Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. LUNES i DE AGOSTO DE de sus familias, de heridas recibidas en los últimos combates mantenidos por nuestras tropas con los rífenos. En el andén se encontraban las familias y numerosos amigos de los oficiales cuya llegada estaba anunciada, y que aquéllas x esperaban con la natural ansiedad. A las nueve en punto entró en la estación el expreso de Andalucía, y los que aguar daban vieron asomados á las ventanillas de un coche de primera clase á los vahen tes oficiales, que buscaban entre la multitud á los seres queridos. Los grupos se estrecharon juato al coche citado, del cual descendieron seis oficiales de los batallones de Cazadores de Barbastro, Figueras y Las Navas, algunos de los cuales traen heridas en las piernas, apoyados en el brazo de Jos empleados del tren, que los atendían cariñosamente. Todos vestían el uniforme de camjjaña, y á pesar de los pocos días que han permanecido en Meíilla, traen el rostro tostado por el ardiente sol de África, Dos de ellos, el capitán de Cazadores de Las Navas Sr. Caballero, y, el primer teniente de Cazadores de B arbastro D. Antonio Márquez, llevaban un brazo en cabestrillo; otros, que vienen heridos en las piernas, se sentaron en sillas que les ofreció el amable personal de la es tación para descansar. Entre los recién llegados y sus familias hubo las consiguientes escenas de cariño, que conmovieron á cuantos se hallaban presentes. Los bravos oficiales contestaban a cuantos les preguntaban por las heridas que habían recibido: -No es nada. Esto se curará pronto. L que sentimos es haber tenido que abandonar á nuestros compañeros. Lo que deseamos es volver. El primer teniente de Cazadores de Barbastro D. Antonio Márquez Meler nos refirió algo de la campaña brillante que realizan los soldados que hace poco tiempo salieron de Madrid. Los batallones de Figueras y Barbastro fueron á prestar servicio de custodia de un convoy en cuanto desembarcaron en Melilla, como es sabido, luchando heroicamente aquel día. Al salir los oficiales heridos de la estación, cuantos se encontraban en aquel sitio saludaron con cariño á los heroicos soldados que acaban de verter su sangre generosa por la patria. I. PAQ. y. La pólvora procede de Alhucemas, de íibricaeión indígena, pólvora parda, de esCasa potencia á distancias superiores á 800 metros. La tribu árabe de BeniBuyagi y la sedentaria de Beni- Urtag iel son las dos que mayor número de hombres han suministrado á la harca, y son también tas que mayores bajas han sufrido. Los muertos de BeniBuyagi pasan de 400, de los cuales cien eran notables, cuyos cadáveres han recibido sepultura en la tribu. El número de heridos es considerable. t Bem- Buyagi no quiere volver á la harca, y dice á M Talza que retorne ella primero, pues no está ella dispuesta á quedarse sin gente por defender un territorio que no es el suyo. Beni- Uríaguel oculta cuidadosamente las bajas que ha sufrido para no sembrar el desaliento. Los notables de esta cabila, que tantos favores deben á España, son de los más ingratos. Nuestra nación evitó que el pre ¿endiente la exterminara, y ahora se revuelve contra ella con marcada saña. No se comprueba la muerte del Hach imar de M Talza, Su hijo y 50 caides principales han sucumbido en la 1 ucha. De los tres jefes de la harca, sólo Amar toma una parte en los combates. Chaldy permanece al frente de los 300 jinetes que constituyen la caballería, dispuesto siempre á ganar el camino bajo del Atalayen. Mezian preside las juntas que á diario se celebran en la Mezquita Blanca, situada en las faldas orientales del Gurugú. Son hombres prudentes, que hacen que ¿us adeptos propalen la conveniencia de que no entren en fuego, argumentando que su muerte sería la disolución de la harca. Beni- Tuzin ha sufrido dolorosas pérdidas. Estos salvajes cabileños, los más salvajes leí Rif, han sido los primeros en asal ar las posiciones y los que con más arrojo luchan en los combates. Quebdana ha enviado un pequeño contingente de diez hombres por fracción, temiendo represalias; pero sigue por ahora afecta á España, cual lo demuestra la tranquilidad que reina en Cabo de Agua y en la Restinga. Todas las confidencias están conformes en afirmar que la harca ha sufrido enormes pérdidas, ascendiendo los muertos á 1.200 y siendo los heridos en número incalculable. iEn todas las casas reina la desolación. Todas lloran a muerte de algún miembro de la familia. La mayor parte de los heridos mueren por falta de asistencia y de medios de curación. La artillería ha hecho verdaderos estragos. Los promotores üe la revuelta siguen con amenazas, predicando en los zocos la guerra; pero la realidad va imponiéndose, y muchos comprenden lo estéril de la resistencia. j Los primeros contingentes traían abundantes municiones y dinero. Los que ahora llegan apenas disponen de recursos para mantenerse dos ó tres días. Las tribus de Guelaya proporcionan una guardia permanente de 500 hombres, diseminados por el Gurugú, que son los que casi á mansalva nos causan las bajas que lamentamos estos días. A primera hora de la noche, mejor dicho, en cuanto fue de noche, empezó á divisarse algunas pequeñas hogueras hacia la yemaas de Fabraia, Ulad Sidi- Busid y Serarga. Por su extraña situación y su poca intensidad llamaron al principio bastante la atención; pero luego se supo que eran los poblados incendiados por la tarde por las granadas que disparó la batería montada en la importantísima operación contra el observatorio, de que di cuenta ayer. Esta operación ha sido el tema principal de todas las conversaciones, tanto en la plaza como en el campamento, reconociéndose unánimemente que ha constituido un golpe de grandísima habilidad y de mucüísima importancia para nosotros, no sólo por el número enorme de bajas que los moros deben de haber sufrido, sino porque entre ellos estaban los mejores tiradores del Rif. oras prisioneras. Al hacerse ayer uua requisa á la descubierta por la región de los Bani- esar, se encontraron unos soldados españoles con unos paquetes de cartuchos, y escondida detrás de unas piedras, una mora vieja, á la cual hicieron prisionera, conduciéndola hasta la segunda caseta. Interrogada, dijo que ios moros habían tenido muchos muertos y heridos, entre ellos de los principales. La harca se ocupa en reunirse y fortín carse. Los soldados dieron de comer á ia mora, y ésta dijo que se hallaba en el sitio en que la encontraron ocupada en recoger ganado que se le había escapado. Al cabo de un rato la vendaron los ojos y la pusieron en libertad á distancia de la posición avanzada. Otros soldados del regimiento de MelilIa que formaban parte de la columna protectora de un. convoy encontraron también dos moras en la puerta de otra casucha. Los soldados penetraron hasta el corral, y al registrarlo para reconocer si había víveres y municiones salió de dentro de un tonel, donde estaba escondido, un moro ar- 1 mado con una gumía. Antes de que pudiera acometer, uno de los soldados le descargó dos machetazos en la cabeza y le mató. La vivienda fue destruida y las moras traídas prisioneras al campamento, donde fueron puestas en libertad. MEI. 1 LL I 1 0 K. OFICÍALES HERIDOS EN MADRID i a estación del Mediodía se eneontraba animadísima en las primeras horas de la mañana de ayer. Se había tenido noticia de la llegada de varios oficiales de los batallones de Cazadores que salieron hace poco de Madrid, y que volvían á ia corte pata curarse, al lado Warias noticias. Han A LA EXPECTATIVA lago las dosdesembarcado del Joaquín Pitcompañías de Ingenieros telegrafistas y de Ferrocarriles que se esperaMELILLÁ, 1, 1 H. (RECIBIDO EN ESTA REDACCIÓN Á LAS 8 ban para proseguir la construcción de la preparativos. vía férrea y del teléfono hasta el Atalayón. Esta mañana se relevarán las fuerzas de Empezarán á trabajar inmediatamente. los puestos avanzados y se reorganizarán los Se espera al Almirante Lobo con más made la segunda caseta, volviendo á Sidi Musa terial de Artillería. el segundo batallón de África. Han fondeado el vapor Siglo, de Almería, Al anochecer se han instalado en el fuer- y un vapor inglés procedente de Gibraltar te de Camellos los dos reflectores que han En el hospital han fallecido dos soldados traído los ingenieros con motor de gasolina. y otro moro amigo de España, que fue tam El general Marina presenció la operación. bien herido en los combates del 27. Existía el propósito de haberlos probado Ayer circularon rumores de que nuestro anoche mismo, pero salió la luna, una es- amigo el Gato había desaparecido de la plapléndida luna llena, que iluminaba todo el za; unos decían que para sumarse á los enecampo, y no hubo más remedio que aplazar migos, y otros que para ir en busca del Rolas pruebas para mejor ocasión. s ghi á darle cuenta personalmente del estaEs posible también, aunque no seguro, do actual de los acontecimientos. Una y que hoy se eleven los globos militares. otra versión me parecieron tan poco veroDurante toda la tarde ha continuado el símiles que no quise hacerme eco de nindesembarco de hombres y pertrechos. guna hasta comprobar personalmente lo Del Alfonso XII han desembarcado 1.600 que hubiera de cierto. hombres, y del Cataluña 959 y 157 mulos, Y, en efecto, el Galo no sólo continúa á material de Artillería, ganado y un escua- nuestro servicio, sino que, como más conodrón, perteneciente á la brigada del campo cedor del terreno, esta mañana ha salido de Gibraltar. con un grupo de jinetes á realizar una exDe Oran ha traído el castelaceto leña y ploración por las rertientes del Gurugú. azúcar para la Administración Militar. Una sección de Caballería se situó en la EL D 1 ADE AYER.