Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO ELMUNDQ, POR CORRfcO, CABLE, TELEGR AFO y TELEFONO I ESPAÑA EN MARRUECOS DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE, TELÉGRAPQ i Y TELEFONO qué vienen estos señores? ¿A divertirse en campamentos líenos de polvo y sol y en salas de hospital, con tufo de yodoformo y ácido femco? ¿A gozar del paisaje? A lo que seguramente vienen es á agravar ei problema del alojamiento y subsistencia de ¡os paisanos qua por obligación, DE NUESTRO COMPAÑ- RO SEÑOR ¡no por gusto, caramba! aun estamos aquí. SÁNCHEZ OCA. ÑA Bu la fonda Victoria, llenos ya los pasillos, duerme la gente en la azotea, y aunque n i as últimas tropas. capitán muy campechano asegura que el Están desembarcando los húsares. Es relente es agradable, sospectio que la broésta, por ahora al menos, la última fuerza ma, para mas de una noche, debe de ser peque se esperaba, y su arribo significa el sada. complemento de organización planeado p r Nuestro compañero Goríi, al desembarcar el general en jefe. hoy, se arrancó coa la loci preteus- ióu de Cuando esta mañana subí á los campa- disfrutar para él sólito una palangana. Le mentos, ya la noticia se sabía. Ha entrado hice merced deJus ulendi en lainíi. Después, el Cataluña, ¿verdad? ¿Trae á los húsares? tías mil combinaciones, se logró un colchón Y á esta pregunta general seguía una ex- sommier y una mantua m almohada ni más clamacióu no menos unánime: ¡Ah, pues avíos, y un par de metros de espacio que entonces. Y ya todo el mundo con estas hoy quedaba Ubre ea el saloueito- escruoSolas palabras se entendía. no. Y LOÍO por 7,50 dianas. ¡Una verdadera En realidad hay unos deseos ardientísi- ganga, señores! Conque, sigan, sigan viinos de emprender e avance y de castigar niendo los turistas. bien á los rifeños, y este deseo se ha encen ¡1 chico de O aoa. dido más y más con las nuevas y alevosas agresiones aisladas de 4o s moros, que á mil E e cai auerito de pelo ensortijado, lle. metros nos tiran, escondidos, y nos han he- nos mofletes y gesto vivo y picaresco, que ei lector habrá visto, por la instantánea de cho otra vez unos cuantos heridos. ¡Ya están ahí las últimas tropas! ¡Ya te- Alba, moñudo ei un cañón, e- í don L iis nemos la Caballería que se esperaba! ¡Pron- López, ue cinco años, hijo del capitán López O- hoa, el del heroico comportamiento to sonará la ordea para ir adelante! en ia defensa del campamento de tíidi Hamed el Hach. os hermanos Madariaga. Dije ayer, ó anteayer, ea una nota, que López Ojaoa guarnece coa su valiente y entre los heridos gravísimos que han logra- disciplinada el fuerte de Sidido en poco tiempo una cura maravillosa y Guariaca, extremo del sector, sobre el Gucasi completa figuraba eJ teniente Carlos rugú, y como ct i. a biea seguro de su peiicia Madariaga, hijo ael general. No del gene- de ia apaiud de sus oficiaies y de ia exceral, sino del co: nand, i. Re ¿Iactariaga, que lente condición de su tropa, y se considera también sirve aquí. es mjo. A lo rticao aña- en e ¡fuerte tan seguro corno en su casa, se diré que el proyectil le haoía atravesado ha Levauo estos días á su esposa- -una mutres visceras, pues le entró p r la Oase pul- jerjoven y amia sa- -y a sus pequanueios monar izquierda y le salió por el vacío de- lil Luisillo, futuro multar, es de una bizarecho. ¡Un milagro esta cura! 51 comandan- rría que p s ua. te estaba por ello muy satisfecho, cuando Can su palo sobre el hombro á guisa de ayer le trajeron herido á su otro hijo, que fusil se pa- a el día entre los sopiados, y asimismo es oficial, D. Ricardo, uno de ios cuando los cañones disparan, en vez de Huir, dos tenientes lesionados anteayer artera- de asustarse, de ponerse ios dedos en el mente por un tiro lejano en el campamento oído, se va muy senecito, se coloca detras de ios artilleros, y cuando no hay quien le del general Imaz. suba en orazos se au pa él mismo sobre las l estado sanitario. piedras para mirar muy atento donde cae No puede ser mejor. Parece hasta in- y como estana la granada. verosímil, porque hay que ver lo que trabaY con tropa Ja la tropa y cómo están cíe batidos por el para ayer, cuando a p- idre salióLuisillo saapoyar a los leales, sol los campamentos, y qué penoso es tocio lió a ia moios 10 alejarae ai capimovimiento por este terreno. Pero dichosa- tán y uesulegarse avien tropa... tan quieto, ¡a mente es cierto. Los generales han ordena- tan sereno, tan risueño. A no verse, no se do una policía muy severa, la Comisión sa- creerla. nitaria cumple con su deber, los jefes son- ¿No los mas interesados en ello, y apenas si hay guntáis. te da miedo el cañoaazo? -le preingreso ae enfermos en el hospital. -A mí, no- -os contesta con ua mohín Véase hasta qué punto es la cifra hala- desdeñoso. güeña: no llega al doble de la que ordina- ¿e. fusil? riamente daba la guarnición de ivlelilla, for- -Tampoco. mada por dos regimientos, el Disciplinario, r ios tiros? el escuadrón y la Artillería. -Tampoco, tampoco. ¡Nada, nada! Y e vucive ua poco auaao, comj ofendí os turistas. ...Y siguen llegando turistas, yo creo do con el señor- uue ie nace tales presíuatas que de todos los puntos del giobo. Por el ofeusivas. He aai ua buen retoño de mmtar, una hi muelle se oye hablar en veinte idiomas, ¿A POR CORREO Y POR TELÉGRAFO DE LA CAMPANA MEL 1 LL II. jaela bien legítima del espíritu militar del padre y del abuelo, ambos valerosos, serenos, reflexivos, aplomados, con el valor frío que tanto vale en los jefes y en los oficiales, con ei valor más preciado para mandar trooa y conducirla á la victoria, ahorrando vidas, y con ei paso seguro é igual, HABLA. ETTT UNISTRO SAN BEB ST! ÁN, I f, 3 T DE ESTADO UI oy ña hecho declaraciones de interés el Jl ministro de Estado contestando á preguntas de los periodistas. Confirmó que Muley Haíid na enviado al Rif emisarios suyos para que aconsejen á Sos rifeños la conveniencia de cesar en sus hostilidades co. itra España. Cree el Sr. Alieudesalazar que el resultado de esta misión especial Será completamente negativo, teniendo en cuenta cuáu escasa es ia influeueia que sobre tales cabilas tiene la autoridad del Sultán. Por su parte, el Gobierno español no ha recibido del Maghzen Nota alguna acerca de este asunto, ni tiene directamente noticia de más emisarios de Hafid que de la embajada que vino á Madrid, y que en noinbre del Sultán está actualmente aegocáaado un nuevo Tiatado. Nada sabe de que M v Hafid se liaya dirigido á las demás patencias sigaatarias del Acta de Algeciras en solicitud de mediación para impedir que España continúe su avance en la región del Rif. Entiende el uaimsiro que tal petición no puede hacerla el Sultán, ni puede ser oída y atendida por las potencias, porque en estos momentos España tiene una agresión que castigar L E L f i o n Juan Hernández, digna persona que vive cou modestia dedicado á la venta en casas particulares de pañuelos de seda, escribió hace días á su hijo Alfredo Hernández, cabo del batallóa de Figueras, aconsejándole que no olvidara nunca los deberes que con la patria tenia contraídos, y que diera por ella hasta la última gota de au sangre. El cabo Hernández leyó la carta de su padre á su témeme coronel, D. Ricardo Burguete, quien elogió los actos y patrióticos conceptos contenidos en la misma. Hace cuatro días, D. Juan Hernáudez re cibió una carta de su hijo anunciándole que por méritos de guerra había sido ascendido á sargento. Al dorso de la carta venía el siguienjce añadido, escrito coa lápiz ea el propio campamento del Zoco: tSeñor D. Juan Hernández. Mi distinguido señor y amigo: Su hijo, sargento del batallón de mi mando, me dio á leer ios párrafos levantados de su carta. Por ella se ve que es usted un buen padre de sus injos y un benemérito patriota. UNA CARTA DE HURGUETE