Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C J U E V E S 19 D E AGOSTO D E 1909. EDICIÓN i. PAG. 17. DE NUESTRO CORRESPONSAL Esta frase anuncia la prforima elevación A B C EN ROMA L DUQUE DE Desde Allahbad e n vían el telegrama siLoa BKUZ ¿OS guiente, fechado el día Jo de Agosto: El duque de ios Abruzzos llegó ayer mafiana á Bandipur, después de batir et record de las ascensiones y de llegar á la cima del monte Godwin Austin. fil tiempo, her o Temperatura, j grados bajo cero. E 1 duque y sus compañeros gozan de excelente salud. Con la actual canícula, esa temperatura de 15 grados bajo cero es refrescante y... envidiab e. El Rey ha telegrafiado desde Racconigi felicitando á su animoso primo. p L ZAR 4 ITALIA Aunque no hay nada resuelto aún acerca PASATIEMPOS DISTINGAMOS Se habla de un conocido escritor: ¿Qué tal escribe Fulano? -Mal, chico; solo hace bien las eses, y eso cuando acaba de comer. de monseñor Bisleti á la púrpura cardenalicia FALLIERES Y t. A Me Ctten- cut- vrum ur C O M B N A C I Ó N POR NoVEJAKQUB a 9 I -h Recta ordenación de tor- os. de la visita del Zar á los Reyes de Italia, continúan los comentarios. Se considera en general que esa visita es oportuna, pero nadie la acoge aquí con entusiasmo. Como el Zar viene á devolver una visita, y como esa visita se interpreta como una nueva garantía del mantenimiento de la paz, el pueblo italiano desea ser cortés y hospitalario y no oponer obstáculos á una entrevista que tiende á evitar futuros conflictos y que representa una tendencia que es simpática á cuantos desean que prospere esta nación. De manera que el Zar será recibido como un amigo. Los socialistas revolucionarlos son los tínicos que no ocultan su disgusto. Los socialistas reformistas, más prudentes, se abstendrán de hacer manifestaciones. Los revolucionarios de Genova han acordado proclamar la huelga general cuando el Zar llegue á aquellas aguas. Pero ese acuerdo no preocupa- á nadie porque se sabe que se trata de amenazas estériles. 1 partido obrero italiano es más bien partidario de la evolución pacifica, y no suele seguir las inspiraciones de los revolucionarios. Enrique Ferri, que fue jefe de éstos, da el ejemplo de la moderación, y ese ejemplo será seguido por sus numerosos amigos y admiradoies. A VACACIONES Apenas han termibNbi. V 4ii cA. HO nado las Fallieres, cuando visitó recientemente al príncipe de Monaco, dijo á algunas personas que le hablaban de la cuestión religiosa lo siguiente: Reconozco que la Iglesia y el Estado se hallan en una situación ridicula; pero no veo que, por ahora, sea posible un arreglo. Estoy convencido de que las próximas elecciones serán favorables á los socialistas. Veremos lo que después sucederá. Quizá venga luego una reacción, muy posible, dado el temperamento del pueblo francés. Estas palabras explican el advenimiento al Poder del socialista Briand. Son muy in teresantes, pero quizá se deba la propaga ción de tales rumores á la política algo te nebrosa del príncipe de Monaco, que suele servir de instrumento á los qué quieren explorar las tendencias de la opinión pública. Quizá también Mr. Fallieres pronunciara esas palabras que le atribuyen influido por el pais encantador en que Se hallaba, país donde crecen hermosas flores y donde reina su majestad el Tremía y cuarenta. FRANCO FRANCH 1. orna, 12 dcAgosto, Villa de Navarra. LA CONCIENCIA í 1 3 del Í aniversario de la coronación de Pío X, ha principiado el período oficial de las vacaciones en el Vaticano. El cardenal Merry del Val se halla en una villa de Monte Mano, puesta á su distosicíón por Mr. Blumensthtl, general en efe del ejército- pontificio y uno de los banqueros mas influyentes de Roma. Los cardenales que al mismo tiempo son obispos y cuyos obispados no te hallan lejos de la capital de la cristiandad se han dirigido á sus respectivas diócesis. Con tal de que no traspasen los limites de la provincia, se leS considera presentes en Roma. Esta es una ficción que se relaciona con ¡a obligación que tieneu los cardenales de la Cuna de no alejarse de Roma sin el permiso del Papa, que no suele otorgar con facilidad esa clase de autorizaciones. Citaré algunos casos. El cardenal Rampulla, muy cansado de resultas de un trabajo continuo, se sintió en el verano de 190 S algo neurasténico, y obtuvo el permiso de ir á descansar á Heinseidln (Suiza) Durante los diez y seis años que fue secretario de León XIII no pidió nunca un solo día de descanso. Tampoco lo solicitó durante los cinco primeros años del pontificado de PíoX. Monseñor Mathieu ba sido quizá el único cardenal que, por ser francés, haya obtenido todos los años el permiso de pasar las vacaciones en Francia. T uranfe la época de la paz, Vizcaya quiso ser renombrada, y para conseguirlo inventó una teoría política, que tiene poi La solución, mañana. nom f btzcartarrismo Con su flamante teoría, Vizcaya era la región mimada entre todas las regiones, y nadie hablaba sino de Solución al anagrama: los terribles vizcaínos. Pero esta nombradla se consiguió á costa (DOS CANES) de grandes sacrificios morales. La idea d la gran patria española se desvanecía, y el DESCANSO odio substituía al amor. Vizcaya quería ser I 2345678 rebelde, quería emanciparse, y por encima del hombro tenia la mirada por el ancho campo de la miseria española. Ahora bien, todos estos fenómenos ocurrían en tiempo de paz y se desarrollaban á La gran mayoría de los cardenales sigua el ejemplo del Papa y permanece en Roma manera de juego, tal como los hermanaos durante el verano. Pío X, imitando la con- suelen jugar á la guerra en ausencia de los ducta cié su predecesor, no concede fácil- padres, y se cascan las liendres con mucha mente á los cardenales la autorización de furia. Hasta que sonó un tiro en África... alejarse de Roma, v menos aún la de ir al luego otro tiro... y cayeron los soldados extranjero. muertos. ¿Es que yo me ausento? -dijo en cierta v Entonces llego la ñora ae la conciencia. ocasión Pío X á un cardenal aue le pedía Pero cuando la conciencia llegarlos remoralgunos días de licencia. dimientos exigen que la expiación se halle En tiempos de León XIII hubo un inci- en correspondencia con el pecado, y cuanto dente ruidoso. El cardenal Hohenlohe, her- mayor sea la culpa, el sacrificio expiatorio mano del que entonces era Canciller del sera mayor. Gritó la conciencia, y Vizcaya, imperio alemán, pidió permiso de ir á Ale- ¿qué castigo se impondría por aquellos pamania. El Papa se lo negó, y el cardenal sado; juegos de bizcai tarnsmo... Los lectodesobedeció á León XIII. Durante su viaje, res sabrán ya la noticia; Vizcaya ha querifue a visitar al profesor Dqelhnger, leader de do anular todos sus juegos con un acto bien los viejos católicos y contrario á la infalibi- culminante y decisivo, que consiste en lelidad del Papa. vantar y equipar un batallón de voluntaFue objeto dicha visita de muchos comen- rios, capaz de 200 hombres, dispuesto á motarios en Berlín y en Roma, y León XIII rir en África bajo la bandera española. no escatimó los reproches al cardenal HoQuiero hablar ahora de otro rasgo reprehenlohe cuando éste se presentó en el Va- sentativo de la justicia, del honor y de la ticano. Pero teniendo en cuenta que el cul- voluntad. Este era un joven distinguido, pable era un original, muy independiente consejero de una poderosa Sociedad, guide carácter, no insistió, temiendo que el es- puzcoano de nacimiento. Se llamaba Anto cándalo adquiriera mayores proporciones. mo Bandrés Azcue, y vivía bien, con holgura, acaso con riqueza. Cuando le toe la hora de la quinta, él, como tantos otros, se M A Y O R D O M O Con motivo de ser el dia de San Ca- escabulló por ia puerta falsa, ó, lo que es lo yetano, elPapaha mismo pagó sus 6.000 reales y quedó Ubre y ñ p enviado a su mayordomo monseñorC Caye- de servir á la bandera. Otros habría más intano Bisleti un soberbio cáliz de plata do- felices, más pobres y humildes, que se encargasen de llevar el fusil, defender las rad la Cuando el prelado fue á dar las gracias á fronteras, montarlos guardia, arma al brazo, para que todos cimientos sociales se Pió X, éste le dijo: Monseñor, podéis ir preparando el ajuar. mantuvieran á salvo. SI muchacho de los