Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 2 DE AGOSTO DE bgr EPfCjOH i. PAG- io, ¡Sea tMil veces enhorabuena, y que prospere el periódico! Los ingresos que tengan ustedes en caja Íes demostrai án el entusiasmo sincero coa que el público premia su labor de ustedes. Quisiera que en rni mano estuviera el convertir en lectores de A B C á todos los españoles. Y no se achiquen ustedes, y como no será esta la única carta que recibirán felicitándoles, proclamen ustedes muy alto el xiunfo. No conozco a ninguno de ustedes, m ustedes á mí. ¿Qué importa? Somos amigos. Su atento s. s. Ensebio Guerrero. 307- 9. CONFERENCIAS p l presidente del Consejo recibió ayer t r de en su domicilio la visita de los ministros de Hacienda y de Instrucción pública, con los que conferenció extensamente. YANQUIS EL DIVORCIO DE HARRY THAW; POR CABLE NUEVA YORK, 1 1 0) 1 o puede decirse que en este segundo proceso á que se ve sometido Harry Repitiendo Jas gracias, séanos permi- Thaw, el matador del arquitecto Scanford tido congratularnos del hecho de haber Whue, le haya acompañado la suerte. Dellegado á vender en Madrid 50.000 ejem- clarado loco, según recordarán los lectores plares, prueba de que al corresponder el de A B C, y recluido eü un Manicomio, sopúblico en forma inusitada á nuestros sa- licitó ser puesto en libertad, y se abrió la crificios comprende que no hay en Europa información necesaria. periódico alguno que por cinco céntimos de su esposa Evelyn ofre ¿ca lo que á diario damos, demostrando noLas declaracionesmás adversas, pues ésta tan podido que no está esta nación tan atrasada cual manifestó que serle no podía dudar de la locura suponen algunos. de su marido, en vista de las amenazas que Y perdónesenos la debilidad de envan- a había dirigido en distintas ocasiones. cernos de este éxito, porque más nos lison- la Al terminar el proceso, con un largo intejea otro á que damos mas precio: el de ver rrogatorio de ThiW, se ha sabido que para nuestras opiniones y juicios compartidos el caso de que se ie concediese la ansiada por el público, que de modo elocuente lo lioertad, su esposa ha anunciado su propódemuestra arrebatando los ejemplares de sito de solicitar el divorcio, fundándose en A B C d e manos de los vendedores. que Harry ha entablado relaciones adulterinas con otra mujer. J MADRID AL DÍA p l domingo fue animado. La gente cogió con gana el domingo y lo empleó en buscar expansiones, de las que estaba necesitado, ¡porque hemos llevado unos, días... Precísame ate ayer las noticias de Melilla no eran para alarmar, y precisamente ayer también hubo noticias de Barcelona, por fin. Noticias del día, eso sí; no de los días anteriores, pero, después de todo, noticias. Agosto se presentó sonriente. Quiera Dios que así continúe. El calor no pasó de 35 granos á la sombra. I a devoción taurina no resultó muy satisfecha. Si se dice que se aburrió, no se ofenderá ni la devoción ni la verdad. Hubo hitle con abundancia en Madrid y en Carabanchel. 1 Llegaron de Melilla algunos oficiales heridos, á quienes se hizo un cariñoso y expresivo recibimiento en la estación del Mediodía. 131 Rey visitó los cuarteles de Legan és. La benemérita prestó un buen servicio deteniendo al autor de un crimen cometido hace unos meses en los alrededores de Madrid. 1 Y nada más; tranquilidad completa. INFORMACIÓN POLÍTICA LO DE BARCELONA l jefe del Gobierno estuvo ayer. t or la mañana, en Palacio. Cuando salió dijo á los periodistas que las noticias d e Melilla y de Barcelona acusaban tranquilidad. El ministro de la Gobernación manifestó por la tarde que el orden se ha restablecido por completo en la capital de Cataluña, en la cual han vuelto á funcionar los servicios municipales y se va encauzando nuevamente la normalidad. En cuanto a la nota oficiosa relatando los sucesos desarrollados, dijo el Sr. La Cierva que hoy ó mañana podra ser facilitada á la Prensa, no hab. endose hecho ya pública á E cantea de la necesidad le reunir todos los o ios qva- i 13 icüdccion de la imbuí han 1 a fiesta de los toros, que siempre ha sido tomada en broma, comienza á merecer jue se la tome en serio. Al día siguiente de los domingo y fiestas de guardar, no puede uno desdoblar un periódico sin sentir la impresión de la tragedia. Andan los toreros por el aire, mueren ios toreros de una manera horrible, corre la sangre por esas plazas de Dios. Los telegramas vienen chorreando sangre y barbarie. ¿Cuántas víctimas ha producido el toro en esta temporada? Los heridos son numerosos y los muertos alcanzan una cifra res petabie. Seguramente que en muchas campañas de guerra no ocurren tantas bajas como las que registran los anales de la presente temporada taurina. ¿Y cuá! es la cu! pa... Deben ser numerosos los motivos. Pero la causa principal de esta hecatombe consiste ssguramence en el nuevo sentido qus ha adoptado la tiesta de los toros. Ames era la corrida un algvi excepcional, un algo que se deseaba y qae no siempre se conseguía; las corridas eran menos frecuentes porque había manos dinero y porque abundaban meaos los toreros, y debido á la escasez tenía i las corridas un aire de excepción, casi de leyenda, coa un fondo muy grande de romanticismo. Era el tiempo en que los viajes molestaban macho todavía; en que el espíritu de expectación JOSB M no se había extendido bastante; en que unas cuantas poblaciones monopolizaban la fiesta de los toros. Era el tiein- po en que DB P LAC 1O muchos españoles consideraban al torero En el almuerzo sentó ayer á su mesa el corno á un ser legendario. La época, eti m, Rey á su ayudante honorario el capitán del del romanticismo taurómaco. regimiento Inmemorial del Rey Sr. Carrión. Pero auora cambian las cosas, ü e un espectáculo casi platónico, la fiesta de los toPor la tarde, á las cuatro y media, estuvo ros pasa á convertirse en espectáculo de lu- á despedirse del Monarca el coronel del re cro. El torero, que antes se consideraba giuiiento de Cazadores de María Cristinascomo un individuo aparte, es hoy un caba- destinado tainhién á Malilla. llero que tiene mas de comerciante que de A ias cinco y media fue recibido en alia héroe. Si anüguamente le bastaban uaos aplausos y media docena de OUZ- ÍS, moder- diencia particular por S. M. el Rey el minis namente exige aplausos, pero seguidos de tro de Portugal en esta corte, señor conde di un buen puñado de billetes del Banco. El Tovar. aritr se cu vierte en oficio, ía fiesta se camSu Majestad salió á última hora, en autobia en indaoma, y desde el empresario móvil, para pasear por la Casa de Campo y hasta el matador, pasando por el ganadero, El Pardo, acompañado de los señores ¡uar p touoa sou míos t. ícUüi negociantes n -e cues j Vis ¡a v Q e V BROMAS TRÁGICAS buscan el dinero. Y como circula vt álne ro que antes, como los pueblos crecen, tas comunicaciones aumentan, la sed de diversión alcanza á todas las clases, sucede qae la fiesta de los toros es uno de los negocio. más brillantes. Y aquí tenemos á toóos los españoles bus cando la manera de ser toreros... ¡Ningú n oficio como el de torero! se oye decir por todas partes. En efecto; desde el célebre Guerrita, primer ejemplar del torero comerciante, cada español sueñí con matar toros, enriquecerse y retirarse después á un cortijo como un tranquilo burgués. No hable mos de los muchachos rotos y vagabundos que buscan en los toros el arbitrio de matar el hambre y coronarse con un poco de hon ra; son ouros señoritos, son jóvenes de ca rrera, los que se lanzan á to e ir y son hasta los atnencaaos de Mético... ¡Hasta los yanquis cu entan qu e se están ensayando en e arte de Cuchares! Naturalmente, los llamados son muchos, y pocos los escogidos. Como la demanda es tan crecida, surgen toreros de debajo de las piedras, y todos se lanzan sobre el dinero. Pero vienen los toros, ¡y realizan una trist y macabra selección! El espectáculo de los toros se esta convir tiendo en una porquería Ya no se respira pasión de aplauso ni romanticismo pintoresco; las plazas de toros hue en a lucro y á b jo negocio. Se adivina la obsesión del dinero en los ojos de todos los actores de esa fiesta castiza y tremenda Y la fiesta, que si podía disculparse era por su espíritu de emoción primitiva é inconsciente, ahora no puede perdonarse de ningún modo. Cada torero que cae muerto en la plaza es un pecado de inhumanidad que nos alcanza á todos. Parece que la cuestión na ltegado á aquel máximo punto en que se deban adoptar remedios bien fuertes. Limitar el número de corridas; exigir alguna preparación en los que torean; pedir responsabilidad á los ga naderes, á los empresarios y á los mataie res; poner cierto límite á las exigencias de! público... Algo habrá qu. -h cer. Es a tsord cruzarse de brazos ame un s uce o tan cruel y tan feo. Cruel, por lo que afecta al sentimiento de humanidad, y feo, por! o que se refiere ai sentimiento estético. Porque si duele en el corazón la vista de un bo ubre despanzurrado, no duoe menos a la vista y á la mente la contemplación de un espec tacú o feroz, sangriento, lleno de muecas desagradables. Un torero que vence á la res y qae se vuelve al púolico con una fállente y segura actitud de triunfo es algo bello y legendario c -ae vale la pena de admirarse; pero una plaza convertida en un matadero, donde no se sabe quién ha de morir, si el toro ó el hombre, y en donde no brilla más mierés que el quedar bien para que las contratas aumenten, esto es aigo que cae de lleno en ¡a fealdad y dentro de las atri bucioues de la Guardia civil. nilla uri naiintm 1 un IITH