Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 2 j DE AGOSTO DE 1909. EDICIÓN PAG. 8. al ministro del Sultán: ¡Morirán! Pero tú no morirás por eso, porque tú no te bates, porque tú no sientes en esta guerra sino la mala pasión que te han inspirado tus añil- gos y consejeros. Tú lo deseas- -añadió dirigiéndose al califa, -y yo me entenderé gustoso contigo, porque tú sabes lo que es la guerra, lo que son tus soldados y lo que son Jos de España. ¡Ahi- -exclamó encarándose de nueve con el ministro. -Si tú hubieras sufrido y peleado como este heroico príncipe; si tú le hubieras visto, como yo, abandonado üe Sus tropas, tener que ensangrentarse en ellas para impedir su completa deserción; si tú le admiraras como j o ie admiro á é ¡y á todos sus generales, que se han batido muchas veces en el puesto de los soldados, sin conseguir por eso ni una pasajera ventaja, Serias tan prudente como el y no comprometerías á tu nación en una nueva campaña, que os será mucho más fatal que la primera... Las antedichas frases de O Donnell retratan, no tan solo la tenacidad de aquellos soldados, sino el tesón que poseía el pueblo español; tenacidad qne hace recordar la si guíente respuesta, dada por Gonzalo de Córdoba á sub capitanes csando le instaban á que abandonase las insalubres orillas del Garellano para establecerse en las ventajosas posiciones de Capua: Aquí se ha de rematar la contienda como fuere la voluntad de Dios y como pluguiere á S. M. nadie pretenda otra cosa. En las referidas palabras de O Donnell se descubre el alma de una raza, intrépida ante lo desconocido y guerrera con el adversario. A. GARCÍA PÉREZ instante, el ala izquierda, donde yo estaba, rán ciento, aumentando en veinte más lasera un infierno. Al verme aislado y blanco ochenta que en un pnucipi se calcularan, indudable de las balas, me fui hacia la de y que ya están colocadas. recha, cosa no muy fácil porque me persePor cierto que las canias son buenas; la guían los proyectiles; al fin lkgué con almayoría con sommier y con ropas y demás gunos músicos que pude recoger al ala demenaje necesario. Entre las camas habrá recha. sus tablitas para colocar las medicinas, y Como no teníamos más armas que el esalgunas butacas mecedoras para los- enfcr- pa ín, cojjimos los fusi. es de los heridos, y inos qne puedan levantarse de la cama. así pudimos defendernos y favorecer la retiHay cinco retretes de moderno srsteina, rada de alguno de éstos. Cuando llegué á cuarto de baño y ducha y dos magníficas mi objetivo, allí había una cojapañía que tidependencias- almacén para guardar Topas raba muy bien, como en el ejercid el fue; destinadas á estos servicios. Por ánimo, go parecía disminuir, y nos fuimos retidesde este piso hay una escalera ai terrado, rando. que es amplísimo y desde el- qne se disfruta Tener fusil fue para mi una alegría que de urras vistas deliciosas. 110 sabré explicar. Él fusil de aqael herido y En resumen: que el edificio es magnifico sus cartuchos uo debían quedar en el campara hospital de saugre y que la Comisión po, sino que debían servir para su objeto: ejecutiva le ha dado una adecuada districastigar ai enemigo. bución, haciendo al efecto las obras nece ¡Fue un buen compañero el fusil! Y pue- sarias y comprando todos los enseres que do decir que entró en fuego con la misma han sido precisos para que ei oeasamienlo exactitud que entran los buenos profesores caritativo resulte completo al dirigirles uua obra musical. No se me ol ¡Bien hayan los iniciadores de- la idea y vidará el número de mi fusu: 623. A ver si el pueblo de Almeria, que le ha prestado los aficionados ala lotería lo üeaen por núamparo, dando dinero y facilitándolos memero favonio... v les trae suerte. A mí si que dios necesarios oara realizarla! la trajo. Yo no solté ya el fusil, y cnanáo nos quedamos un poco seguros fuera del alcance NOTICIAS inmediato de los disparos euemigos (sin embargo, aun las oíamos silbar aquí y aila) DE MARINA pude cerciorarme de que escapé con vida n el ministerio de Marina se han xeeíbi- por milagro. do ayer los telegramas siguientes: Entonces, no se por qué. -me acordé de mi Salió de Ceuta el caaoaero Ponce; de Huelmujer y de mi hijo. Respiré con todos mis va, el torpedero Habana- v de Villagareía, pulmones. para la mar, el Proserpina. -Salió del dique seco de Cartagena el Yo no sabré decir á usted cómo pasó todo crucero Cataluña. aquello. No se nene entonces noctón del- -El comandante del Bnzán manifiesta tiempo. Hubo allí minutas que se hacían sique reconoció varios buques de vapor y glos; en cambio, cuando nos reunimos desvela nacionales y extranjeros. En la tarde pués de la acción y llegó la noche, oie pa del 26 comunicó con Alhucemas, siendo hosrecio que aquel día sólo había tenido ana tilizados la plaza v el buaae por f aego de hora. fusilería y cañón. -Comandante general de la escuadra manifiesta que aver mañana salió el Princesa para Punta Restinga, qneel Osado i i conEL HOSPITAL dujo con el general jefe- üe operaciones al DE ALMERÍA mismo puerto, regresando á las doce y quedando allí el geueral en jefe. 8 e la Crónica Meridional: -El comandante del Princesa de Asturias Ya está terminado el hospital de participa que rondando nn bote- en Alar sangre. La obra, que iniciada por el patriotismo Chica fue tiroteado por el euemigQ, al que se le hicieron cinco bajas, no temendonoveha sido coronada con feuz éxito por la can dad alménense, se ofrece va á la vista de dad en la tripulación del bote. todos. p l tiempo en Melilla, e! día 27, fue viento En el hermoso local del Sr. Terriza se ha Noroeste fresquito, marejada tendida instalado el hospital. del mismo y cariz de Levante, Es un edificio magnífico. Instalarlo en la hermosa explanada situada después del paseo del Malecón, tiene ambiente, luz y aire sobrados para servir al fin a que se destina. Dijerase que se había construido expreDE TETUAN samente para hospital, según las exce ¡eJtes TE Í- KSN, i5 condiciones que para este objeto reúae el edificio de referencia. Joticias fantásticas. Todos los servicio se hacen con absoluta Un periódico ha publicad- la noticia independencia y comodidad. de que los que sumnistran municiones á Eu el bajo, los lavaderos, depósitos desulos rífenos son los moros de Tetuán que tramtdores y boinba para elevar las aguas hasfican con Melilla y se liatuaa iMahamedta el terrado; en ei principal, las dependanben- H- iddad, Abd el- Qaerin, Ech cbcchaa cias de cocinas- despensa, sala de operaciomi, Mohauied Susi y- Aulal el Bugaf ri. nes, dormitorio de las heraiauas de la CanSi ei autor de la noticia es algún alma. dad, habitaciones pura médicos y prai- ti piadosa que quiere hacer de Tetuáu el cencantes y retretes. Previendo el caso- de po tro de aprovisionamiento de mttuicaonesde sibies enfermedades contagiosas, se ha de- guerra para las rífenos, podía haber elegido jado un amplio locai en eí te piso principal, otros uoinore- Todos ¡os que da o.i de mode tinado á enf jrmo infecciosos, tín ei piso ros que vivían en Melilla y que A fines de segando, donde está verdaderamente e ¡Ju io vinreron á Tetuán, rocera. -udados por hospital de sangre, la instalación es esel general Marina como peT o.i as de conpléndida. fianza. La mayoría son súblitos ó protegidos españoles, y desde que están- eu Tetuán En una amplia sala con orientación á uo se ha hablado de ellos COJIO contrabanNorte y Mediodía y con numerosas ventadistas, sin contar couque, como id ten do con nas en amoas fachadas, que dan luz y vensu llegada aquí, comenzaros! aue tros bartilación admirables y apropiadas á esta c acos de guerra á vigilar eslrecna. ueate 13 se de instalaciones, se encuentran las ca mas para ios heridos, de ías que se instala- costa. E UN MÚSICO BATIÉNDOSE hávarri cuenta en Las trovindas lo oeu rrido al maestro Benlloch, músico mayor del batailón de Cazadores de Madrid, en el combate del 27 de Julio; formó en su batallón cuando se le dio orden para ello, listaban por cerca de los Lavaderos y habían ido ba ta a! lí formados como es de rigor, la banda ai frente y tocando un pasodobie. Ya allí bajo, empezó el fuego, y los moros, al ver tanta tropa, no se intimidaron, antes al contrario, viendo ocasión propicia pata hacer buenos biancos, empezaron á disparar Según su sis- tesia: á discreción, pero muy vivamente, con verdadeia furia. Las tropas avanzaron en medio de! fuego, y fueron subiendo lalcuia, desde donde disparaban los otros, ai par que se retiraban. Como el primer impulso nuestro fue vigoroso, allá an iba marchó la gente sin importarle las bajas. Muchos moios quedaban detias de las primeras lineas, y desde allí tiraban sobre seguro, aun sabiendo que no se escapaban ellos de inunr. Pero es lo aue dicen los prisioueros: Yo estar ya cogido y muerto; cuantos mas matar, meior ir a! cíe lo Hubo momentos de verdadera ansiedad, y en loa debplie ue. s y en las reuniones catn biaban frecuentemente de sitio. Inútil decir que las balas ejecutaban la más tremenda y continua sinfonía á mi al rededor. Era un hervidero de silbidos; hasta entre mis piernas las oí silbar, sin que, afortunadamente, me toca. se ninguna. No acierto á explicarme cómo estoy ileso. Las bajas eran numerosas, y cada vez veía yo llegar de atrás heridos, llevados por otros o presentándose por sí para que los curasen. De pronto m vi solo. Mis músicos, que se habían espaciado para no presentar tan o blanco, aun se espaciaron mas con los movimientos de las guerrillas. En aquel m n iraímiiiammirEBn ni i I T mir niinniiirifnlTTíBnir- iirn