Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES ¿8 DE JULIO P E 1909: EDICIÓN i. PAG. 10. I a nota oficiosa dice así: Los sucesos desarrollados ea la provincia de Barcelona revisten tal gravedad, que el Gobierno ha acordado suspender las garantías constitucionales en dicha provincia y en las limítrofes de Gerona y Tarragona. Los elementos anarquistas y revolucionarios que iniciaron la huelga general, procurando extenderla á varias poblaciones de la provincia, desde los primeros momentos acometieron á la fuerza pública y realizaron toda clase de desmanes y atropellos, cortando todas las comunicaciones ferroviarias y las líneas telegráficas y telefónicas para aislar completamente á Barcelona é impedir la llegada de refuerzos que sofocaran el movimiento sedicioso. En las últimas horas de la tarde de ayer se cortó casi completamente la comunicación con Barcelona y hasta el día de hoy no ha sido restablecida por algunas líneas telegráficas de la península. Han incendiado vagones del ferrocarril; incendiaron un puente en Tarrasa y en la línea de Tarragona han volado otro con dinamita. Hau detenido varios trenes, logrando impedir la entrada y salida de los mismos en Barcelona. En Pueblo Nuevo han asaltado un convento de Marisüas, resultando un hermano muerto y varios heridos. Han levantado barricadas en las calles, habiéndose visto obligada la fuerza pública á hacer uso de las armas en multitud de ocasiones, y las últimas noticias recibidas del capitán general demuestran que al recorrer éste toda la linea de la fuerza en el! Paralelo y Pueblo Nuevo hicieron fuego (sobre dicha autoridad, viéndose precisada á contestar su escolta. Han incendiado la ¡iglesia de San Pablo y las Escuelas Pías de San Antonio. En las calles de Ñapóles y Roger de Flor los revoltosos han deshecho los puentes que hay sobre la vía, haciendo caer los escombros sobre las zanjas, y han atacado la Subdelegación de Pueblo Nuevo, defendiéndola la Guardia civil que en ella se concentró. El número de los detenidos en el día de ayer asciende á 119. Resultaron tres muerto s y 45 heridos de los sediciosos, y dos agentes de Vigilancia, 17 guardias de Seguridad y cuatro guardias civiles heridos. El capitán de la Guardia civil de Tarrasa salió con teniente y siete guardias para conteuer multitud que interceptaba vía férrea y quemaba puente distante un Irilómetro de la estación, y fue agredida dicha fuerza, teniendo que hacer uso de las armas, resultando heridos de bala el teniente en un pie y un guardia en el antebrazo derecho; además resultaron contusos de piedra un sargento, un guardia y el propio capitán. De las colisiones de hoy, que, según noticias, han sido muy numerosas, todavía no se sabe el resultado. El Gobierno, ante Semejantes heehos, ha enviado y enviará cuantos refuerzos sean necesarios para imponer el orden público y reducir á los sediciosos á la obediencia de la ley. p l Gobierno, contando ya en Barcelona con las fuerzas enviadas desde Madrid y Valencia, procurará restablecer rápidamente el orden. Al efecto, se publicará un bando invitando á los vecinos pacíficos á que no abandonen sus domicilios en veinticuatro horas, y en ese plazo se combatirá nuevamente á los jrebeldes. Además coatiene noticias de ayer que rto tienen posible ampliación, porque no ha habido comunicación telefónica ni telegráfica. Las recibidas por correo alcanzan sólo á las ocurrencias del lunes, y son exactamente las mismas, con más palabras, que las de la nota oficiosa, como puede apreciarse por las siguientes líneas: Desde el sábado por la noche comenzó á susurrarse en Barcelona que los. obreros preparaban algo grave para el siguiente día, domingo. Después se supo que la reunión convoeada para el viernes por la Solidaridad obrera, y que había suspendido el gobernador, habíase celebrado clandestinamente, acudiendo delegados de las Sociedades de resistencia y habiéndose acordado comenzar la huelga general el lunes 26, como protesta contra la guerra de Marruecos. Al efecto se constituyó un Comité y fueron enviados delegados á los ceñiros fabriles de pueblos inmediatos. También se practicaron gestiones cerca de los empleados de tranvías, los euales presentaban resistencia para ir á la huelga y no se hallaban organizados en Sociedad. El lunes por la mañana apenas si se notaba que hubiesen sido adoptadas precauciones extraordinarias. Y, sin embargo, á la hora de comenzar el trabajo, numerosos grupos, en los que predominaban las mujeres, recorrieron talleres y fábricas invitando á los obreros á declararse en huelga, y consiguiéndolo en la mayoría de los centros que visitaron, sin que apenas hubiese ni discusiones ni protestas. Varios grupos de obreros exhibían lacitos blancos, cual si éstos fuesen algún acordado distintivo. A las doce de anteayer un grupo iavitó á los industriales de la calle de San Pablo á 1 que cerrase sus tiendas. Algunos de los amotinados nevaban armas. Intervino la Policía y se cruzaron alganos disparos, de los cuales resultaron heridos tres ó cuatro sujetos, uno de ellos ciclista de la Policía. También hubo tumultos en el Paralelo y en la calle del Olmo, resultando en esta última herido de bala el obrero José Duran. Las agresiones á los tranvías fueron varias, hasta que por la tarde dejaron de circular totalmente. La más grave ocurrió en la calle de Bailen, donde los revoltosos incendiaron un coche. Practicáronse muchas detenciones En el Paralelo, centro de los amigos áe Lerroux, es donde era mayor la agitación. Sin embargo, bastó la presencia de algunos soldados para que los grupos se disolvieran. Las agresiones á ios tranvías, con grave daño del material, no continuaron, puesto que éstos se retiraron á ¡as cocheras. De la Barcelonesa salieron tropas de Caballería é Infantería, tomando las calles y plazas afluentes á la plaza de Palacio, donde se halla el obierno civil. En dicha plaza se dieron varias cargas. Donde los sucesos tuvieron por algunos momentos más importancia, fue en el paseo x de Colón, á las cuatro de la tarde. Allí hubo ya que disparar contra los huelguistas, produciendo algunos heridos. Los grupos entonces se disolvieron. Antes de las seis se supo ya que los huelguistas habían cortado la vía férrea que comunica con Madrid, inutilizando algunos postes del telégrafo. Con respecto á Sabadell y Tarrasa súpose que también allí había huelga y tumultos y que no circulaban los trenes por haber sido levantados los rielesd e la línea. Los rieles de tranvías que conducen á pueblos cercanos habían sido levantados te bien en algunos sitios. dades, acordando, á propuesta del presiden- 4 te de la Audiencia, declarar Barcelona en estado de sitio. Asegúrase que el gobernador dijo que él creía bastarse para restablecer el orden, que el capitán general se mos- j tro propicio á asumir el mando, aun cuando, no creía que las circunstancias fuesen muy graves, y que consultado el Gobierno, éste resolvió que la autoridad civil declinase el mando en el capitán general. Más tarde, y con la protección de agen tes de Seguridad con maüsser, logró restabiecerse la circulación de los tranvías Fueron detenidos varios anarquistas Ki jy significados de la localidad. La multitud, como ocurre siempre en Bau celona en estos casos, hacía descender á las personas que ocupaban los carruajes. En Gracia, algunas mujeres arrojaron sobre los guardias utensilios de eocina. B uerou denunciados todos los periódicos que en Barcelona se publican por la maña- Por todo esto reunióse ía Jtrata áe autor? na, incluso El Diario y El Correo Español. Temíase que la huelga alcanzase á las fá bricas de la electricidad y del gas. Y de Badalona se decía que estaba ar diendo un convento de carmelitas. La actitud de la inmensa mayoría del vecindario era de protesta contra tales tu inultos y atropellos y de absoluta confianza eu que la declaración de estado de sitio hará que se restablezca por completo la normalidad. El público fraterniza con las tropas destacadas en las calles, seguro de que sabrán impedir la repetición de tan deplorables alborotos. Los tranvías volcados fueron dos. De Tarragona llegó un regimiento de Infantería para reforzar la guarnición. B ¡ee las demás noticias que comprende a nota oficiosa; incendio de vagones y de un puente en Tarrasa, voladura de otro en la línea de Tarragona, detención de varios trenes, asalto de un convento de Maristas, con muerte de uno de éstos y varios otros heridos; barricadas en las calles y agresiones á la fuerza armada, incendio de la iglesia de San Pablo y de las Escuela Pías de San Antonio, destrucción de los puentes eu las calles de Ñapóles y Roger de Flor, ataque á la Subdelegación de Pueblo Nue vo, defendida por la guardia civil, etc. no se tienen más detalles. Anoche confiaba el GoDierno que mañana quedaráu restablecidas todas las comunicaciones con Barcelona. Manifestó el ministro de la Gobernacióa esta madrugada que á Tarrasa ha llegado un batallón que ha cojisesruido restablecer el orden. Cuando llegaba á Vendrell un tren conduciendo tropas desde Valencia, un grupo de revoltosos intentó levantar los rieles. Se apeó la fuerza, haciendo fuego sobre los sediciosos, de los que resultaron un muerto y varios heridos. El tren militar siguió su marcna sm otro incidente, POR TELÉGRAFO fAwi rt, 7. 11 f. f reemos que la nota oficiosa facilitada por v el Gobierno después del Consejo de mi tíistros celebrado ayer es bastante precisa y, clara para formar juicio sobre la gravedad cíe lo sucesor ocurridos en la ciudad NOTICIAS DÉLOS SUCESOS e n v í o de tropas. En cumplimiento de órdeaes del mu nistro de la Guerra ha salido un tren mili- tar con fuerzas del regimiento de la Cons titución con dirección á Cataluña. Inmenso gentío despidió á los soldados, oyéndose entusiastas vivas á I spafia y al Ejército. VALENtíM, 2 7 y T. A demás de los regimientos de Infantería de Mallorca y de Caballería de Alcántara, esta mañana marcharon á Barcelona 144 guardias civiles. rminr