Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UC. V 1 ERKES a 3 DE JULIO DE ¿909. EDICIÓN i. PAG. 9 C calor apretó todo lo que pudo. No llegA á los 40 grados á la sombra, pero como usi hubiera llegado. Tampoco hubo sucesos importantes que deplorar. Es decir, que si no fuese por Marruecos y por el termómetro, la vida en la villa y corte hubiera sido ayer paradisíac En fin, ni por la noche hubo cscreno teatral alguno que produjese inquietud. A esta indirecta coatestó el gobernador de fTe ri e en la actualidad los siguientes jefes y Madrid sacando de su bolsillo cuantas mo- oficiales: nedas de plata llevaba, y entregándoselas Teniente coronel, D. Manuel Prieto y Vaal soldado le respondió: lero; comandantes: D. Arturo Picatoste é- -Francisco González de Castejón no fuma; Iraizoz y D. Ángel Gómez Trevijauo. pero quiere que á su salud fuméis vosotros. Capitanes: D. Emilio de las Casas SoriaExcusamos decirque el generoso rasgo no, D. Emilio de La Cierva, D. Aurelio DodeJ noble marqués fue acogido por los aga- mínguez Gostiarena, D. Emilio Mayoral, lajados con grandes muestras de entusias- D. José Salcedo, D. Rafael Moreno de Guerra, D. Ramón Mourilley D. Ángel Aguí lar. JIO y agradecimiento. La oficialidad del batallón de Cazadores Primeros tenientes: D. Pascual Torras, Xe Madrid es la siguiente: D. Eduardo Villaragut, D. Luis Figueras, Su Alteza Real el infante D. Alíu ov üu- D. Armando Sojo y D. Arturo de León. Segundos tendentes: D. Mariano Nieto, que de Oporto, es teniente coronel honorario, y en propiedad, D. Enrique López Sanz. D. Alberto Lozano, D. Braulio de la PortiComandantes: D. Ramiro Sanz y D. José lia, D. José Muñoz, D. José Izquierdo, don Juuán Morales, D. Florentino Nieto, D. ÁnCapapé. Capitanes: D. Nicomedes de la Iglesia, gel Salcedo, D. Antonio Muñoz y D. José D. Adolfo Díaz Enríquez, D. Juan Ormae- Bartomeu. Médico primero, D. Eduardo Sánchez- hea, D. Francisco Pujol, D. Leopoido de áaro, D, Juan Laveróu, D. Aagel Inarchi y Martín; capellán segundo, D. Francisco Ocaña Teller, y músico mayor, D. Pascual MarD. Ángel González García Herreros. Primeros tenientes: D. José Ibáñez, don quina Naero. Carlos Martínez Gaspar, D. Julio Pastor, i a ambulaocia de Sanidad. D. José Torres, D. Carlos González Simeain, D. Fidel de la Cuerda y D. Gun demaro Pa- A poco de haber salido el batallón de Llerena, llegó á la estación del Mediodía la lazón. Segundos tenientes: D. Adolfo Torres, ambulancia sanitaria de la brigada Pintos. Aunque las operaciones del embarque de D. Antonio Larrusube, D. Mariano Barbarán, D. Julio Reus, D. Ricardo Monet, don mulos y ataiajes necesitaban hacerse con alSalvador Cayuela, D, José Seinprúu y don guna lentitud, realizáronse con orden perfecto y en tiempo relativamente breve. José Ortega. Estas operaciones fueron dirigidas por el Médico primero, D. Francisco Uguet; capellán segundo, D. Jacinto Martínez Velas- capitán y los tres tenientes que mandan la ambulancia y por las altas autoridades mico, y músico mayor, D. Juan Benlloch. litares que se hallaban en la estación. Eran éstas el capitán general, Sr. Villar y azadores de Llerena. Este batallón, que estaba acantonado Villate, y el gobernador militar, general en Alcalá de Henares, llegó anoche á Ma- Bascaran. También se hallaban en el andén el godrid en un tren especial, á las dos de la mabernador civil y muchos jefes y oficiales de drugada. La estación del Mediodía estaba tomada la guarnición. Compónese la ambulancia de 19,9 hommilitarmente por fuerzas del Cuerpo de Segundad, de á pie y á caballo, y en el inte- bres y de 152 muios con sus correspondien tes atalajes. rior una sección de la Guardia civil. En los soldados se observaba un gran Las verjas que dan acceso á la estación están cerradas y custodiadas, y sólo se entusiasmo y un elevado espíritu de disciabrían para dar paso alas personas que jus- plina. Sólo se, permitió la entrada en el andén tificaban que tenían algún pariente en el á muy contadas personas, y éstas pertenebatallón de Llerena. En los alrededores de la estación había cientes á ias familias de los expedicionarios. A las cuatro y media, embarcado ya el un par de centenares de curiosos en actúud ganado y ocupados los vagones por los solcompletamente pacifica. En e ¡andén estaban el capitán gederal, dados, se dio un punto de atención, precurSr. Villar, y su ayudante el marqués de sor de la orden de partir. En tal momento diéronse vivas á España Puerto Seguro; el gobernador militar, general Bascaran, con su hijo y ayudante don y al Ejército. El tren salió á las cinco menos cuarto, reJacinto; el barón de Casa Davalillos, ayudante del Rey, que ba ó á despedir á las pitiéndose en tai momento las aclamaciones tropas en nombre de S. M. el gobernador á los expedicionarios, á que éstos contestacivil, marqués del Vadiilo; el jefe superior ban dando vivas y agitando los pañuelos. de Policía, Sr. Alanis, y otras autoridades. Había también gran número de jefes y oficiales de la guarnición, de uniforme, y un considerable número de paisanos, mujeres y hombres, pero, como ya hemos dicho, rvecír que no se habló ayer de otros asunde las familias de los soldados expediciona- tos que de los de Meiilla, no es decir rios, con los cuales estuvieron conversando cosa nueva, pero es decir la verdad. Las estando en los coches del tren las tropas. noticias fueron más tranquilizadoras; por Los soldados denotaban por sus conver- lo menos, no comunicaron ningún nuevo saciones un excelente espíritu militar y bro- combate. meaban con sus parientes sobre las inciLa salida de las tropas ae verificó sin indencias de la eainpaña. cidentes. Los agitadores de oficio no pudieA las dos y veinte en punto, la hora mar- ron hacer de las suyas. Ninguno de ellos, que se sepa, se ha oirecada para salir el tren, se oyó un toque de corneta, sonó el silbido de la maquina y el cido á ir á Meiilla en substitución de algún tren se puso en marcha, produciéndose en reservista. Tampoco parece confirmarse que este momento las tristes escenas de despe- los más locuaces se marchen allá para disuadir con su elocuencia á los rífenos de dida que es de suponer. La multitud que estaba en los andenes vi- que no tiren contra nuestros soldados y de ioreó y aplaudió con gran entusiasmo á os que deben profesar y practicar las teorías de Cazadores de Llerena, que contestaban dan- Hervé. Fuera de las discusiones y de los comendo las gracias y saludando con los roses. Poco á poco fue desfilando la concurren- tarios, la vida madrileña se deslizó sin grancia, y sin ningún incidente salió el público des novedades que reseñar. A la embajada mora no se la vio por á la Puerta de Atocha, desde donde se diesas calles y paseos de Dios. Por fin se marseminó á sus respectivos hogares. El batallón de Cazadores de Llerena, nú- cha su nada escaso personal, tíe queda coa mero 11, creado en 20 de Octubre de 1856, nosotros el embajador. INFORMACIÓN POLÍTICA EL MINISTRO DE MARINA A yer tarde salió para La Coruña el minis tro de Marina, que acompañará al Rey en su viaje á Santiago. En la estación fue despedido el general Ferrándiz por los generales, jefes y oficiales con destino en el ministerio. LA EMBAJADA luí anana marcharan á Cádiz los moros que vinieron agregados á la embajada marroquí, y cuya presencia no es necesaria para proseguir las negociaciones. Aquí quedará, como ya hemos dicho, el embajador con dos agregados y dos servidores. LOS SOLIDARIOS Y. M 1 URA MADRID AL DÍA C l presídante del Consejo ha recibido el siguiente telegrama de los diputados solidarios: Las operaciones militares que lleva á cabo el Ejército español en el territorio del Rrf constituyen de hecho una situación de guerra que no ha sido constitucionalmente declarada, y para la cual no ha votado recursos el Parlamento; lo que, unido á las condiciones en que se practica el reclutamiento de las tropas expedicionarias, ha conmovido hondamente el sentimiento popular, hasta el punto de que creemos que exigen la inmediata reunión de las Cortes, al objeto de que el Gobierno pueda dar al país las explicaciones debidas, y todas las representaciones parlamentarias exponer su criterio ante tan graves acontecimientos. Valles y Ribot. -Carner. -Abadal. -Corominas. -Calvet. -Rodes. -Hurtado- Marial. Moles. -Torres Sampol. -Llarí. -Caballé. Saivatella. -Miró. -Maciá. -Cruells. -Odón de Buen. -Bertrán y Serra- -Ventosa Sebastián. -Torres Rí us. -Jo ver. -Fargell. -Giroaa. -Ra ventos. El Sr. Maura ha contestado en los si guientes términos: bl Gobierno cree tener acreditado que, lejos de esquivar la intervención délas Cortes, prefiere laborar con ellas en el cumplimiento de sus arduas obligaciones. Estima que la respetable indicación de su telegrama proviene de apreciar con error los acontecimientos en el Rif, donde el Gobierno ahora no ha modificado la política seguida notoriamente en meses y aun años anteriores, consistiendo la mudanza en lamen tables turbulencias y agresiones, que habría necesitado reprimir y rechazar en cualquier tiempo, sin detrimento de las amistosas relaciones con el imperio marroquí. Es inexcusable la observancia de las disposiciones vigentes soore reclutamiento, pues todavía no ha llegado á ser ley la reforma que inició, con la cual se corregirán los inconvenientes aludidos, de cuya atenuación se preocupa desde luego el Gobierno, esperando conseguirla proaco y en gran parte. CIRCULO CLAUSURADO p l ministro de la Gobernación nd dispues to quede clausurado el Círculo Republicano de la calle de Carretas. Con motivo del último mitin allí celebrado, actúan los Juzgados, militar y de instrucción para depurar la responsab 5li da i en que hayan incurrido a l e a o s oradores.