Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE. TELEGRAFO V TELEFONO 10 ESPAÑA EN MARRUECOS DE TODO EL DO, POR CQR REQ, CABLE, TELÉGRAFO Y TELEFONO LA CAMPANA D Antes de llegar á los muros ae ia vetusta la dereeha, otro montón, procedente, come alcazaba, me he de permitir una digresión el primero, de arruinadas construcciones, p a r a la confección de estos apuntes tomé que considero oportuna y necesaria, a fin de mucho más modernas que la alcazaba, en corno punto de partida la Posada del que aquellos de mis lectores que por desco- resumen, un enorme corral lleno de basura Cabo Moreno, porque en la época de mi nocer el territorio en cuestión hayan podido donde pululan algunos conejos de raza doviaje á través de las tribus de Guelaia era formarse de él una idea errónea puedan méstica, escapados de la matanza de estos la Posada ó Aduana de Mazuza punto obli- rectificar su juicio, viniendo en conocimien- animales que siguió ala retirada de su duegado pora la organización de toda caravana to exacto de lo que es en realidad ese punto ño, ó sea á la evacuación de Seiuán por ei importante que se internaba en el Rif bajo denominado Seiuán. Roghi y su ejército. la salvaguaidi. del pretendiente Muley MoUna extensa llanura llamada de Bu Aerg, Tal es la alcazaba; sus inmediaciones hamed (RoghiJ. cuyos límites son: por el Norte, tierras de ppco ofrecen de notable; por el frente se diAhora será objeto del presente artículo la Guelaia; por el Sur, las cahitas de Beni- Bu- visan la Mar Chica y el Mediterráneo; desalcazaba de Seiuán, porque éste fue el tér- Yahi y Ulad Settut; por el Este, Qaebdana, de el río se domina el llano de Bu Aerg, mino de nuestra primera etapa después de y por el Oeste, Beni Bu Ifrur. Al Oeste de hasta los poblados de Iyehdára, Sranit ySja recorrer los 30 kilómetros que separan á esta llanura, una alcazaba ó fortaleza ea ni, cuya destrucción á sangre y fuego por Seiuán de Melilla. ruinas, un rio de poca importancia, denomi- las tropas del Rjghi presencié junto á éste Dejando, pues, á vuestra espalda la Po- nado Seiuán, que pasa inmediato á la alca- desde su observatorio predilecto, y. por úlsada del Cabo Moreno, á la derecha de las zaba, cruza la planicie de Bu- Aerg y des- timo, al Norte y Oeste pueden verse el Atajestnbaciones del monte Carcur, nombre emboca en Mar Chica, y, por último, el san- layón, el Carcur ó Gurugú, y las obscuras verdadero del llamado Gurugú 6 Caramú, y tuario de Sidi Alí el Hasam y dos ó tres crestas del Uixan. á la izquierda el mar, avanzaremos á lo lar- pequeños aduares (1) nómadas, que entonJ. BUTLER go de la costa, sin hacer alto en la bifurca- ces existían al amparo del Pretendiente ción que conduce á la bocana, cuya exten- (Roghi) y hoy habrán desaparecido. sión, de unos 100 metros de largo por 15 de He ahí, pues, lo que es hoy Seluáu (escrito DETALLES ancho, constituye el canal de acceso a la con S y no con Z) el fantástico Seiuán de Y CURIOSIDADES Sebja Bu Aerg ó Bahar Sguer, antiguo lago 30.0 JO habitantes que alguien soñó: una alde Puerto Nuevo ó actual Mar Chica. cazaba derruida y solitaria y un riachuelo T t El Cronista, de Málaga: A medida que se adelanta en dirección al de escasa corriente; ni mas ni menos. Un distinguido amigo nuestro, llega monte Atalayen, cuyo nombre indígena es En cuanto al origen de la alcazaba de Se- do ayer de Melilla, al referirnos sus impreYebel Ti k rt, siembran el camino gran- iuán, según datos históricos relacionados siones de viaje, nos habló así respecto al des y obscuros pedru- cos procedentes de con la apertura de un puerto en Mar Chica, avance: las alturas vecinas. y nótase que, amonto- por Juan de Guzman en 1479, debió cons Continuamos sin saber nada, aunque s nadas las piedras en forma de pequeños re- truitse á fines del siglo xy ó principios asegura extraoficialmeute que en los últiductos sobre la suave pendiente, dan á es- del xvi. La tradición rifeña sólo nos cuenta mos días de este mes habrá acontecimientos. tas laderas extraño aspecto de colosal gra- que en época remata un Sultán negro la En vista de lo que viene sucediendo diadería. En cierta ocasión hube de interrogar mandó edificar. riamente con los convoyes, parece que hay á un indígena del contorno sobre esta disExaminemos ahora exteriormente la for- proyectos de un atrincherado que avance posición de las piedras, y aun cuando pre- taleza, y luego la reconoceremos en su in- más hacia el mar, construyéndose al propio tendió convencerme de que sólo tenía por terior. tiempo una especie de blocao que reserve objeto facilitar el cultivo de las tierras, siemDe forma rectangular, mide 194 metros de de las agresiones enemigas á nuestros solpre juzgué de íadole muy distinta el empleo frente por 144 de costado, y flanqueando sus dados. de estos que hoy son parapetos de los tira- murallas se adelantan 42 torreones cuadraAyer se aseguraba que estos trabajos na dores rífenos. dos de cinco á seis metros de elevación, cu- bíaa de empezar en seguida, pues el proPasando entre el monte Atalayen, defor- yas almenas ya no existen. yecto estaba ya estudiado por los ingenie ma cónica y unos 100 metros de altura, que Entre las dos torres centrales de la mura- ros y aprobado por el general Marina. penetra por el Oeste en la Mar Chica, y las lla que mira al mar, un arco de herradura alturas de Sidi- Hamed- el- Hadj, posiciones da entrada á la alcazaba; frente á esta puer- J J asta ayer no se ha sabido en la piáza ae ambas ocupadas hoy por nuestras tropas, ta, y pasadas unas excavaciones de poca Melilla un suceso ocurrido en el Atadescendemos de nuevo para descansar al profundidad, que á guisa de foso circundan layón, debiéndose á la pericia de nuestras poco rato en el Káhua ó Café de Nador, po- la fortaleza, se extiende una gran explana- fuerzas que no revistiera mayor imporsada inmunda, mas pequeña que la del Cabo da que servía al Roghi para campo de ma- tancia. Moreno, pero de construcción semejante, niobras de sus tropas, y en la cual, en días En la noche del día 20, una docena de que existe cerca de la playa. de encarnizada lucha, vi rodar, ensangren- rífenos hnbianse concertado para llegar á Después, en lugar de seguir bordeando la tadas y siniestras, cabezas de infelices pri- las mismas alambradas de nuestras posiMar Chica, nos distanciamos algo de la cos- sioneros sacrificados a la saña del preten- ciones. ta, atravesando entre chumberas los huertos diente (Roghi) Ni cortos ni perezosos, los moros empede Nador, para continuar en línea recta y cerro, Ahora que nos disponemos á recorrer in- zaron á subir el elevadonoche. favorecidos bajo las alturas del mismo nombre que do- teriormente el antiguo castillo, me imagino por la obscuridad de la minan nuestra derecha por el llano ligera- al curioso lector Cuando iban llegando, uno de ios centimente accidentado que ha de llevarnos á tásticas visiones forjando en su mente fan- nelas de las avanzadas dióles el alto, que de aventuras guerreras, fue contestado á tiros. Seiuán. ó Cual avispero adherido a la roca, asi el trágicas leyendasque romancescos amores, En breves minutos la fuerza rodeo 1 a pode lo suele evocar nuespoblado de Nador nos muestra sus peque- algo, en fin, la mansión de pasadas en turbu- sición, haciendo fuego por descargas, en tro espíritu y ñas viviendas ae color terroso, dispuestas lentas generaciones; mas ¡oh desilusión! al evitación de que el enemigo llegase por alen anfiteatro y entre chumberas, sobre la gunas de las entradas del destacamento de un tortuoso vertiente de un moute cuya altura no exce- finalamenazaestrecho y y alucina pasadizo Una sola hora qne ruina total nuestro hacer desistir dede fuego fue suficiente para de á la del Atalayón. cerebro nos espera ia mas prosaica reali- quedando cuatro su propósito á los audaces, lluego, alejándonos cada vez mas de Mar oioroá muertos en la mises decir, cuatro paredes carcomidas; Chica, nos vamos acercando al fin de esta dad, el centro, un montón de escombros; á ma falda de la posición defendida. en jornada. El hecho relatado pone de manifiesto la De improviso, al montar una colma, veosadía de los rífenos, que, convencidos de (i) El aduar nómada se compone de tiendas miseramos destacarse en lontananza una lírif t ro- bles lUmadas íH plural de jaima) cojistriudas con la fortaleza de los destacamentos, u jiza: es la aligaba de Seman, v ístacas y tejidos div ran en su intento da llegar ellos. LO Qlí ES SELUAN