Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 3o DE AGOSTO DE 1909, EDICIÓN i. PAGTi una gran desilusión. Si de nuevo se niega, procure no volver á verla en una larga temporada. Una que adora con locura. -Procure verla. Esos asuntos se arreglan mal por carta. Hablándola, la convencerá usted. Haga que algún amigo de la casa le lleve á usted. (Blanco me chifla! -Estoy muy agradecida al parecer que de mí tienen mis incógnitos amigos. Déle usted las gracias de mi parte. Es usted una amiguita muy simpática, ingenua y atractiva. La deseo un feliz éxito, no muy difícil, créalo. Aparte de lo que usted vale... ¡con un poco de gracia y mano izquierda! Con efecto, en esa tierra tengo muchísimos parroquianos á esta Correspondencia. Uno de Antequera. -No me parece que debe usted hacer lo que piensa, ni realizar ningún sacrificio por conseguirlo. La diferencia de educación es el peor defecto que puede existir en un matrimonio. Sería usted desdichadísimo. Un militar, ¡Hombre, qué monada! ¡Qué niilitarcito tan majo y tan mono! ¡Tan pulcro y bonito! Será KStei reciísa, coa ese bigote. ¡Jesús, y qué encanto! ¡Vaya nn iibelote ¿Que hace usted estragos? ¡Canario, qué suerte! ¿Que hace usted mas viiimas que la misma muerte? ¡Dios mío, qué miedo! ¿Que cómo me llamo? ¡Ay! ¡No se lo dígol ¡Me escamo! ¡Me escamo! vicio. Había en ella el retrato del Emperador, el de mi marido como coronel honorario, el del coronel efectivo, vistas del cuartel y la iudad donde está de guarnición, y en el eentro el lugar destinado para el retrato del soldado. Yo ya pensaba en lo que liaría Ibáñez Marín, como recuerdo para los Cazadores de Figueras. Ahora tendrán todos ellos siempre presente la muerte gloriosa de su coronel, y aquella madre de uno de sus soldados que él llevó de la mano de coche en coche para que se despidiera de su hijo cuando salía el toen rezará todos los días por él. s el gran consuelo de nuestra fe rezar por los muertos! María Teresa me escribe el día de la Porciúncula: Mueho he pensado en ti hoy, ¡Con los amigos que han muerto en Melillá, hay para rezar bastante! Yo sabía que aquel día ella buscaba, como yo, indulgencias para ellos. Pero no basta rezar; hay que velar sobre sus familias. España entera siente la deuda que tiene con ellas. Es hermosísimo ver cómo han desaparecido todas las barreras entre las clases sociales: los soldados heridos dictan á Ia 3 señoritas las cartas para sus novias; los títulos del reino sientan plaza de soldados; la Reina y los estudiantes tienden á la par la mano para recoger el óbolo de caridad que ha de aliviar la suerte de los huérfanos y viudas. Sé noble y valiente dice una madre al despedir á su hijo en Pamplona, y el aplauso que arrancan estas palabras prueba el eco que encuentran en todos los corazones. Las madres españolas no hacen largos discursos á sus hijos, sólo quieren que cumplan con su deber. Otra, cuyo hijo era vendedor, ambulante, saca el uniforme de soldado, que tenía guardado en un cajón; sale en busca suya de pueblo en pueblo, y cuando le encuentra le abraza y dice, entregándole el uniforme: ¡Hijo, la patria te llama! Y juntos van á la próxima estación del camino de hierro. El egoísmo ha desaparecido por completo; cada uno piensa sólo en los demás: un herido pide al médico haga saber que son pocos los del pueblo que están enfermos, y 60 enfermos en un hospital se hacen dai de alta para dejar sitio á los heridos. Horas enteras podía estar contando detalles conmovedores, que prueban lo que es el pueblo español. Los muertos pueden dormir tranquilos; aunque no- se ganase un céntimo, ni un palmo de terreno, no han vertido en balde su sangre; con ella han resucitado á España. PAZ PASATIEMPOS LA SUPERSTICIÓN A un sujeto muy supersticioso se le volcó el salero una mañana cuando estaba almorzando. Dos horas después recibía la noticia de la repentina muerte de su mujer, que estaba en los baños. Una hora más tarde le cayó un tintero sobre el pantalón que llevaba. ¿No dije- -exclamó- -que me iba á suceder hoy algo? Ya he perdido un pantalón. A P E L L I D O POR HOVEJARQUB. La solución, mañana. Solución á la cuestión de acento: (H U E S l o) HUESA- -HUESO 1 por 1.000 caliente. 2. Voluntad, voluntad. Piensea usted en lo ridículo ¡que estará usted. 3. I i siento, pero estoy ocupadísima. un buen consejo, pues si ella le rechaza á usted repetidamente no hay esperanza. Un admirador de Carmen. -Ño puedo darle M. I, L. -Suma y sigue. Fufa esa escuela en cuantito me soltaron del arv. a, donde viajé con Noé... y con el animal que por pareja me adjudicaron. Gracias; es muy galante esa huida de la contienda. Me ha divertido mucho la carta explicativa del sistema; pero me afirma en la idea de los enemigos de menor ciumtía. ¡Bis tan fácil el triunfo en esas condiciones! En fin, si el éxito existe, y con ello se satisface, ¡adelante, y que la suerte se le aumente! Y tutti conlenü De ilusiones vive el hombre... y la mujer. lea que asusta. -Tener talento... y gracia Una niña Trinidad. -Estudiar y trabajar. Imposible. Eso, imposible. Una Visita, que las odia como las preguntan cierto. Recuerdo aquella causa, única en que oí su palabra, pues no se deja oir. i. a Dése fricciones de vino blanco, quisa y unas gotas de ricino. 2. a Sí, vinagre ó zaraCORRESPONDENCIA gatona amuy clara y bien pasada por un Lávese con PARTICULAR paño. 3. buen agua demanzanilla. 4. a Fricciones de colonia. Es usted muy En esta sección se contestarán Xa preguntas que simpática y amable. mu hagan nuestras lectores. Vara demostrar esta cualidad es necesario acompañar cada carta del cupón que publicamos en la sección de anuncios. La Dirección se reserva el derecho de no contestar é determinadas consultas que exijan gran extensión en la respuesta ó que no sean pertinentes. Nosotros somos nosotros. -Está usted en lo ELO. -Condúzcase usted bien y propóngalaque le someta á cuantas pruebas quiera. su confianza. Dése suaves fricciones de buen agua de colonia, pues contribuye á cerrar los poros. Extirpación con las uñas y suaves fricciones de éter. Vea si halla en alguna buenaj perfumería espuma de nieve, aunque si la halla será más costosa. No use usted cremas baratas, porque se la ajará el cutis lamentablemente. Debiera usted usai polvos morenos. De Santo Domingo. Recibiré su carta con interés y la contestaré con lealtad y cariño. Un músico. -r. lavados con sublimado ¡Amor, simpatía, esperanza! -Gracias por se ha enamorado? ¡Válgame Dios! ¿Se enfadaría usted mucho si le digo que me ha hecho sonreír ese todavía? ¡Pero si es usted un niño! Quizá no se enfade, pero se sonría á su vez murmurando: ¡Valiente caí camal debe ser Mariacho! Me es igual; conste que así es. Ya llegará, porque hasta la presente es usted una especie bebé... venido á más. Un admirador de Bombita. ¿Señor Maria- ¡Apunten! ¡fuego! ¿Que todavía no cretaria. -i. Me dicen que no. aLa 2. 3. a y 4. a quedan contestadas en la i. 5. En el misino convento se lo dirán. Realmente, dulce niña, es usted digna de compasión. Pero si quiere mi consejo cariñoso y leal, no tome ninguna de esas extremas resoluciones. Resígnese y siga en el mundo: primero, porque en el estado de alma y ánimo de usted no le seria grato á Dios su sacrificio, y segundo, porque quizá se arreglen las cosas. A mí no me parece ese un impedimento tan terrible para la dicha, si se quieren ustedes. En fia, usted aguarde y espere, que quizá demuestre con ello mayor virtud. Escríbame cuanto quiera. La mamá de JLuM. -i. Lávese durante una temporada con sublimado al 1 por 1.000, caliente; después, otra temporada, con agua boricada, también caliente, y a tome al interior levadura de cerveza. 2. Las señoras que la usan se muestran muy satisfechas. 3. a No existe a nada, al menos nada que sea inofensivo. 4. Dificilillo es. Praebe á darse por las noches glicerina pura, y lavarse á diario con agua de salvado. Gracias Secretaria. ¡Pobre número 4! De veras lo siento. Es una señora que cumplirá pronto ciento cincuenta primaveras. No sé ni una palabra de esa persona. Creo que está en Málaga. A sus órdenes. Tres que les parece muy feo el nombre de Mariacho, comparado con lo bonita que debe ser la indiscretas y confia en la amabilidad de la Sea cho? Perdonadle, Señor, que no sabe lo que se dice. Lávese á diario con agua de salvaAngéksy serafines. -1. Gimnasia. 2. a Raya do. Hace muy bien ella, y por eso debiera usted quererla más. No se admite colabora- en medio; rizos huecos y ondulados y tirabuzones cortitos. 3. a Con agua de manzación de fuera. P. yE. -i.11 Darse fricciones áe sublimado, nilla. Una playera. -Unos libritos que venden al 1 por 1.000. 2. a Dice usted; para trajes de parecidos á los de papel de fumar; se pasan joven; ¿pero ella ó él? Santo Kañito. -Háblela otra vez diciéndo- las hojitas por el rostro- y quitan esas mola que será la última ocasión en que lo lestias. haga. pjges el verse rechazado le produce MARIACHO n r mu 1 MiEiinniim insnrnTni 1 mninrnii n 1 nn miun 1 ¡i 1 EHI ni n r n u n n n irirmi