Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINqO a 5 DE JULIO DE T 909. EDJCION jyrañana domingo llegará á Valencia el TM presidente del Senado, geaeral Azcáítaga. Él Ateneo Mercantil y una numerosa col i s i ó n de socios, acudirán á la estación para tributar al padre político de D. Tomás Trenor u 1 afectuoso recibimiento, testimonio de consideración y gratitud debidos al lustre hombre público. r o m o oportunamente anuncié, nañana llegarán á Valencia, á bordo de los valores Miramary Bellver, los excursionistas mallorquines que vienen á visitar la Exposición. Se preparan grandes festejos en su honor. 3 E NUESTRO ENVIADO ESPECIAL i. 8 9. A B C EÑ PARÍS PARISINAS El segundo golpe dado con tra ia policía rusa que vive j triunfa en París, no dudarán ustedes que ha sido edificante: JDespués ríe Azeff, este otro señor Harting, ó Landesen, ó Henkelaiann- -porque ya ni el mismo interesado sabe cómo se llama, -ha concluido de desacreditar al honorable Cuerpo de Investigaciones internacionales. El Sr. Harting Landesen- Henkelraann, etcétera, etc. era nada menos que general raso, tenía un despacho muy elegante en el palacio fie la i+ nbajada rusa y cobraba treinta y seis mil francos al año de sueldo fijo y ciento cincuenta ó doscientos mil para gastos de vigilancia. Como estos pobres rusos que en París re iden no se meten con nadie ni hacen nada pecaminoso, el general de la policía se entretenía en inventar complots y colocar bombas que, naturalmente, él descubría antes de estallar... Fl Gobierno ruso estaba loco de contento. Ademas se comía buenamente los sueldos de los policías, porque en el capítulo de gastos secretos de la Embajada rus 1 figuraban 25 agentes que son otros tantos fantasmas. La Policía francesa, por espíritu de solidaridad, no ha querido decir nada ni descubrir los manejos del general ruso hasta que lia salido un compatriota, Wladimiro Bourseff, que se ha propuesto dar un disgusto al 2 ar tirándole la manta. La Prensa francesa, ya habrán ustedes observado que sigue el asunto con verda dero interés. ¿No descubren ustedes la causa? Es muy sencilla, sin embargo... Aquí están deseando perder de vista á todos esos señores policías internacionales, que no hacen más que molestar. Pero á las embajadas no las conviene suprimir tan lucrativo renglón, porque este dinero que figura en los capítulos de? os presupo- -s para gastos de vigilancia suele aplLo í í fines distintos... Cuántos señores qr ¿J ven en el extranjero, y nadie se explica de qué viTen, cobran sus buenos sueldos policíacos! ¡Y cuántos periodistas! Tapa! ¡Tapa! 1 A VENUS NEGRA... Esta Venus no es la que nos retrató Baudelaire... O, si es, ha cambiado mucho, porque en vez de pensar en los cocoteros se ha agarrado al volante, y aqui está en pleno bulevar hiciendo de chauf euse. La ban dado na taxiauto que es el mas nuevo de todos ios alquilones; la han hecho un siniforme á la medida azul celeste- -un color jie casa mny bien con el moremto natufal de su ara, -se ha calado una gorra de plato y ha calido tocando la bocina por estas calles, dispuesta á- npellar al que se descuide. Al principio creíamos que no era negra, y hubo quien sospechó que se daba de betan por las mañanas para llamar la atención del público... Pero no... JE 1 una negra auténtica. negra del Senegafa Abren la marcha los batidores, á los que como cantan en una antigua habanera... Inmediatamente ha contado su historia á siguen coches, con los maceres, el Mumcilos reporten para que la hagan el reclamo, y pío, gobernaior, etc. formando un cortejo les ha dicho que tiene el punto en el ba- larguísimo y vistoso. le var, frente á la rué Le Peletier, y que se Las calles están llenas de gente y los balllama Saukourou, un nombre que no se cones engalanados. sabe lo que significa, pero en cambio es diEn la avenida de Fernández Latorre hay fícü de retener. un magnifico arco, en e que se et. La Sip embargo, es inútil ir á buscar al pun- Cooperativa Militar, al Rey. El gentío se mostró respetuoso, las seño. to á Saukourou, porque la esperáis horas y horas y no viene nunca. Está ocupada... Y ras agitaban los pañuelos y en la plaza de es asombroso, Hace ocio días que la die- la Mmci formaban macaos automóviles que ron el permiso en la Prefectura para entrar después han de marchar en caravana á San en circulación y... todavía no ha matado á tiago. nadie. Los balcones y galerías de la Avenida de Y es que al verla avanzar, hasta los perros los Cantones estaban abarrotados. El Sr. Maura, enseñando unos telegra huyen. mas ecibidos durante el viaje, negó en voz José JUAN CADENAS. alta que hayan sufrido nuestras tropas dePau s, Julio rrota alguna. La cooiiúva marchó por la calle, donde Vi AJE REGIO también había un vistoso arco, en el que SP leía: La Liga de Amigos, al Rey. Se dirigió el Moaarca a la iglesia de San Nicolás, donde por primera vez se canta POR TELÉGRAFO LA C RUNA, 2 4 8 M. Tedeum, que siempre se cauto en la colereparativos. giata. Los trenes llegan atestados de viajero- s. A la iglesia no podía entrarse sino por jl público recorre las calles, reinando en invitación, y una vez terminada la ceremotodas gran animación, nia religiosa m irch irou el Rey y su séquito Ebtá ultimándose el adorno de los edifi- ja la Capitanía general, pasando bajo el arco cios que visitará el Rey. del Ejército, donde se veía la inscripción Las habitaciones regias en la Capitanía Galicia al Rey y lujosísimos trofeos con general son lujosísimas. El comedor del pa- escudos de las Ordenes militares. lacio de la Diputación es espléndido. Ante el edificio Había dos músicas, y las Se extrema la vigilancia. tropas esperaban en el vestíbulo. El i oy, en el salón del trono, dando guarLA COKUÑA, II, 1 T dia los cadetes, recibió al abad de la coie 1 legada á La Coruña. Como el paso del Rey por ésta ha de giata, al clero, jefes de los buques alemaser rapidísimo, enorni; gentío, ávido de de- nes, cónsules de Inglaterra, Francia, Aletalles, invádela estación y sus alrededores. mama, Holanda, Argentina, Méjico, Uru En el andén esperab in las autoridades, el guay, Cuba é Tcalia, ¡a Audiencia ea ple general Ferrándiz, D. G- tbriel Maura, con- no, los generales, jefes y oficiales de la des de San Román, Satrustegui, Zabiria, y guarnición. Bl Rey habló con los cónsules, generales, los diputados y senadores Torre, Gasset, Lombardero, Torres, Montero Villegas, Li- presidente; de las Cá aaras y concraaluiinares, Miranda, Monet, comandante del rante alemán. Después se asoció al balcón, apostadero, almirante y comandantes de los desde el cual saludó al enorme gentío que acorazados alemanes, de uniforme; el Ayun- le a 1 amaba. La masa republicana se ha mostrado distamiento en Corporación con maceros, acompañando al alcalde sólo los nionárqui- cretísima. A las diez de la mañana se trasladó don eos; la Diputación, Cámaras y demás entidades representativas de las fuerzas vivas Alfoaso, siempre entre apiñada multitud, á la Avenida de los Cantones á revistar la cade La Coruña. El vestíoulo estaba artísticamente ador- ravana de automóviles. Al pie dei obelisco dedicado á Linares nado; ea el andén esperaba una compañía de Infantería, con bandera y- música, y eu Rivas se alzaba una tribuna improvisada, el patkfde la estación, un escuadrón ds Ca- rodeada de plantas y cubierta con artístico tollo ballería. iál aspecto de la Avenida era efectivamenLos desmontes y avenidas cercanas estaban ocupados por la muchedumbre, y mu- te esplendido. Aparecía llena de autos de tochas familias distinguidas ocupan automó- dos los modelos, á cuyo frente se ostentaba el esendo de la Reai Asociación Automoviviles. Al entrar el tren, la batería situada eu el lista con tres banderas: ia de España, la de muelle del Este hizo las sai vas de ordenan- Galicia y la de la Sociedad. Ocupaban ios carruajes damas y señoriza y lo mismo los buques alemanes, que estaban empavesados, y ofrecían, con otros tas- de la aristocracia, y ai pasai el Reyjunto á la tribuna se escucharon aplausos, vívapores, un hermoso golpe de vista. El estrepitoso sonar de las sirenas contri- tores y música, dando el conjunto uua nota buía á que resultase más solemne el mo- admirable. Con el Rey vienen los Sres. Boado, conde mento de la llegada del Rey. Este saludó á los representantes extran- del Grove, marqués de la Torrecilla, Gnnda jeros y revistó con el general Aznar las fuer- y San Román. Hará el viaje á Santiago en el coche del zas, felicitándole por el rápido embarque de conde de San Román. la batería que ha marchauo á Meiilla. Han insistido el Rey y el Sr. Maura ea El Sr, Maura saludó también á las autoridades civiles, comisiones del Comercio, que la acción última de Meiilla, aunque dura, ha sido viccoriosa para nuestras arla Industria, Agricultura y Fomento. El alcalde recién nombrado, Sr. Orozco mas. Pedroso, fue presentado por el gobernador, noticias y saludó al Monarca en hombre del pueblo. Antes de la recepción en la Capita- El andéu ofrecía un aspecto imponente. Los vítores y las músicas ensordecían, y la nía, el Rey y los Sres. Maura, Farrán ii ¿y Rovira estuvieron media hora sóios ea el comitiva rompió la marcha difícilmente. J 31 coche regio va ocupado por D. Alfonso despacho leyendo y escribiendo. Después de recibir á las comisiones, el y el alcalde. El capitán general y el coronel del regi- Sr. Maura habló con los presidentes de Us miento de Galicia marchan, a caballo, segui; Cámaras de Comercio, rehusando el h m 2. naje que preparaban en el Ayuntamiento dos de un. escuadrón, EL REY EN GALICIA P