Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLB, TEL GRAFQ Y TELEFONO M DE TODO EL DO, POR CORREO, CABLE, TELEGRArO i Y TELEFONO LA CAMPANA MELILLA (DE NUESTROS CORRESPONSALES) EL TENIENTE LA PORTILLA orno contestación á los telegramas que recibo oreafimtándome por el fundamento de los rumoras que he transmitido respecto á que vive el oficial Sr. La Portilla, limitóme á decir que conozco dos informaciones, según las cuales la cabila del Oeste tiene un prisionero joven, que puede ser el oficial La Portilla en la situación que dn- En el Gobierno militar se cree que existe, en efecto, un prisionero; pero el general Arizón, eon quien acabo de hablar de éste asunto, duda que sea I a Porti la, pues este fue herido en una pierna y el prisionero parece que está bueno, v Eso es cuanto yo sabía y sé, después de ftaber hecho muchas difíciles pesquisas é Informaciones; pero na me es dable afirmar de un modo categórico que se trate del oficial La Portilla. ¡Ojalá pudiera afirmarlo! Repito qae me limito á reiterar la existencia de m prisionero joven, que se supone qne es un oficial, y que sobre esta noticia se guarda una reserva absoluta. c MELILLA, 2 7 8 M. El fuerte de Camellos se apresuró á cañonearlos y disparó doce cañonazos. No es posible describir el efecto de este contraste. Mientras nuestras tropas asistían con recogimiento al solemne acto religioso, los disparos hechos al eaemigo atronaban el espacio y sobre nuestra cabeza pasaban silbando los proyectiles rífenos. Terminada la misa, las tropas desfilaron brillantemente en columna de honor. de torpederos, como hizo el Gobierno francés en Casablanca. Hoy ha, llegado el Ciudad de Maltón, pero no podrá salir basta mañana oor la mucha carga que trae. Entre ella vienen los salacotes que envía Su Majestad páralos soldados del ejército de operaciones. DE JULIO 27 DE AGOSTO TABLILLA, 2. J, IO M. omo antracié, esta mañana, á las siete y media, se ha celebrado la misa de campaña en sufragio por el general Pintos y demás víctimas del combate del 27 del paEado Julio. Cerca del fuerte de la Purísima Concepción haoíasc colocado el altar, adornado ion banderas y trofeos. Sn el centro destacábase la imagen de la Inmaculada. Al pie del altar se extendía un liermoso tapiz sujeto por dos cañones de montaña y cuatro ametralladoras. El fondo io cubría aaa gian bandera española. Oíicio como preste el teniente vicario afecto á las, tropas en campana D. Juan Aniezcua, y le ¿yudaroñ los capellanes de los brftf Hoii S de Madrid y Llerena. Allí, an e e- a 1 ar, formó toda la brigada que niaüuo e ¡g- rnneü Pintos, esto es, los Batallones de las Navas, Arapiles, Barbastro, Madrid, Figueras y L ereaa, y a demás tPia compañía por cada unidad del Ejército, i En los das tambores que ornaban I alfar leíase las fecüaj 23 y 27 de Julio. Presidieras el acto ios generales Tovar y Orozco, jefes de división, y los de brigada Del Real, Aifau, Sau Martín y Morales. La guansición del fuerte Reina Regente oyó la misa coloca 1 a a la puerta. Imponente y solemnísimo fue el momento de aizdr e! sacerdote la hostia cousagrada. Poco nías larde, cuando el preste consumía, se puuo observar un grupo de moros que, asomando por ¡a cañada, se iba cornénáo hacia e ¿barranco de Mezquita. aime Tur me envía desde el campamento de la Restinga la siguiente nota: A las cinco y media de la tarde llegamos BULLA, 17, 4 T. 51 general Marina ha salido á las ocho de sin novedad al zoco de El Arba. Los solda la mañana, acompañado de sus ayu- dos estaban haciendo el rancho, y la banda dantes y de su Estado Mayor, á bordo del del regimiento de) Rey ejecutaba en medio Aionso Pinzón, con dirección á la Restinga, del campamento el vals de La viuda alegre. Los alrededores del zoco están desiertos. donde desembarcará, marchando luego al A lo lejos, á unos dos kilómetros largos de zoco El- Arba. distancia, con dirección álos aduares primeCréese que regresará esta misma tarde. Poco antes había zarpado el crucero Nu- ros de El Hadara, veíamos flotar al viento manciá para estacionarse en Cabo de Agua, los b ancos jaiques de unos jinetes moros y momentos después, para la Restinga, el que iban y venían por el camino de Zeluan. Allí supe, confirmando las noticias qae contratorpedero Osado y el vapor Sevilla. -A las nueve y media salió del Hipódromo nos dieron en la Restinga, que los tiroteos el acostumbrado convoy. Protegíalo una de la noche anterior habían carecido de imcolumna mixta, al mando del coronel Pri- portancia. Por la mañana, el general Aguilera recimo de Rivera, formada por tres compañías del regimiento de Talavera, dos del de Me- bió la visita de algunos caídes. Eran los lilla, una de la brigada Disciplinaria, el se- mismos que el día antes habían estado en gundo escuadrón de Húsares y una batería Mehlla coaterenciando con el general Marina. Todos ellos reiteraron sus protestas del 2.0 de Montaña. Momentos antes de llegar á las lomas de de amor y de fidelidad, pero advirtiendo Bemn Sar, sobre el barranco del Lobo, se que estas seguridades só! o alcanzaban á desplegaron dos comp mías hasta las pri- parte de las fracciones de Quebdana, pues meras casuchas, sosteniendo un vivo tiroteo algunas, como la de ülad- el- Hach, se mostraban bastante levantiscas con los grupos que había apostados. Estas confidencias hicieron redoblar la Estos, sorprendidos al ver que en lugar de agredir eran agredidos, retrocedieron vigilancia. Los temores aumentaron por la apresuradamente hacia las alturas, donde noche al ver que en las montañas próximas pretendieron rehacerse reforzados con nue- ardían grandes hogueras. Sin embargo, la vos contingentes que acudieron al rui lo de noche transcurrió tranquila, y esta mañalos tiros; pero antes de que pudieran aiacar, na, al ro nper el día, se vio que todo ¿los las baterías de Camellos abrieron contra las aduares inmediatos tenían puesta bandera blanca. lomas an cañoneo vivísimo. Poco después llegaron unos jinetes moLos moros desaparecieron, esta vez definitivamente. No obstante, la bateria siguió ros, solicitando ejnferenciar con el jefe del cañoneando largo tienip J las lomas del oa- campamento. Rran moros notables de la rranco, arrasando caluchas y chumberas, fracción de El- Hadara, la más próxima al Ebtá comprobado oficialmente que ana de zoco, que venían á hacer protestas ae amislas granadas cayó entre un compacto grupo tad y á saber si podían considerarse segude hombres, mujeres y chicos, causándoles ros en sus aduares. El general Aguilera los recibió muy afaniuch is bajas. A bordo del Menorquín marchan esta tarde blemente, y les dijo que mientras se maná la Península el tea eote coronel del bata- tengan en la actitud en que están hasta llón de Lierena, Sr. Prieto, y el médico mi- ahora pueden habitar tranquilamente sus viviendas, en la seguridad de que los soldalitar Sr. Yabáñez. Ambos ebtan en la convalecencia de las dos españoles no les molestaran lo más míheridas que sufrieron en el combate del día nimo; ahora b en, que en cuanto realicen el 27. Con ellos marcharán también varios sol- primer movimiento de hoscilidad, la artillería les bairerá los aduares y les arrasará dados convalecientes. ül Menorqmii debió de haber salido ayer. los campos. Los moros se retiraron reiterando su Cada día es m s deficiente el servíalo de correos, pues aos pasamos dos y tres sin amistad y asegurando que los moros que correspondencia. Todo el mundo clama con- ayer agredieron el campamento se hdbian tra esto. Es pree. so que el Gobierno organi- retirado al zoco El Jemis, cercano- al poblace un servicia diario, aunque sea por naedio do de- Bu Au- Kud, en la fracción de ios EL GENERAL MARINA EL CONVOY DESDE EL ZOCO DE EL ARBA MELILLA. 1 7 S T. (UHQENTE) J