Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE, XELÉGRAFO Y TELEFONO t t ESPAÑA EN MARRUECOS DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE, TELÉGRAFO W k Y TELEFONO LA CAMPANA DE MELILLA ha reproducido? O es el mismo de todas nuestras campaüa s, gatito arisco, que no conoce más caricia que la de sus jefes; que vive arañando, jugueteando, en plena é inconsciente travesura, y que en los primitivos grabados de los libros y de los viejos periódicos tantos besos recibió de las maDE NUESTRO COMPAÑERO SEÑOR dres vestidas de luto y de las doncellas que SÁNCHEZ OCAÑA) hacen oraciones al valor? HEU 1 XA, 8. ¡Pajarito, eres un hombre! Las rabietas p l Pajarito. que te dan los soldados son chanzas tos Será breve esta crónica- -como de un cas, ásperas, pero que llevan en el fondo un corresponsal bien ajetreado, que se entera tributo de admiración. Mira cómo luego te fie que hoy es domingo y quiere buscarse miman y te piropean como hermanos ma una hora de reposo y zambullirse en el yores que están henchidos de ufanía por el agua para recuperar su epidermis, -será pequeño y que sólo temen dárselo á cono eer. breve, pero con mucha alma dentro, con un ¡Chócala, Pajarito- que el son agudo y tiple latido viril, grande, heroico, con mucha gente. de tu cornetín vale por muchos gritos de como creo que ahora dicen los flamencos combate! No te entristezca la usurpación cuando señalan a u n torero que se trae co- que contigo cometen los silbatos que suerazón. nan para dirigir las marchas nacturnas, Os diré cuatro palabras de un cornetilla para las órdenes inmediatas de los pequeñe Cazadores, y sea este paréntesis domini- ños grupos de compañía. Tú seras siempre cal como un sorbo tónico, que os dé nuevas la voz autorizada del batallón. ansias de ir sabiendo las cosas bellas que ¿an hecho por estas montañas nuestros solCornetilla famoso, cornetilla español, que dados. tienes el guiño y la truhanería de! golfo ma ¿Cómo se llama este cornetilla? ¿Es Ma- drileño, y la picardía del soldado veterano, nuel, Alejandro, Pedro? Yo no se; todos COP- y el pecho de bronce, como los héroes de las íunden su nombre; pero es parque tiene un le vendas: ¡toca pronto soore la cima del Nayeuioquete, ya famoso, que le haca más co- dor, sobre las llanuras de Zeluái; toca el nocido que su nombre patronímico, tínver- largo punto de atención, y ptde luego, maralad se llama el tajanto. cando ragido ios primeros acordes, la MarEl Pajarito es de Llerena. Cuando Llerena cna Real, para que sea saludada nuestra entró, el 27, por ia izquieida de los barran- bandera, ahogándose ios ecos de las músicos en demanda de la meseta, momentos cas en los clamores de la victonal después tan ensangrentada, el Pajarito cojría tías e! cooiaudante, trepando como un cabritulo, agarrándose á macas y chumberas como una pluma ó como uaa flecna, LA CARTA DE como si no llevase á cuestas, con sas diez y UN SOLDADO seis años y su metro y pico de estatura, m s impedimenta que soldado alguno. El shico e aquí el texto de la caí ia que el cornedisparó, corrió á dar órdenes, hizo maza de ta de Las Navas Is n itrt M. Peña, que su fusil, cargó con heridos, púsose siempre se quedó sordomudo ai cr -er, después de en linea primera, junto al comandante, y batirse bravameute, que e cocjii. i msionejunto a los capitanes después, y cuando á ro ios rífenos, escribe a uuo u suyos. Sal las seis de la tarde se dio desde la retaguar- vamos las faltas ortogr tica yero respetadia la orden de retirada, él se llevó á los la- mos ei estilo porque asi s- recia mejor la bios el cornetín y repitió una y otra y otra espontaneidad de icnum. euios que palpita vez el toque, anheloso de que llegara á to- el escrito. das partes, porque al chico le pareció que Málaga 3 de Agosto 1909. ya habría bastante. Mis respetables y estimado tí s: Tomo JL 1 Pajarito no es un pajarito, sino un nom- la pluma para notic. aJes que en el ataque jbre cabal, un bravo adolescente, ó, como los del día 27 tuve la xortuna de qae no me dio mismos soldados dicen entre sí cuando se- una baia; pero por eso pasé las mías, pues Balan á los distinguidos, á los vanenics: un tuve la mala suerte de que me cogieron priftuco guapo. Con la misma naturalidad subió sionero dos indígenas salvajes, y tuve la basta la meseta que fue aguantando en la suerte de que dos soldados de Lierena me ¡retirada, que luego tocó oitas cosas (fajina, salvaran de una muerte repugnante, y les rancho, oración, silencio) cuando volvió á referiré algo de la manera que ocurrió. las tiendas. ili sección tuvo la mala paca de quedarTiene una idea elevsdisima de su misión. se e 1. e! barranco aislada, pues había unas Bien sabe él que es como la voz fiera que ha chu- aberas dt. sde lo alto üel cerro nasía cerde animar j enardecer en la lucha, como la ca titl Hipódromo de Artillería, y nosotros voz prudente y consejera que ordenará el nos quedamos en la parte de la izqineida y concentrarle, como la voz alegre que ani- solos. L os moros nos vieron y empezaron á mara el campamento al amanecer, como la guía frdt raai que a todas horas y en todas hacer fuego contra nosotros y nos dejaron cinchóte, pues no les veíamos, y ellos a nospartes unirá a Ja fuerza. Peí o este cornetilla, ao es quizá el mis- otros si, parque hay que lucüar cuerpo á mo de las guerras civiJeí y de la guerra de cuerpo para verlos. Mataron al oficial de mi sección, y no África? ¿t, s acaso que ha resucitado, que se POR CORREÓ V POR TELÉGRAFO CRÓNICA DE LA CAMPAÑA H quedamos más que unos quince soldados de mi sección y yo, pues ni sargento ni cabo había para mandar, y yo les dije, que se metieran en una trinchera; pero todos, sin darse cuenta, ni yo tampoco, fueron desapareciendo no sé por dóude, y me quedé solo en la trinchera haciendo fuego á un grupo de moros. Pues yo no podía salir de la trinchera porque venía atrás Madrid arreando fuego y me acribillaría á balazos. Así que echaron á la derecha, iba yo á sa lir para irme con toda la fuerza y vi dos moros por donde yo tenía que pasar. Me tomé la resolución de hacerles fuego, y lo hice, y no sé si los maté ó se marcharon, porque de allí desaparecieron. Yo entonces me puse para marchar donde veía las fuerzas, pero de pronto me sentí cogido por el fusil y ias hombreras y volví la cabeza y vi dos moros que me ataron y me cogieron en hombros y me dijeron que me darían plata si me iba con ellos. Pues yo les dije que no al momento. No llevaban ningún arma de ninguna clase y yo nu les tenía miedo, pero me ataron más fuerte y me echaron junto á una chumbera y se marcharon, se conoce que por mas gente ó por armas, y á mi, del coraje que tenía da verme así, sin poder defenderme, me dio ua accideute y por eso fue el quedarme sordo y mudo (pero ya hablo y las contusiones no me duelen) Yo estufe hora y media atado, y cuando la fuerza venía en retirada, dos soldados de Lierena que por allí parecieron me vieron y me desataron y m. llevaron al hospital de Melilla. y aili me dijeron si quería me llevaban á Málaga. Me trajeron, y aquí estoy comiendo y bebiendo, y este hospital es bueno. Ha estado á vernos el capitán general de Sevilla, y cuando se ha mai eludo ma ha dado la m ao, y toda la comitiva también. Luego estavo el general gobernador, j me dijo que yo estuve liien en la trinchera y que tema razón para mandar, pues al no haber ninguna clase en la compañía, son loa cornetas los primaros que mandan, y que los soldado que quedaron conmigo tuvieron que obedecerme. i li padre estuvo á verme cuando estaba yo mudo todavía, y no puJe hablarle. Ya sabrán ustedes que uii Data lón ha sufrido macho, que en mi compañía no quedamos eo pie mas que ua sargento, tres cabo y 50 soldados, de 200 que éramos. El día 27 üe Julio es luto para Las Nivas y Arapiles, que íbamos a la vanguardia; sufrimos mucuo, pero especialmente Las Navas. Nada mas por aiiora, y ustedes lo qut quieran de su soorino. que siempre les tie 1 e a la memoria, l taelil. Peña T emiendo que nuestro Ejército aesembar que en Alüuceiuab, y atraídos por ei altuno cañoneo de dicha plaza, han balido todos los santones y fanáticos. DETALLES Y CURIOSIDADES