Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 10 DE AGOSTO D E 1909. EDICIÓN 1. PAG. 6. gran alegría, o sé de qué, pero nos alegrábamos mucho! Mas en seguida, ¡Dios mío, qué sed! hasta entonces no me apercibí de que tenía la boca seea del todo. Y me acordé también de que tenía ya sed al bajar por la otra loma, al comenzar el fuego, al correr... ¡pero no me había fijado en ello hasta ahora. Pero habíamos de seguir adelante. Como algunos jnoros se deslizaban por las chumberas para dispararnos, continuamos nuestra marcha, hostilizándoles, aunque ellos ya MO se defendían tanto. Era lástima que no se defendiesen mejor, porque así no nos hubieran dejado acordarnos de la sed y el alor, que nos atormentaban tanto. Así llegamos cerca de Sidi el Hach. Allí nos esperaban de nuevo, y parece que quisieron resistir. Pero estábamos nosotros ya muy entrenados (esto es frase de un compañero aficionado á la bicicleta) y no se nos paraba tan fácilmente. Aquí tenían ellos trincheras, y las hacen de manera muy parecida á como hacen nuestros llauraors las márgenes de secano. Se repitió lo de antes, el fuego. Y esta vez ya tirábamos y hacíamos como si en toda nuestra vida no hubiésemos hecho otra cosa. Yo mismo me asombraba de lo fácilmente que hacía todas estas cosas, cuando allá en casa un tronaor me parecía que hacía una explosión horrible. Verdad es que el mañsser no explota: canta. Esta vez vi más de cerca á los moros. Como que ya disparábamos observándoles tranquilamente, y hasta llamándonos la atención las cosas raras que hacían. Nuestro empuje fue grande, y nuestros enemigos, viendo que no era posible huir allí, aguardaban impávidos nuestra llegada. Otros los veíamos recoger las bajas presurosos, ponerlas á caballo y escapar entre las revueltas del terreno. También había unos q e venían corriendo, disparaban y se alejaban otra vez, lanzando gritos la mar de raros: parecían monos. Pude observar detalles como éste: moros había que rompían primero con rabia su fusil contra las piedras al vernos cerca; luego quedaban en estasis. Vi á uno alto ¡Che, es que son muy altos! lecio, como da cuarenta años; sa barba reJtrcía de negra; tenía algunas canas n las cienes. Estaba derecho frente á nosotros; había roto su fusil, y quedó mirando al cielo coa los brazos abiertos, casi en cruz, pero un poco altos. Con voz- fuerte hablaba con el cielo, y su discurso tenía no sé qué alegría grande; el nombre de Alá lo oía frecuentemente, y parecía contentísimo por haber alcanzado en aquel instante toda la felicidad posible en esta vida. contando más que determinadas horas de la noche, han tenido que intervenir unos 1.500 hombres, pues además de quitar los rieles y doblarlos se los han llevado. I os tres escuadrones de Húsares le la Princesa destinados á Meíilla marcharán de Madrid mañana en tres trenes que saldrán de la estación del Mediodía á laa dos y veinte de la madrugada, cuatro y cuaI J n o de los primeros trabajos que empren- renta y cinco y once y cuarenta y cinco de derán nuestras tropas es destruir los la mañana. escondrijos del Gurugú y descubrir las miCon estos escuadrones sabido es que van, nas de comunicación que en el monte tie- por haberlo solicitado reiteradamente, los nen hechas los moros y en donde se cobijan ürincioes D. Reniero y D. Felipe de Borbón. á millares, p l general B. Francisco María Borbón g r a c i a s á las señales del globo Vitoria ha hijo del infante D. Enrique, ha reiterav conseguido nuestra artillería destro- do su deseo de ir á Melilla, aunque sea como zar una fábrica de cartuchos que los moros agregado, sin sueldo. tenían cerca del teatro de sus operaciones. El ministro de la Guerra, agradeciendo Este contratiempo les ha causado mucho ofrecimiento, no podido efecto, pues les ha obligado á trasladar la tan patriótico deseo en atención ha elevado á este al fabricación á sitio más lejano, amén de las acceder que tiene, si bien teniendo presente, empleo pérdidas materiales que se les ha ocasio- sus servicios, por si las circunstancias pernado. mitieran utilizarlos. Y a n o s e confia tanto en las apariencias 1 del ministro de Mapacíficas de los cabileños de Mezquita, Cegun maniíestaciones ya el dragado de la riña, ha comenzado pues parece que desde aquella cabila haa bocana de Mar Chica, con lo cual se facilihecho fuego á las parejas de Caballería que tará mucho la entrada de los buques de guerecorren los limites. rra pequeños para apoyar la acción de las tropas. jpn Wad- Ras va un soldado voluntario de Sin emoargo, para asegurar bien la en más de cincuenta años. trada y salida de los buques, se procederá á Es D. Antonio Ruiz Capilla, señor que la mayor brevedad á la construcción de hizo toda la guerra del Norte, ingresando rompeolas, con lo cual llegará á ser uno de como teniente y ascendiendo por méritos de los mejores puertos de África. guerra á teniente coronel, perdiendo más tarde por vicisitudes de la vida la carrera y I a Época ha oído asegurar, sin que respon el grado. da de la exactitud de la noticia, que En su anterior etapa de vida militar sir- después que salga para el teatro de operavió en el batallón de Cazadores de Barbas- ciones el regimiento de la Princesa lo efectro y en los regimientos de Sevilla y Ge- tuará el de Pavía, y que en este caso marrona. chará á Melilla, á ponerse al frente de su La campaña completa de Cuba la hizo brigada S. A. el infante D. Carlos, -quien como soldado del regimiento de Soria. con tanta insistencia ha mostrado sus deHa tomado parte en 200 acciones y tiene seos de ser destinado á campaña 11 cruces de Mérito Militar rojas, una blanca, la- de Isabel la Católica y varias meda- j oy, probablemente, publicarán ia oaceta llas del 74, Alfonso XII, sitio de Bilbao y y el Diario Oficial del Ministerio de la Guerra H áJüas de cierto- QÚcampaña de Cuba. Tsero de- excedentes de cupo del sorte de 1908. üiTHzconde de Sspés i a pedido su incor paiación áJüas. las jmtner osas instancias r f c b i a s la crónica de Meliüa d e nuestro qneri- e do compañero Sx. Sánchez Ocaña publi- últimamente por el ministro de la Guerra solicitando un puesto en el Ejército de cada ayer se cometió un error material. Apareció el apellido Bernai en vez del de operaciones, figuran la del oficial del AyunMelgar, aliiaWarsedelJteroicoJieelio- reali- tamiento de Carriles D. Adolfo Robles Mozado por el que fue capitán del batallón de reno; la del juez municipal de Cesures, coArapiles y ayudante honorario del Rey, don mandante retirado, D. José Sánchez Valera; la del sargento D. Fernando Getino, hijo Ángel Melgar. del teniente coronel de este apellido; la del C 3 u Majestad el Rey; salió en la mañana de médico del regimiento de Caballería de Al 1 ayer en automóvil y fue á Alcalá de fonso XIII D. Francisco Fuentes Marcos, y Henares con el infante D. Fernando, los la del cabo licenciado de Sanidad Militar generales onde del Serrallo y Del Rio, D. Vicente Qanival. La guerrilla voluntaria de Santander marqués de Zarco y conde de Aybar, dirigiéndose directamente al cuartel donde se cuenta ya con cerca de 50 inscriptos. aloja el regimiento de Húsares de la Prin- Denigno Várela, que acaba de llegar a üacesa, que pronto marchará á Melilla y al ragoza, ha telegrafiado al Rey pidiéndoque pertenecen los príncipes D. Reniero y le ingresar voluntario en el batallón Caza D. Felipe de Borbón. dores de Las Navas, de guarnición en MeEl regimiento, formado, recibió á Su Ma- jilla. jestad con los honores correspondientes, y n el cuartel de la Montaña se presentael coronel, Sr. Zabalza, que lo manda, dio ron ayer para sentar plaza, como volmntres vivas al Rey, á España y al Ejército, que fueron contestados con entusiasmo por tarios para combatir en Melilla las perso mas siguientes: los soldados. Fernando Gómez Sánchez, de diez y nueRetirado el estandarte con los honores debidos, conversó el Monarca con la oficia- ve años; Vicente Molina Justa, de veintilidad en el cuarto de bauderas, teniendo fra- trés; Leandro López Morillas, de diez y nueses de gran afecto para los que van á la ve; Francisco Gracia y Gracia, de veinticuatro; Juan de Dios Epifanio, de- veintiuuo; campaña de África. Allí estaba el infante D. Carlos, que man- Manuel Alonso Sánchez, de veintiuno; Jeda l brigada de Húsares, y allí formaron naro Pozo Escudero, de veinticuatro; Sal- con sus compañeros los príncipes D, Renie- vador Martín Arrabor, de veintidós- MaTO y D. Felipe, que forman en las fuerzas nuel- Melquíades- Fernández; de veintinueve; Isidora García- Martín, -de v Í 3i tÍQch V- expedicionarias. Su Majestad regresó á Madrid á las nue- -Le andró Benito Ayllón, de veintidós. Todos ellos han recitado d d ve de la mañana. NOTICIAS DE MADRID DETALLES Y CURIOSIDADES S Según refiere el capitán Gordejuela, que ha observado los movimientos del enemigo desde los globos cautivos, muchos moros se suben á los árboles para tirar dominando el campo. Ha sido apresado un morito de trece años, que se hallaba haciendo el aprendizaje disparando contra nuestros soldados. Se le ha sometido á un interrogatorio, y de sus palabras pudo sacarse en claro que la mortandad que han hecho nuestros cañones en la harca ha sido espantosa. Moros estar muchos muertos- -decía 1 muy zorro, -cañones hacer pedazos, mujeres estar siempre llorando. e confirma que los moros arrancaron durante una sola noche 4.000 metros de vía. Según los técnicos, en esta- operación, no De los corresponsales de los periódicos de Málaga en Mehlla: E m n lili mi un Witiiitiiin i; naraiiimmiT Ei; i! iii mí