Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B O LUNES 3o DE AGOSTO DE igog EDlClON i, PAG. 8. para que nuestra producción po ítica se co- Ordóñez, agarrado á la cola del caballo que del Hogrob, conviene no olvidar que tras de tice á buen precio en el mercado de JEu- montaba el capitán ayudante Sr. Muñoz, sinuestros banqueros hay algunos puntos- que ropa. guió á sus comuañeros, haciendo nutrido siguen con sin igual interés las peripecias ¡Pchs! Después de todo, ¿quién podrá ne- fuego contra el enemigo cuando las fuerzas del juego, observando el arte que ponemos gar que la sangre se trausrnite- por ley fatal se desplegaron en guerrilla para rechazar el n manejar las cartas. de herencia? ataque de que eran objeto. Si jugásemos á la brisca familiar, poco nos Al regreso, Ordóñez sintió deseos de pro TEB 1 B EL- HAYARA importaría ei resultado; pero por esta vez bar unos magníficos chumbos que á respela partida será tanto mas interesante cuantable distancia de la ruta que sigue el con- to que otros jugadores estarán dispuestos á voy crecen para tormento de nuestros enePOR BAILAR señalar con el dedo ia carta que más les conmigos, que no pueden comerlos ante el te venga seguir, y á nosotros lo que nos intemor de ser vistos por los que desde nuesLA JOTA tras posiciones vigilan sas movimientos, resa es que apunten indistintamente, sin que se den ventajas ni prefefencias. Ei voluntario de Caora satisfizo su deseOj I- J a redactor de El Diluvio, de Barcelona, Poco deoe importarnos que España tras que tieae en Mehlla algunos amigos sin temor á las balas que cruzaban en todas lade hasta Meidla esos anunciados emisa- oficiales del Ejercito español, recibe á me- direcciones. rios de Muley Hafid, ó que ellos hagan el Muéstrase muy animoso y habla de los viaje por su cuenta, y mucho tnenos los co- nudo epigramas y detalles de la guerra me- incidentes de la guerra coa una naturalidad recedores de publicación. mentarios que por tierra de moros se hacen que entusiasma. til jueves recibió en con motivo de esa intervención, á la que hablaba del excelenteuna carta de la que se José Ordóñez cifra, todos sus desvelos en espíritu la tropa, atribuyen estos hijos de Ata nuestro deseo y a propósito del temple de algunos- solda- que se le nombre cornetín de órdenes, porde que lo- rifeños depongan, su fiera actitul dos se hace referencia de un aragonés que que es lo que él dice: por haber matado ya bastantes españoles. fue acribillado á baUzos en uno de los últi- -A mí ine gusta ir siempre delante de Después de todo, esto no tiene más impor- mos ataques á la segunda caseta realizados 5 tos tancia que la misma que concedíamos á por el enemigo. aquellas singulares versiones cuando nues oluntarios distinguidos que tros aliados pacificaban la Chauía Qjién doEl baturro aduda se refiere nuestro queri Con motivo de haberse alistado como amigo, sin enariecido por la gritedecía que los franceses salían á paliza dia- ría de los moros, que se hallaban á muy voluntarlo en el batallón de Cazadores da na; cual otro, que morían en número sin corta distancia, y remedando las contorsio- Barbastro el duque de San Ijorenzo de Val- j cuento, sin que faltase entre estos fervoro hermoso, fue éste obsequiado con un ban l nes y apostrofes de los rífenos, sos creyentes los que afirmaban con toda te de victoria por haber tenidoen un instan- quete en el Hotel Inglés por los jefes y ófi- seriedad que las fuerzan francebas de ruar y ción de rechazarles, matando á la satisfac- cíales del batallón que se encuentran en Mavarios con tierra irían á parar á las profundidades, del una certera puntería, subióse á lo alto de la drid. abismo liquido tan pronto co no Sidi Beliot, trinchera y se marcó algunas posturas de su El nuevo soldado vestía ya el tinifoTTae ¡gran santón venerado en Casablanca, hi- baile regional. del batallón, pues ayer íni mo marchó é ciera una señal. tíu imprudente fue Melilla. No seremos nosotros los que den á esos castigada por unamanifestación de gozoque En el cuartel de Covadonga se ha alista lluvia de proyectiles- comeni ano- la importancia que otros les lo derribaron moriDundo. Al presentar tan do también el rico hacendado cartagenero atribuyen; si los señalamos aquí es con la hermoso blanco había recibido un balazo en D. Luis Soriano Jiménez de Zaáava- Lisón. intención de exponer a gunos datos que sir Este voluntario ha dicho que su deseo es pecho y otro una van p- ira formar concepto de la extraviada un brazo, otro en el la eafermeria en mas marchar pronto á Melilla para batalla; cop mano- Faé retirado á y mentalidad de esas gonces. taroe conducido todos los rifeños. Lo que si es cierto es que un destino f ital los testigos de laal hospital, creyendo batuNo admitirá ascensos ni auti por mén ¡escena, que el fogoso parece piesidir nuestras relacioaes políticas rro nabia pagado caro su alborozo gue- tos de g grra. ni couraca paga alguna j e l con este pueblo. Clwo esta que damos poco Estadp valor á ese aspect de la filos fíi gentilicia rrero. á los seis días ya estaba nuestro hé Pero y aun deísta; como por aquí se profesa, y roe de regreso al campamento curado de las que no podemos resignarnos con esa fatali- heridas y dispuesto á batirse compás de dad que tan bien sienta á la naturaleza de su jotica que pregona comoalamuleto in- DOS CRUCUS estos musulmanes. Conformes en que eí hom- violable. LAUREADAS bre mismo es el determinante de sus actos, De veras sentimos no conocer el nombre p o m o ya hemos dich ¡e ha abierto- (Sticío hemos de admitir forzosamente que igual de este aragonés, pues solamente se nos contradictorio para otorgar la err iaales ocurre á las naciones. El Roghi... pero no, no queremos hablar dice que pertenece al batallón de Cazadores reada de San Fernando al capitán del batallón de Cazadores ae Ménda D. Armando de este insurgente, que ha venido á sucum- de rapiles. Zamora Flores y al primer teniente de 1 babir en el preciso momento en que nosotros tallón de Cazadores de Barcelona D. Emilio parecíamos dar nuevas. señales de vida, ó de García Viíar. ana vida desesperada de equivocaciones y DETALLES Al capitán Sr. Z- injora, por el mérito üfu- e de erroies. contrajo ia noche del 2 último, hasta bien Pero es el caso que nosotros no sabemos entrada la mañana del 21, en la defensa del tampoco cómo nos hemos de valer para que campamento de Sidi Musa, en el que, situallegue al Sultán la felicitación por ese suce- I n voluntario joven. Ei joven José Ordóñez, de hutmlda da su compañía á jRcho descubierto en ia so que tanto puede influir sobre los destinos familia de Cabra, enteróse por la Prensa exp auada del N jrdeste, pues acababa de de ambos pueblos. Libre, pues, de esos cuidados Muley Ha- madrileña de que los moros habíanse decla- He ¿ar, empezó violentamente el combate, y íid, fácil le será llevar al Rif una mehalla rado en franca rebeldía contra ias plazas no temenuo tiempo de fortificarse, trató de 1 mas ó menos numerosa que ostente su re- españolas que se levantan en la costa rife- sorpienderlos una gran avalancha de raopresentación y dé Señales de la autoridad ña, y después de consultar con sus padres ros, los cuales, favorecidos por- la obscuriimpenal en aquella comarca, y, en último adoptó la aermosa resolución de acudir en dad de la noche, treparon oculta y sigilosa- término, los mismos rífenos engrosaran sus auxilio de los que en Mehüa luchaban por mente por las peñas y chumberas del mismo lado para acercarse y hacer fuego, caufilas, ó la formarán, porque ei caso ha de ser ei nonor de la patria ofendida. Por aquellos días, ei batallón de Talave sando varias bajas, por lo que se inició un evitar de cualquier manera la presencia, de ra, de guarnición en Algeciras. recibió or- gran movimiento de confusión y retroceso los rumies en aquella región. por alguno individuos de la primera secSultán y cabuas se pondrán de acuerdo, den de estar prevenido para m irehar a a corno ya previnimos en otro artículo, y los rruecos al primer aviso, y enterado José ción que se apostaban en aquel frente, mo- vimiento que se trans nitió á los demás, que antes no reconocieron á Abd el Aziz, Ordóñez emprendió el camino á pie, lie ni después á su hermano, tratarán ahora de gando á ia citada población cuando los va- que se retiraron á los parapetos del campa- convencernos de que este nuevo Príncipe lientes cazadores se disponían á salir para mentó, no obstante ios repetido y sobre- I humanos esfuerzos que hizo en forma enéres dueño absoluto de vidas y haciendas Mejilla. El joven Ordóñez solicitó y obtuvo su in- gica para volverlos ásus puestos, logrando en toda aquella comarca. Todo eso está bien, y, en compensación, greso como voluntario en las filas de Tala- lo, no obstante, en momentos de gran peliá nosotros nos toca hacer otra cosa, que es vera, y con él llegó á esta plaza, donde ha gro, bajo un fuego nutridísimo, sacándolos desechar nuestros mutuos recelos, depositar dado ya pruebas de un vaior impropio de uno por uno de la entrada del campamento, donde se aglomeraron en confuso montón, en los gobernantes toda nuestra confianza su escasa edad. En cuantos convoyes han protegido las hasta formar ur; giupo, á cuyo frente, y á la y no olvidar que el Sr. Maura lanzó por la ventana aquella bella frase, concebida tal fuerzas de este batallón estuvo presente el voz de já la bayoneta! se lanzaron resueltamente hacia la gran masa de moros que roentusiasta Ordóñez. vez al calor de la familia. v v r o s to i de hhc OY eftirc rh y son- El pasado día 20, Talavera marchó á la deaba la explanada, movimiento de reae i i o c i -1. w ai r o cíe lr. üC. í z. segure a ctA ca oieaañaiido el convoy. ye ion q ¡as. bi 5 Sy pcg 3 er á gran ííctaada al tablero y el tapete están puestos en tierra i m n ITI 1 ¡iiininniniTJiFi einiraim