Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 28 D E JULIO D E igogT EDICIÓN i. PA. G. 7. C e ha dispuesto que cada Sección del mi nisterio de la Guerra mantenga fuera ie las lioras de oficina una guardia compuesta de un jefe y un oficial. soldado 0,75 pesetas, una peseta á los cabos y 2.50 pesetas á los sargentos. Los oficiales fuerou obsequiados con un almuerzo. También hubo para los soldados vino ea abundancia y una cajetilla y un cigarro puro por barba. p l regimiento de León. Es el 38 de línea, y lo manda el bizarro coronel D. Federico Santa Colonia. Los dos batallones que integran el regimiento son mandados por los valerosos tenientes coroneles D. Luis Mayorga y doa Gonzalo Velasco. Comandantes: D. Manuel Burguete y don Salvador Perinat. Capitanes: D. Gonzalo de L ra, D. Manuel Canga Arguelles, D. José áeoane, don Luis Vara, D. Marcos Bazan, D. Tuan Mateo, D. Antonio Tomas, D. Jacinto Jaquetot y D. Rafael de Benito. Tenientes: D Pedro Fernández de Córdoba, D. Luis Cebnán, D. Santiago González, D. José Jiménez, D. Lorenzo Recaj, D. Antonio Villar, D. Nemesio Berrueco. D. Aiberto Guerrero, D. Vicente Anas, D. tínrique Tomás, D. Mariano Ruiz, D Jo é de la Gándara, D Julio Chacel, D. Adolfo Canencia, D. Carlos Noreña, D. Jo- é Lucio, don Joaquín Tórtola, D. José Fontan, D Joaquín Fuentes, D. Eugenio de Miguel, D. Rafael Fontán, D. Fernando de Arguelles. D. Maximino Bertomeu, D. Mariano Capdepón, D. Felipe Martínez, D. Victorino González y D. Manuel Gadea. Entre los expedicionarios va el primer teniente de la Escuela de Guerra, en prácticas con el regimiento de León, D. Antonio Mazarredo. Capellán, D. León Pedro Velilla; médicos, D. Víctor Herrero y D. Enrique Gallardo, y músico mayor, D. José Power. Consta el regimiento, elevado al pie de guerra, de 2.000 plazas, cuya incorporación á filas se verifica con rapidez inusitada. p l comandante Perinat. Es el mas joven de los jefes del regimiento y uno de los más entusiastas. En nombre de un compañero y amigo entregó ajer á nuestro compañero Sonano un billete de cien pesetas, para que, por conducto del director de A B C, se haga llegar al valeroso cabo de Cazadores de Estella que en uno de los últimos combates desarmó á un moro que estaba rematando á uu herido y le dio muerte. El director de A B C cumplirá gustoso el encargo del Sr. Perinat, y su generoso obsequio será enviado hoy mi oio á su destino. p n el café de Madrid. Cuando mayor era la concurrencia en este café de Leganés, el Sr. Perinat obsequió con Champagne y cigarros á todos los soldados que se hallaban en el establecimiento. El entusiasmo de los soldados llegó al delirio, y el espléndido jefe, como todos sus compañeros que se hallaban presentes, fueron vitoreados con férvido entusiasmo. I as ametralladoras. Manda la sección de estas terribles máquinas de guerra el teniente D. Pedro Fernandez de Córdoba. En nuestra presencia se las hizo funcionar y nos explicó su complicado mecanismo el sargento segundo jefe de la sección. El teniente coroael Sr, Mayorga ordeno al referido sargento que nos diese la explicación, demostrando su perfecto conocimiento del arma. I a marcha. La brigada Aguilera saldrá tan pronto como se verifique la tot u íncorpoídtioa ue los reservistas. 11 án p villa dos voluntarlos que acaban de sentar plaza y cuya conducta puede ponerse como ejemplo de patriotismo. Son éstos D. Juan Lorenzo González, persona de desahogada posición, pues vive de sus rentas, y que ha sentado plaza para ir á pelear coa los rifeños, y D Julián Méndez Pascual, redimido á metálico, jefe del personal de las oficinas de la Asociación Mutual Agraria, que también ha ingresado en filas voluntariamente con el mismo deseo qué el anterior. ios voluntarios D Con el regimiento de León LA DIVISIÓN REFORZADA p l tranvía de Leganés. Ocupar un asiento en uno de los coshes que hacen el servicio entre Madrid y Regañes, constituye un problema punto uenos que insoluble, Los coches son tomados por asalto apenas llegan á la Puerta del Sol por una mul: itud abigarrada, en la que se mezclan en fraternal conjunto el jefe, el soldado, el hombre del pueblo y la madre, la esposa ó la hermana de los soldados que muy en breve partirán en dirección á Melilla. Una hora más tarde, si algún entorpecimiento no lo impide, se detiene el coche en la Plaza de la Constitwción de Leganés, y los viajeros, sin distinción de clases, sexos ni edades, se diiigen al cuartel donde se aloja la brigada que manda el general Aguilera, y que forman los regimientos del Rey, nútu. i, y León, núin. 38. p n Regañes, En el pueblo reina desde hace varios lías extraordinaria animación. Animados grupos de militares y paisanos discurren por las angostas y mal barridas calles; los establecimientos de todas clases se ven llenos de militares y paisanos, y en todos los semblantes se pinta la más viva satisfacción. Los infantes del Rey y de León esperan con ansiedad el momento de desembarcar en la plaza de Melilla para demostrar, no sólo á Europa, sino al mundo entero, lo que es y lo que puede la inmortal Infantería españolar Cjn el cuartel. En el vetusto cuartel en que se alojan los citados regimientos reina febril animación. Jefes y oficiales- -valga lo vulgar del concepto- -se multiplican haciendo los últimos preparativos de marcha para que cuando el momento llegue no haya dificultades ni entorpecimientos. A las once de la mañana, y después de comer el primer rancho, se permitió que la tropa saliese á paseo hasta las cuatro de la tarde, en que ambos regimientos tuvieron un par de horas de ejercicio en el campo. legada de fuerzas. Poco después de las once de la mañana llegó la compañía destacada en Ocaña. Fue aquel un momento inenarrable. La oinpañía, al mando de su ilustrado capitán, Sr. Jaquetot, entró enel cuartel cantando el himno del regimiento. La mayoría de los soldados del Rey y de León, que se hallaban en el amplio patio del cuartel, prorrumpieron en un nutrido y ensordecedor aplauso, mezclado con entusiastas vivas á España y al Ejército, que eran unánimemente contestados por todos los presentes. -El capitán Jaquetot y los tenientes de la compañía, Sres. Gándara, Fontar y Tórtola, fueron muy felicitados por sus jefes y compañeros por el brillante estado en que llegaba la tropa á sus órdenes. La salida de Ocaña constituyó un acontecimiento, A las siete de la mañana partió la compañía de su alojamiento, encaminándose á la estación. Piecedíala el Ayuntamiento en pleno, la banda municipal con su bandera y el pueoto en ñuta con banderas. Durante el embarque no cesaron los vivas á España y al Ejército. Por suscripción popular, a la que contribuyó el Municipio de Osaña. se aió á cada p t i los Centros y Circuios militares se co menea con elogio un caso típico, registrado en las oficinas del batallón de Arapiles. Con algún retraso, por causas ajenas á su voluntad, se presento ea aqué las el reservwta M rcos Ruano Lópe casado y con hijos, que, cono es natura! se han quedado en el pueblo al amparo de las buenas almas. Al presentarse dicho soldado, le dijo el comandante que podía volverse á su casa, pues era de los que haa sobrado. -VIi comandante- -respondió el soldado coa entereza, -yo quiero ir á pelear con mis compañero y correr ta suerte del batallón. Yo no me vuelvo á mi pueblo. -iombre, bi no puede ser; si han ido los j us ios. -Pues yo quiero ir á pelear por la patria. Conmovido el jefe, lo llevó a presencia del capuan general, ante quien hizo el soloado idénticas mauifestaeiones. üi capitán general, apreciando en lo que vale el noble rasgo da patriotismo y de vergüenza de Marcos Ruano, orillo las dificultades que había para su incorporación á banderas, y boy esta camino de Mehtia ese valiente y pundonoroso soldado, digno de II m irse español y de que la patria conozca su nombre A conipañado de numeroso personal, el ge nerai marqués de Poiavieja, jefe de la Asamblea suprema de la Cruz Roja española, saldrá hoy de Madrid para Malaga, llevando material abundantísimo y completo para curar a los, heridos en la guerra del Rif. El general permanecerá en Málaga con el personal suficiente para organizar allí los seiviciosjj aaiiarios que sea necesarios poner en practica á la llegada de heridos. El resto del personal irá á Melilla para prestar en aquella plaza los servicios de tan humanitaria institución. La marquesa de Polavieja, acompañada de otras distinguidas damas, irá á Melilla á cooperar a los servicios de la Cruz Roja, llevando auxilios y consuelos á los héroes soldados que pelean por la patria. Merecen un aplauso entusiástico estas no bilísimas señoras. p o r las autoridades militares se ha dis. puesto que se tomen precauciones ea vista de las circunstancias que atravesamos. Al toque de retreta se hallarán en los cuarteles todas las clases, cesando ios permisos que había para permanecer fuera de ellos mas tiempo. NOTICIAS DE M 4 DR 3 D EN FAVOR Dfi LOS RESERVISTAS do primer actor D. Manuel Salvat. Se pondrán en escena, á las nueve y media, el divertidísimo saínete de gran éxito, original de Antonio Cisero, El miserable pii z o. el teatro la ZarEl sábadoladebutará encómica deldeaplaudizuela compañía