Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 22 DE AGOSTO B E 1909. EDJCiON i. a PAG. 8. droúiQ. Convoy fue hostilizado fuertemente, sosteniendo vivo fuego fuerza protección, resultando primer teniente herido leve, dos soldados Caballería muertos, un soldado de ídem contuso y cinco soldados heridos. Al relevar fuerza destacada en lavaderos por la tarde fue herido en blocao otro saldado. Campamento Sidi Musa sostuvo fuego noche anterior, sufriendo heridos. En Alhucemas continuó descarga agua y comestibles sin hosMlizar enemigo; terminada descarga vapor Ser Mía salió á las once, llegando esta rada continuando allí fondeada Numancia. En Peñón ligero tiroteo noche que duró media hora. Se infló globo verificando ascensión comandante Estado Mayor Barrera para examinar posiciones enemigas, transportando el globo en el aire hasta Restinga, donde continúa realizando constantes observaciones. EL DÍA DE AYER CONTRA EL CONVOY YIEULLA, 2 1 8 H. (URGENTE. p n t r e los varios convoyes que se enviaron esta mañana, como todos los días, á las posiciones, salió uno muy importante por el tren minero para el parque administrativo de la segunda caseta. I levaba víveres, municiones y gran cantidad de material de artillería. La columna que lo escoltaba, mandada por el coronel del regimiento de África, don Ignacio Axó, se componía de dos compañías de este regimiento, dos del de Melilla, la brigada du jlmaria, una compañía del batallón de RLLIJ, Lodas con las correspondientes secciones de ametralladoras; un escuadrón de Cazadores de Treviño y una batería de artillería de monfeafia. Hasta la primera caseta, el recorrido se hizo sin novedad. Los grupos de moros que coronaban las lomas dejaron pasar la columna sin hostilizarla. Frente á la primera caseta empezaron á sonar disparos sueltos, á los cuales los soldados, conocedores ya de la táctica de los moros, se abstuvieron de contestar, limitándose á cubrirse tras los terraplenes de la vía. A medida que el convoy avanzaba, los disparos se hacían más frecuentes y más nutridos; los grupos de cabileños, más numerosos y más cereanos. Al llegar cerca del primer blocao, los disparos sueltos se convirtieron en descargas cerradas. La columna, que desde que salió del reducto del Hipódromo iba formada en línea de combate, desplegóse á lo largo de la vía férrea y contestó con fuego nutridísimo de fusilería, mientras la batería de montaña, emplazada á retaguardia tras la trinchera natural del terraplén, rompía también el fuego contra las alturas y cañadas. Desde la terraza de la primera caseta, en donde nos hallábamos varios periodistas, pudimos apreciar á simple vista la operación, sin perder un detalle, pre isa y clara como en la cinta de un cinematógrafo. Los valientes soldados del disciplinario, tan conocedores del terreno como los propios moros, y poseedores de las mismas astucias, avanzaban sobre los moros, batiéndolos con su propia táctica, ganándoles el terreno palmo á palmo, haciendo sflbre ellos un fuego seguro, constante y seguido, que los desconcertaba, obligándoles á abandonar una tras tra las posiciones en que se hallaban parapetados. Sin embargo, el resultado de la escaramuza lo decidió la batería de montaña; fueron tan certeros, tan rápidos y tan bien dirigidos los disparos que hizo, que los moros, no pudiendo resistir el fuego de las granadas que les caían encima, huyeran á la desbandada, dejando las lomas desiertas. Replegóse de nuevo la columna á la línea del ferrocarril y el convoy continuó sa bién que las escaramuzas ie esta farde, és- 1 marcha. pecialmente la segunda, han sido bastante Entonces los moros asomaron de nuevo duras y que los moros han debido teneí xnás numerosos todavía que antes, abrien- pérdidas de consideración. do de nuevo el fuego con más ímpetu. Se ha dicho que durante el tiroteo se ha Rabiosos, sin duda, por el daño que mo- visto entre los grupos cargando fusiles y mentos antes les causara nuestra artillería, hasta disparando á una mujer. Algunos sol procuraban concentrar todos su tiros eontra áados afirman rotundamente que la vieron la batería, tratando de dificultar con una hacer. fuego. H verdadera lluvia de fuego las operaciones No está el hecho oficialmente comproba de montaje; empeño inútil, porque, aunque 3o, pero no tendría nada de particular que en el primer momento cayeron al suelo, he- Euera exacto, ni sería tampoco el primer ridos, tres artilleros, los demás, indiferentes aso, pues se ha visto á muchas mujeres en al peligro, emplazaron en un Instante Ios- diversos combates trer mezcladas con los? pequeños cañones, que empezaron á vomi- hombres llevando bolsas con repuesto dej tar metralla sobre las lomas, barriéndolas municiones y recogiendo las, armas de los de nuevo. que caían. Esta vez la dispersión moruna fuá definitiva. Los cabileños se replegaron al intefior del barranco del Lobo, llevándose siete muertos vistos por nuestras tropas. Las bajas deben de ser, sin embargo, muchas más, porque los disparos de fusilería y artillería MEULLA, %i, S T. (URGENTE. fueron, como he dicho, certerísimos. p n t r e el campamento del Lavadero, dott listos últimos especialmente han debido de el general Marina tiene establecido de causarles mucho daño, pues á cada bota su cuartel general, y la Posada del Cabo de metralla disparado se veía un grupo de Moreno están los ingenieros militares moros correr despavoridos peñascos arriba. íconstruyendo un nuevo blocao. El convoy pudo continuar su marcha sin Protege los trabajos una compañía del dificultad hasta el lugar de su destino. batallón de Estella. No obstante, mientras se realizaban las Hoy se recibieron confidencias de que los operaciones de descarga y transporte, la co- moros se proponían bajar en gran uúcleo lumna continuó en orden de combate, en para hostilizar á la fuerza, dificultar las previsión de que fuera nuevamente hos- obras y hasta destruirlas, si era posible. tilizada. Algo debió de haber de cierto en ellas, Afortunadamente no fue así; el desembar- porque desde primera hora de la tarde los co se hizo sin el menor incidente. Por cierto obuses del fuerte de Camellos y los Schneiiue entre las diversas mercancías del con- der del campamento del Hipódromo estátt voy iba un importante donativo de tabaco, bombardeando furiosamente todas las ba ajas de cigarros para los oficiales y cajeti- Trancadas fronterizas. llas para los soldados, enviadas por la JupEl cañoneo duró largo rato. ta nacional de damas, que fue recibido con Claro es que tratándose de disparos por el júbilo que es de. suponer. elevación no ha podido apreciarse el resulTerminadas las operaciones, el convoy y tado; pero es lo cierto que en ninguna da la columna se pusieron de nuevo en mar- las lomas visibles se ha distinguido un solo cha. A las cuatro de la tarde entraban en la moro; que los rífenos, si pensaban descenplaza sin haber visto un solo moro en todo der, no lo han hecho, y que las obras del el trayecto y sin haber sufrido un solo dis- blocao han continuado realizándose sin diparo, lo cual demuestra que las dos veces ficultad hasta que ha faltado la luz. que á la ida se atrevieron á atacar fueron Las baterías de Sidi Musa han cañoneado vigorosamente castigados. también esta tarde los barrancos limítrofes. El jefe de la columna, coronel Axó, en Todavía no hay detalles de á qué se debe cuanto llegó á la plaza, subió al Gobierno este cañoneo. militar para dar cuenta al general Marina Ha regresado de Alhucemas el Numancia del resultado de la expedición. y ha fondeado el Almirante Lobo, después da Maber llevado algunas fuerzas á ChafarinaS y Cabo de Agua. El Sevilla ha zarpado para Málaga. Esta tarde han comido en el campamea- s, to de Rostrogordo, invitados por la oficiali- í MEULLA, 21, 7 T. ROENTE) dad del regimiento del Rey, los infantes l salir el coronel Axó del Gobierno ture D. Felipe y D. Reniero. ocasión de hablar con él. Este jefe distinguidísimo, inteligente y bravo como pocos; acaso, después del infortunado Alvarez Cabrera, el mas conoced r del terreno y de los moros, me ha confirmado esta tarde el propósito unánime de todos los MEL 1 LLA, 21, 10 N. (URGENTE. k jefes de Cuerpo, de acuerdo con las instrucciones del general en jefe, de que las tropas p s t a tarde han llegado dos soldados del que cBmponen las columnas escoliadoras de destacamento de Sidi Musa, y otros dos los convoyes y los que practican movimien- de la posición de Yebel Sidi Amet, heridos tos y exploraciones á la descubierta no dis- á consecuencia de los tiroteos de ayer. En este último campamento, posición paren más que sobre seguro. Esta medida tiene por objeto no solo eco- avanzada de nuestra línea que ocupó en los nomizar municiones, sino porque, según to- primeros combates el cuartel general, y en dos los indicios y confidencias, los rífenos la cual se halla actualmente el jefe de la se proponen cantinuamente provocar un brigada de Cataluña, general Imaz, nuesfuego nutrido de nuestros soldados, para tras tropas suelen ocupar durante el día una luego, durante la noche, deslizarse agaza- posición intermedia que prolonga la línea pados hasta el lugar donde el combate se de vigilancia hacia Sidi- Musa y evita qua ha sostenido y apoderarse de las vainas de por aquel lado se puedan correr los moros. Al llegar la noche, los soldados se repleJ nuestros cartuchos para recargarlos de nuevo, pues los moros que tienen mausser, á gan al campamento, que ofrece una segurí consecuencia de la constante y eficaz vigi- dad absoluta, dadas sus obras de defensa y (lancia que los barcos de guerra realizan en atrincheramiento. Entonces los moros, aprovechando las toda la costa, andan cada día peor de musombras de la noche, descienden á su vez niciones. El coronel Axó me ha coníirmado tam- de los barrancos y ocupan la posición pasa CONTRA LOS BARRANCOS MAS DETALLES EL CORONEL AXO A LAS POSICIONES AVANZADAS ¡tl H! lmtal (IIHJl; i iTSimiii limiilll ¡iniirinlTII! T 1Ii rfrmi Bimiiniinmriirra rat n m n r i