Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 17 P E AGOSTO DE 1909, EDICIÓN i. P A G U í A las nueve de la noche los indígenas, rompieron el fuego, muy nutrido, siendo contestados por nuestra artillería. Dos horas duró el tiroteo, que no tuvo: consecuencias desagradables para nosotros. 1 La noche siguió tranquila. Los moros continúan atrincherados y muy vigilados por muestras tropas. menos famoso Imperial, que fueron muy pojpulares y muy típicos, y que liquidaron sin que- se les obligase á cerrar á hora temprana y determinada. Por lo demás, el día fue tranquilo. La navaja esgrimida en la madrugada anterior hizo que ayer saliese otra á relucir, afortu- nadamente sin consecuencias. Tiene eso fa i navaja: que además de ruin es contagiosa. ALHUCEMAS, i 6, 12 M. Otros incic entes gacetillables hubo, pero Aunque con menos intensidad que otros de escasa importancia. días, los moros nos hostilizaron ayer Por la noche, banda municipal, con ias. todo el día, hasta las oüee de la noche. Los morteros de la plaza los contestó, di- consiguientes ovaciones, en los Jardines del Retiro, rigiendo sus tiros al cerro donde el enemigo emplaza sus cañones. Desde las once de la noche transcurrió tranquila, por lo cual hay quien supone que r Ss eabilas han marchado á Meliila. ALHUCEMAS, 16, 1 T hacía él, acabó por reñir á lá criada y g pedirla, á loque se opuso Manuel, que salió, en defensa de la muchacha. Mientras ésta iba por tabaco por encargo de Manuel, continuó la discusión, subiendo de tono por la terquedad de Pilar, que tía accedía á modificar su conducta ni á suí- pender una visita que tenía que nacer ayetí Insulta al Manuel eon una frase dura y mortificante, y entonces éste, empuñando una navaja que había sobre ía mesa, cofas? tió el crimen. v El criminal ha Ingresado en la cárcel. YANQUIS pjl moró Bel- Cristo se ha presentado de nuevo ante la plaza, en un cárabo, acompañado de toda su familia, diciendo que vienen huidos del campo porque los moros, además de confiscarles los bienes, han puesto precio á su cabeza. ííl eomandante militarles na admitido en la plaza, pero con el propósito de enviarlos á Meliila abordo del vapor Sirena por no haber aquí alojamiento para ellos. No ha ocurrido hoy en esta plaza nada que merezca especial mención. El Sirena continúa sin novedad la descarga de material de guerra, municiones y víveres. El Sirena llegó á la bahía anoche, á las iiueve; pera habiendo perdido el rumbo á consecuencia de la espesísima niebla, se acercó á la costa mora engañado por la luz de una linterna grande que semejaba la del faro de Alhucemas. Salió entonces á su encuentro un cárabo moro, que el comandante y tripulantes del Sirena tomaron por un bote de esta plaza. Descubierta la añagaza, se alejó mar adent r o el vapor, cuya dotación no cesó un momento de ejercer estrecha vigilancia en torno de lasxbordas del mismo para evitar cualquier sorpresa por parte de los moros. Estuvo navegando en esta forma toda la (noche, hasta que al amanecer encontró él? tumbo que había de seguir. ALHUCEMAS, t 6, 6 T. A GRAN VELOCIDAD; jPbejainos ayer el relato del crimen cometi do por Manuel Fernández, el Maletero, POR CABLE en la casa núm. 31 de la calle del Mesón de IONDKE 5, 16, 4 T. Paredes en el momento de ingresar el ho- rodo se hace de prisa en los Estados Uní- 1 micida en el Juzgado de guardia. dos. Los yanquis parecen atacados de Ante el juez de. guardia refirió Manuel la fiebre de la velocidad. Fernández cóm ocurrió el suceso. La premura se impone hasta en los entierros. Los coches fúneores ya no marchan gra ve y pausadamente arrastrados por el tronco de mansos caballejos. Es preciso correr, y. los cadáveres son conducidos al trote largo por las calles y avenidas, sin que ningún, transeúnte se tome la molestia de descubrirse al paso del mortuorio cortejo. Pero con todo, los habitantes ds Washington no están satisfechos de la velocidad 1 desarrollada por los caballos de las Empresas funerarias, y han discurrido que podría ganarse mucho tiempo reemplazando la tracción animal por los modernos automóviles. En consecuencia, un ingenioso empresa rio de pompas fúnebres ha hecho construir un coche fúnebre automóvil, el cual ha sido puesto inmediatamente al servicio público. La idea ha tenido tal aceptación, que el má cabro automóvil está solicitado de continuo. Desde ese momento, los entierros se hacen en Washington á veinte kilómetros por hora. Esta velocidad tienae á aumentar todo los días, hasta el punto de que la Policía se ha visto precisada á arrestar al conductor óel automóvil funerario por haber infringido repetidas veces las disposiciones que reglamentan la marcha de este género da vehículos. El fúnebre chauffeur ha. sido condenado al pago de una fuerte multa. Los miembros del Tribunal de Policía le han considerado cu! 4 pable de conducir su máquina á una velocidad exagerada y peligrosa para los tran. seuntes. i El secreto de la punible infracción estaV según la general opinión, en el ansia de luí ero del industrial propietario del automóvil fúnebre, que pretende servir al mayor nú mero posible de clientes. EL. CRIMEN LOS MUERTOS DE ANTEANOCHE MANUEL F E K N M I D E Z Y GONZÁLEZ, AUTOR DE LA MUERTE DE PILAR RAMÍREZ RODRÍGUEZ A las dos de la tarde las baterías de ía pla, r za han roto de nuevo el fuego de cañón y fusilería contra los moros guarecidos en los acantilados. El Sirena ha terminado sin novedad las Operaciones de descarga. -A bordo de este vapor han llegado varios ¿justadores de artillería para remediar los pequeños desperfectos de algunas piezas y montar en la explanada una batería de morteros. t: Dícese que los moros que atacaron la ¡plaza están dirigidos por un moro llamado ¡El Guadami, sargento que fue de la compañía de tiradores del Rif, de Ceuta, y que eslaba pensionado por España. Disgustado por la conducta nada ejemplar que observaba la mujer con quien vivía, la reconvino cuando Pilar se hallaba desnudando á uno de sus hijos. Con este motivo tuvieron un altercado, durante el que ella, después de sincerarse débilmente de los cargos concretos que la MADRID AL DÍA I n día totalmente fresco fue el primer día J V de la semana. Se comprende: dilu 1 Vlandó por el Norte, según las noticias de San Sebastián, y con viento huracanado por i í l Sur, según las de Meliila, el tiempo había i ile refrescar en Madrid. J No vino mal ese paréntesis de 31 grados fl la sombra, después de los 42 del domingo. I a gente lo acogió con singular complacen- cia; y deseando que de igual ó de mejor, temperatura disfruten nuestros combatien- es del Rif. Derramamos una lágrima á la memoria V PILAR RAMÍREZ RODRÍGUEZ, MUERTA ael Gafé de Fornos, ayer cerrado definitiva- PE SEIS PUÑALADAS QUE LA ASESTO MANUEL FERNANDEZ menté; como la derramamos un día á lame: Fot. Carrascosa wotía íeJ fañoso Café de Madrid y del no INFORMACIÓN EL PRESIDENTE; p urante todo el día de ayer permanecí el Sr. Maura en su- domicilio oeupado en los asuntos de gobierno. Por la mañana conferenció con los minia tros de la Guerra y de Gracia y Justicia, y por la tarde, con los de Instrucción pública, 1 Gobernación y Guerra. Guando el general Linares llegaba á cásí del presidente le preguntaron los periodistas acerca de la campaña de Melüla, sin ob tener por parte del ministro ninguna noticia.