Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NIÑERÍAS uy breves palabras para tratar de un asunto de actualidad palpitante. ¡Y tan palpitante! Se nos pide encarecidamente una opinión, y ésta, aun cuando bien conocida de antiguo, no hemos de rehuir consignarla nuevamente. Trátase del BIBERÓN. Son muchas las per- uántos hijos tienes, Damián? sonas que temen se haga de moda substituir -Qué sé yo, siñor cura, docs ó catorce. el pecho de la mujer por la tetina de la bote- ¿Pero es posible que no sepsis á punto lla que contenga leche esterilizada. Este mismo temor se ha manifestado pública- fijo los hijos que tienes? mente al crearse las llamadas Gotas de Leche, -Miusté, yo cuento las caballerías, las I,o s fundadores de estos establecimientos cabezas de ganado, las onzas; pero los chibenéficos y al frente de ellos el Dr. Ulecia cos, como nadie me los ha de quitar... y Cardona, han dicho en todos tonos qtie sólo tratan de difundir la lactancia materna, au- Qué guapo tienes al chico. -Y muy listo. Ahí le tiene! No tiene xiliándola. Así lo consignan en letras de á cuai ta en sus dispensarios, y en la actualidad más que ocho meses y ya anda solo. -Como listo, es más el mío, que tiene los médicos de los Consultorios de Bilbao y Sevilla, doctores Revilla y Esteban, han es- doce y sólo quiere que le lleven en brazos. crito muy atinados artículos manifestándo- T ienes una chica muy maja; pero siempre se contrarios á otorgar la exclusiva al bibePROTECCION A LOS NIÑOS La más an la encuentro tristica. rón para la crianza de loa recién nacidos. tigua ins- -Pues, mire usté, por más que la pego no titución de Madrid dedicada á recoger los Así debe ser, en efecto. puedo hacer que se ría. niños recién nacidos expósitos y criarlos á Sólo en circunstancias excepcionales, como son; la imposibilidad absoluta para (Del gracioso libro con caricaturas de sus expensas es la llamada Inclusa, enya criar de las madres ó la carencia de una Gascón titulado Más cuentos batutros, primo- casa central está situada en la calle de Embuena nodriza, puede someterse á un niño, rosamente editado por Beltrán. librería bajadores, 41. Recoge á los hijos habidos fuera de matrimonio, abandonados por sus sin grave perjuicio, á la lactancia artificial. de Fe. madres, admitiendo también los hijos legíLas opiniones particulares son muy respetimos de viudas pobres, tanto de Madrid tables y cada ual es dueño de hacer lo que como de los pueblos de la provincia que enle parezca conveniente, pero debe entendervían las autoridades locales respectivas se que en el caso eitado no es lo mejor. Para facilitar el ingreso, evitando el abanTéngase en cuenta que la leche viva que el estada el pecho de la mujer no se reemplaza con L PELO CORTADO Al visitar el Insti- dono en la calle, existe un torno en Hospital dos nada. Es más; el acto de la lactancia no es tuto de Raquíticos blecimiento y otros en lamás en el calle de Amaniel, sólo la simple suceión de un liquido nutri- de Turín, del cual se ha ocupado anterior- de Mujeres incurables, tivo. La mujer imprime sello característico mente La Madre y el Niño, hable on la inte- número 11, y otro en el Refugio (Corredera al niño que cría; diríase que le infunde algo ligente directora, que lleva veinlitrés años baja de San Pablo, 16) Al ser recibidos, se de su ser. Ello es que cuando la madre sana rigiendo el establecimiento benéfico, de mu- lesgbautiza, si no constara que lo fueron, anolacta á sus hijos higiénicamente, éstos sien- chos detalles de la vida escolar, comenta- tándose la hora y todas las circunstancias ten de por vida la influencia bienhechora de mos el art. 35 del reglamento interior, que del ingreso y poniéndoles una señal que con tan santo amor. El cariño á la buena nodri- prescribe que se corte el pelo á te dos los ni- servan siempre. Si las autoridades son las za es imperecedero. No hay que molestarse ños. Hube de preguntar si hallaba resisten- quí remiten la criatura, debe ir ésta acomcia en la familia, recordando los disgustos pañada de su fe de bautismo ó acta de naen demostrarlo. Además, la madre que cumple su misión que originan en los hogares y en los hospi- cimiento, con las contraseñas que puedan tales aplicar esta medida de buena higiene. servir para la identificación posterior del adquiere vigor y belleza singulares. Na die puede oponerse á que se maternice Mecontestó que sólo ocho ó diez niños aban- niño. Depénae el establecimiento ae la Benefila leche animal y se críen con ella niños donaron el asilo por oponerse los padres á fuertes; pero lo que no puede consentirse ello, pero que en general las mismas madres cencia provincial. Cuidan á los niños Hermanas de la Caridad y se provee á los rees que se llegue á desmatermzar la mujer se- lo piden. Procediendo los niños de familias pobres, cién nacidos de nodrizas que los crian, ya cando sus pechos y acaso su corazón. Bien están en el hogar las inteligentes servido- á pesar de esa medida de policía, de los ba- en el establecimiento, ó fuera de él, perciras que cuiden de los pequefiuelos con celo ños frecuentes que se les daba, de la des- biendo como honorarios dos reales al día. Existe una Junta de señoras encargada sumo; pero que esto no sirva de pretexto infección de locales y de la vig lancia espara que los hrjos pierdan el regazo de la crupulosa del personal, suelen presentarse de vigilar á las amas y á los niños, t a s consmadre, sus besos apasionados, esas ternuras en ocasiones parásitos, y es, por lo tanto, de tantes campañas de la Prensa, que revelaque no se olvidan jamás, cuyo recuerdo en- positiva necesidad practicar con frecuencia ron la mortalidad de niños excesiva, fueron tona el alma y hace comprender más tarde el rapado de las cabezas. Sería temible- -el principal origen de las leyes de protecla diferencia que existe entre las caricias anadia- -el uso de melenas, que constituye ción vigentes. En virtud de ellas, la inspecpuras y honradas y los falsos afectos que la gala y ornato de las testas infantiles. En ción y reglamentación de la lactancia mercon estudiados extremos hacen escépticos y este capítulo ciertas madres no transigen y cenaria en toda España dependen del Condesengañados á los corazones humanos, ávi- prefieren someter á sus hijos á una verda- sejo Superior de Protección á la Infancia, á verlos sanos y dos de afectos sinceros, no de fugaces de- dera esclavitudá las niñas no se ¡eslimpios. bajo la presidencia del ministro de la GoberEspecialmente corta el nación. (leites. á éstas como los niños se Recientemente se ha aprobado la creaQuedamos, pues, en que el maná infantil pelo; pero tantorizos y bucles, á afeminándoción de un Instituto Nacional de Maternohgía debe dallo las madres personalmente. Si les abruma con de espíritu. les de cuerpo y y Puericultura, llamado á prestar verdadese generaliza el procedimiento ymanos ig En los 150 niños del Asilo de Raquíticos, ros servicios, transformando por completo norantes manejasen el biberón, sería osa de recordar la famosa frase del célebre doctor sin contar los 50 de la enfermería sometidos la suerte de los pobres niños. La Inclusa posee un Asilo eji ta calie de Bouchard, quien, horrorizado ante la espan- á tratamiento ortopédico- -decía la directotable mortalidad infantil, origen de la situa- ra, -no he visto un solo caso en que la me- O Donnell, de nueva creación, del cual heción actual de Francia; donde la mujer ha dida aconsejada por el inolvidable doctor mos de ocuparnps, así como de los colegios dejada de sentir anhelos maternales, excla- Gamba, y mantenida severamente por los de Nuestra Señora de la Paz y del Hospicio, mó con voz valiente: Tolerar el bibtrin es demás doctores, haya producido perjuicio donde llevan, respectivamente, á las niña alguno, como pretenden las madies recalci- y niños al cumplir los siete años absolver el infanticidio (Se continuará. Aí (lunadamente, en España estamos aun trantes. lejos del conflicto citado, siquierc la mortalidad sea excesiva en los primer 5 S años. Y las pobres madres que se nos ace can en los Consultorios no nos piden que les quitemos los hijitos de los brazos, sino qu imploran les ayudemos á criarlos. Por ellas y para ellas son nuestras incesantes propagandas. ECOS 1 NFANTI LES f Es de lamentar que las clases elevadas na admitan esta práctica higiénica. Son frecuentes, mucho más frecuentes de lo que se cree, las enfermedades parasitarias, y para su prevención, y claro está que para su tratamiento, es indispensable practicar la limpieza perfecta de la cabeza libre de la mata de pelo, que acalora á las pobres criaturas, especialmente en la época estival. En las clases menesterosas, las cabezas de los niños son focos de suciedad enfermiza, ya que, por desgracia, ni se les baña ni se les lava. -E 1 pelo cortado debiera ser, por lo tanto, obligatorio en las escuelas municipales y en los mismos colegios de pago, ¿as madres verdaderamente inteligentes y cuidadosas son las primeras en poner en práctica esta regla de policía higiénica. GUIA BENÉFICA DE MADRID E ARTE DE CUIDAR A LOS NIÑOS