Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 19 DE AGOSTO DE 1909. EDICIÓN PAG. 7. coraaaíe? sry campañas, es la de reclutar gentes, por lo caal muchas veces ocurre que se da unaljktaüa sin jefe alguno, porque éstos fueron á otras cabilas a reclutar guerreros. Cada rifeño agrúpase al jefe de su familia y obedece en principio las indicaciones de éste, peleando reunidos los miembros de Hna familia por lo general. Pasados seis ó siete días en la harca, el rifeño. b; en porque agotó sus municiones, bien porque el hambre ie echa, abandona el campamento sin previo aviso de nadie, llevándose, por lo general, á toda su familia, y vuelve á su pueblo, donde de nuevo cuenta épicas acciones y victorias asombrosas obtenidas sobre los runiis (cristiano? esto anima siempre á los hombres de la tnbu, que, por no ser menos y no quedar posv tergados, parteo á su vez á engrosar la harca. L, o que casi nunca ocurre es que el que fue una vez vueiva de nuevo, por una sencilla razón: Ya dijitacs antes que el rifeño va á la guerra por orgullo en principio para no ser calificado de cobarde, estigma de eterna esclavitud. Ya en el campo de batalla, piensa en el saqueo y la ganancia del botín; pero cuando tr s algunos combates se convence de que el enemigo es más fuerte y que lo del botín sólo es un sueño, piensa eu volver á sú bogar, ya coa fama de valiente, primer fin que se propuso al ir á la guerra, y desengañado de que de ella no sacará nada practico. Si alguna? ez la harca presenta un combate beno y sufre un derrota, al retirarse á sus montes da principio una segunda batalla, hija de las recriminaciones. Uuos á otros se echan la culpa del desastrej y para depurar responsabilidades no encuentran mejor solución que demostrar su valenüa matándose enere sí, familia contra familia. I,o s nfeños naturales de la región en donde habita ia harca, cuando ven sus huertas asoladas, sus anos saqueados, la ruina general de sus hacienuas, actúan de cizaña para conseguir por eote medio, y sin ser calificados de traidores, que la harca se disuelva y deje libres sus campos. Indisponen á unas tnbas contra otras; crean rivalidades diciendo que el je e Fulano ha dicho que su gente es más brava que la de Zutano. Jíl recurso saele dar grandes resultados. Como cada combatiente tiene que proveerse por sí de municiones de guerra y boca, no tardan en desanimarse, visto que los gastos son grandes y el botín compensador no llega. Esto, por lo menos, ocurrió cuando la constitución de la harca contra ei Roghi, que yo vi funcionar. Si vencieron nu fue por sus combates ni solidaridad, sino únicamente porque el Pretendiente estaba peor que ellos, sin víveres ni municiones en Zeluán y pesando sobre él el mantenimiento de lo que pudiéramos llamar sus tropas regulares. Tan es así, que ia huida deí Roghi de Zeluán á los primeros que sorprendió fue á los cabileños de la harca, que ya sólo eran unos trescientos y llevaban diez y siete días sin disparar ua solo tiro. Tan débil fue el ataque de esta harca, que el Roghi abandonó Zeluan en pleno día, sin disparar un tiro, sin p sa, hevandose absolutamente todo lo qae en xa alcazaba tenia, é incluso volando ¿ta, ea pane, al abandonarla. No sería difícil que uno de estos atas nuestras tropas avanzadas oyeran el fragor de un combate lejano sostenido por los enemigos entre sí, y que al salir de un sol se encontrasen sin enemigos al frente. Por lo menos, si tal ocurre, no sería la primera vez. Y son muchos ya los días qae la harca lleva reunida para que entre estos eternos díscolos no exista su poquito de mar de fondo. A 1 tiempoí RU 1 Z ALBEN 1 Z LOS CAÑONES SCHNE 1 DER- CA. NET Seguridad contra posibles accidentes. -Varias son las disposiciones que á este fin concurren, como variadas son las causas que pueden producir aquéllos. Frecuentemente se han producido desgracias en diferentes modelos de piezas por haberlas disparado autes de que su cierre ajuste por comp eto. Recuerdo á este fin lo ocurrido en la Academia de Artillería cuando siendo yo alumno servía en unión de otros compañeros un obús de 15 centímetros; usando esta pieza pólvora negra, que deja al quemarse muchos residuos, era preciso limpiar perfectamente el cierre en todos los disparos, operación que, confiada á MARIANO ROVO V 2 L L A N 0 V A nosotros, no la hacíamos con el esaiero deCapitán de Artillería. bido, pues podía mas el miedo deponernos perdido el uniforme que el del peligro que nos creábamos; así pasó que en cada disparo la pieza cerraba menos, y llegó uno ea que cizallándos- los filetea del cierre, sahó éste y los elementos contiguos con grao energía, ocasionando uaa horrorosa hendt MEULLA, lS. J e aquí la organización de las fuerzas del- á un compañero y lesiones de menos im Ejército de operaciones de Melilla. portaucia á olio, rv ¡cañón achneider- Canet tiene para evitar esto una disposición tal, Comandante en jefe, teniente general don que impide eu absoluto hacer fuego á la José Marina Vega. pieza mientras todos los elementos no se Jefe de Estado Mayor, ü. francisco Góencuentran como deben estar en ese mo- mez Jordana. mento. Ayudantes de campo: comandante de Es- Otro de sus seguros es un diente situado tado Mayor D. Gabriel Morales Meadigutia, en la paianca pa a maniobrar al cierre y capitán de Caballería D. Jacinto Bascaran que no deja abrirse á éste una vez cerrado, de Reina. A las órdenes del comandante en jefe, comientras sobre aquél no se actúa de propósito. Una tercera disposición permite suje- ronel de Infantería D. Miguel Primo de tar el martillo que produce el disparo, man- Rivera. Cuartel general. Estado Mayor: teniente teniendo e á la vez sepáralo del aparato de percusión que transmite al cartucho ei gol- coronel, segundo jefe, D. Francisco Fernánpe de aquél, liste seguro tiene tiene por ob- dez I ianos; cornaadaote D. Em lio Barrera jeto poder cambiar de posición la batería á Senjande, capitanes D Fiancisco Cavanaa cualquier aiie llevando ia piezas cargadas. Blázquez y D. Joaquín Fatijai Goñi; caoitáo Casi todos los moderaos cañoaes de tiro diplomado, D. Ángel García Beuítez rápido ofrecían un seno peligro si por efecAgregaaos al Estado Mayor: capitán doa to del fuego se había roto ó doblado la agu- Manual Benedicto Mdrtin, ídem diplomado ja percutora apareciendo la punta de esca D. José Fernandez ViÜaabnlie. bauenie ai plano exterior del cierre, que es Comandancia general de Artillería: coroei que se pone en contacto con el cartucho. nel D. Rodugo Cabeza de Vaca, capitárs fai así ocurre, al cerrar de golpe, co no D. Pedro J- ivenoix Laaernabe. debe hacerse, se produce el disparo aates Comaudancia general de Ingenieros: co de que ei bloc tenga tiempo de atornillarse, ronel D. Rafael Aguüar y Castañeda, capiocasionando los mismos efectos ya explica- tán D. Joaquín de ia íylave y Sierra. dos anteriormente, co. uo ocurrió ea ¿v pd Servicios administrativos: subintendente na á uno de nuestros regimientes hace dos D. Eduardo Batler y Rodríguez, oficial priaños. mero D. José Viiches Díaz. Servicio de Sanidad militar: submspeo El cañón Schneider Canet, para evitar esto, tune un cierre excéatr. co, de tal ma- tór de primera D. Gregorio Ruiz Sánchez, nera, que al cerrarlo de golpe no viene la médico primero D. Manuel García Sánchez, Auditoria: auditor de división D. Eduaraguja percutora frente al estopín de. cartucho, en cuya posición soío se coloca al aca- do Rivadulla Sánchez, teniente auditor de bar de atornillarse aquél, es decir, cuando primera D. Rafael Piquer Martínez. no hay peligro. Subinspector veterinario de segunaa, dos El quinto seguro, indudablemente el más Pedro Sanz Caballero. Teniente vicario, D. Juan Amezcua y ingenioso y deí que mas necesitadas estaban las piezas de tiro rápido, se funda en Rejas. Pagador, D. Eugenio aepuiveda filoiina 4 las consideraciones siguientes: Cuanio el Intérprete, primer teniente Infantería don tiro está corregido, las piezas de la batería hacen fuego independientemente con la José Osono Moray. gran velocidad de que son susceptibles; esta Ua oficial primero, dos oiiciaies segua serie continua de disparos que los sirvien- dos y cinco escribientes del Cueroo Auxi- tes oyen de su pieza y de las contiguas, uni- liar de Oficinasrrulitares. do ala dulzura de funcionamiento del caTropas afectas al cuartel general. -Terceñón, hacen que aquéllos puedan no enterar- ra brigada mixta: general, 5 Manuel Imaz se de que alguno de los disparos de su Delicado; jefe de Estado Mayor, eoinandanpieza haya fallado, y embebidos en la rápi- te, D. Gonzalo Calvo Conejo; ayudante, cada maniobra de abrir y cerrar, abrirán el pitán D. Hilario Fernández Rivera; vetericierre inmediatamente después de haber ac- nario primero, D. Manuel Perales Peñasco. tuado sobre el disparador. Claro es que si el Tropa. -Primera media brigada: coronel, disparo anterior no sé ha producido por un D. Enrique Alonso Medina; batallón Caretardo en la toma de fuego, puede llegar zadores Barcelona, núm. 3; ídem Alba de éste uando el cierre está abierto, ó, lo que Tormes, núm. 8; ídem Ménda, núm. 13. Sees I or, á medio abrir, y huelga explicar lo gunda media brigada: coronel, D. Juan Ferque entoncer sucedería. El cañón Schneider- nández Cuerda; batallón Cazadores Estella, Cauet, en evitación de este peligro, tiene un núm. 14; ídem Alfonso XII, núm. 15; bataseguro de inercia, que puesto en ia posición llón de Reus, núm. 16; escuadrón Cazadores de iue o, como estasiemgre que se tira, im- de Trevifio, 26.0 de Caballería; grupo de pide que la pieza se abra mientras no se produzca el disparo; de este modo los sirvientes son advertidos y pueden esperar ua tiempo prudencial, transcurrido el cual sin que el disparo se haya producido á pesar de intentar repetirlo puede maniobrarse conveni entemeu te el seguro y abrir el cierre para cambiar el cartucho. Existen además otros pequeños seguro 3 que más que tales son elementos que ga- rantizan el buen funcionamiento de las diferentes partes del material, y, por último, fiadores especiales en las espoletas de loa proyectiles, que impiden casi en absoluto la explosión de éstas como no se las dispare; pero estas disposiciones existían antes, na siendo, por consiguiente, características del cañón Schneider- Cauet. DE OPERACIONES