Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 3o DE JULIO DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. diez mil. Costó la vitaría trezientos españoles que murieron. Empresas como ésta han menester, para asegurar en lo posible su buen resultado, todo lo que sesaben los técnicos, y ademas, 1 os hidalgos pobres descendientes de ca- tres cosas: fe, fe y fe. F e y más fe en que sas ricas solían endulzar los tristes pen- nuestra raza no ha dejado de ser la que era samientüD que les sugería su pobreza, repa- cuando, después de arrojar de toda España sándolas ejecutorias de sus antepasados y á los moros, tratándolos como á lobos feroleyendo en eilas, una vez más sobre mu- ces (moreznos llamábamos á sus hijos) íbachas, el rdmirable relato de sus hazañas. mos á África á quitarles sus fortalezas y ciuAsí, con stnerecer de sus progenitores lo dades, gritando alegres: ¿Son muchos? Tanmenos posibie, perseveraban eu la virtud, to mejor: ¡á más moros, más ganancia! cobraban ¿ñuño para seguir resistiendo los Quien se amilana, se tiene por perdido; y rudos embdtes de la mala fortuna, y, en sus qu- en se tiene por- perdido, lo está de headentros, cambiaban ios altivos motes de cho. Cobardes ó malvados- -y no sé cuál de sus escu os de armas por este otro de no entrambas cosas sea peor- -son aquellos los menos v: or moral: Pobreza, mas no vi- que en circunstancias como as presentes inleza tentan retraer á nuestros soldados, siempre Esto mismo, muíaíz s mutandis, suele ocu- modelos de bizarría, del cumplimiento de rriruie cuando desdichas presentes afligen su deber, y viles y traidores á su patria los mi espíritu: acudo entonces, como ios hidal- que hipócritamente, para lograr tal propógos veníaos á menos, á los añejos pergami- sito, hacen su propaganda entre las mujenos familiares, á los polvorientos libros de r es. Contra éstos no parecerá exagerada á nuestra historia nacional, y, embebido en su los buenos españoles ninguna medida de lectura, ha. lo el lenitivo que los dolores del rigor, por muy dura que sea. alma necesitan, y afirmo la fe que de ella se ¿Acobardar á nuestros soldados? ¿Amen ne iba ausentando, y reivindico ia casi per- guar siquiera su. entusiasmo bélico porque dida confianza en lo porvenir. algunos de ellos tienen hijos... -También A este bien probado recurso apelé ayer, los tenían muchos de los soldados de antadespués de haber leído diversos periódi- ño, é iban imperturbables á pelear con los cos y de haber lamentado entre mí que la moros, con nuestros enemigos dé siempre, política, que, como dicen, no tiene entrañas, á la mágica voz de ¡Santiago, y á ellos! las pterda tal cual vez hasta el extremo de Y aún hacían más que dejarse atrás s u s estimar: o todo preferible ¡todo! á que sigan hijos: para adiestrarlos, solían llevarlos á gobernando los hombres ael actual gabine- pelear apenas pasaban de la infancia á la te. Páreme perplejo ante la estantería de adolescencia. ¿Por quién pensarán mis lecmis libros y pronto me resolví á sacar uno tores que entre yo en ganas, años ha, de leer deterrs. 11 ado: la Historia de la vida y hechos con algún pormenor el relato del asalto y del mperador Garios V, de fray Prudencio de toma de Trípoli. Por la reí. reacia que de Sandoval, obra por muchos estilos recomen- ellos hizo en 1533 mí paisano Fr. Francisco dable. ¿Que por qué escogí ésta y no otr de Osuna, maestro de Santa Teresa de J e Porque acabado de pasar el día de Santiago, sús: ¡él, hijo del alcaide de Archidona Diepatrón de España, vínoseme á la memoria go de Villaseñor, le acompañó (occulatissiel recuerdo de una de nuestras mayores vic- mus testis sum, dice) en aquella gloriosa jortorias sobre los moros, ganada en tal día nada, no teniendo más de trece añosl DEL ANTAÑO GLORIOSO palabras, y tal vez por ser aún republicano consciente no me asusten las ideas, porque veo en la República el germen- de todos los progresos. Pero si me habéis estudiado en mis esfuerzos, habréis observado que en mí las ideas se presentan por su aspecto posible y realizible Yo soy un hombre de realización, y en ese sentido está orientada mi vida. Aludiendo á los desórdenes promovidos cuando la huelga de los funcionarlos de Correos, declaró: Lo que queremos antes que nada, es gobernar. Queremos prestamente mantener intactas las prerrogativas gubernamentales, queremos que cada cosa y que los hombres también, estén en su sitio. Con una frase hábil dio al olvido su pasado revolucionario, sin renegar de él, diciendo al referirse á su elevación al poder: En mí se ha hecho, no diré que otro hombre pero si un hombre adaptado á su función. Declarándose enemigo de toda persecución y enamorado de la libertad, recon oció el derecho que todos los ciudadanos tienen á manifestar libremente su pensamiento, para el cual ofreció una gran telerancia, pero sin que esto implique un paso atrás del Gobierno en las leyes laicas Mr. Briand acabó pidiendo á la Cámara un voto de confianza paia cumplir el programa expuesto sin violencia, pero sin debilidad. Seguidamente, por 306 votos contra 46, fuá aprobada una orden del día declarando que la Cámara confía en que el Gobierna será intérprete fiel de la mayoría republicana. Acto seguido, Mr. Briand subió á la tri- buna y leyó el decreto clausurando es a legislatura. PA ÍS, 2 9 9 v como éste: el recuerdo du asalto y torna de í r í p o h en 1510, notabilísima hazaña cuyo relato había yo leído más de una vez en la termosa obra del buen benedictino. E ¡famoso capitán Pedro Navarro, conde de d i v e t o después de conquistar envidiable faina en Italia, como ingeniero y como Soldado, y después de ganar en poco mas de un año, con aplauso y asombro de su patria y de su rey D. Fernando el Católico, el Peñón de la Gomera, Mazalquivir, Oran y Bujía, todo ello no sin grandes matanzas en la morisma, acudió con su flota y en ella catorce mil hombres, para tomar a Trípoli. Amaneció la flota- -dice Sandoval- -una legua passada de Trípol, día de Santiago deste año de mil y quinientos y diez, porque con la obscuridad de la noche habían perdido el desemoarcadero, por mucho desc u i d o de los pilotos: y assí, mientras volvieron á ganar esta legua tuvieron lugar de armarse ios de Trípol y salieron á impedir la desembarcación... Cornencjó luego eí combate, y á las ouze se les dio can rezio assalto, que subieron muchos por escalas encima de los muros, y se arrojaron dentro (si bien íran altas las paredes) por las picas, y sin ellas. Pelearon por las calles con los moros, canto, que descansaban á ratos, y murieran todos los españoles si tardaran poco mas en abrir las puertas. Los de dentro m uaron algunos, y descalabraron muchos con piedras y fuego que ian jiron desde los muros, y en las calles mataron más de ciento. Como el Conde entró, no pudieron sufrir la carga que les dieron, y assi se retiraron, unos á la Mezquita gran Je, y otros á unos cubos de la cerca, y el Xeque al AlcóCaDa, donde s e mostraron anunosos y se defendieron hasta que anocheció: y á esta hora entraron los esoañoiet ¿r im. ic. -i en ella, y mataron ai p n i eí ímpetu dos mil personas... Murieron os, y nay quien d a FRANCISCO RODRÍGUEZ MARÍN, POLÍTICA FRANCESA EL GABINETE DE MR. BR 1 AND POR TELÉGRAFO PARÍS, 29, 10 M. en general, acoge con La Prensa, favorables la declaracióncomentarios ministerial leída por Mr. Briand en la Cámara, donde la mayoría de los diputados aplaudieron después al nuevo jefe del Gobierno al contestar éste á las interpelaciones de Mr. Zaferre, Zanraine y Benvist. En el citado documento, algo rojo y lleno de buenos propósitos, como todos los de su género, se ofrece continuar la obra laica y social de los anteriores Gabinetes, ultimar la aprobación de proyectos tan importantes como el del impuesto sobre la renta y el de la reforma electoral, y por lo que se refiere á las necesidades materiales del país se anuncian proyectos sobre la autonomía de los puertos, sobre la maquinaria agrícola, cuya económica fabricación se ha de fomentar y, finalmente, sobre ia construcción de canales de riego. En los discursos contestando á las interpelaciones, Briand confirmó la fama de orador y dialéctico que tantos triunfos le ha valido en este Parlamento. Evitando el tratar de sus antecedentes radicalísimos, ha puesco la República por encima de todo, afirmando que la considera como condición necesaria de la prosperidad nacional y del progreso social. Después de recordar sus trabajos políticos desde 1902, dijo: Es cierto que mi pensamiento es audaz; yo no tengo miedo á las p n el Consejo de ministros celebrado esta mañana en el Elíseo, bajo la presidencia del presidente de la República, Mr. Fallieres, Mr. Pichón dio á conocer el resultado de las negociaciones seguidas con la misión marroquí, y manifestó que había telegrafiado al gobernador general de la Argelia ordenándole que impidiera á los cabiíeños marroquíes que en aquella comarca se hallan con motivo de la siega que regresen armados y en grupos por la parte de la frontera de Melilla El ministro de Marina puso á la firma del presidente de la República varios decretos introduciendo importantes reformas en la Administración Central de Marina, relevando de su cargo á todos los directores de la misma y nombrando á otros en su lugar. También puso á la firma del Presidente un decreto nombrando jefe del Esia. do Mayor General de Marina al contraalmirante Marin D Arbel. Monsieur Fallieres firmó otro decreto concediendo indulto parcial á los desertores de la Legión Extranjera condenados hace poco por el Consejo de Guerra de Casablanca, qu ¿dieron motivo al incidente francoaleman. Mañana debutará la companía cómica dirigida por el primer actor Manuel Salvat, de la que forman parte las señoras Quevedo, tíeltran, Bustamante, Díaz, Girón, Mendizábal, Navarro, Roble, Valle, y los Sres. Alfonso, Campos, Carrera, Domingutz, M jares, Navarro, Perrín, María Prado, Renovales y Torres. La función inaugural, como ya anunciamos) será á beneficio de las íamihas de los reservistas, y lo que se recauue se- -Vistas, y lo que se recaude se ingí ró dr l a ilCí- Ír mr Tl flWiPl í íl finí A rá en la suscripción abierta por A B C. Z ARZUELA-