Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
M A R B S- V 7 BE AGOSTO DE 1909. fePJfcíQN i PAG, 8. pues necesitándose condiciones muy diferentes en iob explosivos, según se destine á cargas de proyectiles de torpedos, constitución de cebos, mechas ó petardos, la tnhta es ventajosamente adaptable á todos estos lisos, siendo además una de sus principales características la absoluta seguridad que ofrece su manejo, pues á pesar de que su áetonacióa es tan completa que la granada rompedora ocasiona efectos terribles, necesita para producirse, además de la espoleta, la acción de otros agentes intermediarios, cuyo conjunto se llama detonador, y que se colocan en el momento oportuno. Todas estas diversas condiciones que la Irihta reúne hacen que se la considere como explosivo militar ideal y hacea que la granada rompedora española sea en el conjunto de sus condiciones de las mejores existentes. lo desenfilada que estaba la ptaza y por lo bien organizado que estaba todo. Hoy jueves, á las dos de la tarde, llegó el Alvaro de Bazán, y á los qufnce ó veinte minutos de estar observando el fuego de la plaza empeló á disparar á todos ios barrancos, lomas y poblados de Ajdir, haciendo un fuego nutridísimo y eficaz. Reconozco la bravura indomable de los moros, que indiscutiblemente la poseen; pero, por mucha que sea su valentía, ante el fuego de hoy, algunos han perdido la razón; sin embargo al cesar el fuego, á las cinco de la tarde, tomaban las lomas y hacían fuego á la p ¡aza. Ayer, á las once, vimos que hacia Sa plaza venia un bote tripulado por dos moros procedentes de Bocaya; ai llegar aquí nos encontramos que eran el célebre BelCristo y Buchilú, otro de sm calaña. Desembarcaron y fueron reconocidos y escoltados hasta la presencia del comandante, ante el cual manifestaron que deseaban NOTICIAS quedarse en la plaza, y previa una serie de preguntas, á las que, como siempre, contestaron con otra de embustes, fueron puestos El Popular, de Málaga, le escribe su ro- de patitas en el bote y con rumbo á su cam rresponsal en Alhucemas una intere- po. Entre otras pretensiones traían la de sante carta, de la cual copiamos los si- qne la plaza pusiera bandera de parianiento. Lo que yo he podido apreciar de esta viguientes detalles: Ya no es sólo con fusil eeu lo que nos sita es que veüian mandados por los moros hostilizan los moros, pues desde hace ocho para observar la plaz. y ver los efectos que ó diez días nos disparan eon cañones de ios nos habían causado y si había bajas; y como que hace muchos años conservan emplaza- aquí tenemos doca moros deleaidos desde dos en las lomas y castillo que dan frente á autes de romper las hostilidades, ver también si aun vivían ó los habíesnos asesinala plaza. Los primeros disparos nos causaban risa dos, como ellos, sin duda, hubieran hecho porque creíamos que los cargaban con pie- en nuestro caso. El comandante Hamo álos dras solamente; pero ahora ya no nos raímos prisioneros para que los vieran y h. -tblaran tanto desde que hemos podido apreciar ¡a con eflos, y después les despachó al campo. caiidad de sus proyectiles, que son de nue Infinidad de moros bajan a castillo y á ve y diez centímetros de calibre, de forma la playa, y el comandante ordenó hacer vaesférica y ae hierro. El martes, á la una de rios disparos al aire para darles tiempo á la madrigada, nos hicieron, un disparo des- retirarse y no malarios á mansalva. A la de el rastillo y nos metieron el proyectil en media hora rompió ei fuego de verdad. un muro de la Marma, perforándolo mas de lo á 15 centímetros, y gracias al espesor y consistencia de la muralla no hizo efecto COSAS alguno. El domingo, 8, llegó á ésta el ExtremaduDS LOS MOROS ra y nos trajo víveres y dos morteros cíe artillería de nueve- centímetros, modelo 1880, Cfn una ocasión se descompuso el reloj de los cuales hasta hoy no se h a podido unií una mezqo. ua bastante famosa en el zar por no haber mandado las espionadas, imperio, y como ningún moro sabía arreque esta noche, sin duda, nos traerá ei Sevi- g. ariOi entraron en discusión los talebs (salla ó el Pinzón, que viene cojiyoyándolo. siob. sobre si podría eutrar ó no ¡in cristia Esias piezas fueroa pedidas con objeto no á nacer las reparaciones necesarias, so de poder batir bien los barrancos y loméis pena de que el reloj no rigiera. y al mismo tiempo ¡os poblados que qsian Algunos opinaron que endetrás ae los cerros que nos dominan la trar descalzándose; paro el infiel podría paeste no quiso plaza. y al Aunque nos han preocupado algo los ca- S. ÍE por tai haiuillacióa, podíaverle í. an decidido determinaron que entrar, puesto ñones de los moros, no por tso ha decaído que los burros cargados, de material habían an momento el espíritu valeroso y entusiascuando ta de la guarnición y vecinos de la piaza; entrado también por -et. o se construyó el se les hubiera sólo algunas mujeres y niños se han- mar- edificio, sin qae arrancado cascos, coa tal que chado y ia colonia hebrea, que sabiuo es los purificarse lostemplo blanqueando ii ego se el los de esta raza lo cobardes que son para ia por üonue üubiera pisado. Y eí cristianositios en guerra y que solo reconocen la patria del eró como quiso y Íes puso la maquinaria del negocio, pero sia exp. 3 r. er la vida por ella. l como nueva. Este día el Exttetnadura mereció los aplausos y la gratitud deí pueblo y su guarnición, pues se portó como hasta entonces ¡Tienen los árabe? gran cariño á los Karanno lo había hecho ningún barco de ios que jos y limoneros. Por una leyenda que nos han visitado. Al Segundo bote que sa- oímos á un moro sacamos la coasccuencía lió á la descarga, tripulado, comosiemp e, de que a Ruellos árb jles son sagrados. Dicen por los valientes soldados de la compañía que iMahoma, siendo muy niño, fue llevado de mar, descolgó él un bote lancha y arma- por tres ángeles cierta noche a usa elevada do de una ametralladora en la proa, prote- montaña. Uno de aquéllos le abrió ei pecno gió cuantos botes fueron á bordo y volvie- y ie iavó en un río las entrañas; otro de los ron; al propio tiempo secundó el luego de ángeles le partió el corazón y le sacó un la plaza de una manera tan precisa y certe- grano negro, que era la culpa original, y el ra, que pronto apagaron los fuegos de los tercero le curó todas las heridas, Luego Mahoma quedó abandonado, y unos mercamoros, que no cesaba de disparar. 5 Saltaron á tierra dos capitanes y el oficial deres le encontraron llorando. La leyenda médico de á bordo y durante un par de ho- dice que aquellas lágrimas se convirtieron ras estuvieron entre nosotros, confraterni- en flores de naranjos y limoneros. La sencizando alegremente con todos y viendo los lla flor de estos arbustos es la predilecta endesperfectos cateados por el fuego enetm- tre los moros, y su nombre de Zajara en las go; fsUciíaion al cooiamáante Cumplido por mujeres es muy común, ieríq día, un moro del Ilusa esperaba l salida de Chaldy para darle escolta á stt cabila. De pronto etwpieza á luchar con sa cabá lio á puñetazos y mordiscos. -Pero, hombre, ¿qué ts pasa? -se le prs guata. -Caballo tirar á mí- -contesta, -y amba, y tirar á mí dos veses volveí Para métodos pertnictsivos, los moros. pasean tranqmlatneafce sin ser molestadas por nadie. Tienen, como lodas ¡as cosas mo runas, su pequeña leyenda. Las cigüeñas son hombres qae habitan muy lejos, deseo nocen la ley de Aíá, y cuando vuelven á stt- país se convierten en seres humanos. Las zancudas prestan en Marruecos excelentes servicios en ia limpieza pública, sobre todo en los grandes pueblos como Fez, que tiene su hospital para esas aves. Mahoma, en sa Corán, es á veces sabio, pues con las cigüeñas ahorra á los Municipios marroquíes el capítulo de gastos de limpieza. eigüeñas tatnbiét! respete L aas de los árabes. Por merecen el aduares entre sus I os arreos de los caballos árabes difiere completamente de los de los espadóles, por más que algunos crean encontrarlos muy semejantes. Las sillas morunas se forman con vanos fieltros sticltos. Los bastes de los nuestros van cosidos y unidos á la caja de la montura. El bocado, español es largo de camas y desveno bajo; el moruno es corto de piern is y desveno altísimo, haciendo de barbada un aro de hierro. Kl español ajusta las cinchas, y e! moro las afloja: el español usa estribos ligeros, y el moro pesados, y colocadas las acciones detrás de las einchas; nosotros usamos pretal y baticola. y los moros jamás la usan; nosotros Jlevatnos generalmente las espuelas altas, y ellos arrastran los acicates; y, por último, nosotros montamos por la izquierda, y los moros por la derecha. emos en la plaza al riraffa vendiendo sus gallinas. Atabie, cariñoso, sonriente, estar amigo. Dt; ó ea ia guardia dei campo su fusila ampia y rtlucienLe, que recupera al reiterarse á su aduar. Saie al campo, rompe ios límites, y al pibar su nena tange u mirada de odio al cristiano, que no muy lejos vigila dasie ia terraza del Sidi- Guanach toda sorpresa. Una ráfaga de vi nto ha traído las notas limpias y agudas de xm reto: -Baca, baca, galhna, ¿por qué no bacas a pilcar con et moro larruco? tíl retador na desaparecido. Sólo habla la chumbera. NOTICIA! ñ. Ipn la tarde de ayer estuvieron en el do miciho dei Sr. Jíaura los ministros de Instrucción pública, Gieira y Marina. Todcs ellos niainfestd oa que en í. íelill había gran témpora! y que esperaban que de un momento á otro les comunicase general Marina la noticia de naber comenzado el avance. ¡Creen los ministros que hoy, lo más tarde, tendrán notsciaa de Malilla sobre las próximas operaciones. Pero acerca del movimiento de avance de nuestras tropas en Metüla, es lo cierto que no hay tal determinacióii del momento exacto en que dicha operación haya de iniciarse. Sábese únicamente que será- nray proatot quedando, como es naturaí, á la apreciación deí general en jefa el dar la orden cuando lo estime oportuno. íri iiiaimnnriij iratuiumn