Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO i. B DE AGOSTO DE 1909. EDICIÓN 1. P G 7. Un soldado, que los moros acababan de quemar. Suponiendo lógicamente que pudiera haber más heridos, decidió reconocer personalmente todos lps lugares inmediatos. Bu feíecto, apenas había dado unos cuantos pasos, sorprendió á un moro que estaba rematando á un soldado. El cabo se arrojó sobre él, le arrebató la gumía y se la hundió en la garganta. Después llamó á unos compañeros para que le ayudasen á transportar al herido al campamento, recogió la gumía y el remington del moro muerto y se los entregó á su teniente coronel, que á su vez los remitió al general Marina. 1 os aprovisionamientos. Esta mañana, á las doce, se ha enviado, como de costumbre, á las posiciones avanzadas un convoy de víveres y agua, protegido por una columna de Infantería y Una sección de Artillería de montaña. La expedición se llevó á cabo, tanto á la lida como á la vuelta, con completa felicidad. A La columna de Infantería que la escoltaba, una vez de regreso, hizo una amplia exploración á la descubierta, encontrando en el fondo de una ocultísima hendedura una Casucha de piedra con gran cantidad de cereales y varias cajas de municiones tnaüsSer, que fueron traídas al campamento. ¿os soldados dicen que en toda la descubierta no vieron un solo moro. La sección de Artillería de montaña que acompañaba aja columna emplazó las piezas sobre una pequeña loma, y después de arrasar la casucha, que. como es de suponer, quedó en cinco minutos hecha escombros, se dedicó á incendiar y destruir una sene de pequeñas viviendas que desde allí se divisaban y que se supone que eran otros tantos depósitos de municiones y de víveres. Este movimiento déla Infantería no tenía más objeto que entretener la atención del enemigo hasta la hora del relevo de sus tiradores en el consabido observatorio y de atraer sobre aquel punto estratégico el mayor número posible de combatientes. A las cinco en punto de la tarde salió del campamento una batería montada de tiro rápido, de nueve centímetros, que emplazó los cuatro cañones en carga acelerada y en avanzada hacia el campamento del Zoca. Los batallones de Cazadores abriéronse entonces en ángulo obtuso, cuyo vértice descansaba en las mismas trincheras del campamento, y los dos lados se esparcieron en guerrillas, cubriéndose con las sinuosidades del terreno. Como se había supuesto lógicamente, los moros, desconcertados ante este extraño movimiento, cuyo objetivo no acertaban sin duda á comprender, se aglomeraron en una gran masa sobre su observatorio, preparados á romper el fuego de fusilería. Antes de que tuvieran tiempo de realizarlo, las cuatro piezas de la batería de montaña empezaron á vomitar granadas sobre ellos, tan simultáneas, que en meaos de diez minutos colocaron cincuenta y tan precisas, que al tercer disparo los apuntadores tenían la puntería rectificada y ni una sola de las restantes dejó de dar en el blaneo. Presencié la operación desde el pie de la batería, y aseguro que fue un espectáculo verdaderamente maravilloso. Con los gemelos de campo veía perfectísimamente cómo las granadas caían en medio de los rífenos, que saltaban como demonios. Las piedras volaban entre llamaradas de fuego como en el cráter de un volcán. Fue la agresión tan inopinada y las granadas tan certeras y tan precisas, que los moros que no volaron con el parapeto hechos pedazos salieron atropellandose, despavoridos, locos. A las siete de la tarde se replegaron al Zoco los dos batallones de Cazadores, recogiendo á su paso á la charanga y entrando formados en él al son de la música. Labatería montada regresó al Hipódromo. Los obuses del Fuerte Camellos y los cañones grandes del Numancia cooperaron eficazmente á la operación, que, como digo, resultó admirable, sin causarnos una sola baja y sm fallar en una línea al plan que previamente se había combinado. vtras noticias. Espérase mañana la llegada de más personal de ingenieros de ferrocarriles para emprender inmediatamente las obras dé continuación de la vía férrea hasta el Atalayón, para tener de este modo completamente asegurado todo el servicio de aprovisionamientos, que hoy sólo puede hacerse por tren hasta la segunda caseta. Es prebable que al mismo tiempo se tienda un hilo telefónico que enlace con este último punto. Ha fallecido en el hospital uno de los soldados heridos. Los demás mejoran. Me dicen que uu soldado ha matado esta tarde en el campamento á un moro que fingiéndose amigo de España se dedicaba á robar á los soldados todos los cartuchos maüsser que podía. Pareee que se le encontró en una bolsa que llevaba oculta bajo el jaique más de doscientos. No sé si será verdad; pero tratándose de esta gentuza todo me parece posible. Continúa la tranquilidad en todo el campo. Las impresiones son cada vez más optimistas. Todas las referencias que llegan á la plaza están de acuerdo en que la harca está atravesando una situación verdaderamente difícil. La- 1 íí) df los cari s de las tribus in 50 teriores, convencidos de que la continuación de la guerra no les reporta ningún beneficio práctico, y, por el contrario, cada día son más duras ¡as- represalias de los españoles, están decididos á marcharse con los contingentes que les quedan, siendo inútiles todos los esfuerzos que para retenerlos realizan los santones y los jefes de Guelaya. Hay quien asegura que la disolución de la harca sólo es cosa de días. Sin embargo, conviene acoger estos rumores con mucha reserva, porque también es posible que tras ellos se esconda algún nuevo plan de sorpresa y emboscada. TELEGRAMA. OFICIAL p n Gobernación nos fue facilitado ayer el siguiente telegrama: ÍMELILLA, 30, g N, E 1 comandante en jefe á ministro de la Guerra. E ¡día de hoy ha transcurrido con tranquilidad, llegando convoy de agua y víveres á posiciones avanzadas sin ser hostilizado. Desde segunda caseta, Hipódromo y fuerte Camellos se han batido con artillería cañadas del Gurugú, donde, según confiden- cías, se ocultaba la harca, contribuyendo también al bombardeo desde la bahía el guardacostas JSlumancia. Un soldado Ingenieros que trabajaba en reparación vía fue levemente herido. Díceme gobernador Peñón que á pesar tranquilidad aparente, en santuario Sin Jach Jaín, en junta jefes Beniarragal, Bocoya y Tufiet preparan con reserva ataque plaza. Gobernador citado manifiesta también que vapor correo Sevilla ha sido tiroteado, sin novedad. O in embargo, la operación verdaderamen te importante de hoy se realizó un poco después, á las cinco de la tarde, cerca de nuestras últimas posiciones, con un resultado admirable y sm tener que lamentar ni una sola baja. -He aquí lo ocurrido: Los oficiales de las columnas exploradoras, en virtud de confidencias de los moros amigos, habían descubierto con los gemelos de campaña un magnífico punto de observación que los moros tenían establecido en féebdana, entre el primero y segundo barranco, estos malditos barrancos que tantas bajas nos tienen causadas. Eu ese punto de mira, que es una admirabie posición estratégica, la harca tenía situados los mejores tiradores rífenos, los cuales ejercían una constante vigilancia sobre nuestras tropas, descubriendo nuestros menores movimientos y apercibidos siempre á la defensa. E 1 general Marina supo por confidencias, Comprobadas después por propias observaciones, que todos los días, entre cuatro y media y cinco de la tarde, tenía lugar el relevo de estos tiradores rífenos. El general se propaso, aprovechando estas circunstancias, dar un golpe á la harca que le dejara imborrable recuerdo. A este fin situóse en los lavaderos de miHeral de la Compañía africana, donde na establecido el cuartel general, desde donde ordenó que estuvieran preparados la batería de obuses recientemente emplazada en el fuerte Camellos y los cañones de quince centímetros del Numancia, estos últimos para disparar á distancia de 1.500 metros. Dos batallones de Cazadores recibieron orden de salir al campo para maniobrar desde una llanura inmediata hasta las primer l C la e l G ú. LOS MORO 3 BOMBARDEADOS DIVERSAS NOTICIAS TELEGRÁFICAS i. SANTANDER, 3 l 4 T, LJ an llegadojde muchos pueblos de la pro l vincia, sin ser llamados, los soldados que se hallaban con licencias en sus casas, y se han presentado á las autoridades diciendo que han leído en los periódicos el llamamiento y venían á incorporarse, Los jefes han elogiado eonducta tan noble y patriótica. i a Cruz Roja ha adquirido mantas y tiert das de campaña, y repuesto los boti quines de campaña, hallándose preparada la ambulancia para marchar al primer aviso adonde se le ordene Se compone de un comisario jefe, tres médicos, tres oficiales, dos practicantes, tres sargentos y cuarenta camilleros perfectamente instruidos. A diario hacen servicios de prácticas y marcha. Han acordado, además, abrir una suscripción y entregar los productos de ella á las familias de los reservistas. Con ese fin se ha reunido t ambién la Junta de señoras en el Gobierno civil y Ti celebrado una conferencia con el gobern dor, tomando acuerdos. LAB PALMAS, 3 1 IX T, I a Prensa, al dar noticia de que la oficiali dad de las milicias de Canarias se ha ofrecido al ministro de la Guerra para ir 1 voluntarios á Melilla, recuerda que la gloi nosa institución siempre acudió á servir á la patria en los momentos de peligro, sobra todo en las guerras con Marruecos Por lo que se refiere á los sucesos de Barcelona, todos los periódicos rebosan patriotismo y reflejan el sentimiento unánime del pueblo canario.