Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
OE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE. TELÉGRAFO Y TELÉFONO W f DE TODO EL MUN DO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO U! 1 Y TELEFONO LOS SUGBSOS D A GUISA DE COMENTARIO or diversos conductos recibimos noticias sueltas de los tristes sucesos de que Barcelona ha sido teatro. Nadie de los que de allí escriben hace otra cosa sino dar re l latos fragmentarios de los horrores que más üe cerca le ha tocado ver; repugnantes episodios de la bacanal de sangre y llamas á que hombres más feroces que fieras se han entregado. El pretexto de una huelga aníigatriótieatneute planteada, y á la que f ué arrastrada, seguramente sin darse cuenca del alcance del acto que realizaba, una gran parte de los obreros barceloneses, fue explotada por revolucionarios sin patria, que gólo perseguían dar satisfacción á bestiales instiutos. Poique sólo eso se ha visto en ese tnoviíniento; ni los amotinados intentaron siquiera apoderarse del Gobierno civil, ni atacaron un cuartel, ni en ellos hubo asomo de perseguir fin alguno político, sino sólo ansia de sangre de gentes indefensas: ha sido una sublevación contra sacerdotes, religiosas, contra iglesias ó mágenes, contra PÍOS, en suma. Se ha elegido el momento en que para defender la patria había salido de Barcelona casi toda la guarnición, dejándola desguarnecida; vil y cobardemente se han asaltado asilos de niños y ancianos, asesinando gacerdotes, ¡qué valentía! quemando iglesias y destrozando imágenes; impíamente Se han profanado cadáveres, palpitantes anos, carbonizados otros; y no bastando para saciar los inmundos instintos de hiena de la canalla que tal hacía, desenterraron monjas en el convento de las Magdalenas para insultar aquellos restos. Y esos mismos valientes, al inten ir saquear é incendiar una iglesia, la de la Virgen del Mar, retrocedieron asustados ante la actitud firme de unos cuantos pescadores que resueltamente se opubieron á la profanación, amenazando á los que lo intentaran con echarlos al mar, Y los mismos valientes, al hallar en los conventos de jesuítas la ffesistencia que los educandos ofrecían, retrocedieron. Y los mismos val entes prorrumpían al ver á las tropas en vivas al Eyército, para que no tiraran, sin comprender que el Jíjército se sentía manchado al oírse vitoreado por tales gentes, y había de responder como cumplía á tales vivas, cual respondió, á tiros; como respondieron los honrados somatenes catalanes, que, contra lo que aquí propalaban insidiosas voces, por f sí solos han reprimido en varios pueblos á los sediciosos, imponiendo el orden. Pasó ya esa horrenda pesadilla y esa Vergüenza nacional, dejando en pos de sí como víctimas los frailes que se dedicaban á la enseñanza y cuidado de niños desvalidos, Jas religiosas que dedican su vida á mitigar dolores de la ancianidad. Y también son víctimas esos niños y estos ancianos, que miran convertidas en ruinas las santas casas donde la candad cristiana los tenia en sus brazos recogidos. Es natural; llevamos años y años dejando que la Escuela Moderna de Ferrer y otras análogas conviertan á sus hombres en fie- i necesaria, prevaleciendo al fin este último ras; que las escuelas llamadas laicas den, no parecer. una enseñanza sin Dios, sino contra Dios; El Sr. Ossorio presentó 5 a dimisión del que se hable un día y otro día de las salucargo de gobernador civil, y del despacho bles matanzas de frailes; que se diga que de los asuntos que quedan á la decisión del sólo son dignos de la horca. Y éste es el re- gobernador después de la resignación del sultado; como fue la simiente, así resulta el mando quedó encargado el Sr. Enciso. fruto. Durante la mañana y la tarde circularon ¿Esquelas ideas avanzadas son esto? Pues noticias respecto á sucesos graves ocurridos entonces, si tal fuera, téngase por seguro en Tarrasa, donde fue incendiado el puente no iban á quedar en España sino dos parti- del ferrocarril, y al tratar de impedir el indos: á un lado, los hombres; al otro, las ñe- cendio fueron heridos el capitán, un tenienras, que no por muy feroces dejan de ser ex- te y un guardia civil. terminadas por el hombre. De Badalona comunicaron que estaba in ¡La libertad... La libertad es una hermo- terceptada la linea férrea y suspendida 1 sa palabra que no puede invocarse para czu- circulación de trenes. zar clases contra clases, para escitar malas Encargado del mando el capitán generai, pasiones, para predicar el asesinato, ni aun D. Luis de Santiago, con las formalidades embozadamente; nadie, nadie tiene derecho de ordenanza, hizo publicar el corresponá invocar la libertad para que se le deje ha- diente bando. cer nada de eso. Los periódicos de la tarde suspenden so publicación. DÍA 27. -La noche fue en Barcelona relativamente tranquila; pero aun cuando el paro creyóse que sería sólo por verntícuatro horas, y así parecía haberse acordado obreros, desde I a nota redactada por los periódicos de por algunos núcleosla huelga se vio contihoras que Barcelona resumiendo los hechos ocu- primeras los pueblos limítrofes iba á nuar. De recibiéronse rridos en aquella ciudad dice así: noticias confusas, pues ai mediodía las coDÍA 26. -Desde primeras horas de la municaciones estaban cortadas, no quedanmadrugada pequeños grupos recorren ta- do expeditas más que las de Francia. lleres, fábricas y núcleos obreros invitando En Villanueva fue cortada la linea férrea al paro general, que dicen acordado como y la telegráfica y la telefónica. Durante manifestación pacifista. la noche, en el Pueblo Nuevo fue incenLa invitación es fácilmente secundada, y diado un edificio que ocupaban los padres escasos los incidentes á que da lugar la ge- Maristas. neralización del paro. Por la mañana, una columna de luíante? A media mañana, la mayoría de los traba- ría, subdividida en secciones, recorrió las jos están paralizados, algunas tiendas tie- Ramblas y el Paralelo y calles comprendi. nen entornadas las puertas, obsérvanse nu- das entre ambas vías, disolviéndose el púmerosos grupos, por ahora en actitud pací- blico á la presencia de las fuerzas. En vafica, entre los cuales se ve muchas mujeres nas calles transversales fueron levantados que ostentan lacitos blancos en el pecho. trozos del pavimento y formados montones Los tranvías siguen circulando, y el ha- de adoquines para dificultar la marcha, cerlos parar da lugar á incidentes y colisio- principalmente á la Caballería. nes entre los huelguistas, la Policía y la En vista de la actitud del público y de la Guardia civil. Frecuentemente se oyen dis- situación de la ciudad, el señor capitán geparos y toques de atención, seguidos de neral publicó un bando previniendo que se nuevos disparos. haría fuego sin previo aviso contra los gru- J Los tranvías son detenidos, unas veces pos que interceptaren la vía pública obstruyendo la vía, otras desenganchando En Gracia, á la entrada de la calle Mayor, el trole. Algunos carruajes sufren desper- grupos de paisanos parapetados en una bafectos. rricada se tirotearon con fuerzas de CabaSegún las referencias oficiales, en las dis- llería; pero al acudir la Intantería con dos tintas colisiones ocurridas hasta las siete de piezas de artillería dispersáronse los que la tarde han resultado dos guardias civiles tiroteaban en todas direcciones. y siete de Seguridad heridos en el Ciot, y En la Central telegráfica y en la teleidníde los huelguistas, tres muertos y varios ca dijeron estar incomunicadas, no quedanheridos do utiuzable más que el cable. En la colisión habida en el Paseo de CoSe inician nuevos incendios con el de la lón, frente á la Capitanía general, heridos iglesia de San Pablo y el del Colegio de un guardia de Seguridad y tres paisanos. los Padres Escolapios de la ronda de San En la calle de Aríbau, vanos de éstos. Y en Antonio. Pueblo Seco, tres paisanos heridos y un A medida que va entrando a nocüe, des agente gravísimo. de los terrados y azoteas se ven surgir nueAl mediodía, en el Gobierno civil, se re- vos focos de fuego, reveladores del incendio unió, ante la gravedad de las circunstan- de iglesias y conventos. cias, la Junta de autoridades. En ella el goAlganas Comunidades han abandonada bernador civil, Sr. Ossono y Gallardo, en- sus residencias, casi todas ellas antes de tregó el mando al capitán general, D. Luis los incendios, y algunas, las menos, miende Santiago. Parece ser que en la reunión tras éstos se inician, invitadas por los misel Sr. Ossorio no consideraba indispensable mos incendiarios, se refugian en algunas la resignación del jnando, y e ¡presidente casas. interino de la Audiencia, Sr. Enciso, ia creía El tiroteo es continuo, auu euando la no- LA NOTA DÉLA PRENSA