Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 5 DE AGOSTO DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. 17. DE NUESTRO CORRESPONSAL K B C EN CONSTANT 1 NOPLA I A CUESTIÓN DE CRETA La isla de Cre- -ta, objeto de fanta codicia, es el tema de todas las conversaciones desde hace algunos meses, apasionando los ánimos de turcos y griegos; la Situación geográfica de la isla en el Mar Mediterráneo hace de ella una posición estratégica de primer orden. Con las pequeñas islas que la rodean, tiene una superficie de 8.618 kilóinetrosjcuadrados, y su población, compuesta de 269.319 cristianos, 33.496 musulmanes y 728 israelitas, asciende á un total de 303.54.3 habitantes. Sus principales ciudades Son I, a Canea (capital) con 21.000 moradores; Candía, con 22.480, y Réthymo, con 9.300. Desde el 21 de Diciembre de 1898. Creta se halla bajo la administración autónoma de un alto comisario de las cuatro grandes potencias Francia, Inglaterra, Italia y Rusia, que mantienen allí contingentes y buques de guerra. El alto comisario es al mismo tiempo jefe supremo de las fuerzas militares del Estado. Desde 1. de Abril de 1906, el Rey de Grecia tiene el derecho de proponer la persona del alto comisario á las potencias protectoras. Creta tiene una Constitución de fecha 2 S de Abril de 1899, y la Cámara, compuesta de 64. miembros, elegidos por distrito para dos- años (á razóirde un diputado por 5.000 habitantes) es convoca- da en sesión ordinaria todos los dos años por dos meses. La lengua griega, hablada en toda la isla, es considerada como lengua oficial; la religión dominante es la griega ortodoxa. Sus principales productos son, por orden de importancia: aceites de oliva, pasas, algarrobas, vinos, jabones, cidras, almendras, sedas y capullos, pieles, bellotas, etc. etc. alcanzando la exportación de la isla unos diez millones de francos anuales. Durante el antiguo régimen, la anexión de Creta á Grecia no hubiera representado una bien grande dificultad, y después de un eanje de notas entre las cuatro potencias protectoras y la Sublime Puerta se hubiera procedido á la última formalidad, que turcos y griegos consideraban como conse- cuencia natural de los acontecimientos. Y tanto es así, que desde 1906, en que se reconoció al rey de Grecia el derecho de nombrar el alto comisario en la isla, el Gobierno turco impuso á las productos de Creta, á su entrada en los puertos otomanos, los mismos derechos de aduana que satisfacen los artículos de importación en el imperio. Sin embargo, las circunstancias han variado; el poder autocrático ha desaparecido, el déspota que imperaba en Yildiz ha sido desposeído, y desde el restablecí miento de la Constitución en Turquía sus gobernantes esméranse en defender su patrimonio. L, a i situación exterior creada á raíz del nuevo régimen por la anexión á Austria de Bosnia y Herzegovina, y la emancipación de Bulgaria, y el desorden interior, debido á la mala administración de los treinta y tres años de absolutismo, han preocupado seriamente al Gobierno otomano y fomentado su deseo dé evitar una jjuerra en tales circunstancias. Por esto han tratado obtener de las cuatro, potencias protectoras de la isla mantuvieran allí aún por un año sus eoijtingentes; con este nuevo plazo tendría tiempo suficiente para normalizar la situación interior y discutir despacio la cuestión de Creta, habiendo valer sus derechos absolutos de soberanía. Grecia, por su parte, gestionaba lo contrario con objeto de aprovechar el desorden en que se hallaba el interior del imperio turco y logmr así un momento antes la tan aune- PASATIEMPOS ENFANT TERRIBLE En una visita. La chiquitína de la casa á su padre: -Papá, ¿cuál es la sobrina de este señor? -Pero Matilde, si este caballero no tiene sobrinas. -Entonces, ¿por qué decías á mama que era un tío? REFRÁN, POR NOVBIAROHE. 1 diente, -ha declarado que los cretenses rechazarán todo, hasta la independencia absoluta que las potencias podrían ó quisieran concederles, no hallando otra solución posible que la solemnemente proclamada en Octubre último, ó sea la anexión á Grecia. Así habrá querido confirmarlo izando el pabellón heleno sobre el fuerte de La Canea al embarcarse el último pelotón de las tropas de ocupación ¿el dia 26 del pasado Julio. La Cámara popular otomana, al ocupa rse de este asunto, ha tenido ocasión de juzgar el patriotismo turco; ha recibido adhesiones de todas las provincias del Imperio, de los Cuerpos de Ejército, de colectividades y corporaciones, declarando que todos están dispuestos á verter hasta la jiltima gota de su sangre para mantener en Creta sus derechos de soberanía. Sin embargo, la subida al Poder del Gabinate Rhallys- ha calmado mucho los ánimos y van cesando los rumores de guarra entre Turquía y Grecia. Las declaraciones pacíficas del nuevo jefe del Gobierno heleno, confirmación délas que hizo en su viaje á ésta el año pasado, y sus conocidas tendencias de aproximación; á Turquía, son, por el momento, una garantía de paz. Es, pues, necesario, y á esto no son contrarios los cretenses, que una inteligencia turco- griega seria y sincera solucione pacíficamente esta cuestión en provecho de ambos países. Bs posible que esto no haga 1 juego de los enemigos del imperio otomano; mas proporcionaría al nuevo régimen turco, que causa unánime admiración, el concurso eficaz y serlo de los griegos, tan numerosos en Turquía, JAUMET EFFEND 1 Constantinopl 4 Agosta 1909. LOS HEROICOS M 1 QUELETES La solución, mañana. Solución á la locución: LOS LIBROS TIENEN SU DESTINO F os miqueletes gui uzcoanos han pedido puesto en el ejéreito de África. Pero como en España se ignora todo, es posible que muchos lectores no sepan qué cosa son los miqueletes. Pues bien, un miquelete es un muchacho sano, robusto, nacido en la montaña, de aire tranquilo; es soldado, pero su condición guerrera no acaba de darle un tono definitivamente marcial: resulta una mezcla de militar y de labriego. No tiene grandes y feroces bigotes, como los individuos de la Guardia civil; no arrastra las piernas con jactancia, como los soldados veteranos; no mira del revés, ni se impone á las mujeres, ni grita altivamente en las for maciones: ¡atrás, paisanos... Es un hombre tímido, á quien la Diputación de Guipúzcoa encomienda misiones muy poco marciales, que consisten en cobrar los arbitrios, en vigilar los portazgos, en limpiar las carreteras de vagabundos y mendigos. Allá en los tiempos de la guerra civi! el miquelete se transformó en un guerrero terrible para el carlista, ágil, audaz, cauto, conocedor de los caminos y de las trochas; para aquel carlista guerrillero y saltamontes no había más que un rival temible, emiquelete. Por eso sucedía que ál caer pril sionero de la facción, el- miqueíete se contaba entre los muertos: para él, rival empecatado y molesto, no había canje, ni sumario, ni piedad; lo fusilaban sin remedio. Pero aquellos tiempos pasaron y el miquelete volvió á su puesto pacífico. Ahora es un tíom bre pacífico, armado de guerrero, pero sin maldad guerrera; hombre de pkz, de silencio y dé orden. U vida es muy regalada. Lo mándaH A á- Paebl eít elída dód fcn valle? y. se Wa- lb- S aíá- sraTB Td édela carretera, viendo pasar á los trajinantes, bebiendo con los arrieros, dejando enmohecer el fiero fusil. Con su pantalón bermejo, con su pon cao azul nianno, con su boina encárnala, e lada anexión de Creta, y simultáneamente ambos países e preparaban con ardor para una guerra que se consideraba como inevitable. Harto conocida es la solución de las potencias: han retirado el día 26 de Julio sus contingentes, reemplazándolos cada una de ellas por un buque de guerra para proteger el únieo pabellón turco que. ondea en Creta y que, con los de las cuatro potencias protectoras, se halla en el islote desierto de la Leucade, situado en la entrada Este del puerto de La Sude. Por tanto, se puede decir que rema actualmente en Creta el siaíu quo ante y no tardarán en incoarse las negociaciones que deben solucionar definitivamente tan espinosa cuestión. La opinión de Inglaterra, sigue siendo la más considerada por los turcos; según la Prensa, Edwar rey ha declarado que no se anexionará JamásCreta á Grecia; que Ja cuestión será resuelta de común acuerdo. con Turquía y el pueblo cretense, y que, ea todos los casos los derecaosspberaoos de, Su Majestad el Sultán serán mantenidos; Por contra, Mr. Michelidakis, jefe del Poder ejecutivo en Creta, interrogado sobre la autonomía áe la isla bajo la soberanía turca- -lo que haría de Creta ua país casi indepen-