Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C D O M I N G O 22 D E A G O S T A P E- 1 9 0 9 E D I C I Ó N i. P A G i 3 v ersona á la que por sus grandes s científicos, su alta categoría sanitaria y la amistad con que me honra no me es lícito negar cosa que de mí dependa, me invita á ocuparme del curso de l a viruela n Madrid, la tenacidad de ese mismo curso, la resistencia del público á vacunarse, medio te azote; la actitud de los médicos ante esa epidemia y cuanto á mí me parezca oportuno decir acerca de la materia en las presensentes circunstancias. Carecerá, pues, este mi artículo de espontaneidad, ya que sin el estímulo de mi sabio amigo hubiera quedado sin escribir; -pero no carecerá ni de sinceridad para presentar los hechos según los vengo contemplando y padeciendo hace bastantes meses, ni de sólida justificación en esos mismos hechos, que han pasado ante mi vista un día y otro xlía sin otra interpretación posible que la verdadera y que tan malparados deja cflrganistnos y personas que por ley de función debieron intervenir inteligente y denodadamente en la extinción de la viruela, y por no haberlo hecho así estamos sufriendo, está sufriendo Madrid como colectividad, las terribles y bochornosas consecuencias representadas en una epidemia de viruela que parece no va á terminar nunca. -Sentado de un modo inconmovible que la vacunación con vacuna de buen origen y practicada con esmero apropiado es absolutamente inofensiva en todo caso y positivamente eficaz para único, pero infalible, para extinguir el repugnan, MADRID Y LA VIRUELA evitar la viruela, hay que reconocer el derecho, ó, mejor dicho, el derecho y el deber de toda nación culta y capacitada como tal á que no se padezca la viruela por sus habitantes, ya que esa repugnante dolencia no sólo es evitable, sino la mas evitable de todas las infecciosas, por serlo de un modo sencillo blico no acuda á vacunarse, no corra, como pavo, El único, es el verday seguro como no sucede en otra alguna. rece lógico debiera suceder, en busca de esa dero torrefacto De que cada cual, público, médicos y au- garantía sin igual de no padecer la más terrible toridades, rinda tributo á- lo que por axio- y repugnante de las dolencias presentes de la humático dejamos subrayado depende el que manidad. Quisiera yo tener en esta ocasión la autotermine de una vez, y para bien y decoro de todos, un estado de cosas que nos quita ridad médica más indiscutible y á la vez el derecho á decir que pretendemos civilizar más popular para que, merced á ella, me á nuestros montaraces vecinos de allende otorgasen los vecinos de Madrid una fe ab- Tos, garganta, pastillas Galdeiro, 1,50 pesetas. soluta y ciega que se tradujera en hechos; el Estrecho. Respecto del público, al que dedico este esto es, en miles y miles de vacunaciones, artículo, ya que de los médicos y autorida- fe que reclamo paralas grandes verdades des hemos elevado á quien correspondía siguientes: de comercio se liquidan granitos partidas de ABAVPrimera. Todajpersona no vaeunadá hace NIGOS, SOMBRILLAS, PARAGUAS y BASTONES, nuestra franca y leal apreciación, debo afirmar que si es responsable por negligencia cinco ó más años está muy en peligro de preciosos modelos y á precios nanea vistos por tn ó por ignorancia de buena parte de lo que contraer la viruela, tanto más grave cuan- baratura. Galle de FUENCARRAL, 19 y 21. sucede, ni lo creo difícil de educar, curán- tos más años hace que se vacunó. Si no se dole de resabios y preocupaciones más ó vacunó nunca, la viruela que está en peli menos arraigadas, ni imposible de conven- gro de contraer es de las llamadas confinen cer de que debe ser más diligente en aten- te y hemorrágka (viruela negra) de las que muchos mueren, no pocos quedan ciegos y der á su salud y á su vida. Por mi cargo de subdelegado de Medicina todos señalados de por vida. de uno de los distritos más pobres- y huinil- Segunda. Para evitar la viruela no existe d es de Madrid, he tenido que intervenir en titeo medio gue la vacuna; pero éste es tan efiSale de Vigo para Lisboa, Pernamcientos de casos de viruela, visitando por caz, tan seguro, tan absolutamente preservativo buco, Bahía, Río Janeiro, Santos, Monende cientos de casas de las más miserables; de la viruela, que, debidamente empleado, en todas ellas me he enterado bien del por- pone á cubierto de todo riesgo de contagio, tevideo y Buenos Aires el qué no estaban vacunados los ya invaiidos, pudiendo dedicarse el oportunamente vaDÍA 5 DE SEPTIEMBRE ni los parientes que los asistían ó los acom- cunado á la asistencia de variolosos, al conPara más informes dirigirse á las Agencias ÍO pañaban, y como en ningún caso, absoluta- tacto constante y sin restricciones con esos la Compañía. mente en ninguno, he encontrado una opo- enfermos, anejo á su perfecta asistencia, en Agente en Vigo: D. ESTANISLAO DURAN. a en Lisboa: Sres. James, Rawes y C. sición verdad á la práctica de la vacuna, sino la seguridad de no contraer tan contagiosa enferpretextos mejor ó peor hilvanados y prejwi- medad. Tercera. I, a vacuna de buen origen (percios harto disculpables por la general ignorancia en materia de higiene, no. me ha sido fectamente obtenida y conservada por los ARENAL, 16 Otro q u e afiadir á la infinidad de premios difícil convencer en breves minutos de sen- actuales procedimientos de laboratorio, que grandes que lleva pagados la Administración de Locilla plática higiénica á familias y vecinos responden de sueficacia y de su pureza) es en terías número 15 de esta corte es del enfermo de que debieran vacunarse, y absoluto inofensiva aun para el recién nacido ó premiado con 150.000 p e s e t a s el núm. 6.836, en el sorteo del el débil, cualquiera que sea su edad y sea día 20 del actual. vacunarse con urgencia. Más puedo decir en honor á la verdad y cual fuese el estado le sus humores. Entre los 130 premios que paga en meno sorteo (I, a vacuna Jamás puede precipitar la presen- figura ana de las aproximaciones del preen justicia á las clases menos acomodadas de Madrid; en alguna ocasión he leído ó es- tación de la viruela, como afirma la más crasa m i o l.o, centena de dicho premio y del 3.o, y el cuchado con asombro que en esta ó la otra ignorancia por mala interpretación de cier- resto con 50 pesetas cada uno, pagando un total de calle de los barrios bajos han sido insulta- tos casos. Así, si un individuo, en contacto 311.350 pesetas. ESI Administrador, Manuel inórente dos y hasta agredidos (con amagos de lin- con u n varioloso, ha recibido ya el germen que 15. MOKTAI- EZA. 15. Madrid chamiento) funcionarios de Sanidad y aun ha de producirle el contagio, pero no se ha ma los mismos médicos que iban vacunando. nifestado éste, sino que está en el período Yo no he creído jamás semejantes afirma- que se llama de incubación, si en este períociones, que de ser justas harían de Madrid do se vacuna el individuo, la vacunación, un pueblo del todo distinto de lo que es en por tardía, no le evitará ya la viruela; acaso realidad. Barrios bajos son los del distrito no influya y a en e pero acaso también llegue de la Inclusa, que por cargo me correspon- á tiempo de atenuarla haciéndola más leve. de; clases humildísimas en cultura y en to Cuarta. No existiendo otro medio de sa dos los órdenes déla vida son las que pue- ber si en un sujeto vacunado hace años queblan las Peñuelas, paseo de las Yeserías, da aún inmunidad á la viruela (resistencia á Casablanca, Casa del Cabrero, Cristo de las contraer dicha enfermedad) que el de vacuInjurias, calles del Espino, Amparo, Huerta narle de nuevo, y no perjudicando jamás la del Bayo, Peña de Enrancia, etc. y puedo y vacuna, como se deja antes sentado, procede debo afirmar que en todos esos sitios y sus que ese sujeto se vacune una vez más si ha adyacentes y afines anduve visitando tífi- de quedar tranquilo y seguro de no estar ex cos y variolosos para aconsejar medidas, puesto al contagio. Si la vacuna le prenfacilitar su realización y proponer reformas de prueba de que se había agotado la in higiénicas, y no sólo no encontréjamás la más mumdad de la vacunación anterior, adquiere leve oposición, sino que me vi siempre rodea -con larvacunaciótr última la inmunidad, para do de toda suerte de atenciones y miramien- otros cuantos años, y si no le prende ad tos de aquellas pobres gentes, que üasta quiere la tranquilidad de que aun persiste la cuando no consintieron una medida, que es- inmunidad hace tiempo adquirida. taban en su derecho al rechazar, como deDR. MALO DE POVEDA terminados traslados al hospital de epidemias, 1o hacían con razones y forma tales, que dejaban por completo á salvo el mayor ¡INTERÉS respeto á la persona, A los señores fotógrafos de profesión Y digo a l a persona y no al cargo porque ha sido muy rara la ocasión en que yo men- y á los aficionados qne envíen á la Redacción de AS t) fotografías sobre algún cioné el carácter oficial que m e llevaba asunto de interés y de palpitante actuapara entrar en las casas, etc. lidad seles abonará DIEZ PESETAS Y pensará el lector: todo lo que precede, por cada prueba que publiquemos. Al pie de cada fotografía se indicará ¿no está en abierta contradicción con la leyenda que viene haciéndose de que el pue- el nombre de su autor. blo de Madrid rechaza la vacunación y por eso conserva la viruela? Terminaré diciendo que la contradicción sólo es aparente, pues ya dejo apuntado QUÍMICAMENTE P que, en efecto, en nuestras clases humildes, de Torres Muñoz, en polvo y enU R O compastillas y añadiré ahora que en las medias y eleva- primidas. El polvo s e vende en cautas pequeñas y en das, perduran algunas preocupaciones relacionadas con la vacuna, que importa destruir á toda costa y con toda urgencia, pues El mejor café: El primitique ellas son las responsables de que el pu- Bicarbonato de sosa LATAS ECONÓMICAS 1 5 PESETAS LA ESTRELLA MONTERA, 32, Teléfono 1.555 POR CESACIÓN VAPOR ARAGÓN. MALA REAL I LESA Oficina de laCompañía en Madrid: