Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 25 DE fULK) DE 1909. EDICIÓN i. PAG. JO. CURIOSIDADES INFLUENCIA DÉLA V) DA EN EL EJERCITO OR TELÉGRAFO BERLÍN, 3 4 6 T. p l Berlwer Tageblatt publica un artículo del coronel Gaedke tratando de la míTíiencia que la vida de las grandes capitafes ejerce sobre la aptitud para el servicio militar. Está probado incontestablemente que la población industrial suministra al Ejército contingentes mucho menos vigorosos que la población rural. El coronel Gaedke hace el resumen de un íolleto publicado recientemente por el doc tor MoriU- Alsberg acerca de este asunto. Según dicho autor, el coeficiente de aptitud para el servicio militar, es dec r, la proporción entre el número de reclutas y el número de individuos útiles para servir en filas, decrece en la actualidad. El coronel Gaedke refuta a aserción, fundándose en qae los departamentos del Norte de Francia y del Paso de Calais, por ejemplo, dan contingentes de soldados que poseen cualidades de vigor y fortaleza no inferiores á las de los de origen campesino. Por o ra parte, existen medios eXcaces ¡de desarrollar las aptitudes físicas; de todo lo cual deduce en conclusión el coronel Gaedke que por hoy no existe motivo para hablar de la degeneración física de los móviles llamados al servicio militar. DE BARCELONA SOBRE EL TERRORISMO i a desorientados de criterio á que me re ferí estriba, á mi juicio, en habernos pasado de listos y en buscar sistemáticamente atribuciones sensacionales, pistas de altura, complicidad de altos personaos ó institutos, absolviendo también por sistema á lo que en todos los demás países, y de una manera normal, suele constituir el origen de Jos atentados. De suerte que para vivir tranquilo en Barcelona y exento de toda investigación, lo más conveniente es ser y llamarse anarqaista. No ha habido hipótesis, por descabellada y paradójica que fuera, que no haya obtenido crédito momentáneo. Según esas hipótesis sucesivas, las bombas han debido proceder de los conventos, de las sacristías, de los cuarteles, del Gobierno civil, de los carlistas, de los catalanistas de alto copete, de los propietarios de la derecha del Ensanche, etc. etc. Alguna concomitancia de los eiemeatos policíacos, alguna explotación inicua de los confidente han prestado cierta apariencia de verosimilitud átales versiones, pronto admitidas por la opinión v ilgar, que gusta de complicar lo sencillo, substituir 10 evidente por lo extraordinario y explicar lo embrollado por medio de lo embrolladísinio. Obscunes per obscunus. I I V ÚLTIMO sajero, Xos! jóvenes que ahora escriben sonetos preciosistas ó cuentos crueles y sádicos, escribían entonces pesimismos nihilistas y diatribas malthusianas, para hacerse los interesantes. El anarqu sta de salón llegó á tener su apoteosis literaria. Así, por ejemplo, el racionalista ó ingeniero krauso- trascendental de la generación de Gloria y Doña lerfecta se convirtió en el Víctor de La de San Quintín, enamorando duquesas agriadas. Fue una moda que tuvo en Barcelona muchos adeptos. Los exquisitos y refinados anarquizaban literariamente, como los proceres enciclopedistas en la Francia dal siglo xvni, por puro platonismo y espíritu de frivolidad, encendían en las galerías y balconajes del piso principal las bengalas de la revolución filosófica, sin advertir que las chispas habían de caer sobre la pólvora almacenada en los sótanos, determinando un supremo estallido. Establecióse, pu ¿s, cierta complicidad literaria, cierto ambiente social propicio á todas las audacias de la redención. La sociedad, co no siempre distraída y ligera, no prestó atención á este fenómeno mientras se estaba desarrollando. Leí en los periódicos el extracto de mítines y conferencias en los cuales, burla burlando, se deslizaban fórmul- is de explosivos; veía abierta en cada calle una escuela, verdadero plantel de jóvenes educados en el odio para la futura destrucción; oía pregonar publicaciones cuyo lenguaje furibundo era una ducha de vitriolo sobre las llagas abiertas; contemplaba en los quioscos una irrupción de sociología al menudeo, editada por periódicos burgueses casi siempre. En suma: dejó abierto el tonel para que bebieran á chorro niños y adultos el fuerte licor, que acabó por subírseles á la cabeza. ¿Cómo 110 explicarse, pues, mu ha parte de lo que ha venido sucediendo? Ei ciclo de la propaganda directa y el de la complicidad literaria y social parece haber acabado pof ahora, ó haberse reducido á prop roiones muy limitadas, casi insignificantes; pero continúan todavía sus efectos. Las clases llamadas directoras incurren coa gran frecuencia en un error, que no me canso de repetir, muy difícil de enmendar des- LOS CRIMINALES IDILIO QUE ACAB EN TRAGEDIA POR TELÉGRAFO FAEÍ 9, 8 4 7 T. n de Lens, llamado U 1 minerodesde hace año y Luis Godry, vivía medio con Adriana Candron, agraciada joven de veitttiún años. Fruto de estos amores aació ua niño el 31 de Mayo último. Diversidades de carácter dieron lugar á frecuentes altercados entre los amantes, llegando Adriana hasta el extremo de lanzar el contenido de un frasco de vitriolo contra la cara de Godry, que sólo recibió ligeras quemaduras. Su compañera fue condicionalniente conde nada á cuatro meses de prisión. A su regreso á Lens, Adriana resolvió vivir sola con su hijo. Instalóse al efecto en casa de un señor Guysgand, proponiéndose no reanudar sus relaciones con Godry. Hoy por la mañana recibió la visita de éste, cuyas súplicas para que volviese á la vida común desoyó en absoluto. Discutiendo el asunto, entraron los antiguos amantes en la taberna de Broutchoux, jefe del Coiri é anarquista. Poco después, Godry, sacando un revólver del bolsillo, disparó contra la joven, qae cayó de rodillas. Godry hizo fuego dos veces más, hiriéndola en la cabeza y en el vientre. Acto seguí do, el asesino se disparó dos tiros en el cráneo, cayendo muerto instantáneamente junto al cuerpo ensangrentado de su víctima. El estado de la infeliz Adriana es gravísimo. Se ha abusado extraordinariamente del cm prodest, inquiriendo móviles arcanos y retorcíaos, como si el móvil del pánico y la alarma no f uese uno de los móviles clásicos de la guerra social, y se ha olvidado antecedeutes soore los cuales será preciso volver algún día. ¿Quien no recuerda el período de ditettan iismo anarquista en nuestra literatura? Parccio entonces un colmo de refinamiento y elegancia de espíritu el jugar con las más peligrosas uto- ias. Ibsen y Gorki, escandm. ívos y ru- os, introdujeron bajo formas Cismáticas y novelescas ese sarampión pa- I anana, lunes, se verificará en el Recreo T de la Castellana el festival artístico popular á beneficio de la Colonia Escolar áe Vacaciones Rema Victoria. El programa será el siguiente: Primera parte. Himio de los Realas Colegios de la Reina Victoria cantado por los alumnos y alumnas de los mismos, algunas de la Escuela Graduada, que dirige la señorita Rincón, y algunos del colegio áe pués: el desprecio dei factor intelectual. No pres- San Isidoro, que dirige el Sr. Frutos. Acompañará al piano y dirigirá la comtan atención mas que á los hechos extenores y materiales, desdeñando el giro de las positora del himo, señora doña Pilar Conideas y las corrientes de la literatura y del teras de Rodríguez, vocal de la Junta del pensamiento. Cuando se dan cuenta de esa Orfanato. Ejercicios atléticoss, por la Socie rá solidaridad entre la atmosfera intelectual de ayer y la catástrofe de hoy, suele ser Gimnástica Española. a) Ejercicios en paralelas por ¡los se tarde para evitarla ó aminoraría. Q unce, veinte, treinta mil personas han cr c lo ea ñ rec López Mateos, Ramal, Martínez, Mamaquella atmósfera y forman un campo de bioaa y n ñ) Martín. b) Boxeo por los Sres. Escobar y Ce cultivo favorable ó para la acción ó para la conformidad pasiva del silencio. Hasta que ballos. a) Estudio melódico de Alaru. la infección quede totalmente reabsorbida, b) Sonámbula (fantasía) por el vioH habrá sitio abonado para el terrorismo. Se objetará que no se ha probado la par- nista de seis años de edad Dámaso Rico L o ticipación de los anarquistas en tales hechos, sada, acompañado al piano por su hermay aun que protestan, repetida y sistemáti- na, la señorita Manuela Rico. Función cinematógrafo. camente, cada vez que ocurren. Diráse tamSegunda parte. Coros. bién que diversos procesos y pesquisas han a) venido á poner de manifiesto otra lepra: la treras Himno, por la señora doña Pilar COKde Rodríguez. de los explotados de la investigación polib) Plegaria, por ídem id. cíaca, simuladores de atentados y chantac) Oración de la tarde, por ídem id. gistas del terror. Pero no se puede negar las alumnas los alumnos- que cuando se ha llegado al último término d eCantados por antes citados, y acompañados de la sene siempre ñus hemos encontrado al los Colegios compositora y directora de piano por con la primera materia: con el anarquista estos coros. la militante de otros días, convertido en con 1 Ejercicios atiecicos fidente de la Policía, ó que tiene habilidad Gimnástica Española. poi la tíociedaá para que la Policía le sirva de confidente á a) Lucha romana por los Cares. Mora éi, asegurándole la impunidad eu sus ma- les y Aparicio. nejos y andanzas al ser un aliado de la ac 6) aCarrera, á pie, a e 1 500 tneiros por, ción gubernamental. Y para un enemigo de Rodrigue la sociedad burguesa, ¿no ha de ser miel los Sres. Lemrael, González, Zabala. Ramos, F. sobre hojuelas el poder combatirla con su Antón, estudio Losada y J. (solo de piano) j Un de Chopin propio dinero y libre de toda persecución, por la señorita Manuela Rico Losada. fingiéndose su espía y su amigo? a) Un rondó de Alard. MIQUBL S. OLJVER FUNCIÓN BENÉFICA b) La hija del regimientos