Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA CUESTIÓN DE MARRUECOS LOS SUCESOS DE MELILLA 1 BAÑEZ MARÍN muerte en el campo de batalla figura el ilustrarísimo teniente coronel del batallón de Cazadores de Figueras, D. José Ibáñez Marín. Según lasúltimas noticias recibidas en el ministerio de la Guerra, o es exacto el rumor que c rculó en los priañeros raomenio ¡deque el cadáver del ilustre militar quedase en poder de los moros. Los gloriosos restos del valiente jefe de los Cazadores de Figueras lian sido trasladados á Melilla. Ibáflez Marín era una de las grandes ilustraciones del Ejército, y sus compañeros de armas le admiraban por su extraordinaria inteligencia y le querían por la bondad de su carácter. Publicista muy distinguido, colaboraba en varios periódicos. y eran muy leídos sus artículos fobre guerras pasadas y estudios de los progresos militares en el extranjero. Era presidente de la Sociedad de Excursiones Militares, y no hace mucho tiempo realizó una á Soinosierra, para explicar la campaña de Napoleón, y otra á Portugal, para seguir la del mariscal Soult. Fundó lá Revista Jéc nica de Infantería y Caballería, una de las me jores publicaciones nii litares de España, y es sjefe que han É ntrelosajefes gloriosa ti í 11 a ñ c alnrincn bail do cribió varios libros interesantísimos para el Ejército. Hablaba vanos idiomas, y su opinión en asuntos militares eM siempre escuchada eon gran interés. La Academia mihtat fie Toledo era uno de sus grandes amores. Casi todos los año Ibáñez Marín iba á pasar unos días en el campamento de los Alija, res, dondchacía la vida de campaña varios días, y asistía alas maniobran de los cadetes, recordando la alegre époc; i de la juventud. Dedicó su vida al Ljército y á la patria: objeto estos dos amores- le iodos sus actos. Su muerte hd sido la de los héroes: cayó al lado de tu bandera y al freate del puñado de valientes de Cazadores de Figueras, á los cuales guiará en lo sucesivo la aureola de glqria que 5- aludó en los último? momentos de su vida valiente Ibáñez MSLsin. Ibáñez Marín nació I 8 de Marzo de 1862, ingresando en el Ejército el 31 de Julio de 1880, y ascendiendo á teniente coronel el 28 de Enero de 1908. Con su muerte, e Ejército pierde una de sus más grandes ilustraciones, y la patria, un heroico soldado. Estamos seguros de que el sentimiento qut ayer produjo la triste noticia en Madrid, lo habrá producido también en toda España. N baciones del Gurugá, causando verdadero pánico, y hay que suponer lógicamente que grandes estragos entre la morisma. 1 as primeras noticias. Aunque desde luego se apreciaba la importancia del combate, los primeros informes concretos los tuvimos por los heridos que iban llegando, transportados en camillas por las ambulancias. Las escenas desgarradoras á que la llegada de éstos daban lugar, no es fácil describirlas. Algunos heridos eran conducidos desde el campamento por paisanos. Las mujeres salían- é su encuentro y con sus sombrillas daban sombra á los heridos qué venían en canüllas descubiertas, á la vez que les prodigaban frases de cariño y las atenciones que de momento podía ofrecérseles. Los heridos eran del batallón de Cazadores de Figueras, que apenas desembarcado recibió orden de salir al campo. una hora más tarde entraban heriáua uú oficial y varios soldados. Otro tanto ocurrió con los batallones de Barbastro y de Figueras, cuyos oficiales salieron á combatir con uniforme de paño y con ros por falta material de tiempo par? cambiar de indumentaria. A las ocho de la mañana se generalizó e combate. pjetalles. Aparte las noticias confusas y contradictorias, que no pueden evitarse en momentos como éstos, he aquí una información muy ajustada á la realidad, porque he podido eoraprobarla personalmente con referencias directas que he recogido en el hospital y en el campamento de los testigos presenciales. Se supo por confidencias que el proposite de los rífenos era atacaren masa un punto indeterminado de la línea para romper la comunicación y apoderarse déla segunda caseta, principal objetivo de las cabilas. Los moros se dividían n dos barcas, y SANGRIENTO COMBATE DEL VIERNES FULLA, j 3 ÍEFXPFOJOO EV MÁI. AOA RI. 1 4 A LAS DIEZ DE LA MAÑANA. preliminares. La censura ha prohibido terminantemente dar noticias hasta que se redacten los partes oficiales del importante combate que se está librando, y en el cual hasta las cuatro de la tarde tenemos nosotros más de 300 bajas, siendo las del enemigo muchívmo más importantes, según puede colegirse del relato siguiente, en el cual procúrase coordinar datos y referencias. Cuando desembarcamos, á las siete de la mañana, se sostenía un vivísimo é incesante fuego en las proximidades del campamento. Desde la plaza se percibía claramente el tiroteo de las ametralladoras y de la Infantería. Veíase también que las granadas de nuest i Ñ estallaban eu las primeras estri-