Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO iS DE AGOSTO DE 1909. EDICIÓN i. PAG. 10. Tafiibiéa Jie hablado largamente con JUaymón Mojatar. la. impresióa de este (Confidente, uno de los pocos en cuya verdadera lealtad podemos confiar, es que duMnte los últimos dias ha aumentado vissiíriemente el número de moros entre Zeluán y Nador; pero se eneaeutran desorganizados y con escasos víveres. Otras referencias, que también tengo por fidedignas, me confirman que el Chaldy, briosamente secundado por su segundo, el aid Abd- el- Kader, otro de los enemigos piás encarnizado que tiene España, ha secundado de manera activísima la propaganda cerca délos contingentes de las cabifas neutrales, amenazándolas con medidas jrtgurosísimas si no engrosan la harca. Hasta ¿thora, como ya dije ayer, todos estos esfuerzos resultan infructuosos. El propio Mizzian se ha retirado á sis. casa fie Beni Buifrui, y allí aguarda tranquilamente el desarrollo de los acontecimientos, Becidido á. no tomar parte activa en ellos jpor ahora. batir con el infiel marroquí; ¿pero luchar por luchar con el implacable sol? I legó el defraudador Villegas, cuyo proeeso, aunque obtenga t do el carácter de pasional que el propio Villegas quiera darle, ha perdido interés ante los sucesos de Melilla. Varios han sido los asuntos que habrían sido la comidilla de todo el verano de no haber surgido el drama de allende el Estrecho. El proceso Matías, la boda del infante D. Alfonso, la muerte de D. Carlos, la actitud de D. Jaime, el proceso Villegas, todo ha quedado relegado á segando término. No queda, como saliente, más que el Gurugú. No habo ayer más que lumbre pulverizada en el ambiente. Bn las Co aisarías, calma chicha. Ni Caco tuvo ánimos para maniobrar. Por la noche, verbena de la Paloma ea el barrio de su nombre. ¡Tamfeiéa echaba chispas la fiesta! Con poco humor y mucho calor, huelga decir que la verbeaa tavo pocos lances. Y éstos acabaron en la prevención. DEL CIELO 2 L GOBERNADOR DE BARCELONA E l ministro de la Gobernación dijo ayer que ha llegado á Barcelona el nuevo gobernador de aquella provincia, Sr. Crespo Azorín, posesionándose acto continuo de 1 su cargo. PE MARINA SIGUE t X TRANQUILIDAD MEL 1 U. A, 14, I I H. (URGENTE. Ce ha autorizado á los jefes que se cita para trasladarse oportunamente á los puntos siguientes: A Southatnpton, al jefe é ingeniero de la Comisión de Marina en Europa, para las pruebas definitivas del bote automóvil contratado para el aviso Giralda; á Birmia gham, Newcastle y París, respectivamente, al ingeniero, para inspeccionar los tubos para la caldera del bote de vapor del crucero Cataluña, un farol Scott para el cañonero Masques de la Vidona y los tubos para lá caidara de la estación torpedista, y á El Havre ó Creusot, para la inspección de estopines González Rueda y municiones para el guardacostas Numancia y arsenales, al jefe de Artillería. POR LOS AIRES ontinúa la tranquilidad en todo el cam po. Únicamente á última hora de la jtirde se oye á lo lejos alguno que otro caJionazo de las posiciones avanzadas, que, Siguiendo las indicaciones del globo, continúao bombardeando sobre seguro los atrincheramientos de Nador. Han llegado todas las fuerzas que se esperaban para realizar el avance, excepto la escuadra de instrucción, cuya llegada se había anunciado para hoy y que no ka venido. Espérasela con impaciencia, porque su ¡cooperación ha de ser de eficacísima utilidad. He recorrido los campamentos que ocupa la división reforzada en la explanada de Cabrerizas Altas. He hablado largo rato con el general Orozco, que me ha recibido cariñosísimo, y luego con los coroneles del Rey, Wad Ras y Saboya. Todos me kan hecho grandes elogios de las tropas, de su disciplina y de su excelente espíritu militar. Se cree que, á menos que hubiera un ataque inesperado de los moros, también el día áe mañana será de un relativo reposo en nuestro campo. Tal vez la presencia de la escuadra determine ya un nuevo programa para el lunes. En Alhucemas sigue el tiroteo sin producir daño. I, a puntería de los nuestros ha sido muy certera, causando tales bajas entre los enejnigos, que á poco de iniciarse el tiroteo éstos tuvieron que guarecerse detrás de improvisadas trincheras, cambiando con frecuenoia de posiciones para huir de nuestros tiros, que por doquiera, que se ocultaren iban á herirlos y les obligaban á salir de sus inseguros escondites en demanda de otros, que pronto resultan de igual ineficacia. LA LLUVIA DE ESTRELLAS POR TELÉGRAFO AMBBRES, 14, 6 Í 7 DE LA AVIACIÓN POR TELÉGRAFO PARÍS, 1 4 3 T. I a lluvia de estrellas pertenecientes al grupo de las Perseidas ha tenido este año excepcionales circunstancias de brillantez. Según el Metropole, los astrónomos de la Sociedad de Astronomía de Anvers han observado durante la noche última, y en menos de cuatr horas, más de doscientas meteoros. Hubo mementos en que se sucedían con tal rapidez y se seguían tan de cerca, que no era posible tomar nota de sus respectivas trayectorias. Algunos meteoros áejabau tras de sí hermosísimos rastros luminosos, que tardaban hasta treinta segundos en desaparecer. Hay que ISner ea cuenta gue los citados astrónomos observaran solamente un tercio del campo celeste. El númsro de estrellas fugaces visibles en esa noche se sugpne que ascígode á más de un millar. El grandioso fenómeno celeste no se había verificado desde hace muchos años. INFORMACIÓN POLÍTICA EL PRESIDENTE L a ocurrido un grave accidente, que vie ne á interrumpir durante algunos días el concurso de aviación que se había de celebrar ea Malo. Después de realizar ante el cronometra áor oficial, Mr. Salomón, un vuelo circular áe media hora de duración, el aviador Paul han se dispuso á batir el record de Somaier. A las tres de la tarde tomó el vuelo nuevamente, pero al poco rato yióse en la precisión de descender. Volvió á remontarse, y á los veinte minutos tuvo que tomar tierra segunda vez. La tercera intentona tuvo un resultaáo fatal: una biela del motor se rompió, ocasionando el completo destrozo de uno de los cilindros. T- panne fue irremediable. I os soldados que prestaban el servido de vigilancia consiguieron, tras largos esfuerzos, conducir el aparato á su hangar. Paulhan, afectadísimo por el fracaso, dice que piensa desmontar el motor y remitirla á París para su reparación. El Comité de organización está casi decl dido á desistir del proyectado concurso, eá vista de que Paulhan se niega á verificar nuevas experiencias aates de partir para el mitin de Reims. El aviador se muestra idflexible en su determinación. VIADR 1 D AL DÍA a nota de ayer en Madrid íué la tórrida: cuarenta y un grados y dos décimas á la sombra, euarenta y nueve y medio al sol. Nos pasamos, pues, el día al frito. Con una temperatura así, ¿qué podía suceder? ¿Quién había de moverse para saber siquiera si había ocurrido algo en parte alguna del mundo? De Mehlla no se recibió las noticias que se esperaban. Todo el mundo tenía la explicación ai alcance de su imaginación. Suponiendo que el aplazamiento no ohedeciest á reizoneb militares, con la del calor había bastante. Si en Madrid apretó Febo eorur d to, c, ue iidüa en AfrJ c? B t p 1 Sr. Maura acudió ayer por la mañana a Palacio más temprano que de costumbre, por lo cual no tuvo ocasión ningún periodista de saludarle. Por la tarde permaneció en su domicilio hasta la hora de ir á despedir al Rey, y recibió la visita de varios ministros, con los que conferenció por separado. I a entrevista celebrada con el de Estado se prolonga bastante, y en ella siguió tratándose del curso de las negociaciones entre España y la embajada marroquí. Parece ue no tardará mucho tiempo sin fue la embajada canteste definitivamente las preguntas concretas que en la ultima conferencia hizo el ministro acerca de algunos extremos contenidos en las nuevas instrucciones que recicitemente ha enviado el Suiien á El Muaza. A última hora de la tarde acudieron al domiciJio del presidente los mímanos de ia G ó y üs I r ai acción púbiíca. Su Majestad el Rey salió ayer para Saü Sebastián en el sudexpreso. El viaje del Monarca será muy rápido; probablemente hoy mismo emprenderá eí regreso á Madrid. Acompañan al Rey el infante D. Fernaa? do, el ministro de Estado, el general Eeha güe, los marqueses de Viana y Zarco y eí conde de Aybar. Bajaron á la estación á despedir ai ey todos los ministros. Antes de partir el tren, S. M. convergS con el Sr. Maura y los ministros de la Guerra y Marina para enterarse de las última. noticias de Melilla. Ayer esiuvo en Palccio el alcalde, señof conde de Peñalver, para despediise de Stt Majestad el Rey. Don Alfonso pidió noticias al alcalde del proyecto de ia Gran Vía, y le felicitó por sil gestión.