Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. LUNES JZ DE JULIO DE 1909. EDICIÓN i. PAG. 6. puso á su vez en manos del Rey, quien, después de examinarlas, las entregó al ministro de Estado. Acto seguido, D. Alfonso, dirigiéndose al embajador, le dijo: Hablad Avanzó El Muaza algunos pasos y leyó, con voz queda, el siguiente discurso redactado en árabe: Loor á Dios. Elevamos el debido saludo y respetos correspondientes á su ilustre Majestad augusta, el Soberano muy respefado Rey de España, el adornado con las más bellas cualidades, el que resume el poder supremo, S. M. D. Alfonso XIII (sea perpetua su felicidad) Huy honrados y orgullosos nos sentimos con la elevada misión que S. M. el magnánimo Soberano, el muy respetado, el poseedor de las riendas de la nación shenñana mogrebí, el ilustre Muiey Abdel- HafiJ, nos ha confiado cerca de vuesta ilustre y respetada Majestad, de devolver la visita de vuestro embajador plenipotenciario Sr. Merry del Val, afianzar los lazos de amistad que mantienen su ilustre Majestad sherifiana y vuestra ilustre Majestad y que han existido en todos los reinados anteriores. Asimismo, fhuestra misión es aumentar y foríificar el mutuo sincero afecto que se profesan las dos naciones, por lo que impetramos de Vuestra Majestad se digne facilitarnos los medios conducentes á la solución de los asuntos. Mi ilustre Soberano, fortifíquelo Dios, tiene el mayor interés en conservar las obligaciones que le corresponden y los tratados vigentes, y también su decisión es ráneera de consolidar la seguridad y el orden. La nobleza y pureza de los sentimientos de V. M. sií precioso apoyo y solicitud ge ner sa, á que aspiramos, nos auguran el éxito feliz de nuestra misión, lograado las facilidades y resultados que S. M. mi ilustre Soberano está completamente persuadido de hallar en Vuestra Majestad ilustre. Nuestros anhelos y esperanzas se basan en los notorios bellos sentimientos que adornan á V. M. Tenemos la seguridad completa de la benévola acogida que Vuestra Majestad dispensará á nuestras esperanzas y en el feliz término de nuestra misión. Este es el escrito sherifíano de que somos portadores. Sea perpetua la felicidad de V. M. en toíos los tiempos y épocas. Su Majestad contestó: Señor exnhajadon Me es muy grato saludar en vos al embajador extraordinario de Su- Majestad sauriñana, Muley Abd- el- Hafíd, merecedor, por sus excelentes cualidades personales, de alcanzar la mayor gloria y prosperidad durante su reinado, ocupando el trono del imperio mogrebino, en jcuyo puesto le han precedido tantos ilustres Príncipes de su misma familia. x Los deseos que me manifestáis, ea nomore de vuestro Señor, de que las buenas relaciones entre nuestros dos países se estrechen cada día más, son fiel reflejo de mi pensamiento, así como del de mi Gobierno y del de todos los españoles. E 1 perfecto conocimiento que tienen una Se otra nuestras dos naciones hace yxs nos sintamos unidos por la más viva simpatía recíproca, y la leal amistad de Su Majestad serifiana y sus sentimientos de cariño hacía mi país son idénticos á los que yo profeso á vuestro Sultán (q, D. g. y á Marruecos. No dudo, pues, que, en estas condiciones, guiándoos por las instrucciones que habéis recibido de vuestro Soberano, y mi Gobierno por los deseos que tenemos de correspo nder debidamente á los propósitos de Muley Abd- el- Hafid al enviar esta embaja 3 a, las negociaciones para el arreglo de los suatos ue á España y á Marruecos interesan tendrán fácil y rápida solución, y que durante el tiempo que permanezcáis en Madrid sé estrecharán aún más los lazos de la antigua y sincera amistad que une á los dos países, á lo cual contribuirá mucho las especiales dotes que adornan al jefe de esta misión y la inteligente ayuda de los consejeros que trae consigo. Bien venido seáis, señor embajador, á la capital de mí reino! en unión de todo el personal que os acompaña, y celebraré que de la estancia en ella podáis conservar para el día de mañana el más agradable recuerdo. Terminados los discursos, el Rey descendió del trono y conversó unos momentos, por medio del intérprete, con el embajador y los demás personajes marroquíes. La infanta doña Isabel presenció la ceremonia desde un balcón inmediato al salón del Trono. os regalos. Pasaron luego Su Majestad, su alta servidumbre y la embajada marroquí á ver ios regalos enviados por Muley Hafid á don Alfonso XIII, que se hallaban expuestos, desde por la mañana, en el salón de Gasparíni. Dichos presentes son: tapetes y almohadones bor- dados en hilo de oro, dos monturas labradas, ricas telas de varias clases, una espingarda con incrustaciones en oro y plata, sables y gumías, juegos de té, sortijas y bra- zaletes y babuchas. Wisitando el Real Palacio. TM Después el embajador y sus acompañantes visitaron las principales habitaciones de Palacio, cuyo magnífico decorado elogiaron mucho. A las seis y cuarto salió de Palacio la embajada por la escalera principal, con los mismos honores que á la llegada, y se dirigió á su residencia particular, para horas después hacer las visitas oficiales á las infantas doña Isabel y doña Teresa y al Gobierno. itras noticias. Las negociaciones diplomáticas comenzarán en breve, tal vez mañana ó pasado, y se celebrarán en el salón de Embajadores del ministerio de Estado. Por España intervendrán únicamente en los debates el subsecretario de Estado, señor Pina y Millet, y el jefe del abinete diplomático, D. Cristóbal Fernández Vallín. Las maniobras militares que debían celebrarse hoy en el Campamento de Carabanchel en honor de la embajada marroquí se han suspendido. LOS UBERTAR 1O F EXPULSIÓN DE UN COMISARIO POR TELÉGRAFO PARÍS, 1 1 4 T S e ha celebrado en el Tívoli Vaux- Hall un mitin, organizado por el Comité de Defensa Social, en favor de los empleados de Correos que han sido despedidos y de los huelguistas de Meru. Habían hablado ya varios oradores y la reunión se deslizaba con el mayor orden cuando surgió un incidente. Monsieur Bruhon, miembro del Sinmcato de los carpinteros, hablaba en favor del condenado suizo Kuhn. Monsíeur Goulief, coini sario del barrio del Jardín de Pianlas, encargado de vigilar cuanto sucediera en la reunión, se hallaba ea la puerta de entrada. Como Mr. Bruhoa manifestara que la presenca del comisario era una provocación, los concurrentes protestaron íambiéu de la presencia del agente de la autoridad. Los que se hallaban á su lado le dijeron que debía subir á la tribuna para dar explicaciones, y como les contestara que 110 tenía él nada que ver con lo que se decía eu la tñbuna, lo maltrataron y á viva fuerza le espulsaron de la sala. Teiminado el incidente, hizo uso ele lapalabra Mr. Hervé, quien dijo que se alegraba de lo que había sucedido, y recomendó qne se crearan Sociedades secretas. Terminó diciendo: ¡Las palabras huelgan ya; aa llegado la hora de la acción, de la revolución! Terminó la reunión con el voto óe tina proposición que aconseja á los revolucionarios que empleen todos los medios que es ten á su alcance para conseguir la libertad de sus compañeros. La reunión se disolvió sin incidentes. O TOROS Y NOVILLOS EN MADRID E 7l anuncio de la cuadrilla juvenil j cana, que tan buen cartel ita conquistado toreando en varias plazas de provincia, llevó tanto público al circo de la carretera de Aragón, que á la hora de empezar no había una sola localidad desocupada. Lidiase, como ya oportunamente dijimos, ganado de D. Felipe Pablo Romero. Las cuadrillas son recibidas con aplausos. primero, Torrejón, berrendo en castaño mogón del derecho y muy bonito. Lombardini torea por verónicas, haciéndose aplaudir, y á continuación arremete el bicho á la gente de á caballo, cayendo en la primera vara al descubierto un piquero, quev se libra de un desavío gracias á los monos sabios, que están oportunos y valientes. Los espadas acudieron también al quite, tapando con sus capotes la cara del toro. Este, que es bravo y codicioso, toma einco puyazos por tres caídas y un caballo muerto. Los banderilleros, tras de algunas pasadas, porque el bicho cortaba el terreno, cuelgan tres pares y medio, desigualitos todos. Y sale Lombardini, quien, tras de cuatro pases por bajo, entra á matar, y, yéndose del mundo, da media estocada delantera. (Pitos, Sigue pasando, sufriendo un desarme, y sin hacer nada de particular con la maleta, atiza un pinchazo, estando el toro- abierto. (Más pitos. Otro pinchazo sin soltar y nuevos telonazos con barullo, para otro pinchazo malo (Bronca. Otro pinchazo, echándose fuera; Gtro W isitas de cortesía. Poco después de regresar de Palacio al hotel la embajada marroquí, volvió á salir el embajador y su séquito, dirigiéndose á la Presidencia. En la escalera fue recibido el embajador por el subsecretario, que le acompañó al salón rojo, en donde esperaba el jefe del Gobierno. El Sr. Maura y el enviado del Sultán permanecieron durante quince minutos hablando, asistidos de un intérprete. La conversación fue muy afectuosa, aunque puramente de cortesía. El embajador salió de la Presidencia, acompañándole el subsecretario hasta el carruaje. Inmediatamente se dirigió el emoajador al ministerio de Estado, en donde fue recibido de la misma manera aue en la Presidencia. Con el Sr. Allendesalazar coafereució durante un cuarto de hora. Acto continuo el presidente y el ministro de Estado devolvieron la visita al embajador marroquí. I im