Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, P O R CORREO, CABLE. TELÉGRAFO V TELÉFONO t DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE, TELÉGRAFQ k W Y TELEFONO ESPAÑA EN MARRUECOS K: LA CAMPAÑA DE MELILLA POR CORREO Y POR TELÉGRAFO CRÓNICA DE LA CAMPANA DE NUESTRO COMPAÑERO SEÑOR SÁNCHEZ OCAÑA) IKilLlt, 3. I Cigue la expectación. Cada día que transcurre aumenta aqui la expectación. Nos hallamos en ese punto de álgido interés que ha precedido en todas las campañas, breves ó largas, á la salida del general en jeíe cuando va á ponerse al frente de las tropas para una operación def cisiva, acaso para una serie de batallas. Espiamos con avidez los movimientos del ge meral: si sale, si entra, si va al Hipódromo, Si está en Camellos. Nuestros ordenanzas conocen ya nuestra obsesión, y el mío, que es malagueño, de la Caleta, me despierta muy de mañana con las mismas palabras: Efá entrando tal barco. Er genera ao ha dormío en la plctsa, pero etá ahí, en Camellos. Es absolutamente inútil nuestro afán. Por el general no podremos saber nada. Es hombre poco locuaz, que habla afectuoso, pero frío, y con las precisas palabras. Sabe cortar cualquiera habilidad de diálogo que le lleve á contestar lo que no quiere, y si se le hacen insinuaciones claras, entonces, correctamente, pero con acento repuelto, deja al interlocutor pegado ala pared. No queda ni el recurso de sorprenderle an gesto, un destello de la mirada, algo en los ojos ó en la contracción del rostro que trasluzca su pensamiento. Su fama de hombre inconmovible, pétreo, es muy eierta. -Cuando le dijeron que le habían herido mortalmente al ayudante, al capitán Morris, recibió impávido la noticia, sin pestañear. La cosa había ocurrido á pocos metros de él. Ni siquiera volvió la cabeza. ¡Y el pobre Morris era su cariño, su debilidad! mpresioues particulares. Tenemos, pues, que abandonar la espe 1 ranza de saber algo por el cuartel general. Los corresponsales extranjeros, que pidieron sus pases en el momento de desembarcar, y que suponían era esto de la información pan comido, están desconcertados. Se amparan de nosotros y nos siguen como xaagyafes. A mí me ha tocado en suerte un colega de Estockolmo, David Spréagel, del Dageus Nyheter, que me cogió hoy, á primera hora de la mañana, resuelto á ir donde yo fuera, anunciándolo además claramente con ese flemático desenfado que tanto le desconcierta á uno. El hombre querer noticias 0 e las operaciones, y sobre todo mochas notas pintorrescas del soldado español. Habrá que ir á un campamento y repartir unas pesetas y que salga á luz una guitarra, á ver si se satisface. Y ya leeremos la descripción... JPero si el Estado Mayor nada deja traslucir, hay aquí personas sumamente conocedoras de U topografía de la región- -gentes que describen el terreno oalmo á pal- mo, -y á base de sus pareceres y de sus informes podría deducirse cómo ha de ser la operación combinada. Claro es que, ni aun tratándose de hipótesis más ó menos fundadas, debo yo decir nada. pociones necesarias. J Y ahora, para conocimiento del curio so lector, le daré algunos detalles sobre los puntos cercanos al campamento cuyos nombres habrá de ver citados con frecuencia en el curso de esta campaña. Naáor es un poblado de altura, de tierra accidentada y estéril, eon agua escasa; pero es un punto estratégico, porque domina de cerca á las tribus de Barraca y Messana. ka Alcazaba de Zeluán es una llanura fértil en trozos, con agua salobre; pero tiene cerca la huerta del santón de la Puntilla, que tiene agua buena. Domina la llanura de Qaebdana y las tribus de Ulad Ztut. Por liste y Sur enlazad radio de acción con Nador. Por el frente y alrededor, á diez ó doce kilómetros, con el castillo romano en ruinas. En este castillo el terreno es accidentado; pere tiene bastante agua y bastante valor estratégico. Su altura, de 600 á 700 metros, es mayor que la del Atalayón. Domma por la derecha á los Benisicar y Benisidal, y por la izquierda, á los Benibuifrur v las llanuras de Buarg. El Zoco del Had está situado en altura. Tiene agua próxima y es afluencia de caminos de caballería y de veredas. Se halla situado á la derecha del Gurugú, en una prominencia, y separado por el Guad- Dardor (Río de Oro) Domina á Frajana en toda su extensión, las íraccioues de Benisicar, la cabila de Bugafar y las de Benisidal. Es, además, punto de partida para llegar al Oeste de la península de Tres Cabos. Y nada más debo añadir. Advierto preparativos, adivino disposiciones, órdenes que se refieren á la colocación de fuerzas, y hasta deduzco las primeras de éstas que han de salir. No es prudente detallar, no por nada, no porque se dificulte en lo más mínimo el plan, sino porque es preferible, á mi ver, que el lector tenga una idea clara, sencilla, de lo que es el terreno, y no atiborrarle con números, datos y nombres, de todos los cuales sólo obtendría una espantosa confusión. Bastante- larga la he sufrido yo hasta lograr extraer estos datos sencillos, que son como una esencia quimica, como una síntesis apurada de un cúmulo de notas bien comprobadas por amables amigos que pueden dibujar y recorrer á ciegas todo el Ríf. para ayudarles; que en dos combates habían matado más de 2.000 cristianos, y que dentro de algunos días no quedaría uno para contarlo. Nos miraban con aire entre altivo y protector, sin decir una palabra, porque eso no se estila aquí, pero andaban ufanos y contentos. Luego, poco á poco, han ido cambiando las cosas. Un día es la noticia de que cada cabila envía su contingente á la guerra durante siete dias, y que ya hay eabilas que se niegan á mandar gente; otro es que á la cabila de Beni- üriaguel le han matado tres xerifes ó santos de los de mayor renombre; ayer, por rífenos venidos á Tetuán, que han muerto trece shefs de los más prestigiosos... en fin, una de noticias que, conociendo la tendencia de los moros á exagerar las pérdidas del contrario y á disminuir las suyas, nos van enseñando cómo va aquello y cómo va decayendo el ánimo de los ri fc- ños. DETALLES Y CURIOSIDADES p n los periódicos de Málaga vemos algu ñas noticias, nuevas unas, conocidas ya, pero ampliadas otras, de las cuales copiamos las siguientes: Debido á una herida que recioio en el brazo derecho, el soldado del batallón Cazadores de Llerena, núm. ri, Juan Muñoz, en el combate librado el 27 del pasado mes, por no haberlo visto las fuerzas cuando se retiraron del lugar de operaciones, tuvo que quedarse en el campo. Como Dios le dio á entender, puao reiu giarse debajo de una enorme piedra, que dando allí toda la noche. Durante ella vio pasar por su lado miles de moros rebuscando los cartuchos que habían quedado esparcidos por el suelo. Nuestro soldado vio todo esto, esperando con calma que de un momento á otro fuera descubierto por algún moró y diera fin de él; pero, por fortuna, no sucedió así. Amaneció el 28, y Muñoz, además de la pérdida de sangre, se encontró exhausto de fuerzas á causa de no haber probado bocado en todo el día del 27. La descubierta de Caballería que todos los días sale del Hipódromo no pasó por el sitio donde se encontraba el infeliz, y no fue recogido, quedando aún sobre el campo todo aquel día y la noche, hasta que, por fin, la descubierta acertó á pasar por allí; recogió al soldado, y subido á la grupa de un caballo lo llevó al Hipódromo, donde fue convenientemente asistido, siendo más tarde trasladado al hospital de sangre instalado en el teatro Alcántara. estado sanitario de nuestras tropas ex E 1 pedicionanas es admirable, no habién- UNA IMPRESIÓN DE TETUAN a i n querido amigo nuestro que pasa una temporada en Tetuán nos escribe una interesante carta, de la que entresacamos los siguientes párrafos: A fines del mes pasado, las noticias eran estupendas; los rueños habían escrito al Sultán que no enviara ninguna menalla dose registrado hasta ahora más que tres casos de enfermedad, á pesar de haber ya reunidas fuerzas en Melilla en número de 25,000 hombres.