Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
jDE TODO EL MUNIDO, POR CORREO, CABLE, TELÉGRAFO Y TELÉFONO g ESPAÑA EN MARRUECOS DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO f jg Y TELEFONO K mmm mnM mB mmriivm LA CAMPANA DE MELILLA con físico para romper cráneos de rífenos á no, y nada veíamos; pero de pronto divisapuñadas. El y los otros jóvenes aristócratas mos en el cerro un jporción de chozas. de Húsares hacen la vida del soldado. Hoy Urbano nos echó una arenga y nos dijo veo con el uniforme de Ingenieros á Bellu- que si estábamos dispuestos á morir por la ga y á Montojo camino del parque de su patria le siguiéramos. Todos á una le dijiCuerpo. El duque de Zaragoza, que en esta mos con el mayor entusiasmo: adelante! clase de voluntarios es de lo más ejemplar, I; legamos á las chozas y los moradores salió ayer con su batallón de Wad- Ras al salieron en fuga. Entramos en las chozas y 0 E NUESTRO COMPAÑERO SEÑOR convoy, y estuvo en el tiroteo y pasó la fa- cogimos buen número de municiones, coSÁNCHEZ OCAÑA tiga y el riesgo, que no son cortos, de ir y mida, cebada y paja y unas babuchas, que MSULI. A, 18. regresar hasta la segunda caseta. Después por cierto usa ahora el sargento Urbano. l lan y la censura. de este ameno paseo, en el que tuvo la fuer De milagro salimos bien; y luego, cua %I censura telegráfica acentúa su ri- za una sensible baja- -un soldado asesina- do nos reunimos con nuestros compañeros, gor, singularmente en cuanto hace referen- do desde unaloma, en la forma de siempre, -nos íelidtaron los jefes. cia á preparativos y á cálculo de opera- el duque subió, unos ratitos á pie y otros Ya ve usted que lo que nay aquí es que clones. andando, hasta Rostrogordo, donde los su- se pasan machas fatigas; pero nuestro enTodo está muy bien; es decir, no está muy yos acampan. Esta mañana ya estaba de tusiasmo no decae un momento. Talen con arreglo á la aspiración del corres- nuevo presto á dar servicio. ponsal, que pasa sus fatigas para hacer información y lwego se ha de quedar con ella Y sigae el buen humor. LA ACTITUD 1 en el bolsillo; pero, en fin, hay que acatarlo. A falta de asuntos sensacionales y á soAquí lo doloroso y lo sensible es que la DEL SULTÁN censura, sigúese realidad, á despecho de los más puros pro- bra deen lo de inventaraquí haciendo el pu- i o que dice el Sr. Maura. gilato episodios estupenpósitos de equidad, que me complazco en dos. Ello recuerda el reciente pugilato de El jefe el Gobierno despacho ayer mareconocer, por parte de las autoridades, esa todo Madrid hasíendo colmos. ñana con el Rey desde las once hasta las picara realidad, que se burla tantasveces de Compañeros: Dejemos algo para las so- doce, y al salir fue interrogado por los pela teoría, da margen á excepciones fuera de plas de los ciegos y para las notas epatantes riodistas que habitualmente acuden á escu aquí; de donde se sigue que el periodista y pintonescas de ciertos corresponsales ex- char su autorizada información. que se halla en Melilla pasando trabajos y tranjeros. El presidente del Consejo empezó maniriesgos puede decir menos que cualquiera festando que nada ocurría de particular y Otro del globo terráqueo. agregó que había sometido á la firma del Hay que tentarse el pelo de la ropa antes Rey decretos referentes á contratas de maLA CARTA fie mentar la palabra avance. Yo he malterial de guerra. gastado, bien lo sabe Dios y la dirección de Habló luego de la situación en Melilla, DE UN SOLDADO A B C tiempo y trabajo en reunir datos de que osé Suriac es un soldado del regimiento comentando el parte oficial del viernes vivo interés, á base de cálculos racionales, veroidea de que de I, eón que escribe á su padre, Sarve- da claracostumbre, el tiroteo fue más Símiles, datos que no se han podido publique de car. Pues en algún colega he visto yo hasta lio Suriac, residente en Madrid, una carta- -Señor Presidente- -dijo un repórter, -cirque tenemos á la vista y de la eual copia- culan por ahí muchas versiones sobre los croquis detallados. Y del extranjero, no dimos lo siguiente: gamos. El cable deXSibraltar y el de Bilbao 1 Querido padre: Recibí su muy deseada emisarios que ha enviado el Sultán á las darán razón de los miles y miles de pala 1 carta, fecha 10, á la. que seguidamente con- cabilas rebeldes; ¿qué podemos decir de eso? bras que al extranjero se expiden... -En esa cuestión- -respondió el presidenAquí, en Melilla, el rigor es constante é testo. Me dice usted que parece que se vis- te del Consejo con gran viveza y visible lumbra en mi carta algo de temor, y no es desagrado- -se están haciendo circular muIgual para todos. Pero fuera de Melilla es lícito escribir y así. En el soldado español no cabe el miedo, chos rumores de una vileza sin nombre. Es y menos estando sobre el terreno. Y si no, efectivamente cierto que el sultán Muley telegrafiar y comentar. prueba al canto. El otro día, el 12, le tocó á Hafid ha enviado unos emisarios para avismi regimiento ir custodiando el convoy, ás curas, con Esos Me he llegado á los hospitales. Bue- que, como se puede figurar, es uno de los tarse están las cabilas del Rif. desde notaahora en Tánger hace nas noticias. Se puede hoy repetir, con toda servicios más peligrosos que se prestan. A bles días; pero su intervención no alterará dos exactitud, la frase consoladora que varias mi compañía le correspondió en el sorteo ir en lo más mínimo ni un solo ápice los áe veces ha figurado en nuestros telegramas: á la cabeza, sitio el más expuesto, como es signios fijados por el Gobierno español ni I S heridos, en general, mejoran. Mejo- natural. los planes acordados por el general Marina. ran muchos, sí; repítense las curas milagro E 1 sargento Urbano nos escogió á unos No, eso no puede pensarlo sas. Hay dos soldados, heridos de pecho cuantos en quienes más confianza tenía, y Gobierno ha reclamado siempre nadie. El que se salvan; hay otro de la. ingle, que fue nuestro capitán nos dio la voz de Por la dad del Sultán para restablecer lala autorinormaligravísimo, que vivirá también. Y pasea por izquierda, de frente en orden de combate dad en tardes (y lo cito aunque sea asistido en y arrastrándonos por el suelo para no ser acción áel Rif; pero no ha de supeditar su la que ahora adopte el Maghzen. Casa particular) el oficial de Cazadores que vistos por el enemigo, llegamos á esconder Repito que no hemos cambiado de prorecibió un balazo de mejilla á mejilla, con nos en el barranco denominado Sidi Masa. grama, y esos notables enviados por el Sullesión de la lengua. Va bien el muchacho. Y Allí estuvimos tumbados en el suelo más su destino sino ya habla, aunque estropajosamente. Sus de tres horas oyendo silbar las- balas por tán no saldrán á los españoles. conduci. nosotros éompañeros le acompañan y le animan. Aun encima de nosotros, y no podíamos hacer dos por fueron las importantes y categóriTales está muy pálido, porque la hemorragia fue fuego porque no podíamos ver al enemigo. cas declaraciones que oímos de labios del tremenda. Como que daba espanto. E 1 sargento Urbano, cansado de esta si- Sr. Maura, las- cuales hemos procurado reQuedamos en que los proyectiles maüs- tuación, pidió permiso al comandante para fidelidad Ser so; en verdad, más humanos que otro avanzar hasta las lomas del Gurugú, pero producir con la mayoralgunas deposible, y las frases alguno... ¡si en esto hay término relativo de no se le concedió, y le dijo que era una te- en términos textuales más expresivas pronunciadas por el presihumanitarismo, meridad que podía costarle la vida sin n dente del Consejo de ministros. fruto práctico. l duque de Zaragoza. Por los campamentos he visto al chico Sin embargo, pasado an rato, el sargento r tros datos. En centros oficiales se indicaba ayer, de la Pardo Bazán, que no es un chico, sino habló á cuatro soldados, entre ellos yo, y Un mocetón recio y sanóte como un castillo, avanzamos, avanzamos explorando el terre- según La Época, que el envío por S. M. Je- IZ POR CORREO Y POR TELÉGRAFO CRÓNICA- DE LACAMPANA J M E