Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 14 DE AGOSTO DE igo EDICJON Í. PAG. 10. El cañonero contestó inmediatamente con cación, hallando en ella, entre leñas, 200 klP loa cañones y las ametralladoras. logramos de pólvora. v, A pesar de eso las operaciones de descarLa Administración Militar, como ya antiEl cañonero siguió haciendo crucero acerj: cipé, ha contratado en Casablanca en condi- ga del Sevilla se hicieron con grandísima di- candóse al Peñóa de la Somera, y al obsefj ciones parecidas á lo que hizo Francia cuan- ficultad, pues tan pronto como se destacó var que desde la plaza se hac a fuego coa do la campaña contra los Chauias cien ca- de la plaza el primer bote para acercarse al tra un grupo de moros coadyuvó con sul mellos para transportar víveres, municiones barco arreció el fuego de los íuoros de una cañones. y material de fortificación para las opera- manera horrible. Además hicieron algunos En el momento de disparar el cañóu da ciones que se avecinan. La medida ha sido disparos de cañón, que cayeron muy cerca estribor contra los moros, los disparos de de los barcos. aquí muy elogiada por los técnicos. fusilería que éstos hicieron alcanzaron ai El Sevilla pudo desembarcar ganado y buque, logrando herir al cabo de cañón Mal El enemigo se presenta hoy en actitud pacífica. Los cañoneos combinados que se municiones de boca y guerra, pero no pudo nuel Cortés, natural deSan Fernando. ti hicieron ayer desde el Atalayón y Yebel- dejar agua. Practícesele la primera cura á bordo, y al Sidi- Amet, sobre Nador, Barraca y MeraEl cañonero Pinzón, sin dejar de disparar llegar á Ceuta se le desembarcó. Ea el hosmer y desde el Hipódromo y Camellos so- contra las posiciones morunas, estuvo acom- pital militar le apreció el médico militat bre el poblado de Mezquita han servido, pañando, desde la plaza hasta el Sevilla y Sr. Morales una herida de arma de fuegos además de los grandes tragos materiales desde éste hasta aquélla, las embarcaciones con fractura, en la parte superior de la tibia. causados, y seguramente por eso mismo, que transportaban los efectos y géneros. Sus Luego fue trasladado otra vez á bordo. Ei para aumentar el desaliento de la harca. andanadas lograron desalojar á los eabile- herido tiene muier é hiios, que viven en Sac ños de sus trincheras, causándoles muertos Fernando. Confidencias é informaciones propias me permiten asegurar que es completamente y heridos. El personal empleado en la descarga ha inexacto que la harca haya engrosado esdado pruebas de tanto valor como serenitos días con nuevos contingentes. Los elementos que la componen hoy son exclusi- dad, consiguiendo, á pesar de caer en torno suyo una verdadera lluvia de balas, reavamente cuatro fracciones de la cabila de CEUTA, l 3 O V. lizar la operación sin el menor tropiezo y Mazuza, Benin- Sar, Meramer, Nador y BaAl anochecer ha fondeado en este puerto, rraca, pues la quinta, Frajana, sigue en su con admirable regularidad. después de recorrer la costa, el cañoj mayoría amiga nuestra, ó. por lo menos, inñero Don Aharo de Basan. El comandante; diferente. en cuanto desembarcó se dirigió directa- Los de Benisicar volvieron á sus poblamente al Gobierno militar para eonferea- dos; los de Beni- Bugafar no han respondiciar con el general Aidave. do al llamamiento, y los de Beni- Buifíur, Al salir nuevamente, tuve ocasión de haconvencidos de que por ahora nada va conMEL 3 LLA, 1 3 5 T. blar con él un largo rato. tra ellos, se mantienen ala expectativa. E 1 coronel de Húsares de la Princesa, seMe ha dicho que al salir de Ceuta enconLos de Mazuza, especialmente los de Na ñor Zabalza, ha cumplimentado al ge- tró á pocas millas un vapor que le infundió dor, están dedicando todos sus esfuerzos neral Marina. sospechas por navegar lentamente muy pepara atraerse á los Quebdanas, pero estos Los infantes Reniero y Felipe se presengado á la costa. Le estuvo vigilando ñastá trabajos resultan infructuosos. Los Quebda- tarán al general Marina cuando regrese del convencerse de que las sospechas no tenían nas, bien porque desean, en efecto, permacampo. fundamento real. Se llamaba España y con necer fieles á España, que les asegura de Los húsares acampan en la playa del Hi- ducía carga general una manera eficaz la paz y la tranquilidad pódromo. Al llegar ayer á Alhucemas se encontró! de sus campos, bien porque estén convenReina tranquilidad. con que los moros estaban hostilizando la cidos de que tanto la Restinga como Cabo Hace un calor sofocante. plaza desde la costa. Inmediatamente orde ¿de Agua, bases de las futuras operaciones, nó zafarra. icho de co: nba. e, y coa arreglo éL son dos posiciones inexpugnables, desde las instrucciones concretas que le dio el colas cuales quedarían barridos sus aduares y mandante de ¡a plaza, Sr. Catnplido, acerca EL CAÑORfíRQ poblados á la primer sospecha de levantade los sitios que debía atacar, empezó á dis- miento, lo cierto es que no sclo no muesparar á las dos de la tarde con las piezaí tran el menor deseo de combatir coutra nosNardenfelk, de 42 y ¡y tnilínietros, sobre una. ecur i3, 3 T. otros, sino que están decididamente disjj 8 a fondeado el cañonero General Concha. altura denominada la Atalaya, á cuyo lado puestos á apoyarnos. derecho los rífenos tenían emplazados dos El avance, pues, si llega á efecto s 1 se, como En cuanto llegó me trasladé á bordo pequeños cañones. de adquirir noticias, se dice, por la Restinga, no encontrará más con objetoel buque el teniente de navio don Cuando consiguió apagar sus fuegos, áur Manda dificultades que los atrincheramientos y de- Eduardo quien ha prestado grandes rigió la puntería sobre las gargantas de los fensas practicados entre Nador y Zeluán servicios Diaz, plaza de Melilla á las órde- barrancos y cañadas próximos, en los cuales en la por la parte de tierra, y la oposición de los nes del general Marina. se destacaban algunas casas. Uiad Setíut, os cuales parece que están deA las cuatro de la tarde, en vista de qu cididos á oponernos toda ¡a resistencia que cañones cesado de disparar, que l General Concha estuvo ayer en Teíuán, losmayoría habían casas estaban incendia- puedan. la de las donde el cónsul de España, D. LuciaPor la parte de arriba, Mezquita, Frajana das, barridos los barrancos y destruidos los y los primeros poblados de Beaisicar per- no López Ferrer, le entregó al secretario matorrales que podían servir de refugio á del Roghi, Cherin Mazary, el caal había llemanecen neutrales. los cabileños, el cañonero cesó el fuego. gado allí hace pocos días para poner á salEl comandante del Don Alvaro de Bazán vo á su mujer, criados y bienes. El bajá de Tetuán quiso prenderlo, y entonces lo reco- calcula que en esas dos horas se harían unos ciento ochenta disparos á distancias gió en su domicilio oficial nuestro representante consular, porque el Cheriu Mazary es que variaron entre 1.400 y 4 000 metros. Y En cuanto se inició el bombardeo, los mos protegido de España. ros cesaron el fuego de fusilería y se ínter 7 T. El cañonero General Concha transbordó ea naron en el campo. oinunican de Vélez de la Gomera que en alta mar al Don Alvaro de Basan al citado El cañonero levantó anclas y siguió su el tiroteo de esta mañana resultó herido moro, y el Bazán lo trajo á Ceuta. crucero, llegando hasta el Cabo Tres Forcas. de gravedad el farmacéutico militar D. LeoDícenme que el General Concha salió hace Hoy pasó cerca de Tetuán sin encoutraí poldo Méndez, qae dirigía la sección destacinco días de Ceuta para vigilar la entrada cada en la barbeta de San Miguel, uno de de Ceuta y el Cabo de Tres Forcas. Cuando cárabos moros, y llegó sin novedad hasta Río Martín. los puntos más hostilizados por los moros. llegó á la altura del Cabo de Pescadores se Aquí se aprovisionará de víveres y muniEn Alhucemas volvió á presentarse en un encontró á un cárabo tripulado por veinte ciones, y volverá á zarpar de madrugada. cárabo con bandera blanca el caid de Bo- rífenos, á los que ordenaron que se detuviecoya, Bel Cristo, pidiendo que se le ampa- ran. Ea vez de obedecerla orden, los moros rase en la plaza porque los cabileños enemi- hicieron fuego contra el cañonero. Este les NOTICIAS CPUTA gos deEspañale habían impuesto una mul- cañoneó, viéndose obligados los moros á SL ¿A. A JT ta de 1.000 duros. abandonar el cárabo y á ganar la orilla á Continuamos disfrutando de absoluts CEUTA, l 3 1 1 K. El comandante accedió a la pretensión, nado. tranquilidad. ordenando, sin embargo, que el caid fuese Desde detrás de las peñas siguieron disLos moros siguen entrando en la pia ¿s vigilado estrechamente. parando; pero el cañoneo fue tan violento y normalmente á vender sus productos y i Poco después llegaron el vapor Sevilla con certero, que hubieron de dispersarse des- adquirir los que ellos necesitan. víveres y municiones, y el Alonso Pinzón pués de haber sufrido muchas bajas. La guarnición se ejercita en diarios jiív para proteger el desembarco. Los moros, en Destacóse después un bote con varios seos y ejercicios de instrucción. cuanto los vieron, rompieron sobre ambos marinos armados y mandados por un alféLas cabilas fronterizas se muestran sxáU an fuego nutridísimo. rez de navio, y se apoderaron de la embar- fere ates ante ios sucesos- de Melilla. seis cañones y una sección de Ingenieros. ZAN, DSMENCHSTA E EN i m mBEnSBIIH nn I81 nmiiíMMii nii iirí