Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 26 P E AGOSTO DE 1909. EDICIÓN PAG. 8. De 16 SS 0 3,1694 puede decirse que constantemente la guarnición española estuvo fcrupleada en, contet er las acometidas de las Salvajes tribus rife, a. El 3 de Septiembre de 1694, Muley Istaail, rey de Fez, con numerosas fuerzas, puso siifio á Melilla; pero fue rechazado valerosamente por nuestros soldados, y entonces estableció un riguroso bloqueo que duró hasta 1727. fi pesar del Tratado de paz entre España Y Marruecos de 28 de Mayo de 176 las ca ilas siguieron hostilizando á Mehllf. En Diciembre de 1774 el sultán Sidi- Mosjianied- ben Abdalá, al frente de un numeroso ejército, puso cerco á Melilla, emplazando Sara batir sus murallas 15 cañones y 27 lorteros; el 15 de Marzo siguiente los maIroquíes habían lanzado ya sobre la plaza 3.000 balas rasas y 8 200 proyectiles huecos. Nuestra guarnición, mandada por el mariscal de campo D. Juau Shelock, se resistió íenaz y valerosamente, y frustró la tentativa de asalto con que amenazaba el Sultán. I OS Convenios y Tratados de paz celebrados desde 1780 á 1799 no lograron impedir las continuas hostilidades de los rífenos contra Melilla, y así continuaron las cosas, y con mayor empuje en 1848 y 1849. Posteriormente, en 1854 el bng dier don Manuel Buceta mvo neces dad c e castigar severamente á ios rífenos, de tal buerte eme aun se recuerda su nombre con retp to eatre aquellas tribus africanas. A partir de 1859 y 1860, los suc sos de mayor relieve fuerun los del año 1809, y no hay necesidad de recordarlos en esta breve enumeración, que demuestra que España ha tenido necesidad muchas veces de defender su territorio y sus intereses contra los belicosos rífenos. atenciones urgentes de que dejamos hecho mérito. A las cuatro de la tarde zarpó del arsenal para bahía el cañonero Don Alvaro de Basan, que mañana saldrá para la costa de Marruecos. bestia y no de mucho volunten alarmarse y desarmarse... En los tiempos; modernos parece ser que el primero se construyó en 1778 en Schwedelsdorffj los ingleses y franceses han construido muchas obras de esta clase en sus campañas coloniales, así como nuestros ingenieros en las guerras civiles pn África, Cuba y Filipinas. Cegún La Época, la conferencia telefónica que el lunes celebró el embajador ma rroquí Bl Muaza con el ministro de Estado tuvo por objeto, según parece, cambiar impresiones aceraa de una carta que aquél ha recibido del Sultán, contestando á peticiones hechas por España desde que el ¿señor Merry del Val estuvo en Fez, y que en riada se relacionan con los territorios del Rif. En la conferencia se habló de la carta del Sultán, del curso de las negociaciones y de algunos extremos secundarios de las mismas Como el Gobierno español se ha negado á entrar en tratos respecto á lo que afecta á la evacuación del Rif, todas las conferencias que se celebren versarán sobre los demás puntos en litigio. A la conferencia telefónica asistió el subsecretario de Estado, Sr. Pina, LA EMBAJADA MARROQUÍ DEL PEÑÓN DE LA GOMERA (DE LA. AGENCIA FABRA ¿3 as AQJ TO. T esdequeen Melilla ocurrieron los pri meros sucesos, y muy especialmente desde que las cabilas fronterizas- de Alhucemas están en lucha con dicha plaza, venía observándose en los moros de estas cercanías una conducta enigmática. Aun cuando hacían presente de continuo su adhesión á. la plaza, 110 por eso dejaban de traslucir que, los Beni- Aurigael les impondrían la raptu- ra con nosotros. El primer incidente fue el oearricío con et cañonero General Concha. NOTICIAS DE SAN FERNANDO í 3 OE Xaosro Continúase en la Carraca desplegando gran actividad en cuantas operaciones se relacionan con los buques que prestan servicio en la costa de Marruecos, que son asi todos los de este apostadero. Esta tarde, á las cuatro, salió del dique número 2 el destróyer Audaz, al que en un plazo de quince días se hicieron las obras de reparación de las importantes averías de su proa. El comandante de Ingenieros D. Carlos Halcón, secundando las iniciativas del general jefe del arsenal, Sr. Altneda, no descansa para que las pequeñas reparaciones ¡jue los buques precisan por su incesante servicio estén listas oportunamente al objeto detenerlos dispuestos para desempeñar comisión al primer aviso. Se desplegará gran actividad en los, tra bajos del gánguil mandado armar en forma de batería flotante para prestar servicie ea Mar Chica. Quedará listo ea un plazo de cuarenta y cinco días. Hoy han ingresado en almacenes varias carretas de casquillos de metal de los explotados en el almacén de Fadricas, cuya material se- recontó sobre el lugar del suceíso por el contador de navio D. Luis Videgam y de fragata D. Victoriano Ibánez. Ei acarreo de ese material al arsenal se suspenderá mañana martes, por tener que dedicarse los carros á la conducción de proyectiles desde fábricas para embarcar en el crucero Extremadura con destino á los baques de la escuadra. Además de los citados buques se encueatran en los caños el cañonero Marqués de la para continuar el servicio ste vigilancia del contrabando de armas en Marruecos, y el crucero Rio déla Plata, cuyas obras de carena adelanta cuanto lo permiten las demás Victoria y el Hernán Cortés, preparándose Por fin, el 9 quedó definida ía cocaocta que para con la plaza observaban los rífenos. Los moros habían roto el fuego que con anticipación esperábamos todos. Por las especiales condiciones de esta pía za, merece alguna atención la lucha que ea LO QUE SOk ella se desarrolla. LOS BLOCAOS Enclavada en la ensenada comprendida t- jj e aquí como los define el ilustrado te- entre la Punta del Baba y la del Gornerana, se halla dominada por el monte donde es mente coronel Sr. Génove en la JSnci tán los cimientos del antiguo castillo- del clopedta Seguí: Blocao o Blochaus: F. Blockhaus. -I. Bíoc- morabito, al Este de la plaza y otros menos khouse. -It. Bloekaaus. (Del alemán blok elevados, aunque más próxi mos, desde nuespedrusco, tronco de árbol, y haus casa) tro Sur al Sudoeste y cuyas elevaciones M. Fort obra de fortificación decampaña distar de nosotros desde 8 oá 1.000 metros, que se caracteriza por ser cerrada y cubier- llegando la ladera de la q. ue queda en dita, estando, por lo tanto, sus defensores al rección Sur, llamada del Cantil, hasta unos Iriigodetodasorpresd. El blookhaúsj típico 80 metros de nuestros puntos avanzados se construye de troncos rollizos, colocados cuales sou La Isieta y El Varadero. El enemigo ocupa posiciones ventajosísi vertieal ú horizontal mente, dejando entre ellos los huecos necesarios para servir de mas, pues cuanto más se retira mayor es eJ aspilleras, y se cubre también coa troncos, campo de acción que á su vista se- presenta, sobre los, que se tiende una gruesa capa de pudiendo ver perfectamente ia mayoría de nuestras calles. tierra. Apenas salen á la calle los vecinos, o se Pueden hacerse con vigas ó troacos escuadrados, carriles de vía férrea, planchas asoman á los balcones, silbaa las balas del de hierro ó de acero ú otros materiales que enemigo, que, conocedor de la pfaza, acecha se tengan á mano, ó bien llevarlos desarma- nuestros menores movimientos, valiéndose, no sólo de la simple vista, sino que para dos para montarlos donde convenga. Los blockhaus son generalinante de uu aprovechar más sus municiones hacen uso solo piso; pero también se construyen de de anteojos más ó menos ínalos, pero antedos, y en este caso el segundo es volado y ojos al fin, instrumento que les es tan neceprovisto de matacanes, con objeto de que sario como el fusil, dadas su rapacidad y los defensores puedan batir el pie de la obra. afición a las emboscadas entre ellos misinos. El comandante militar de la plaza, D. AlSegún el lugar que ésta ocupe y armas de qtfe disponga el enemigo, se construye el fonso Aicayna, previendo ío que pudiera blockhaus con más ó menos solidez, aun- ocurrir, adoptó las medidas necesarias para que siempre superior á la penetración de las proteger los lugares más expuestos, sirviénbalas de fusil; se rodea de un foso ó se le- dose para los atrincheramientos de saco? vanta en el fondo de una excavación para terreros y cajones con areaa. Gracias á esta previsión, no hemos tenipresentar meaos blanco á ia artillería contraria. En todos los casos se blindan las do que lamentar por nuestra parte baja ninparedes con uu revestimiento de tierra. El guna, cosa que parece imposible para Jos empleo de los bloekaaus está indicado es- que conocen la importancia de Jas posiciopecialmente para defender de trecho en tre- nes enemigas y los elementos que las favo cho y con poca gente una larga línea de co- rece- n. Infinidad de enormes matorrales, inalti municación, sostener puestos avanzados y ot os servicios análogos. De ordinario sólo tud de grietas, rocas, cuevas, ato, sírvenles defiende el blockhaus una reducida fuerza de escondite y atrincheramientos, sia conde infantería; pero se han construido algu- tar los por ellos levantados para mejor resguardarse de nuestro fuego. nos para recibir también artillería. En. estas condiciones llegó la raptara de. Si bien la voz blockuaus es alemana y la divulgaron los franceses por las muchas hostilidades. Ya en el primer día otarias baobras de esta clase que construyeron du- las attavesaron las maderas de nuestros balrante sus campañas en Argelia á mediados cones, siendo muchas las que se estrellan del siglo pasado, ya se conocían antes, pues contra las fachadas y pavimentos. En todos los puestos estrategtcos. se consen 1599 Bernardino de Mendoza presentaba á Felipe III una forma de ingenios de truyen parapetos aspillerados, siendo premadera y ciertos tornillos con los que se po- ciso encubrirlos para evitar la vigilancia día armar en muy breve espacio un caba- desde las cimas del Morabito y del Cantil. Llega la osadía del enemigo á tal extrelleio... siéndola fábrica dellos de maderos mo, que aun de día apreciamos tes. fuegos pequeños que se puedenJlevar eocHj