Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. D O M I N G O 18 P E JULIO D E 1909. EDICIÓN i. PAG. 8. El tercer premio lo obtuvo el Miau, en treinta y nueve minutos. Para mañana está señalada la prueba definitiva de la copa del marqués de Cubas, en la que lucharán los yates Ilispania y Tuiga, que ganaron, respectivamente, la primera y segunda pruebas. j a Reina doña María Cristina salió, á las cuatro de la tarde, en automóvil, con la marquesa de Navarrés, llegando hasta Biarritz. Poco después marchó el Rey, y con su augusta madre tomó el té en casa de la marquesa de Salamanca. A las ocho y cuarto regresaron á esta capital. A q se dice, comentando lo ocurrido al quí infante D. Alfonso, que el Rey no ha hecho más que cumplir la ley, y además algo que en Éa Granja le dijo cuando se habló de la boda, esto es, que se vería precisado á privarle de sus honores si eontraia matrimonio sin su real licencia. Una crisis más grave se inició con motivo le la última salida de la princesa, que se había empeñado en asistir á la inauguración de unas obras en el puerto. Los médicos insisten en que la enferma requiere un clima más templado que el de Ñapóles. Uno de ellos afirma que con ese régimen no desespera de la completa curación de la princesa. cuatro trapos para hacer de su cuerpo Una obea perfecta, y en esta cualidad de seacillez consiste acaso toda su ingénita elegancia. Pero su sencillez no se refiere únicamente á su vestido; se extiende á toda la persona, y así podremos asegurar que la mujer donostiarra emana de su ser una especie de aura amable. Sus movimientos son naturales, su mirada es franca, su andar es natural y suelto; posee el instinto de la forma, y sabe hacei de su cuerpo la cosa más aérea, ondulante, artística, apetecible. Y su graeia, como su elegancia, son es- pontáneas, pero no hijas del artificio. No re pjl Centro Gallego nos envía el siguiente curre á toda ese serie de disimulos, marru programa de las fiestas que celebrarán llerías y coqueteos que usan otras mujeres; el día 25 del corriente los hijos de Galicia desconoce- -ó si los conoce los desprecia- -en honor de Santiago Apóstol, Patrón de los recursos femeninos de la afectación; no la patria grande de España usa, en fin, las cien triquiñuelas del pasito i. O romper do día tocará á gaita unhas corto, del suspiro, de la miradita á hurtadifoliadas recordando á fes tina. llas, del abanico encubridor, de los colore 2.0 De sete á nove da maña irán uns tes, todo eso que hace tan pestilentes y emcantos homes á estación do Norte pra despalagosas á las mujeres meridionales, que pedir os labregos que volven das rudas faeparecen estar educadas para odaliscas. nas da sega pra sua casiña. Sin duda que por el mundo hay mujeres 3.0 Misiña de dez, que levará tres cremás bellas, de rasgos más salientes, de ojos gos eos suos borralleiros na hirmita do más apasionados; pero la mujer donostiarra Santo. posee su aire inconfundible, un aire de femi 0 4. As doce, xantar caldiño S talladas de nismo muy suave, muy gracioso. Delante de porco. i as dos poderosas escuadras alemanas que las otras mujeres siente uno como el peligro 0 5. Por ía tarde, romaxe no campo da no hace mucho salieron de Kiel para del vértigo ó como el temor de lo extremaFlorida. Inglaterra, procedentes ahora de Valeutia damente violento, exclusivo y trágico, mien 6.9 As oito da noite, xuntarse os que (Irlanda) y cumpliendo órdenes del Almi- tras que estas mujeres de San Sebastián queiran nos Viveros da Vila, cear hasta far- rantazgo alemán, se desplegarán simultá- alejan toda idea de tragedia y en su miratarse, coidando de ir aforrando os cartiños neamente sobre los puertos principales del da, dulce y franca, se adivina el auuncio de áo plato, que será modestiño. A festa acaba- Norte y del Noroeste de Esp- la maternidad, una como promesa de amor rá con foguetas, globos, gaita é un aturuxo En un mismo momento se separarán en honrado, consecuente. á España, pidiendolle á Dios pan, traballo alta mar y parece seguro que, atemperando IvO que digo de la mujer donostiarra se é poneas leitas. la marcha á sus condiciones de navegación, puede hacer extensivo á la mujer vasconLas papeletas pueden recogerse, hasta a la distancia que tienen que recorrer, etc. gada en general. Causa sorpresa, por ejemlas doce de la noche del día 24, en los esta- entrarán en I, a Coruña, El Ferrol, Villagar- plo, el caso de las criadas de servisio, que blecimientos siguientes: Centro Gallego, ca- cía, Vigo y en Bilbao, también á un tiempo- naciendo en una montaña, habiéndose edu rrera de San Jerónimo, 29; Antonio Pardei- mismo. cado á la intemperie, con los pies descalzos ro, Pozo, 13. En este despliegue simultáneo se comu- y la azada como único dije, sin embargo, 3. nicarán entre sí los buques por medio de la los pocos meses de vida ciudadana abandotelegrafía sin liilos. nan su corteza rústica, se vuelven blancas, CRONJCA REGIA En El Ferrol entrarán cuatro acorazados visten bien y limpiamente, se peinan como y un crucero señoras y se convierten en unas mozas eleEn Villagarcia, seis cruceros de primera gantes y finas. Y todavía no es raro encony segunda clase. trar señoras que fueron primitivamente sirEn Bilbao, dos acorazados y un crucero. vientas; existen hombres acaudalados que POR TELEFONO En Iya Coruña, dos acorazados se casaron con honradas muchachas de serY en Vigo, ocho acorazados. vicio, y ahora parecen respetables damas, SAN ILDEFONSO, 1 7 J T El día 26, después de ocho días de perma- sin que por un momento delaten con indisJpl Principe de Asturias y el infante don Jaime han dado sus acostumbrados nencia de esos barcos en los puertos, zarpa- creciones su humilde origen. Compárese paseos, aprovechando el hermoso tiempo rán todps, también de modo simultáneo, este hecho con el de las mozas de algunas para ir á unirse en alta mar. regiones, que así vivan veinte años en la que aquí se disfruta. Y reunidos ya los 24 buques a una altu- ciudad nunca pierden su corteza cerril. s Está ya oficialmenteacordado que el pró ¿Y qué decir de esa mujer bulliciosa y ximo día 20 marchará á San Sebastián la ra prefijada, seguirán su viaje de retorno á Kiel. alegre á quien se conoce por el mote uniReina doña Victoria. versal de modista... Ellas son el mejor SAN SEBASTIAN, I J 11 N SAN SEBASTIAN adorno de esta ciudad. Como los gorriones, p l resultado de las regatas celebradas hoy, salen ellas en bandadas, chillando y riendo, y á las cuales asistió el Rey, ha sido el llenando las calles de risas, de alegría, de siguiente: juventud. I a placa de Guipúzca (premio de honor; JOSÉ M. a SALAVERR 1 A. medalla de vermeü y 500 pesetas, fueron ganadas por el Rey en su balandro Hispania, Cena imperdonable delito que un escritor que hizo el recorrido en dos horas, diez y comentarista del suceso corriente no seis minutos y veintitrés segundos, dedicase alguna vez su pluma á comentar I a copa del Gran Casino (primer premio) y elogiar la parte más eminente y bella de medalla de vermeü y 350 pesetas, el Chonta, este bajo mundo: la mujer. Hablar de San POR CABLE Y TELÉGRAFO de Arana, de Bilbao, en dos horas, veinti- Sebastián y olvidarse de sus mujeres sería cuatro minutos y veinte segundos. MELILLA, 1 7 I O N una desatención impropia de un espíritu El segundo premio, de 200 pesetas, lo cortés. T esembarco. ganó el Pnncesa de Asturias, en dos horas, ¿En qué se diferencia San Sebastián de A las seis y media de la mañana llegó veinticuatro minutos y veinticuatro se- las otras ciudades de España, y aun estoy el transatlántico Ciudad de Cádiz, condugundos. por decir que de Europa? Es un algo espe- ciendo al batallón de Cazadores de Mérida El tercer premio, el Chitüla, en dos horas, cial, una aura de limpieza, de juventud, de y una compañía del de Alfonso XII. veinticuatro minutos y cuarenta y dos se- sonrisa... Pues lo que ocurre coa la ciudad A las ocho, y con bastante marejada á gundos. Este premio era de 100 pesetas. sucede también con. sus mujeres; nadie po- causa del fuerte llevante, comenzó el des, Esta tarde se verificó un match, ganando dría recalcar el motivo del encanto; pero to- embarco. Aunque con alguna lentitud, las el primer premio el yate Luchana, que hizo dos convienen en que existe una diferencia- operaciones se iban realizando sin gran diel recorrido en treinta v seis minutos y diez ción y un encanto singulares. Es esta mujer ficultad. Como en días anteriores, lps soldaSegundos. de San Sebastián una persona delicada, ori- dos, desde el buque, transbordaban á lanchoÉl segundo premio fue ganado por el Pi- ginal, suave, amable, sonriente. Viste con nes que eran remolcados por lanchas de la tusa, en treinta y seis minutos y veintiséis efectiva elegancia, pero sin recurrir á nin- compañía de mar hasta el muelle, d i segundos. gún exceso de sedas y perifollos; le bastan desembarcaban. LA FIESTA DE SANTIAGO EN MADRID ESCUADRA. ALEMANA A ESPAÑA L GRANJA Y SAN SEBASTIAN UN ELOGIO A LA MUJER LOS ASUNTOS DE MARRUECOS