Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES i5 D 3 AGOSTO DB 1909. BPlCIONi. PAG. 8; A las dos de la madrugada recibimos uu MEDIA BR 1 G DA telegrama de nuestro compañero señor Sánchez Ocaña, que más adelante veraa A LA RESTINGA nuestros lectores, el cual despacho explica el movimiento militar realizado ayer. La explicación es clara y concuerda con lo que dijo el presidente interino del Consejo de ministros al salir del ministerio de la Guerra. Se trata, pues, de una operación preliminar. Pero eso que se dijo a medias palabras á la caída de la tarde pudo decirse claramente en beneficio del público y para satisfacer su ansiedad. Los telegramas que nosotros recibimos ayer son los siguientes: MEULUk, 2 4 9 M. 14, I O N (o GENTE) T e Meiicheta. Esta mañana, á las cuatro, se tocó á diana en el campamento. En seguida to la la gente subió á las azoteas, como movida por un resorte, y pudo contemplar el soberbio espectaculoque ofrecían muchos buques de guerra con sus máquinas encendidas. El panorama era hermosísimo. Pronto las baterías rompieron fuego, más vivo que en los días precedentes. Salgo con dirección á la Restinga. MELILLA, 1 ít S. p n este momento están silenciosas las ba teríab. Todos los buques de guerra partieron para la Restinga. En el cañonero Pinzón embarcó el general Arizón. A piimera hora de la mañana comenzó á despachar con ios jefes de Estado Mayor, el general Marina. BULLA, 34, 4 T. c e ha verificado uaa penosa marcha á ori Ha del mar, sin que hayan tenido las tropas ninguna baja. Se ha visto grupos de moros en dirección de Nador, fuera del alcance de nuestros fuegos. Reina tranquilidad. TELILLA 2 4 p t e Fabra. (La censara ha suprimido ocho palabras de este despacho. Disfrntan las tropas excelente salud, i pesar de la temperatura y del tiempo que llevan acá upadas. El general Tovar... Moros amigos nos dicen que se nota tranquilidad en el campo enemigo, si bien k í áe la harca activan los trabajos de defensa en varios puntos de sus posiciones como Nador y las cercanías de Zeluán. DE NUESTRO CORRESPONSAL SEÑOR OCAN MEDLLA. 2 4 4 T. sta mañana zarpó el acorazado Garios V, situándose frente á la Restinga. Regresó de allí el hvnzón, que también había salido, y que volverá a zarpar esta tarde con un remolcador con tiendas de campaña. Cuando la censura me lo autorice telegrafiaré una noticia que tengo pendiente desde anoche. Nuestro compañero Jaime Tur ha salido para la Restinga. E MELJLLA, 14, 10 N. (uRCIENTE. LJ a marchado á Cabo de Agua, después de conferenciar extensamente con las autoridades de la plaza, el moro Chauhar, caid de los Quebdana. Esta noche una numerosa comisión de notables de la misma cabila ha venido por el camino de la Restinga para conferenciar también con el general Marina. En los actuales momentos atribuyese á estas oaíereucias grandísima importancia. U a s t a ahora la censura militar me ha impedido comunicar la siguiente noticia: Anoche, desde primera hora, comenzó á circular con gr- in insistencia por la plaza el rumor de que hoy, en cuanto amaneciese el día, sería movilizada la división reforzada del general Orozco. Para comprobar lo que hubiera de cierto nos dirigimos al Gobierno militar y á las oficinas del Estado Mayor; pero toda nuestra curiosidad se estrelló ante la reserva impenetrable que guardabin los jefes. Tratamos de hablar con el general Marina, y no nos fue posible. Quisimos ver al general Anzón, y no le hallamos. No nos quedaba más que un recurso, y apelamos á él: aproximarnos tolo lo posible á los campamentos de la división, los más lejanos de la plaza, coa riesgo de que nos pegara un tiro un centinela. Con grandes precauciones, contestando á cada momento á los ¡quién vive! y mostrando cada veinte metros nuestros pases á los oficiales de guardia, pudimis llegar al fuerte de Cabrerizas Bajas, donde se yerguen las primeras tiendas de los campamentos de la división. Allí permanecimos hasta la madrugada, y pudimos cerciorarnos por nuestros propios ojos de que el rumor, aunque fundamentado en el fondo, era exageradísimo en su alcance. Sólo se trataba de la movilización de la primera media brigada, que manda el general Aguilera, constituida por el regimiento del Rey, un escuadrón de Cazadores de María Cristina y una batería de Artillería. A las cuatro de la madrugada las cornetas tocaron diana. Poco después toda la fuerza estaba en pie; con rapidez maravillosa eran abatí as las ti- ndas de oa apaña y transportadas al cañonero Hnzón, que zarpó á las ocho de la mañana con rumbo a la Restinga. En él iba el gobernador militar, general Arizón. Las fuerzas expedicionarias se dirigieron al campo de instrucción, formaron en columna de camino, y con el general Aguilera á la cabera, y por detrás del Hipódromo, la primera caseta y la Posada del Cabo Moreno, siguiendo siempre la orilla de la playa, llegaron á la bocana de Mar Chica; cruzaron el puerte improvisado que loa ingenieros han tendido sobre el primer canal, y por la lengua de tierra que separa el mar de la laguna llegaron sin novedad hasta la Res tinga. Nuestro compañero Jaime Tur fue coa las tropas, amablemente autorizado por el general Aguilera. Las fuerzas, como ya he dictto, se componían del regimiento del Rey, que manda el Sr. Fernández Blanco; un escuadrón de María Cristina y una batería de montaña. Esta última debió haber sido del 2 0 montado; pero se dispuso que fuera en su lugar de montaña, teniendo en cuenta las condiciones del camino, dificultoso para los Seneneider. La marcha fue muy penosa para los soldados por el terreno movedizo que pisaban y la fuerza del sol, que caía de plano La fuerza fue reciDida en la Restinga por el general Anzón. Ya estaban indicados los sitios que debían ocupar: dos campamentos, uno á derecha y otro á izquierda del que ya existía, haciéndose y sirv endose en seguida el rancho y montándose los servicios propios del caso por parte de la fuerza mientras el resto desembarcaba. tíl general Arizón conferenció extensamente con ei general Aguilera, revistó los campamentos y las fuerzas, y á las seis de la tarde regresó de nuevo á ía piaza en el Pinzón- Jaime Tar viao eon él. El acorazado Carlos V quedó anclará frente á la Restinga. La tarde ha transcurrido con completa tranquilidad, que continúa á la hora ea qae deposito este despacho. El movimiento de fuerzas se acentúa, y Sí acentúa la expectación. La Cruz Roja pretende establecerse ea la Restinga. Es inútil que tratemos de hablar más. La censura no nos lo permitiría. OCAÑA- TUR, OTRAS NOriCJAS LOS CONVOYES LOS HERIDOS MELH. LA, 3 4 8 M (U I S S N T B) pjuraute la pasada noche se ha oído vive fuego de fusilería. Desde las alturas del Atalayón fuero disparados varios cañonazos. Di etlo no se conocen todavía detalles; pero se sospecha que este tiroceo no ha tenido consecuencias de importancia, porque en otro caso se hubiera recibido parte oficial a estas ñoras. Al amanecer de hoy salió el convoy acostumbrado, protegido por fu raas de Segorbe y Tarifa. Como en el barranco central se nuoiese formado un grupo ompacto de moros, allá apuntaron las baterías del fuerte de Camellos, rompiendo sobre el barranco fuego vivísimo. Dos granadas que estallaron simultánei mente mataron á eres rífenos. Los demás huyeron, y con ellos se viá claramente desde ei observatorio de Ingenieros del Hipódromo que escapaba una mujer. KSUU. A, 34, I T. llAañana se celebrarán en la iglesia deí Buen Suceso solemnes exequias p f el alma del general Pintos. Pasado mañana se verificará en ía expía nada del zoco el acto, también solemne, de colocar á los soldados heridos que han sido dados de alta, y que pertenecen á la guarnición y á los batallones de Cazadores, la croas de plata del Mérito militar con distintivo rojo. Formarán todas las fuerzas libres cte ser vicio, y colocarán las insignias á los sol lados el general Marina y los demás geae- rales. UNA CARTA DEL SULTAM ¿LILLA, 3 4 S T (itRadKTE) A í e consta por referencia personal y diree ta que los notables del poblado de Frajana han recibido ana carta del Sultán anunciando el envío de emisarios al Rif. El moro que me comunica la noticia me asegura que los de Frajana han devuelto la carta á Tetuán, acompañada de 01 ra en 1 cual hacen protestas fsrvien es de m amor á España, y afirman que están decididos í. mantenerse neutrales. La misma referencia me asegura también que se han retiiado de la harca los carnet de las cinco fracciones de Beni- Siear, Abdaüa Baixigua, Bem- Atteraan. Bem- Buigamart y Hei- Guork. Si la noticia, como creo, es cierta, tiene grandísima importancia, porque la cátela de Beni- Suar es la mas numerosa de Gnetaya; se extiende debde las vertientes erieatales del G- urugú basta la excreanctaá tel Cabo Tres Forcas. iNiminiiamiii mrtimnimjmiii mraipuni- mitttniniiimnrin- n