Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES i 2 DE JULIODE 1909. EDICIÓN PAG, n? S denunciare! hecho; pero el temor ae que luego resultara inexacto la contuvo. A eso de las cinco de la tarde se presentó Felipe, y apenas estuvo en presencia de doña Concha, dijo á ésta sobre p oco más ó menos: -Señora, yo no soy hermano de Gatnarra, que es un canalla y es el que ha matado á la criada del núm. 20 de la calle de Gravina. Desde aquel momento doña Concha no tuyo punto de sosiego, y era tal la excitación nerviosa de que se hallaba poseída, que no acertaba á tomar una resolución, hasta las diez de la noche, en que se dirigió á la Comisaría. p l amigo de Gamarra. Cumpliendo ordenes del comisaiu, doj agentes se dirigieron á la calle de Augusto Figueroa, detuvieron en casa de doña Concha á Felipe Martín Figueredo y le condujeron al Juzgado. Prestó declaración; quedó detenido en un calabozo, y ctando terminó de declarar doña Concha, el juez dispuso que compareciese de nuevo para celebrar un careo entre jambos. iFelipe comenzó negando todo cuanto, seg ün la patrona, había declarado en su presencia y en la de otros varios testigos. Pero tal era la energía con que doña Concha le replicaba, que no tuvo más remedio que confesar. En el despacho del juez se desarrolló una escena de gritos y lágrimas, á la que dio lugar las insistentes negativas de Felipe. Este, por fin, repitió ante el juez lo que había consignado, y añadió que ayer, cuando salieron de casa, Gamarra le entregó veinte pesetas, ordenándole que fuera al Rastro á comprarle un traje completo. Hízolo así Felipe, y le devolvió seis, pues el traje sólo le costó catorce. Luego estuvieron comiendo pan y chorizo, y por último se separaron, quedando ea verse anoche, á las once, en las inmediaciones del Banco de España. Gamarra no acudió al punto de la cita, pues allí estuvieron varios agentes, sin haberlo visto. Terminadas estas importantes diligencias, que arrojan un verdadero torrente de luz sobre las densas tinieblas que envolvían el suceso, fue llamada á la presencia judicial Calixta Figueredo, madre de Felipe. l l u e v a s diligencias. 1 A las dos de la madrugada el Juzgado instructor se constituyó en la casa núm. 7 de la calle de Augusto Figueroa, donde se hospedaban Gamarra y Felipe, practicando un minucioso reconocimiento. El juez se incautó de algunos documeti tos, que quedaron unidos á los autos. mente, v encarándose con los agentes, exclamó: -No se molesten ustedes en preguntarme más; yo soy el que ustedes buscan. Yo pensaba presentarme al Juzgado más tarde, L, os agentes le ataron codo con codo, y en un coche le condujeron á la Comisaría de Buqnavista. Interrogado por el comisario Sr. Martínez, negó que sea el autor de la muerte de Valentina Jiménez. Se le ocupó una carta dirigida al juez de guardia, en la que nacía protestas de inocencia y que pensaba suicidarse También se le hallaron cuatro pesetas entre plata y calderilla. Desde la Comisaría, y custodiado por el jefe superior de Policía y el inspector señor Gullón, fue coadacido al Juzgado á disposición del Sr. Bustamante. Zamarra viste americana de color gris y pautalón negro; camisa blanda á cuadros con cuello postizo recién comprado, corbata obscura y gorra de visera. 1 ás prendas de Gamarra. Entre las varias manifestaciones que Figueredo hizo al juez al acusar á su amigo Gamarra, hubo una de verdadera trascendencia. Dijo que las ropas que Camarra vestía cuando cometió el crimen se las entregó á él, liadas en tres paquetes, para que las hiciera desaparecer. Felipe cumplió el encargo, y las arrojó á á los jardinillos de la plaza de Alonso Martínez. A las cuatro ae ia mactrugaaa, dos agentes, por orden del juez, se dirigieron á la plaza, y con ayuda de cerillas estuvieron buscando y rebuscando los paquetes. L, as pesquisas no dieron resultado y los agentes regresaron al Juzgado de guardia sin haber encontrado nada. A la hora d ¿cerrar esta edición oGamarra continúa declarando ante el juez. El Sr. Bustamante ha ordenado que comparezca la patrona doña Concepción para celebrar un careo entre ella y el detenido. Esta diligencia no di resultado po rque Gamarra se encierra eu el terreno de las negativas absolutas, á pesar de las afirmaciones categóricas de doña Con- cepción. El juez preguntó al detenido qué había hecho de la navaja de afeitar. -t, a tiré hace ocho dias, porque no me servía. -Es falso- -interrumpió con grandísima energía doña Cdncha. Ayer tarde se la enseñó usted á Felipe. Yo lo vi. A pesar de ello, el detenido siguió negando. Colocado ya en este punto inabordable, tampoco dio resultado el careo que á continuación se celebró entre Gamarra con Felipe primero y luego con D. José Boixader. p n libertad. A las cinco de la madrugada ha sido puesto en libertad el Sr. Boixader. Gamarra y Felipe Figueredo siguen detenidos en el Juzgado. DE ALEMANIA mará ninguna resoluctea nasta dos ó tres días. En suma, nadie sabe nacía acerca de este asunto. El conde de Monts, ex embajador ea Roma, ha llegado á Berlín. L, a opinión pública y la Prensa continúan deseando que sea nombrado Mr. Bethrrtana HoUweg. Estas contradicciones aconsejan procede, con gran reserva al hacer pronósticos. Existen ocho probabilidades contra diez para que no sean nombrados ni Tirpitz ni Bethmann Hollweg. Lo que se sabe de cierto es que el barón de Schoen, secretario de Estado del departamento de Negocios Extranjeros, no acompañará al príncipe de Bülow en su retiro. SI barón de Schoen es un diplomático muy hábil y muy reputado. Sería para el Emperador un buen consejero. Monsieut Murntn von Schivarzeustein es el candidato de los pangermanistas. Estuvo algún tiempo en Tokio como ministro de Alemania. El conde de Pourtalés, embajador en Sai Petersburgo, es el último diplomático que ha hablado con Guillermo II. Acababa de alcanzar un gran éxito diplomático. Hay que añadir que ha sido mucho tiempo ministro de Prusia en Munich. Estas circunstancias contribuyen á que sea muy probable su nombramiento. En resumen; nada se sabe aún, y si trans mito estas impresiones es con el exclusivo objeto de reflejar cuanto se dice y supone VALENCIA Y SU EXPOSICIÓN POR TELEFONO D 3 MÍNOO- lt ¡Q. H. EL CRIMINAL DETENIDO A las dos y media de la madrugada se re cibió en el Juzgado la noticia de que Gamarra había sido detenido en la calle del Pkimonte, esquina á la del Barquillo. X, a detención realizóse en la siguiente ífprrua: Dos agentes de Vigilancia, los Sres. Moreno Torres y Palacios, que Se hallaban apostados en. dicho sitio, vieron á un indivis o que marchaba á buen paso. Uno de los agentes le pregunte: ¿Qué hace usted por aquí? -Nada- -contestó el interrogado, visiblemente contrariado. -A ver, ¿qué documentos tiene? Presente usted los que tenga. El detenido sacó del bolsillo varias cartas que llevaba encima, una de las cuales co menzaba: Querido Manuel. p l banquete dado por T o Rat Penaí en obsequio de los escritores inalloratrines I a Gacela Nacional anuncia que el Empe- ha resultado brillantísimo. rador tiene ya pensado á quién, confiaHa presidido el poeta D, Teodoro IJorerR rá el puesto desempeñado por el príncipe de te, y ai final se pronunciaron brindis muy Bülow, y añade que no se trata del almiran- afectuosos y expresivos. te Tirpitz. L, os mallorquines han hecho- grandes eloEl Berliner Lokal Ametger cree que el Kai- gios de la Exposición, prometiendo volye ser no ha decidido. nada aún v oue no to en Octubre. oara el concurso de poesía. DEP. LÍV, Í 1, 1O M. EL SUCESOR DEL CANCILLER BÜLOW POR TELÉGRAFO i a Exposición. Poco antes de mediodía; üa llegado esta capital la doble estafeta ciclista, procedente de Alicante y Castellón, portadora fe los mensajes que los alcaldes de dichas ciu- dades dirigen al Ateneo Mercantil de Va- 1 lencia y al Comité de la Exposición felici tándoles por el éxito obtenido. De Alicante salieron cuatro ciclistas á las tres de la madrugada; pero á poco se perdieron dos, por lo cual no pudo- hacerse la estafeta de 10 en 10 kilómetros, según estaba organizada. De Castellón salieron treinta cicIísta vfQr mando seis caravanas. La entrada en Valencia ha sida mtty brillante. Uniéronse todas las caravanas, á las doce en punto, junto al puente de San José, y desfilaron seguidas de mas de trescientos ciclistas valencianos y varios automóviles. ha. doble estafeta y su acompañamiento atravesó la parte céntrica de la ciudad, yea. do á la Exposición, en cuyo salón de actos los ciclistas Manuel Torres, de Alicante, y José Sorriba, de Castellón, entregaron el mensaje al vicepresidente del Comité, ñon Juan Izquierdo, quien estaba acompañado de los Sres. Galindo, Monleón Rivera y otros. Se cambiaron trases de aleetuosa cortesía, y después el Comité obsequió á ios expedicionarios con un refresco. En el mismo momento el Sr. Izquierdo contestó coa expre sivos telegramas á los mensajes de Casfce lón y Alicante. anana se bailará en el Gran Casino an cotillón, que, á juzgar por los prepa- 1 ativos, resultará espléndido