Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. DOMINGO 19 DE AGOSTO DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. 7. mos aclarar cierta confusión que se ha producido por un cambio de nombres, ocurrida al dar cuenta algunos periódicos de la ocupación del zoco deElArbaporla brigada a sorpresa que presentíamos en el último del general Aguilera. Se halla, como es sapárrafo de nuestra impresión de ayer lle- bido, cercano y al Este de Mar Chica; pero gó pocas horas después de escribirla; tan como existe otro zoco llamado del Arbaá jjocas, jae en el mismo número de ayer se en la ladera oriental de la cadena del Guvio eaeatade ella. rugú, y más especialmente del cerro Azru Nos referimos á las operaciones y comba- Uhuinan, sobre el camino de Sidi- Musa á fe sostenido por las tropas mandadas por 1 Beui Drak n (junto á la orilla del río Quert) í izam é inteligentísimo coronel de Esta ha sido esto causa de confusión, no sólo en Mayor Sr. La rrea, que tanto tiempo lleva España, sino para algunos periódicos exfie ser el brazo derecho del general Marina tranjeros, que, naturalmente, no se explican n la difícil empresa que hasta la ruptura la llegada sin combate de nuestras tropas á ¿e las hostilidades han llevado á cabo. tal lugar. No dudamos de los éxitos futuros que á Esta- semejanza 5- más aún, igualdades de diestros tropas aguardan bajo la dirección nombres son frecuentes en aquel teatro de Bel general que las manda; pero aua cuan- operaciones, y para precaver á nuestros 3o algums sean más resonantes, más á lectores contra ellas señalaremos algunas. propósito para entusiasmar á la opinión, Así, por ejemplo, existen dos zocos ElJeacaso no llegue ninguno á tener la impor- m. s, uno al Stí. del de El Arba, y á anajorcancia del obtenido en los combates librados nada corta de éste, y otro de igual nombre entre Cabo de Agua y el río Muluya. Y no al NO. de Ze! uán se crea que ai ponderar tal éxito nos teferiHay dos zocos Eí Uaa, uno cercano á CBOS á la toma de las posiciones ocupadas Mehlla, y otro en la falda del monte Tau por los moros hostiles, ni á las b ijas que se rart Essefert; y asimismo hay otros dos con les ha causado, ni al castigo impuesto á ta- el nombre de Telatza, situados en las cercales gentes, arrasándoles los aduares. No, el nías de la desembocadura de El Qaert uno, éxito, el v rd adero éxito, el que puede en- y á cuatro kilómetros al SE. de Zeluán orgullecer al g ii; rai Marina y al coronel otro. L- arrea, lo habían obtenido antes de disparar el primer tiro las columnas por el último sacadas del campamento de Cabo de Agua: dicho éxito lo constituye el hecho de que á FRANCESA tales coiuoinas acompañaran, como aliados, moros que á nuestro lado hayan com- c? ntre los periódicos franceses hay algubatido, que por nosotros hayan luchado rí- nos que muestran imparcialidad en sus fenos con rífenos. informaciones sobre nuestra campaña en No sólo es este hecho trascendental por Melilla, pero hay otros cuya conducta proser origen de rivalidades y odios irreducti- duce no sabemos si náuseas ó mdiguacion. bles en el campo enemigo, sino porque deEsa campaña es sencillamente infame. No muestra que al frente de nuestras tropas se puede, no, obedecer á un estado de opinión, halla quien tiene algo que más que el valor, porque habría que apreciar entonces en ya en ciea ocasiones demostrado, y es la in- nuestra aliada y hermana Francia una ruinteligencia y la sutilidad necesarias, más que dad de sentimientos que no queremos ni en ninguna otra clase de guerra, en las de podemos suponer. No; es preferible admitir la índole de la que tenemos empeñada. que esas mentiras tendenciosas que apareBl escarmiento infligido á los que en las cen en algunos periódicos franceses son recercanías de Cabo de Agua amenazaban á chazadas y condenadas por la conciencia de los rífenos que con nosotros se mantienen la nación vecina. en buena armonía es una prueba de que se Queremos p nsar que es sorprendida la comienza á aplicar en el Rif el sistema del buena fe de los periódicos que publican pan y ei jaalo, único posible con tales gen- ciertas informaciones; pero también que tes. El ejemplar castigo robustecerá la adhe- osos periódicos, advertidos del engaño de sión de los que sean verdaderamente adictos, que son víctimas, negarán á los autores de transformará en aliados ano pocos neutrales n íuéilas hasta el tioio de personas dignas. de los que tengan que temer de nosotros ó Decanos esto purqae, según El Pueblo Vasde nuestros aü versarlos y convertirá en neu- co, de San Sebasaan, los periódicos de Batrales á aquellos enemigos menos exaltados yona publican, fechándolo el uno en Lisboa que por hallarse más cerca de nuestras tro- y el otro en Londres, el siguiente telegrama: pas habrán de ser los que antes y con más Un telegrama de Melilia comunica que fuerza bentiran el peso de nuestras armas. los rífenos han atacado á los españoles aon La impresión de incertidumbre que en la seis cañones y han destruido los hospitales harca decíamos ayer habría producido el de Melilla, donde había 800 heridos, matanverse amenazada á la par en diversas di- do á 200 de ellos. recciones ha tenido confirmación coa el te Los rifeños atacaron ayer un convoy eslegrama que en este mismo número publi- pañol que no pudieron salvar, á pesar del camos, dando cuenta del mensaje que el nutrido fuego de artillería, sino muy á duSchaldy ha enviado al general Marina pro- ras penas. Dada la reserva oficial, es difícil poniéndole una tregua y comprometiéndose evaluar las pérdidas de los españoles; se á no disparar comra nosotros un tiro si no calcula en 250 el número de muertos y heavanzamos de nuestras actuales posiciones. ridos, aparte de los que perecieron en el inSuponemos la respuesta que ei mensaje cendio de los hospitales. Las pérdidas de los rifeños se elevan á habrá tenido; pero el aecho sólo da haberlo enyiado nuestro irreconciliable enemigo, á 600 hombres. quien le falta personalidad para tratar con Treinta y siete soldados se han enveneel general en jefe, indica de sobra que el nado bebiendo agua estancada, y el cólera desconcierto que ayer suponíamos existiría se ha declarado entre la tropa. El calor es el campo rifenó, y el temor por la compro ímoierable. metida situación de la harca después de los Semejante telegrama es una invención movimientos realizados por nuestras tropas miserable que sólo un espíritu mezquino ha llegado á adquirir grandes, proporciones. puede concebir para hacer daño á España Y eso que es prob b e que al enviar el men- y burlarse cínicamente de la verdad. saje aun ignorara el Schaldy el avance de Y á nosotros iox lo mismo que hacemos las tropas de Cabo de Agua, el resultado de un periódico, o se nos alcanza que faite él y ei hecho de que á nuestro laio pelea- medio legal de llegar hasta los autores de ran genio d Qaebdana. esos embuHte 3 para darles el solemne mea- A 11 U. 0 a n ¿a i SbLa i m p r e s i ó n q u e r e tís que ¿iiere IMPRESIONES DE LA CAMPAÑA t Porque obsérvese que no se trata de apre. ciaciones, de juicios más ó menos apasiona dos. Se trata de inventos ruines, á cuvo origen ha de poderse llegar Los jeriódicos saben quiénes los telegrafían. Los que han publicaba ese indigno despacho sabrán quién es el corresponsal ó agencia que le ha expedido. Y eí corresponsal ó agencia deberá decir cuándo y dónde ha recibido ese telegrama de Wektía que consigna lo del cañoneo de los rifeños, lo de la destrucción del hospital, lo de los 800 enfermos y de ellos 200 muertos, lo de los 37 soldados envenenados y lo del cólera declarado entre las tropas. Sí; debe habei medios, diplomáticos ó no diplomáticos, para llegar a! origen de tal infamia. Es preciso que los haya á fin de que ésta tenga, si no un castigo ma tenal, al menos el correctivo moral que merece la mentua impune al caer sobre ella la execración de las conciencias honradas. orno contraste de lo que dejamos con signa io- -y ya hemos dicho que hay periódicos que nos hacen justicia. -reproducimos á continuación (y reproduciremos con frecuencia noticias é informes maliciosos, para protestar contra ellos, como lo hacemos hoy, y juicios favorables, para agradecerlos) un artículo que leemos en ¡a revista francesa UEcko Ltiteraire, y está firmado por Mr. Luis Hugelmann. Después de habiar de los acontecimientos de Barcelona y de la campaña de Melilla 8 dice: Al principio, una censura rigurosa interceptó las comunicaciones telegráficas, haciendo de ese modo el juego de los inventores de noticias falsas. Rumores graves é inexactos han sido recogidos por la Prensa europea, y algunos periódicos franceses han hecho, además, comentarios que han producido en Madrid un pésimo efecto. Los lectores del Echo me permitirán que contribuya á disipar esa desagradable impresión, paralo cual afirmaré en estas columnas que Francia está al lado de España, y que no ha dudado un instante del valor y del patriotismo de este pueblo español, que, en unión del pueblo francés, monopoliza la mayoría de las paginas gloriosas de la Historia. el- Abbas había solicitado de O Donnell una conferencia para ajsstar la paz; asistían á dicha entrevista, además de ambas personajes, el ministro del Sultán y el intérprete. A medida que este último iba leyendo las bases propuestas por el Gobierno de Madrid, murmuraba el ministro del Sultán; Bien, bueno... el Sultán quiere... Muley- el- Abbas asentía tristemente, mesando su barba y sin levantar los ojos del sucio; tan sólo cuando O Donnell leyó el artículo por el que Tetuan pasaría á formar parte de España alzó sus ojos lacrimosos, mirando alternativamente al ministro y al general con piadosa resignación. ¡Eso no! -grito entonces el ministro. -Antes que ceder á Tetuán morirán todos los marroquíes. ¡Pues moriránl- -replicó O Donnell con orgulloso acento; y levantándose rápidamente tendió la mano al generalísimo mogrebino, diciéndoie: Hemos concluido. La arrogancia de O Donnell pasmó á sus adversarios; comprendiendo el ministro del Suitan los peligros de su osada contestación, manifestó triste y sumiso al intérprete: Dile que se siente. ¡Siéntate! suplicó Muley ei- Aüoas. O D neli acoe 110 a los raemos de aqueJji. i. yi 1 1 j i y j dirigiendo esi. AS paJati. is RECUERDOS DÉLA OTRA GUERRA