Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE. TELÉGRAFO Y TELÉFONO W ESPAÑA EN MARRUECOS DE TODO EL MUN DO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO Y TELEFONO LA CAMPAÑA DE MBLILLA gento y cuatro números cíe Ingenieros, encargados del aparato de señales. El aparato quedó hecho trizas en toda su parte- alta á los primeros disparos, y los Ingenieros, en CRÓNICA pleno fuego, subieron á componerlo. Después, el DE LA CAMPANA sargento deocurrida la muerte del oñaial, los Ingenieros se presentó on v suyos al de Infantería y tornaron parte acti DE NUESTRO COMPAÑERO SEÑOR va en la defensa. Quede registrado el he ho SÁNCHEZ OCAÑA) para honra de los Ingenieros, que, como ya v MSULLV 6. dije, entraron en fuego cuando la retirada n el campamento. trabajan ...Bajo la lona de la puerta, que pro- del 27; vienen en los sitios de más peligro, van y vecta una faja de sombra grata, charlamos te tienen queen el convoy y frecuentemensoltar las herramientas para en la tienda de la plana mayor de un bata- empuñar el fusil. llón. Se ha comido sobre dos cajones vacíos de cartuchería; en una silla de tijera, de es- e l fuego de la artillería. tas de pino con cruzados barrotes, humea la Vemos caer la desde cafetera rusa, alíneanse las tazas en un ta- Allí está, á la puerta tarde tienda, Camellos. de su el geneSblero, acompañadas por tres revólvers, dos ral en jefe, que no 3 llama afectuoso Alrede- i cuadernillos y un manojo departes pisados dor de Marina bullen los- ayudantes y ofi. con un grueso pedrusco; un oficial, sentado ciales y los moros confidentes, que pasan a la moruna, reparte coñac con el tino y la largo rato, extáticos, viendo disparar á la ¡mesura de un boticario que prepara una re ¡ceta venenosa (lo que promueve un conato artillería gruesa. este terrible elemento de I, es entusiasma lúe motín) se alterna el diálogo con el repallevar un Krupp go á los periódicos, que aquí se leen con combate. Querrían poder libre, aunque estar bajo su chilaba (Dios nos avidez, porque es cosa prohibida su venta y tan amigos) Durante largo rato disparan los su pública circulación por los campainen- obuses, y á pocos metros el aire nos aturde tos; es hora de la siesta, y nos rodea un pro- y nos bambolea. El Gato está pegado á una fundo silencio de paz; corre un blando y de las enormes cureñas, y sin necesidad de Sresco remusguillo. gemelos, con sus ojos de águila, aprecia en I, a conversación se salpica con episodios, detalle los efectos. klguien habla del capitán Bernal. El cadáY porque á Iver de este bravo, de este héroe, no ha apa- cada no miente, dice la verdad, los artilleapreciación suya asienten recido aún. ¿Cómo fue la odisea del valien- ros que miran con el largó anteojo y con te capitán de Arapiles? los prismáticos. ¡Santa I, ucía se la conserve, si alguna vez uerte heroica de Bernal. no ha para daño nuestro! Por lo Bernal se hizo cargo del batallón jun- más, elde seres un hombre formidable. deGato to al lavadero, momentos antes... de que el Ayer pidió permiso para disparar un teniente coronel cayese muerto en la forma obús, y disparó tres veces. Miraba muy aten ¿ya conocida. Se llevó Bernal las tres corn- tamente mientras apuntaban. I uego quiso pañías que habían salido del campamento; saber si se había de tirar muy fuerte del puso una á retaguardia; lanzó las otras por que tiró con tal derecha é- izquierda, y materialmente co- disparador. fDijéronle sobre sí, yhierro, y tieímpetu que ué á dar un rriendo, para ganar tiempo, rebasó á la prila mano estropeada. ¡jnera guerrilla y se puso al frente de los sol- nePero el hombre estar satisfecho. Mucho dados que habían desplegado por la iz- contento yo, ¿sabe tú. El y sus amigos- t ¿ros quierda. De este modo subió, blandiendo e l confidentes- -han contado que Sace hace (sable, dando unas voces que enardecían. De días, cuando disparaban los cañones más repente, en el borde del barranco anterior á pequeños, una granada cayó sobre un grulia famosa loma, cayó redondo. por un mulo Fue cuando los moros aparecieron coma po formadode estos cafres y cuatro moros (hablando es lícito el men ¿por encanto detrás de piedras y chumberas, cionar delante los cuadrúpedos) uno de los hicieron un fuego terrible, horroroso, que cuales moros estaba cargando cartuchos. ¿determinó en nuestras filas inevitable con. fusión. Cuando la fuerza subió nuevamente, Añade la referencia que los cinco anima y. con el empuje de otro batallón y el resto les volaron. Amén. j de Werena se llegó hasta la loma, nc f ué I os prisioneros. j posible, ya recoger el cadáver. ¡Un héroe Hasta muy tarde hub algunos tiros Ste Bernal! Dos soldados le oyeron gritar de artillería. Cuando me latiraba, un ofi 1 t al caer: ¡Eslaés la guerra Así se muere por cial llamóme la atención: Alce usted la vismi Espa... ta. En una ventana, más bien dichp, en un vano rectagular del remate del fuerte, vano usticia á otros soldados. ó respiradero que corresponde á un desOtros episodios análogos se recuerdan ván- calabozo, asomaban tres cabezas de ridel día 27. Como es lógico, se comenta tam- f eños. Eran tres de los prisioneros que teñe feién el del blocao. Y se añade algúu detalle mos, y sobie cuyo número y procedencia ue yo desconocía y que es preciso consig- guárdase reserva que yo he de respetar, nar, porque la omisión podría envolver gra- i os tres que vi, y otros, alternativamente, -ve y notoria injusticia. En el fortín estaban se asoman á oir los disparos, y luego miran son los 60 Cazadores de Alfonso XII un sar- á las cumbres y hablan entre sí. Son unos POR CORREO Y POR TELÉGRAFO E salvajes, ó unos inconscientes... ó unos vivos, que saben bien que no hemos de matarlas, y están frescos, tranquilos, comiendo, bebiendo y mirando á todo el mundo con descaro. ¡Bandidos! Dará terminar. I a animación se acentúa entre la tropa, ha. que ha venido ayer de Madrid trae excelente espíritu. Toda la gente arde en deseos de pegar, de hacer carne. I o que se desea es acabar pronto con esta situación de ahora, que nos tiene en alerta constante, sufriendo bajas, causando menos de las que quisiéramos, sin lograr hacer una buena... ¡Anda, que pronto se hará! DETALLESTM Y CURIOSIDADES Se ha dicho, ignoramos con qué f un daiüento, que la división entre la harca ha degenerado en lucha. Algunos contingentes del interior, considerando empresa loca mantener la resistencia, quisieron regresar á sus hogares; pero los partidarios de Chaldy, de ese hombre odioso, emplearon como argumento para disuadirles sus fusiles. Desde la posición avanzada hase oído tiroteo, como si se estuviera librando ua combate en las escabrosidades del Gurugú. IÍOS contingentes llegados como refuerzos vienen en estado lamentable: mal armados y sin recursos. I a mayoría son de los de la porra, de esos salvajes que sólo vienen al saqueo Chaldy está en un café de Nador, asistido por curanderos que no aciertan á curarle. Parece que en el monte que domina du. cho poblado están construyendo trincheras y pozos, en previsión de un ataque. Entre los santones más fanáticos se caeru tan Si Mohammed Kenlich y el cherjf Ahmed Yandain. Ambos, en unión de Mizián, conservan vivo el espíritu de intransigen cia y se multiplican organizando contingentes. En los zocos, agentes pagados relatan episodios de los combates, desfigurando los hechos y ocultando las bajas terribles que han sufrido. T omamos también del citado periódico. En una de tantas contingencias de la lucha se encontraron frente á frente, echados en el suelo y con los fusiles descargados, un moro y un soldado de la brigadadisciplinaria. Comprendiendo, sin duda, ambos 1 a si tuación en que se encontraban, le dijo el español: -Se me han acabado las municiones, y no sé qué esperas en apuntar y matarme. -No- -le contestó el moro, -mátame tü á mí. -No- -íejreplicó el disciplinario; -primero me matís tú á mí, y luego te mataréyo á ti. Así estuvieron largo tiempo inspeccionan dose escrupulosamente los más mínimos movimientos, hasta que apareció otro dls, rama del JRif, de Melilla: M J