boiron no dice una paencajes ni toilettes para adornar á sus aman- labra. Encarga solamente que le entieiren tes, y en París prefieren tomarlas ya ador- con su perro. nadas... Es mucho más práctico y más eco- -En ese rasgo le reconozco- -exclamó Georgette. ¡Quiere ahorrarse la sepultura nómico. La desesperación del notario no tuvo lí- del perro! ha sido la oración fúnebre que Y ésta mites. ¿Creéis que le atormentaban los celos? Georgette ha pronunciado ante el cadáver ¡Cómo os engañáis! No... El Sr. Boiron ha- de un pobrecito anciano, al que moralmenbíase hecho la ilusión de regenerar á Geor- te ella ha asesinado. gette, y al convencerse de que esto era im ¡Cantad, cantad, poetas: posible juzgó con pesimismo á la humani- exquisita de la parisiense! ¡Cantad al alma dad entera, y se dijo que para sufrir tan JOSÉ JUAN CADENAS. AftlIQTIMAQ Pídase en ultramarinos este crueles desengaños no valía la pena de París, Agoste. vivir. ftUUOliriUO acreditado C H O O O I A T E Sin embargo, antes de adoptar una resoCompañía Nacional. Manuel Cortina, 3. lución extrema quiso consultar con su ami- l N T E R E S A Tos, garganta, pastillas Caldeiro, 1,50 pesetas. go íntimo, el perro fiel, de cuyo amor no poA lo señores fotógrafos de profesión día dudar, y le hizo confidente de sus cui- y á ios aficionados que envíen á la Rede AS fotografías sobre algún tas. ¿Qué opinión tenía el perro de todo dacciónde interés y de aquello? No se sabe... Hay que decir, -no asuntoseles abonará palpitante actua- y papeletas del Monte, Carrera San Jerónimof- 32. lidad OICZ PESETAS obstante, que el animalito, desde que se ha- por eada prueba que publiquemos. bía quedado sin terrones ni golosinas, estaIMPRENTA PRENSA ESPAÑOLA Al pie cíe cada fotografía se indicará ba tan desesperado como el notario. Aque- el nombre de su autor SERRANO, 55. MADRID. Dinero por alhajas