Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ESPAÑA EN MARRUECOS LA CAMPAÑA DE MELILLA unánime de opinión; á saber, que el momento es muy crítico, y el tiempo precioso, y los rífenos daros y obcecados... y el Gurugú, aun en sus primeras estribaciones, I. UNE 3, í 6. que están enfrente de la bahía, muy alto. p o r telégrafo he mandada lo que he podl- Y, claramente, que en el pleito, como se do, lo pie se ha considerado por la au- halla plantéalo, hay que apelar, si no erratoridad militar que podía cursarse. Mis in- mos, 4 quitar el banco. ¡Qwé queréis! No hablo yo por mí. Refieformaciones telegráficas han sido las recogidas en el carnj. amento, en el cuartel general, ro, reproduzno, traslado lo que aquí todo el en el hospital de sangre; estas últimas áe mundo siente y dice. Yo no tengo otro mérito que ser veraz. Ni otro deber primordial labios de los oficiales y soldados. Aquí, cuatro líneas con impresiones de la tampoco. Nadie quiere la campaña larga, eostosa, inacabable. Porque ao se quiere eso plaza. Deseo consignar aigo que aclarará al lee- se demanda lo otro. Acabar presto y bien. tor la redacción de muchos telegramas no- Aun con ayudas de contrabandos- ya haticieros y le dirá cómo es cierta la afirma- blaremos también de eso, señores míos! -ción que una y otra vez en nuestras refe- los salvajes del Rtf no pueden sostenerse meses y meses mas que de esta forma; esrencias habrá de incluirse. Cuando se dice que la plaza, el pobiaio, tando solamente nosotros á la defensiva, casi presencia la acción, ó la presencia en siendo su blanco, para que nos tiroteen á extensa zona, y cómo el teatra de la lucha mansalva desde los altos y nos diezmen un está á la misma puerta de los barrios, no se día y otro día en su campaña- guerrillera de expresa una hipérbole, una frase que luego montaraces, que trepan con loa pies desnuse ha de estimar en términos estrictamente dos por las peñas. ¡Guerra, no! ¡Escarmienrelativos. Es que, en verdad, la plaz asiste ta rápido, decisivo, sí! Permítaseme estamy asistirá en tanto los combates se e. n jeñen par aqueúos adverbios de Maura, con toda en las proximidades de la línea, á ¡a marcha el alma, por supuesto, que na es esta ocasión de tomar nada á chanza: rápidamente y resultado de la operación. Las cartas que en las redacciones, en los radicalmente, brutalmente. Círculos, en cuarteles, en mi. es de hogares se consultan, y el mismo plana general de V ahora, sépase y conste mi férvida praMarruecos, copia de la edición del Estado- testa de ser, antes que nada, an desdi Mayor, no ofrecen á nuestras ojos el con- chado sentimental. Con lo cual he dicho junto realmente proporcional, Clara es que que soy más enemigo que muchas gentes distancias y separaciones están marcadas délos horrores de la campaña. Puedo decon la exactitud matemática de grados y cirla á plena conciencia porque los acabo minutos- y segundos sobre ana escala redu- de conocer. Y porque los vi, porque np puede ser que cida. Fero en la perspectiva visual difiere enormemente el difettja a lo plástica á lo eso se prolongue, porque no puede ser que tangióle. Fenómeno de, óptica, resaltado de España tolere la imposición y el rimen de perspectiva es éste que tenemos el deberde que los moros asesinen- á, nuestros bermano olvidar cuando se trata de parajes altos, nos, por eso- hay que decir claro, -sin rodeosr montañosos á simplemente cuando el fon- ¡Acabemos á escape y de una vez! Sea ei sado está, cerrada por altas lomas; mas es l a crificio pronto y eficaz. Si hay errores en la, eierto que á todos poc igual EOS acontece. Y acción, y anteriores á la acción pagúense así, cuando se pisa Meítíla- -en u s día de hasta con la vida; políticos y no políticos, fuego, sobre todo, -y desde, el mismo des- quienes sean. Guárdense para ello todas las embarcadero, se advierten á simple vista, energías necesarias; pera no se regateen eon fijos contornos, campamentas, y cuarte- para cortar esta guerra al principio; no se les y fuertes, que tro parece sino que con la regateen para defender á las mismos soldamano se van á tocar, y el Atalayófl, que en dos, para ahorrar vidas, asesinatos, sacrifilos mapas veíamos ta. ii lejos, y que está ahL cios estériles. Porque si no r ¡Dios míoí, esto perfectamente recortada sobre todo liando va á ser una gran vergüenza. se pueden ver como hoy, después del ata F. SANCKEZ- OCAÑA. que nocturno- veía y a coa unos, feotes pris máticos moverse á los soldados, de uno y otro eamaameEto, hasta él monte dichor practicaaá la descobteita, se comprende que se diga que. la plaza asiste á la campaña. Aunque en los telegramas s e ha hecte. Constar con elartdad, no es ocioso repetir rvteo naevo combate, tnny daro, coma el que estos, ataques sobre menudear, van del día 23, y que nos ha costado sensimostrando los aumentos del harca, de las bles pérdidas, peco no, felizmente, la de barcas más bien dicho, qae sen dos, y ade- nuestras posiciones, demuestra que los momás de rendir á nuestros hombres coa in- ros, dándose cuenta de la situación á que tentos de asalto casi diario, pueden, ser ¡a nos referíamos en nuestra última impresión, base, lo estás ya siendo, de una concentra- arrecias en sos ataques, y qae las fuerzas ción de fanáticos y merodeadores, que de españolas, comprendiendo asimismo la imambos peculiares caracteres go. an estas ri- portancia de su penosa papá, se muestran feños de las cahilas centrales qae ahora vie- 3 ta ¡altura de tas circunstancias. Es indudable que en ayuda de ios, moras nen seducidos por las promesas de fácil asalta y saqueo que les hace él píllete Chau- han llegado contingentes, muy numerosos; Iyr palíete del cual Dso valente, he de fe refineñdo en estas breves impresiones algunos exige pronto, envíos abundantes de tuerzas, episodios, pues aun cuando sos biógrafos en fas cuales parece indispensabíequefigttre no le han. regateado en la lista de malda- la artillería moderna de campada en grao des, aún se me han referido á mí algunas proporción. Y entiéndase bien que al decir inéditas, que es muy justo transcribir para que ei envío urge no significamos con ello, que pasen á la historia del bandidaje ma- ni tnueho- menos, que temamos lleguen los combates que han de seguir librándose alrerroquí. Decía, pues... Decía en pocas palabras lo dedor de Mehlla á ser desventajosos para que estimo indispensable reflejar en eata nuestras armas; sino tan sola que dicha urprimera carta, porque constituye uu estado gencia está justificada por la conveniencia DESDE MELILLA, POR CORREO de evitar bajas en combates que, por su obligada índole, no pueden ser decisivos, pues sólo tienen por objeto ganar tiempo, el tiempo que tarden en llegar las tropas y elementos indisn ¿usables para tomar la ofensiva Ya- lo dijimos ha días: los refuerzos deben enviarse sin regateos, deben ser grandes, pues esa es la manera de que el castigo- sea rápido y tan grande como lo exige la ya larga lista de vidas que nos cuestan los ataques de los rífenos. Frente á esta urgencia nos hallamos con los entorpecimientos y preocupaciones que al Gobierno ocasionan los inconcebibles sucesos de Cataluña, Calahorra y Alcoy, provocados por quienes no son sólo crimínales, sino insensatos, pues que al levantarse contra la guerra, al protestar contra la llam da de los reservistas de unos cuantos batallones, crean una situación que acaso panga al Gobterna en el trance de tener que llamar á las armas á los de toda España. Seria pueril disimular que estamos en momentos muy críticos; pero fuera cobardía indigna creer que España no tiene alientos para sobreponerse á todo. Somos más, muchos más, los españoles que á nuestra patria amamos, que los viles que quieren desgarrarla; somos más, muchos más, los de ánimo sereno que los pusilánimes. Aquellos son anos pacos contra los cuales se alza pujante la indignación de España entera. Y Esgaña entera también, toda la España de las gentes honradas, quiere que, sea coma sea que á costa de cuanto sea preciso, se acuda con presteza en ayuda de los españoles que en África, con su bramtra, su patriotismo y su fortaleza, nos consuelan de la amargura y Ja vergüenza de tos españoles que aquí mamáian, ía historia de te j atna España estera quiere aplastar á éstos. España entera qoiere- correr en auxilio de aqtiélíosi España entera ptde contra esos incendiarias, asestaos deinermes sacerdotes de iníeñees religiosas- qtxs consagran su vida á aliviar los dolores de loa ancianos que recogen castigo tan bestial como sus crímenes. EL COMLBAFE DEL DÍA 3 A pesar de fas noticias ya publicadas so bre el coraSate del día 23 no vacilamos en insertar e 4 interesante retato que de aquella lucha nos- envía poe correo nuestro enviado especial en BfeKBa Sr. Sánchez Ocaña, Dicen así las cuartillas demuestro do compañero: ttdo comBate El combate de ayer fue crudísimo has ta última hora. Desde las Seis de ta tárete el cañoneo fue furioso, tomando parte en él toda la Artillería que ocupaba posiciones, toda la gaste saKá de la plaza, la de lo fetertfisyla oel cañonera Fítmétt qtie llegaba de Chafa riñas. Nuestras tropas se replegaban para situarse en posiciones mas cercanas á los campamentos, pues el general Marina 0 teniendo fuerzas suficientes, na se aveaturaha á pernoctar en posiciones más aítas. L, as moros, como siempre que ven en retirada á nuestras tropas, se arrojaron sobre ellas en grandes masas, sin arredrarles los estragos que les causa ta artillería y poniendo en grave riesgo á las fuerzas aisla das de nuestro Ejército, con las que traba- IMPRESIONES SOBRE LA CAMPABA