Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 9 DB JULIO DE 1909. EDICIÓN PAG. 10. LOS ASUNTOS DE MARRUECOS POR CAOIE TELEFONO V TELÉGRAFO MEULLA, l 8 3 T. E n las minas. Según manifestación del director ingeniero de las minas españolas, se ha solucionado el disgusto con los obreros indígenas. IiO ocurrido en las minas obedece á que el contratista quiso reintegrarse del importe de las herramientas que desaparecieron el día de la agresión. Muchas de estas herramientas han sido devueltas después ñor los obreros que se las llevaron. Además, los indígenas pedían un jornal excesivo, como nunca se ha pagado en la legión. Hoy han sido despedidos algunos trabajadores, sin que ocurrieran incidentes. ALHUCEMAS, l 8 3 T Esta mañana llegó el crucero Numcmtin, después de vigilar la costa; permaneció lina hora escasa y volvió á salir con rumbo á Poniente. 1 También han llegado el vapor mercante Mauritania, con cargamento de azúcar, y el correo África, que ha vuelto á zarpar para el Peñón y Málaga. r E l esembarco. llegó el transr e A las siete de la mañanabatallón de Caatlántico Alfonso XII con el zadores de Alba de Tormes, una compañía del de Alfonso XII y las secciones de Administración y Sanidad militar con tiendas de ranipaña y sanidad. El desembarco no pudo hacerse, por el espado del mar, hasta las siete y media de la tarde. A esa hora llegó al muelle el primer lan i chón. Las operaciones, sin embargo, se üicieron Sin la menor dificultad gracias á los reflectores eléctricos, quedando terminadas á las diez y media de la noche. Las -tropas se alojan en el campamento de los Camellos. MELILLA, 1 S II li NUEVOS COMBATES EN MEL 1 LLA MEL 1 LLA, jg, 1 M. p s t a mañana entraron en la plaza los mo ros de costumbre á vender en el mercado sus productos. La tranquilidad era onipleta, A las tres de la tarde salí al campo para dirigirme al campamento del Hipódromo. En medio del camino me sorprendió ver multitud de moros, en su mayoría mujeres y chiquillos, que corrían hacia la plaza conduciendo ganados y ropas. Pregunté qué ocurría, y por señas, sin detenerse, me dijeron que había combate. Al liegar á la posición de Sidi Hamed üach percibí ya claramente los estampidos de los cañones. Seguí avanzaudo, y en la segunda caseta del ferrocarril me enteré de que á las dos de la tarde ios obreros moros del ferrocarril francés habían abandonado los trabajos. Un capitán de Estado Mayor, que venía á galope, seguido por cuatro soldados, me dijoqfl. e iba á la plaza á pedir refuerzos para batir á los moros, que habían atacado el campamento. El cañoneo era más frecuente, y se oía también disparos de fusilería. He aquí lo ocurrido: a agresión, A las tres déla tarde un grupo formado por unos joaeuta moros acercóse á 1.500 metros de las tropas acampadas sobre eí monte Nador y empezó á hostilizarlas. Inmediatamente se destacó una compañía del batallón Disciplinado, mandada por el capitán Nieto y los tenientes Cortés y Roig que, desplegada en guerrilla, contestó al ataque, Al mismo tiempo, vanos grupos, formando un total de mil jinetes moros, se dirigieron sobre el Atalayón con el propósito de envolver á los 6o hombres que le defendían. El destacamento, que se dio cuenta de la maniobra, se fue replegando hacia las estribaciones del Guragú. La artillería rompió el fuego contra las posiciones de los moros, acnb t ¡lándolos á metralla. El número de nioros aumentaba por momentos. Bajaban á centenares por la cañada de Sidi Masa, tenacesen su empeño de envolver a! destacamento de Atalayón. La artillería siguió avanzando; se ocupó una de las posiciones de los moros, emplazáronse en ella los cañones y se redobló el fuego. Á las c nco de la tarde, el combate se había generaazado desde el campamento del general Marina hasta la nueva posición tomada á los moros. El teniente coronel Pedreira, con dos compañías, hacía un fuego terrible contra la cañada. En la segunda caseta, una sección de ametralladoras del regimiento de África, al mando de los tenientes García y Espinosa, y fuerzas del regimiento de Melilla, impedían que os cabileños avanzasen por aquel sitio. El general Marina pidió refuerzos al Hipódromo. Se le enviaron las compañías de los capitanes Cuevas y Ariza, al mando del comandante Moratino, y dos piezas de artillería rodada. El teniente Barra incorporóse sobre el lavadero de mineral de la Compañía francesa á las compañías de Mérida mandadas por los capitanes Martínez y Guzmán. El coronel Arespacocnag- a tomó el mando de estas fuerzas. De la plaza salieron el batallón de Cazadores de Barcelona para reforzar la seguada caseta; dos secciones del escuadrón de Treviño, una sección de zapadores y telegrafistas y una batería de montaña. Otra batería, al mando del teniente Barra, lie. ó también á la segunda caseta y rompió seguidamente el fuego. Este cesó á las ocho para reanudarse otra vez á las nueve entre la segunda caseta y la cañada de Sidi Musa. Los generales Del Real é Imaz están en el Hipod. o uo al frente de las fuerzas avanzadas de Ménda, África y Alba de Tormes. Tropas de Meíüla y África, al, mando del coronel Baños, cubren el sector derecho de ia plaza. A las doce sale un convoy conduciendo agua, al mando del teniente de Aduustración Sr. Ainezcua. Imposib e de todo punto dar todavía detalles de. combate, porque se desconocen en absoluto. sisten en comprarlas y las pagan á buen prscio, es seguro que las obtendrán, porque el contrabando de armas se sigue realizando. Muley Hafid, en cuanto tuvo noticia de los acontecimientos de Meiilla, pretendió organizar una mehalla y enviarla al Rif para castigar á los rebeldes; pero inmediatameu- i te se convenció de que esto era imposible y de que mal puede enviar mehallas que ya quisiera tener para él. Muley Hafid no puede ni podrá enviar un solo soldado al Rif. Los jefes rífenos no le hacen el menor caso, como no se le hicieron nunca á Abdel- Aziz El Rif seguirá haciendo, como siempre, vida independiente y luchando contra los cristianos cada vez aue se exalte su fanatismo. Además, Muley Hafid carece de recursos. Tal como se están poniendo las cosas, no tendría nada. de extraño que dentro de poco volviéramos á ver en el Tropo á Abd- elAziz, que es el Sultán que más conviene á Europa y á quien Francia apoya. BARCELONA, J 8 11 N pmbarque de tropas. En el vapor Cataluña, llegado hoy, ha embarcado esta tarde el batallón Cazadores de Reus El entusiasmo fue indescriptible, viéndose los muelles atestados de gente, que hicieron á los soldados una ovación delirante. El batallón embarcó con un orden perfecto, repartiéndose entre la tropa muchos obsequios y escapularios por la comisión de señoras que diariamente efectúa esta benéfica obra A las siete zarpó! el Calaluña entre los aplausos del público y las aclamaciones de todos Las autoridades civiles y militares haa presenciado el embarque de los expedicionarios. CORUÑESAS ESPERANDO A S. M. EL REY POR TELÉGRAFO LACORUÑA, 1 8 6 T. C e está ultimando el programa de festejos para cuando llegue el Rey. Lo acorda do hasta ahora es lo siguiente: La guarnición levantará un magnífico arco frente al edificio de la Capitanía general, y otro la Cooperativa Militar y Civil en la avenida de Fernández Latorre. La Diputación irá en masa á esperar á Su Majestad á la estación de Curtís, y el capitán general de esta región, Sr. Aznar, subirá al tren real en Monforte. El Tedeum se cantará en la iglesia de San. Nicolás. La nota saliente de las fiestas, después de la visita regia á las escuadras española y alemana y, probablemente, á varios cruceros ingleses que han anunciado su llegada, será la revista que pasará en la avenida de MALAGA, 1 8 5 T los Cuartones al Real Club Automovilista p l Metiotquín. Galicia. Ha regresado el vapor Menorquín, de- deSe presentarán 150 coches engalanados, volviendo paite del cargamento, que no ha y todos ellos acompañarán al Rey en sus po Jido deseobarcar en Melilla á causa del excursiones á Santiago y fíl IParrol. temporal. Don Alfonso regresará desde este último CÁB 1 Z, 18, I O N punto á La Coruña á bordo del Giralda eclafaciones interesantes. Los conservadores de la localidad pro. Con objeto de asistir á la peregrina- yectan un banquete en honor del jefe de ción de Santiago, ha llegado el obispo de Gobierno Tánger, P. Ccrvera. Se comenta que se haya rebajado é Iuterrogado por los periodistas acerca de 23.000 pesetas el crédito de 50.000 pedide los reciente sucesos de Marruecos, ha di- por la Diputación para los festejos. cho que estos días lian ido é. Tánger muL, a Liga Marítima se propone hacer uní chos nfeñosá comprar municiones. magnífica recepción al Rey. Tocios íes vaComo andan escasas en estos momentos, pores dedicados á la pesca del boj, U- tincuo han poaids adquirir muchas; pero si in- ras y garrafas darán escolta al Giralda. ¡MBi nrn