Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 7 DE AGOSTO DE t oy. EDICIÓN i. PAu. 9 tobo 4 ejjá mtraldoaes, siendo hostilizado durante desembarco por los moros; la plaza hfeso fuego, efectuándose operación sin novedad, EH el Peñón se nan retirado moros que había á la vista por celebrarse hoy zoco en Beniufraca próximo á la plaza. En posiciones avanzadas, enemigo ha hostilizado en meyor número del ordinario, haciéndonos un lierido. Desde Sidi- Hamet- el Hach se ha cañoneado llanura Nador, donde había núcleos de caballería enemiga. Fuerzas de protección del convoy fueron ligeramente tiroteadas, haciéndonos dos heridos. Hoy no se han hecho observaciones con el globo por impedirlo el tiempo. el 2.0 regimiento montado de Artillería, que manda el coronel marqués de Fuente Santa, y las secciones de Sanidad y de Administración Militar que completan la división Orozco. El próximo día 10 son esperados los regimientos de Wad- Ras y Saboya. El desembarque de las fuerzas ha sido aplazado algunas horas para dar preferencia al material de guerra. El muelle militar está abarrotado de cajas de municiones, de pólvora, de dinamita, etcétera, etc. No se permite á los paisanos acercarse al material ni fumar en el muelle y sus inmediaciones. Ei general Arizón muéstrase incansable, ordenando, disponiendo y activándolos trabajos. La visita que hizo al general Marina el Sr. Orozco prolongóse buen rato; supónese que en tan larga conferencia tratarían exclusivamente de las operaciones. Estas no comenzarán el domingo, como se creía, pues el general Marina quiere que la tropa de la última expedición descanse lo suficiente. En casi todos los batallones continúan los ejercicios tácticos, incluso los ataques y avances nocturnos, pues ya es sabido que éstos se consideran necesarios en la actual campaña. En la orden de la plaza se ha dispuesto que todos los cuerpos estén siempre dispuestos á marchar y que sus individuos tengan completas las dotaciones de cartuchería y una ración de marcha. El otro día, cuando di cuenta del desembarco de los Cazadores de Chiclana, dije que todos sus oficiales llevaban enfundados los sables con vainas de cuero, con arreglo al modelo aprobado. Hoy se ha ordenado que esta medida se haga extensiva á todos los jefes y oficiales del Ejército de operaciones. La orden, como la de la supresión de las cogoteras blancas, tiene por objeto suprimir los puntos brillantes que puedan servir de blanco á los tiradores rífenos. Los batallones de Cazadores aprovechan la tranquilidad del día para practicar ejercicios de tiro. Los Se Arapiles han levantado el campamento y lo han instalado en las proximidades de Rostrogordo. Parece que esto obedece á que ayer, al caer la tarde, se presentaron por aquel sitio, en una ladera, que hay frente al fuerte, algunos grupos á caballo y á pie. Aunque se considera poco probable un ataque, el general Marina ha creído conveniente reforzar la línea. En el Hipódromo se han reemplazado algunos de los cañones antiguos por la nueva batería Saint Chanmond, llegada recientemente de Granada Mí general Marina tenía el propósito de que hoy se hubieran hecho ejercicios de tiro con la batería completa de Schneider Canet, que ha venido directamente del Creusot; pero sólo hay hasta ahora dos piezas totalmente montadas. Por esta razón es posible que se aplacen las pruebas hasta mañana, en que- ya estará lista toda la batería. Los ejercicios de instrucción jr manejo de las piezas se hacen por los soldados con exactitud y presteza verdaderamente admirables. Los jefes están satisfechísimos. Con estos cañones, los artilleros pueden disparar sentados y protegidos por un escudo de acero que resiste una bala de fusil maüsser á 50 metros de distancia. Pueden disparar 20 proyectiles per minuto: granadas rompedoras con balas de trilita, y á 5.000 metros de alcance. Los cañones solamente tienen movimiento en el primer disparo. Los demás se hacen sin que la pieza sufra la más pequeña oscilación. Un freno de arado se clava en tierra como una cuña después del primer disparo, y los sucesivos corren por un soporte como émT, I rtesolazamíeuto. De igual fabricación é idéntico mo deló! se 3 el material que ha traído el segundo regimiento montado, que ha desembarcado esta mañana. Estas fuerzas han aesemparcaao también un magnífico automóvil blindado. CABO DE AGUA V LA RESTINGA MEULUV, 6, 7 T, (uROJVrE. EL DÍA DE A LA EXPECTATIVA MEULLA. 6, 1 J AI. f a nocne ha transcurrido con completa tranquilidad. Por primera vez desde el día 9, el eco de los cañonazos ha dejado de retumbar en las concavidades de los barrancos. Sin el ruido del viento, un fortísimo poniente que desde ayer tarde barre el campo, levantando montañas de polvo y azotando furioso las lonas de los campamentos, se habría podido oir desde la plaza el alerta de los centinelas. Soldados y oficiales- pudieron entregarse confiados á las delicias de mn descanso reparador de que tan necesitados se encontraban. En las avanzadas del campamento del Zoco hubo tm herido, pero fue á consecuencia de n a disparo que hizo un centinela excesivamente previsor, que se echó el fusil á la caracal ver un bulto que se movía entre las sombras y que no respondió al ¡quién viy 1 xron la prontitud q el celo del vique p ilt t d í L herida del l d d gilante pretendía. La h i d d l soldado es en un pie, y, por fortuna, leve. Como ya dije en mi telegrama de anocne, se hicieron ensayos con el reflector. Lo repito porque debo una rectificación. No es en Ia playa, orno equivocadamente dije, donde se ha instalado, sino en el fuerte de Carne 1 líos. Las pruebas fueron breves para no inspirar recelos y no despertar la desconfianza de los moros. Enfocóse algunos barrancos de Mezquita, y presenció la operación mucha gente desde las cercanías de Camellos y desde los barrios exteriores, especialmente desde el torreón. Al clarear el día t e oyeron, como siempre, algunos disparos sueltos que no nos hicieTj j Anoche se procedió á quemar, por orden üel general Marina, dos depósitos de trapos y residuos situados en las afueras, y una vez hecho- esto, quemáronse también algunas casuchas que constituían verdaderos focos infecciosos. Hablando con el general acerca de esto, tue confirmó que está dispuesto á tomar enérgicas medidas de higiene que garanticen la salud al vecindario y á la tropa. Por su parte, el gobernador militar, geueral Arizón, está dispuesto á emprender una activísima campaña de higienización vde los barrios exteriores, que son los que x ás peligros pueden encerrar. -Dícese que en breve se montarán los aparatos necesarios para convertir en potable el agua del mar. Por lo pronto, parece ser que, mientras llegan los aparatos pedidos al extranjero con este objeto, se utilizarán los de los barcos de la Compañía Transatlántica. Además se espera un tren sanitario de desinfección y análisis microbiológico y de alimentos y bebidas MLULLA, 6, 4 T (liitGfíTE, U a a fondeado los transatlánticos San Fia? iciscot Isla de Lusón, coaduciendo A delanta con grandísima rapidez la coxis trucción del embarcadero de Mar Chica. La lancha cañonera que vigila las orillas y los botes de la compañía de mar que remolcan los conyoyes le aprovisionamientos han practicado sondeos para determinar la profundidad, comprobando que si por las márgenes es escasa, en saxnbio por el centro llega en algunos punto á diez y doce metros. Con un buen dragado y bien limpia la entrada del canal podrían sin inconveniente entrar cañoneros de pequeño calado, que serían útilísimos para apoyar las operaciones de tierra y asegurar la comunicación eon la Restinga. Hoy por hoy, sin embargo, tal como está Mar Chica sería aventurado hacerlo sin exponer los barcos á que tropezasen en un bajo. Continuarán, por lo tanto, únicamente las lanchas cañoneras. Ofrecí ayer enviar esta tarde noticias directas de Cabo de Agua, y, en efecto, las he recibido. Hasta ahora hay absoluta tranquilidad, pero se han adoptado grandes precauciones. La mitad de ia fuerza auerme constante mente fuera de las trincheras del campamento, que ha sido reforzado con una doble alambrada y un doble foso. Me aseguran qae esta obra militar es perfecta y de- rip ctísima seguridad. El espíritu del pequeño destacamento allí acampado es excelente y el estado sanitario completamente satisfacforio. Ayer los soldados de las avanzadas apre saron á un moro que se dedicaba á vender reses y empleaba después el dinero en adquirir contrabando de guerrra para revendérselo á los rífenos. Es hermano de uno délos cabecillas más importantes, y en el primer momento confesó que él también había tomado parte en algunos de los combates, aunque luego, al darse cuenta de la gravedad de esta declaración, lo negó rotundamente, haciendo efusivas demostraciones de su amor á España. Sus argucias no le valieron y fue detenido; pero como allí no había manera de tenerle preso, le entregaron al capitán del vapor Sevilla, que pasaba ayer tarde por allí de regreso del Peñón, para que lo traiera á esta piaza. Aprovechando la estancia de este oarco en el puerto, he hablado con algunos de sus tripulantes. Todos confirman mis impresiones de que la situación de Alnucemas no ofrece peligro alguno y está á cubierto de cualquier agresión que quieran intentar los moros. Con su guarnición y su artillería tiene suficiente para resistir el ímpetu de un primer ataque, por considerable que fuese, y si las cosas se complicaran, dada la escasa distancia que hay de Melílla y la activa vigilancia que ejercen en la costa ios barcos de. guerra, el auxilio de éstos sería inmediato y bastante para barrer á cuantos moros intentasen un desembarco, imposible derealizar sin más elementos que débiles cárabos. Cuanto se diga, pues, de peligros en aquella plaza son fantasías y ganas de alarmar á la gente. Es cierto, si, que ios moros, soliviantados por los sucesos del Rif, se muestran hobtiles contra nosotros; pero todas sus d seoo de venganza tienen que limitarse y s l u i tan á tirotear desde Cabo Moiro y IJ 1 ca del Cerro á los barcos que pisan al ni au. de sus fusiles.