Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 22 D E JULIO D E 1909. EDICIÓN i. P A G 5. Una conferencia, en la que, cambiaron impresiones acerca de los asuntos púolicos de actualidad. i A EMBAJADA LOS SUCESOS DE OTRO COMBATO! SANGRIENTO pvesde el anochecer del 20 al amanecer del 21 han realizado los moros un nuevo ataque, del cual damos cuenta en otro lugar, y al cual se refirieron las primeras noticias dadas por el Sr. Maura á la salida del Consejo de ayer, y del cual, á costa de grandes trabajos, hemos logrado adquirir fidedignas noticias. ka necesidad de conservar, por el prestigio, de las armas y para imponerse á las cabilas, las posiciones de Yebel Sidi Atnet y el Atalayen, conquistados el día del asesinato por los rífenos de los obreros del ferrocarril, ha obligado á nuestras tropas á distribuirse, en extensión muy grande para su actual efectivo, entre Melilla, el Hipódromo, el campamento de Yebel y el Atalayón, con una línea de comunicación (la de trazos) larga y expuesta á los ataques procedentes del Gurugú y de la cadena de alturas del cabo Tres Forcas. Claro es que los puntos más débiles de esta línea son los intermedios, y sin duda escarmentados los rífenos del anterior ataque contra el campamento, tomaron por objetivo anteanoche la caseta del ferrocarril, con la intención de cortar de la plaza las fuerzas de la brigada Imaz ¿MELl LA EL H 5 PÓDROM 1 Jl asta dentro de unos días no marcharán á su país los moros de la embajada que regresan á Marruecos. I, a embajada visitó ayer tarde los Museos, y á última hora paseó por la Castellana. A las doce se reunieron los ministros en Consejo, bajo la presidenciadel Monarca, y en la regia cámara permanecieron. hasta la ana y media de la tarde. -Durante la celebración del Consejo llegaron á Palacio sucesivamente hasta cuatro ciclistas militares con oliegos del ministerio de la Guerra. Al salir los consejeros, los periodistas se acercaron á interrogarles. De Marruecos solamente- -dijo el señor Maura- -nos hemos ocupado. El combate de ayer comenzó á las seis de la tarde y duró basta las cinco de la mañana. L, a lucha fue feroz, rudísima, encarnizada, resultando numerosas bajas por ambas partes. t OS moros, con increíble audacia, llegaron hasta la segunda caseta del ferrocarril é intentaron, sin lograrlo, cortar la retirada á nuestras tropas. ¿Se enviarán más refuerzos, señor presidente? -No puedo contestar concretamente; el Gobierno tiene un criterio fijo en esta cues tión, y para enviar tropas no tendrá más límite que el de lo conveniente, lo necesario. Puedo decir que estamos prevenidos. Es indispensable proceder de un modo rápido y enérgico para poner término á la campaña en el plazo más breve posible y de an modo radical. CO NSEjO OE MINISTROS m CASETA CAMPAMENTO risita regia á los cuarteles. El Rey repitió ayer mañana su visita á los cuarteles de María Cristina, Montaña y San Francisco, para despedir á las tropas que iban á salir ayer y van á marchar hoy y mañana á Ceuta y á Melilla. Acompañaron al Monarca en su visita el Infante D. Fernando, el ministro de la Guerra, el capitán general y el gobernador militar, Sr. Bascaran. Don Alfonso revistó á los soldados, y éstos le aclamaron, dando vivas al Rey y vivas á España. A San Sebastián. El Monarca, que había recibido en larga audiencia al general Pintos, jefe de la brigada expedicionaria que va á Melilla, salió ayer tarde de paseo en carruaje con el infante D. Fernando y sin escolta ni acompañamiento de ninguna clase. A las siete y media se dirigieron Su Majestad y Su Alteza á la estación del Norte para tomar el expreso con dirección á San Sebastián. En la estación se hallaban esperando al Rey el presidente del Consejo, los ministros y autoridades. Don Alfonso conferenció un rato con los Sres. Maura y lanares, y estuvo leyendo los últimos telegramas recibidos de Malilla. wiaje regio suspendido. Y Se ha confirmado la suspensión del vl aje del Rey á Inglaterra- por ahora, pues D. Alfonso desea estar al tanto de la marcha de los acontecimientos que se desarrollan en el Rif y colaborar á su resolución, cumpliendo, como siempre, los altísimos deberes que la Constitución le impone. EL REY EN MADRID ATALAYÓN Sin detalles se sabe ya, que el combate fue duro y porfiado; pero nosotros podemos afirmar que, no obstante haberse dirigido los asaltos primeros contra el punto más débil de nuestra línea, no obstante la tenacidad y valor con que una y otra vez rechazados volvían los moros á la carga, ni un solo momento, ni en un solo punto han logrado obtener ventajas entre nuestras tropas, que han rechazado todos los asaltos sin que se pierda una sola de las posiciones ocupadas. Ha sido este combate lo que tienen que ser todos los que se libren en tanto no ha yan llegado á Melilla los refuerzos que pondrán á aquellas tropas en actitud de castigar á las cabilas hostiles en su propia casa. Hasta que las fuerzas se completen, este co nbate, como el de días anteriores, como ios que pueden repetirse en días sucesivos, no son, ni pueden ser, sino el resultado del empeño de arrojarnos de los lugares que en su territorio hemos conquistado, empeño que acaso vaya perdiendo en intensidad en los dos infructuosos ataques efectuados y en el escarmiento en ellos sufrido. Conviene no olvidar, para juzgar la situación, que nuestras tropas disponen todavía de muy escasa artillería, que es el elemento más eficaz contra tales contrarios, pues la mayor parte de la de campaña que allí ha de emplearse se halla todavía en camino TTeiegramas oficiales. Día 20, á la 1,50 tarde. Anoche fueron tiroteados de cerca avanzadas central y Atalayen, resultando un muerto y seis heridos. Día 20, A as 54 tarde. Desde el último parte no ocurre novedad. Del campamento se oyen algunos cañonazos. Dia 20, á las 8,55 noche. Se ha generalizado el fuego de cañón y fusilería en toda la línea, incluso en la segunda caseta; á estas horas continúa con mucha intensidad. No se conocen aún detalles. Día 21, á la una de la madrugada. Des de mi último parte no ha cesado el fuego, que se corrió en distintas direcciones, dirigiendo los moros sus ataques principalmente á las posiciones de Sidi Musa y hacia la segunda caseta en forma rudísima. Me he situado en el campamento del Hipódromo, como punto avanzado de la plaza, para defenderla de posible ataque, castigando al enemigo con la artillería de nueve centímetros, disparándole tamfciéu en dirección á Mezquita desde el fuerte de San Lorenzo. -El cañonero Pinzón hizo algunos disparos, cooperando á nuestra acción. -El ataque, muy duro, pues la harca es numerosísima, como tenían anunciado varios confidentes. El general Imaz, á las 21,40, hacía fuego desde las posiciones avanzadas sobre el Grrugú. A la hora en que telegrafío continua el combate muy vivo, sin que se sepan ¡as coasecuencias, por haberse cortado la comunicación telefónica y no poderse hacer uso de la heliográfica, peligrosa en estos momentos. A las 3 de la madrugada. Continúa el fuego de fusilería con igual intensidad, careciendo de noticias por los motivos ex puestos en el parte anterisr. A las 7,30 de la mañana. Ai romper el día aplacó algo el tiroteo, que ahora se oye lejano, acompañado de cañonazos hacia las posiciones del general Marina. Hay niebla qiae impide aúss comunicación heliográfica. A las 8,25 de la mañana. Se ha restablecido la comunicación telefónica con el campamento del Hipódromo, pero no con la segunda caseta, que sigue interrumpida. El fuego cesó casi por completo poco después del último parte, pero ahora se oyen algunos cañonazos por la parte de los campamentos avanzados, con los cuales no podemos comunicar por heliógrafo á causa de la niebla. En el Hipódromo no ha ocurrido ninguna novedad. En la segunda caseta d be haberla, pero lo ignoramos. Se ha verificado la descubierta sin novedad, y en los Xueues exteriores de la plaza, así como en ésta, tampoc la hay. Desde el Hipódromo, á ías 9,15 del 21. Como continuación á mi telegrama último, comunico á V. E. que enemigo bajó por el Gurugú con intención de cortar la línea, oyéndose la defensa que hizo la caseta número 2 y la núm. 1. Desde el Hipódromo se hizo fuego con dos piezas de á 9 y dos de 7 con 5, y contestó con fusilería desde el Hipódromo y fuerte inmediato. El enemigo, durante la noche, siguió atacando la caseta núm. 2, y aquí tenemos noticias de que tan to ésta como la posición inmediata Alto del Gurugú han resistido perfectamente. Aquí no hay ninguna baja, y en la caseta número 2 debe haberlas, pero lo ignoramos, por estar cortado el teléfono con ellas. Se han hecho descubiertas. Melilla, 21, á las 11,45. General segundo jefe á ministro uerra: Noticias parciales recibidas hasta este momento son siguientes: Combate más duro que en posi ción Sidi Musa, en extremo naneo derecho, que ocupaban fuerzas de África, teniente coronel ¡Vlartínez Pedreira. Tuvo neeesidad efectuar salida para contener violentos ataques. Sufrió muchas bajas personal, gaaado, artillería, freate segunda caseta ferrocarril. El combate fue también empeñado, llegando enemigo hasta cerca alambrada.