Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 14 D E AGOSTO D E 1909. E D i e i O N i. PAG. 18. -Ya le he dicho antes que eso era para mí sumamente sencillo. Yo tenía á mi cargo muchos cobros que se realizaban á diario. Nadie más que yo se entendía con los cobradores. Así, pues, ordené á éstos que me cobrasen unos cupones por valor de 170.000 pesetas, cantidad que en vez de ingresar en la caja me quedé con ella, invirtiéndola en los títulos que se encontraron depositados en el Crédito Lyonés de Burdeos. Tenga usted en cuenta que yo pude haber realizado un desfalco de cinco ó seis millones con igual facilidad, pues tenía á mi disposición cantidades fabulosas; pero como mi idea no era otra que salvar á Cecilia, creí que me bastaba la suma que antes he dicho. I a fuga. ¿Querrá usted referir cómo salió de Madrid? -Al denunciar Espoy que la mujer depositada en su casa hacía vida marital conmigo, sufrí contrariedad y temí que á ella la encerraran en un convento y á mí me desterrasen. Para evitarlo, decidimos salir al día siguiente de Madrid, y llegamos á San Sebastián, en donde permanecimos cinco días hospedados en el Hotel Albéniz. Después tomamos billete para París; pero como Cecilia se sintió enferma en el camino, nos quedamos en Burdeos. ¿Y dónde recibió usted la visita de J 3 spoy? -Encontrándome en San Sebastián, Espoy, que era la única persona que sabía tai paradero, me escribió indicándome la precisión de verme, pues tenía que ponerme al corriente de cosas importantes. -Pero ¿él sabía lo del desfalco? -No; este asunto únicamente lo sabía yo, pues á nadie comuniqué mis proyectos. El objeto del viaje de Espoy se relacionaba con el marido de Cecilia, que practicaba, según me dijo, activas pesquisas para encontrarnos y darnos un tiro, pues estaba desesperado. Espoy permaneció aquí dos días; yo le pagué los viajes, y regresó á Madrid. a detención. ¿Qué hicieron ustedes en Burdeos? -Nos alojamos en uno de los principales moteles y esperé á que Cecilia se restableciera para proseguir el viaje á Italia. I a detención se efectuó el 4 de Julio, día en que pensábamos habernos marchado; pero al enterarnos de que al día siguiente se celebraba una corrida de toros, en la que toreaban Algabeño y Pepete, decidimos quedarnos, y ello fue lo que nos perdió, pues de lo contrario no nos detienen. que no me pertenecían, sino que á mi me quitaron alhajas que eran de mi padre, y la ropa, hasta dejarme sólo con lo puesto. También á Cecilia la recogieron las ropas, y 1.000 pesetas que eran suyas. Esto opino que es un exceso, y por eso quiero hacerlo público. CTn libertad. -Durante mi estancia en la cárcel de Burdeos- -prosiguió Villegas- -ha ¡ocurrido una cosa curiosa, pues si estoy ahora detenido es por mi propia voluntad. El dia 25 de Julio fuimos llamados por el procurador de la República, suponiendo que sería para comunicarnos la orden de conducción á España. Pero imagínese cuál no sería nuestra sorpresa y asombro al manifestarnos que podíamos marchar adonde nos pareciera conveniente, pues nos dejaban en completa libertad. ¿Y cómo así? -Pues muy sencillo. I as leyes francesas, según nos manifestó el procurador, no autorizan á tener detenidas más de veinticinco días á las personas que no hayan cometido sus delitos en Francia. Como había transcurrido este plazo y la orden de extradición no se había recibido en Burdeos, forzosamente tenían que dejarnos en libertad. ¿Y aceptaron ustedes? -No, señor, y la prueba es que aquí nos tiene usted. Cecilia, y yo consultamos el caso, y ambos manifestamos al procurador que no queríamos la libertad, sino ser trasladados á España, ferviente deseo de ambos. ¿Y cómo lo consiguieron? -Pues firmando una instancia dirigida al Gobierno español, en la cual declarábamos que voluntariamente nos constituíamos en prisión, y que cuanto antes se nos con dujera á nuestra patria. De esta manera conseguimos permanecer en dicha árcel, y ahora deseamos que se nos lleve á Madrid cuanto antes. l o que dice de Espoy. ¿Dijo usted antes que hablaría de su amigo Espoy? -Espoy ha sido para mí un ser ingrato, pues á los muchos favores que le tengo hecaos no ha debido corresponder en la forma que lo ha hecho. ¿Cómo lo conoció usted? -No recuerdo los años que hace, pues nos conocimos yendo al colegio, y luego lo volví á encontrar en el Banco, donde estaba empleado, percibiendo un sueldo exiguo, ¿Y qué clase de favores le hizo usted? -Yo, condolido de su situación, pues es casado y tiene hijos, le prestaba dinero cuantas veces me lo pedía, y hoy tiene conmigo una deuda que pasa de 3.000 pesetas. A estos y otros favores correspondió denunciando primero que yo vivía maritalmente con Cecilia, y luego, al ser descubierto el desfalco, indicando á las autoridades mi paradero. ¿Y qué iba á hacer si se vio comprometido? -Puesto que ninguna participación tenía, con decir la verdad hubiera salido bien, sin necesidad de perjudicarme á mí. ¿Es cierto que le dirigió una carta comprometedora? -Sí, es verdad que me escribió, y en forma tan misteriosa, que es posible le ocasione algún trastorno, pues la carta me ha sido recogida por las autoridades. otas finales. J De nuevo volvimos á indicará Villegas algo relacionado con la estafa, y él respondió: -Sí no salgo yo de Madrid, puede estar usted seguro de que el desfalco no hubiera sido descubierto nunca, pues en mi mano estaba evitarlo. Yo suponía que, á pesar de mi salida, el hecho no sería descubierto hasta Noviembre; pero los acontecimientos se han adelantado y ya no hay más que tener paciencia. Pensaba dirigirme á Italia, y después no puedo precisar qué hubiera hecho. En este momento, la entrevista pierde todo su gran interés y decidimos terminarla. Al preguntar á nuestro visitado si le ocurría algo más, nos contestó de este modo: -Puede usted decir en La Voz que me encuentro muy pesaroso del disparate que he cometido. Yo mismo no acierto á comprender cómo he realizado este delito, y sólo me lo explico por haber obedecido á una fuerza avasalladora, á un loco arrebato que me produjo el afecto hacia Cecilia. De otro modo, encontrándome en estado de se rena reflexión, yo no hubiera hecho una cosa semejante. Mft dolor de cabeza y neuralgias se calman en el acto con VALER 0 L 1 NA MONREAL, más eficaz que la antipirioa, é inofensiva. Fnencarral, 4 3 QUÍMICAMENTE PURO de Torres Muñoz, en polvo y en pastillas comnritnidas. El polvo s e vende en eajitas pequeñas y er JAQUECAS Bicarbonato de sosa UTAS ECONÓMICAS 1 5 POTAS BOLSA DÍA i3 DE AGOSTO DE 909 HOY DIA 12 D 1 F lENCUi UOTIZACION- ES DE MADRID Intarioral contado, Sene f- -en diferentes series Interior ñn corriente Interior fin próximo Amortizable 5 por 100 Serie I 1 -en diferentes series Amortizable 4 por 100 Ayunt. de Madrid. Resultas- -Expropiaciones del interioi. -Cédulas de ensanche Obligaciones de la Tilla (1908) Banco de España Banco Hipotecario Banco Hispano- Americano Banco Español de Crédito Rio de la Plata Arrendataria de Tabacos Sd. Gral. Azucarera. Preferentes. -Ordinarias. CAMBIOS. Francos Libras 8 á, 35 85,50 101,35 9 Í 90 C 5 +0,15- -O,l tJ +0,20+ 0,10+ 0,05 L 4 Ü 9 32 9,50 27,57 91 f 0,10 0.03 ecilia no sabe nada. -Suponemos que Cecilia estaría al tanto de lo que usted había hecho, ¿no? -Cecilia- -contestó enérgicamente Villegas- -no supo una palabra üel desfalco hasta que nos detuvieron en Burdeos. Yo, al hablarle en Madrid de irnos á vivir juntos, le manifesté que era hombre de capital. Al detenernos me preguntó qué significaba aquéllo, y yo le respondí avergonzado que tuviera paciencia y ya lo sabría más tarde. I a cárcel y el cónsul. Interrogamos á Villegas respecto á su estancia en la cárcel de Burdeos, y nos manifestó que el trato que les habían dado dejaba mucho que desear, pues los alimentos eran malísimos. -Como Cecilia estaba enferma- -dijo- -recurrí al cónsul para ver de que mejorara en algo el trato que se le daba; pero todo fue ineficaz, hasta que hube de recurrir á un amigo. También tengo que protestar- -dijo- -de lo que allí se ha hecho con nosotros. No sólo se nos recogieron los efectos DE BARCELONA Interior fin de mes Acciones, Nortes- -Alicantes- -Orenses 84,52 7695 90,55 3,75 I 0,22 0, (0 DE PARÍS Interior! Exterior Renta francesa Ruso 5 por 100 Turco Brasil 4 por 100, 1889 Nortes Zaragozas Andaluces Crédito Iiionés Banco Nacional deMejico Metropolitano Eiotmto De Beers Tharsis aoldfields Rand Mines, ex capón Transvaal- Cons- band 6,50 96,65 98,12 103 i 4,15 85,75 381 390 195 1.285 1.040 E 60 1.968 0,40 0,05 0,02 0,15 0,05 1 j T 1. a í 400 3 22 1 2 3 1 171 -252 SO IMPRENTA PRENSA ESPAÑOLA SERRANO. 55. MADRID inirnaar mrlim