Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 2 S DE JULIO DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. 14. los años de una grande y mundana estación veraniega. U 10 de los textos más útiles para ese compendio sería el libro del señor Madrazo, -1 OSPVR A DOR ES En 1848 sólo había en San Sebastián dos alojamientos para el público de veraneantes; eran los dos paradores llamados de Isabel y Real. El Sr. Madrazo fue á aposentarse en al de Isabel. Ai apearse los viajeros, mientras saludan y dan cuenta de su persona, para recoger sus equipajes, á un caballero gordo y colorado, que es el administrador de diligencias que allí tiene la Empresa, ven rodeados por los agraciados muchachos del parador. que cargan con los sacos de no- che y las sombrereras, y por los gallardos mancebos de blusa azul, dependientes del mismo, -que toman por su cuenta los bultos de mayor peso. Los dos paradores, el de Isabel y el Real, Son igualmente magníficos. El viajero duda si ir á uno ó á otro. Los huéspedes encuentran en ellos satisfechas cómoda y hasta espléndidamente todas las condiciones de la vida. El parador Real ha tomado este nombre por haber servido de palacio á las personas reales cuando han visitado San Sebastián La comida, en el de Isabel, se hace en mesa redonda. La sala comedor está sencilla y elegantemente adornada La descripción que el autor hace de la comida en la mesa redonda es uno de los fragmentos más interesantes del libro. En cuanto á la cocina, nada deja que desear al más denodado gastrónomo ¿Por qué para el señor Madrazo el colmo de un gastrónomo, lo supremo, es ser denodado? El libro no puedeser de mayor actua! idade pues aunque se refiere al Sultán Abd- elAziz, el cuadro que en él se traza, referente al estado interior del imperio y á su latente descomposión, al Maghzen y á la corte marroquí, tiene perfecta aplicación á las presentes circunstancias. Están avaloradas las crónicas por haber sido trazadas sobre el terreno, y conservan ese inestimable sello de frescura y de espontaneidad que hacen aún más amena é interesante su lectura. Darío Pérez, en las Dos palabras, con que á manera de prólogo encabeza el libro, dice modestamente que se trata de la obra de un periodista y no de la de un escritor; pero en realidad merece reputarse, como ya decimos, de labor acabada, en la que tanto vale el mérito del contenido como la galanura de la forma. NOTICIAS POR TELÉGRAFO PASATIEMPOS COPIO, COPIAS, COPIARE, POR MELITÓN GONZÁLEZ. presentóse al inspector de Policía dándole parte de que un cuñado suyo, llamado F. M. le había herido en la fábrica del gas. se quedó solo el Sr. Urzáiz plagueando... en los chopos del paseo del C. se observan actos de salvajes, lo cual revela la incuria de los encargados de vigilarnos. CUESTIÓN DEOKTOGRAF 1 A, P O NOV 3 JARQUE. f EMBARCACIÓN O MOVIMIENTO QUE SE ENSEÑA AL CABALLO La solución, mañana. Solución á la intercalación, PA- -TER- -NAL EXTRANJERO Y ESPAÑA ALEMANIA Incendio de una estación. D 2 4 8 M. 5 El Sr. Madrazo, á AS pesar de su entuAS TIENDAS Existen muchas y sober- siasmo, confiesa que la vida se desliza en bias tiendas en San Se- San Sebastián un poco aburrida. Por la mabastián. La más estupenda- -ni que decir ñana, aparte del baño (para quien se bañe) tiene- -es la de Bola. La tienda de Bola en no hay nada que hacer. Por la tarde se va á el ramo de quincallería y bisutería ha ad- paseo; el paseo se hace en una vastísima quindo tan justísima como universal cele- explanada que hay al otro lado de las mubridad. No se cansa el autor de ponderar rallas, saliendo por la Puerta de Tierra, á la la tienda de Bola. Es difícil penetrar en izquierda. Por la noche se cuenta con el ella; más difícil aún llegar al mostrador; recurso del teatro. Lo más distinguido de la pero no debe extrañarse esa dificultad, ni colonia veraniega va al teatro. Allí están la el gentío allí reunido debe dar cuidado á la duquesa de Frías, la condesa de Torrejón, Policía. ¿Quién arriba á San Sebastián el conde de San Antonio, D. Joaquín María sin apresurarse á visitar al Sr. Bola? Sigue Ferrer, con sus graciosas hijas, una de las una descripción maravillosa de la tienda, y cuales tenía á su lado al joven general Ley 5 una semblanza llena de ternura y simpatía merick, con quien se ha casado no hace mude la mujer del Sr. B la, mujer que atrae, cho la condesa de Mendigorria, el geneque seduce, que cautiva ral Oráa, el diputado Sr. Blanco La Toja, Otra tienda de que hay que hacer espe- el Sr. Luzuriaga, etc. etc. Algunas noches se celebra un co ncierto cial mención es la librería de D. Pío Baroja, abuelo de nuestro insigne novelista. La en los salones del Ayuntamiento. Uno de tan provista librería de D. Pío Baroja, de esos conciertos fue á beneficio del niño Mo 1 cuyas acreditadas Prensas han salido edi- nasterio, de ese pequeño Ole Bull español, ciones tan beljas cocno la traducción por que dentro de algunos años eclipsará en el Miñano de la Historia de la Revolución fran- violín las glorias del artista alemán. ¡Los veraneantes que no van al teatro ó al cesa, de Mr. Thiers. Hay también en San Sebastián talleres concierto pasan la noche en el Círculo, rede sastrería, como el de los franceses Bardy unión de amigos, establecido en un espay Dengher, en donde se encargan ropa aun cioso cuarto principal de la Plaza Nueva, algunos de los más elegantes jóvenes de donde hay un gabinete para la lectura de Madrid. El autor cita el caso de un joven periódicos, mesas de billar y de tresillo No quiero dar más extensión á este armuy exigente. Aristarco severo de todos los sastres del mundo, el cual para el taller tículo Una expedición á Guipúzcoa en el verade que nos ocupamos, y donde es muy apre- no de 184.8 es libro encantador: con el encanciado, sólo tiene elogios y admiraciones. to de 10 sencillo y de lo ingenuo. Tiene, aparte de esto, en mil detalles que en una breve nota no se pueden citar, un inestimaC L B A Ñ O El baño tiene aquí- -dice el autor- -cierto colorido de so- ble valor para la historia de una ciudad. lemnidad. Ante todo, hay separación de AZOK 1 N sexos. Guardias civiles muy vigilantes están encargados del cumplimiento de esta ley, que pudiéramos llamar del pudor. Para las señoras no existen bañeros mascu- p L OCASO DE UN SULTÁN El distinguílinos, sino robustas muchachas de tez cur- do periodistida, que sólo en el traje revelan su sexo ta y brillante escritor D. Darío Pérez ha El autor reconoce que esta severidad des- reunido en un volumen, que lleva por título poja al baño de ciertos a icientes Un solo el mismo que encabeza estas líneas, una ómnibus hace el servicio desde la lejana serie de interesantísimas crónicas relativas s lejana) ciud ici uaítala playa. á Marruecos. p s t a tarde se declaró un incendio en la es tación del ferrocarril de Wien- Vekar. La parte central de los edificios, de pisos superiores, y la torre quedaron totalmente destruidas. No ha habido desgracias personales. El fuego lo produjo un cortacircuitos de un cable eléctrico. FRANCIA Nuestros vinos en el extranjero. PARÍS, 2 4 8 N. Oegún los aatos oficiales, la importación de vinos españoles durante el mes de Junio último alcanzó á 28.088 hectolitros. En el mismo mes del año anterior se elevó á 33.170 hectolitros y á 20.518 en Juuio de 1907. INGLATERRA Accidentes marítimos. LONDRES, 1 4 9 N. p l crucero Eknhein ha encallado cerca de la entrada del puerto de Harwach. erca de Portsmouth chocaron también dos torpederos, resultando ambos coa averías de consideración. El Rey Eduardo. LONDRES, 2 4 I 9 K p l Rey ha salido esta tarde para pasar la semana entrante en el campo con el embajador de los Estados Unidos y otras distinguidas personalidades, entre las cuales figuran el embajador de España y su familia. ESPA Marinos alemanes. BILBAO, 2 4 10 H. BIBLIOGRAFÍA procedente de San Sebastián, ha llegado este puerto el crucero alemán Lubek. A bordo del Deutschland se celebra ahora un cotillón, dado en obsequio de las autoridades y de la colonia alemana por el príncipe Enrique de Prusia. Asisten, entre otras personalidades, los comandantes eivil y militar, el alcalde y el comandante de Marina.