Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. LUNES 2 DE AGOSTO DE 1909. EDICIÓN t. PAG. i3. Está prohibido- -añadió- -sacar á escena á un Soberano. Sin embargo, he visto en el escenario de un teatroal Sbab de Persia con nn cuello formado oor papeletas del Monte de Piedad. E 1 censor está fuera de la ley; los preteptos legales no le guian. El mismo lo ha confesado: sus decisiones salpn r ans a Su cerebro, a El jueves próximo, Bernard Shaw y otros autores conocidos continuarán exponiendo su critpríf un pinchazo atravesadísimo. Otro pinchazo, alargando y arqueando el brazo, que resulto perpendicular Sigue desconfiado Peribáñez, y manso el toro, por lo que no hay que decir lo que nos divertimos. Otro intento de puñalada, un pinchazo tendido á paso de banderillas, otro de cualquier modo, otro saliendo empitonado y volteado; un aviso, un pinchazo barrenando y una estocada tendida contraria. Otra estocada, y quedan dos sables en el mismo sitio. Dobla el toro, y hay palmas; no sé á qué. Tercero. Negro entrepelao, escurrkto de carnes y con una contrarrotura. Rondeño da una serie de verónicas que no son de la escuela de Ronda precisamente. Sólo admite dos puyazos, vuelve la cara y es condenado á fuego. El Sordo clava un buen par de las calientes. El Cuco, tras una entrada sin encontrar toro, deja otro regular, y repiten ambos, sobresaliendo el Sordo, que llega y para como los de primera. Con tendencias á la huida estaba el cornúpeto cuando salió el Rondeño, que comenzó valiente y un tanto torpón al dar un ayudado y otros altos. ogida de Rondeño. En conjunto la faena faé valiente, y el Rondeño entró derecho á dar más de media en todo lo alto, y por quedarse en la cara es derrioado y pisoteado sin más consecuencias que un porrazo en la cara y alguna lesión leve en una pierna. Por su pie marchó á la enfermería entre los aplausos del público. Negro, cornidelantero y con una tortícolis muy acentuada. Ostioncito le da tres lances, y cae el aireado toro al tomar el tercero. Ai aceptar la primera vara también cayó, siempre del lado de la libertad. Ocras dos varas tomó después, arrancándose bien, y en la cuarta, que fue de Masenga, cayó éste en peligro, y lo mismo le ocurrió á su compañero Poli, que fue á la enfermería. Este toro ha sido el más bravo y ha tomado cinco puyazos, derribando cuatro veces y dejando uu potro difunto. El Cálido y Salao dejan dos pares y dos medios. ogida de Ostioncito. Cuando salió á matar Ostioncito barbeaba el toro las tablas y parecía dispuesto á defenderse. Sobre tablas le pasa el espada, siendo difícil la faena por el defecto de la tercedura. En una arrancada desarma á Ostioncito y de milagro no se lo lleva por delante. Hay que decir en su honor que estuvo acertado y valiente con el trapo, y en cuanto pudo se metió con más valentía de la que aconsejaba la condición de la res, y al dar una muy buena estocada fue enganchado por el muslo izquierdo, saliendo con la taleguilla rota y, al parecer, con un leve puntazo. Entre aplausos muy justos marchó á la enfermería. lanteras. Pacomio Peribáñez torea de capa, bien al principio y regular después. Orteguita ayuda en la lidia como torero consumado, y los picadores se hacen un lío, cayendo dos juntos con sus respectivas cabalgaduras debajo del 1. El toro es voluntario para tomar seis varas y derribar cuatro veaes, dejando tres caballos para el arrastre. A peticióa del público, Pacomio coge los Negro, Quinto. defensas, bragao, lucero, eon buenas las que tiene algo depalos, y- después ie intentar ItiútíTttrSríte íJ cambio clava un palo caidisiijio al cuarteo por falta de calma. Otro p- ilo suelto, des pues de innecesarias carreras, muy trasefo y caído, y no son aplausos los que escucha. Fresquito y Orteguita completan el ter ció, y el segundo es aplaudidisimo. Pacomio torea con mareado movimiento de pies, y al matar entra el hombre n más verdad que acostumbra para dejar en el lado contrario todo el estoque, hasta la cru 2, y también sacó rota la taleguilla por ei mu lo derecho. Por quedar el sable envainado, fue preciso entrar otra vez, y lo hizo el chico como antes, torciendo el brazo al dar una estoesda cootrarta. Lueg descabelló ó más bíea descordó a la primera. (Palmas abundantes. Cexto. Cárdeno, bragao, coliblanco, largo y con buenas armas. Un muchacho joven, casi uu niño, vestido de blanco y con una pequeñísima blusa azul en las manos, se echa al ruedo, y con inconcebible tranquilidad da cuatre lances, de los que sale ileso milagrosa y afortunadamente. Pacomio llega con el capote y distrae á ls fiera, ante la que el intruso torero quería seguir. El toro éste se muestra voluntario y ae poder con los caballos, derriba á Calero, y Pacomio colea afortunadamente. lluego hay en cada una de las cinco varas su consiguiente caída, y quedan dos caballos de pellejo presente. (Pacomio hizo cinco quites, y se le aplaudió. Parean el Cuco y el Sordo, colocando caaa uno un par muy bueno, especialmente el de Pablo Baos, que paro más que un guardia del Orden. Pacomio sale á matar por estar los dos espadas fuera de combate y encuentra al de Olea con mucho poder. Orteguita y el Sordo ayudan al espa la, que no flega on el trapo todo lo debido, y tías una faena incolora, ineficaz y pesada, da media atravesada por irse y con el clásica encogimiento de brazo. Otro pinchazo; una atravesada; coro de enterradores y descabello ñnal. (Palmas. partes facultativos. El Rondeño tiene contusiones en la nariz y eu la pierna y pie del lado izquierdo. Ostioncito tiene una contusión en la pierna derecha y erosiones en distintas partes del cuerpo. El picador Poli tiene fractura deía clavicula derecha en- su tercio interno. TOROS Y NOVILLOS EN MADRID p o n seis toros de Olea, estoqueados por v Ostioncito, Pacomio Peribáñez y Rondeño, se celebró ayer la cuarta novillada de abono. El calor, sofocante, y la entrada, floja. Hecho el paseo, se da suelta al primero, fle pelo negro, listón, con cara de tener la edad, gordo, feo y un poco veleto. Ostioncito da tres verónicas y en la primera sufre un colada grave. Tras unos cuantos capotazos del primer espada, que tienden á fijar al bicho y lo consiguen, toma éste la primera vara, y derriba al Flanees. Toma tres varas más, y retardó mucho para tomar la quinta, y con cinco por tres porrazos se acabó el tercio, en el que no hizo el de Olea más qué cumplir. Con tendencias á marcharse pasó á palos, -y el Chico del Matadero salió en falso dos veces antes de cuartear un par caído al lado izquierdo. Salao entra muy bien por el derecho, y fue lástima que no clavara más que tm palitroque. El toro echa la cara por ei sueio y se apercibe á la defensa, cortando el terreno, por lo que el chico tarda un rato en entrar, y lo hace tirando un palo. Salao pone un par desigualísimo, y pasa el toro al último tercio con la cabeza suelta y quedado. Ostioncito deja que los capotes dancen nn rato, y comienza con un ayudado, al que Biguen uno alto y otro de pecho. En la segunda serie hay tres pases ceñidos, especialmente el tercero, que es de pecho. El toro se ha transformado, y para la muleta está más suave que en banderillas. Con dos ó tres pases más, en los que vuelve la res á sus vicios, cuadra ésta y entra bien Obíioncito á dar un pinchazo bueno. Seguidamente vuelve á atacar derecho el muchacho y da media superior, con la que Basta. (Muchas palmas. Cegundo. Cárdeno bragao, con buenas ar mas, tuerto del izquierdo y también con el tipo del toro de edad reglamentaria. I a primera vara es de Mazzantmi y solo leve arañazo, del que sale rebrincando el de Oler, Con el caballo teraaao pone el Castizo otro puyazo y sale el toro de huida. Vuelve la cara dos veces y es condenado á fuego. ¡Con este calor! Orteguita y Fresquito salen á correr la pólvora, y en las cnatro veces que llegan á la cumbre del Gurugú colocan siete palos. Un par de Orteguita, el último, fue superior. Cuando salió á matar Peribáñez, el toro buscaba por donde marcharse, y los capotes intervinieron antes que el muchacho comenzara la faena. Esta no tuvo más objeto que abanicar, sin dar castigo alguno, pues Pacomio dejó hacer á todos sin mostrar ese coraje que ea otras tardes ha prodigado. Sufrió una colada, y la faena fue desconfiada en aito grado, para echarse horriblemente íaera al dar EN VISTA ALEGRE novillos de D. tíaatos se jugaSeisron ayer en estaAlanuet De los seis, fueplaza. ron dos fogueados; pero los cuatro restantes no se libraron del suplicio por su bravura, sino por obra y gracia de la casualidad. Todos llegaron á banderillas y á la muerte muy avisados y con ganas de coger. Para que estos toros de media sangre lleguen á los últimos tercios en malas condiciones influye principal tueate lo mal picados que generalmente son y el poco castigo que por esta causa reciben. Alvaradito, en sus dos toros, no lució Jo que otra 3 tardes, sin que esto quiera decir que no gustase su trabajo; pero no dióayer á su toreo el relieve y la visualidad á que nos tiene acostumbrados. Empleó en su pcunero una faeaa de muleta sobria para fijar al enemigo. Entró tres veces á matar, mejor la última vea que ias dos primeras. Puso ai quinto de los lidiados ua gran par de frente, después de una lucida prej ración.