Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO DE JULIO DE 1909, EDICIÓN i. a PAG. 11. gafes, D. Ricardo Guamonedo Alvarez Castrillón, D. Franciseo Alonso Ristori, D. Cayetano Vázquez Sastre, D. Adolfo Valcárcel Sainpol. D. Alfonso Fanjul Gómez, D. Gerardo ¿Sánchez Monge Cruz, D. Narciso Sánchez Aparicio, D. Miguel Martínez Torres, don fulián López Villanueva, D. Manuel Alvarez Atnerido, D. Manuel Esquiroz Pindó, D. Arturo Tous Bru, D. Joaquín Muñoz Arregui, D. José de la Lornbona Carnicero, D. José Torres D. Marcelino Muñoz Lozano, D. Faasto Canavate Sande, don Enrique Herrero Fau, D. Rafael Olivesa Manzano, D. Arturo Llopis García, D. Julio Ivorripa Larneren, D. Alfredo Ferrando de la Lama, D. Francisco Canella Fernández, D Rodrigo Ramírez Domingo, D. Julio Bscaiati Cebada, D. Eladio Reyes Grao, don José Luque Barrio Canal, D. Julián Sarcia García, D. Julio Ríos Ang eso, D. Juan Toribio de Ríos, D. José de la Rosa de Echegaray, D. Trinidad Lacond Vals, p Ricardo Nicolau Bosots, D. Antonio Jiménez Mora, 3) José Martínez Friera, D. José Gómez de Arteche Martínez de Velasco, D. Zacarías JRatnos Unamuno, D. Luis Alonso Preciado, D. José Sánchez Ojeda, D. José del Pino Martínez, D. Luis Pavía Vaillans, D. Miguel Ramos Solero, D. Zoilo (Barcia Martínez, D. José Moran Andrade, D. Enrique Salazar Báez, D. Fulgencio Águila Tejada, D. Julio Portea García, D. Juan Arjoua Monzo, D. Juan Gómez Nuarte, D. Carlos Rodríguez Santos, D. Ramón Ulloa Sotedo, D. Eduardo Corbalán Colmena, D. José Palacios Aldao, D. Félix Almansa Díaz, D. Julio Conde González, D. José de la Herrera García, D. Pedro González Gallanazu Gui llarza, D. Federico Aniño Fraile, D. Adolfo Gutiérrez Laguia, D. Ramón Méndez Vigo, D. Nicolás Chacón Manrique de Lara. P 1 primer aviso. A la una y media de esta madrugada se presentó en el Juzgado de guardia un oven, vecino de la casa rmtn. 22 de la calle de Gravina, para hacer saber al juez que en el piso segundo derecha de dicha casa se bailaba una mujer herida ó muerta. 3i juez de guardia, Sr. Trassierra, ordenó celefonicamente al médico de la Casa de Socorro del Hospicio que se personase en la casa mencionada y reconociese á la herida. Momentos después recibió el juez la noticia de haberse practicado tal diligencia, la cual dio por resultado el hallazgo de una mujer muerta, que tenía dos terribles heridas en el cuello, con sección de todos los tejidos y que interesaban desde el occipucio hasta la mandíbula inferior izquierda. Ambas heridas eran mortales de necesidad. Junto al cadáver se hallaba un pañuelo manchado de sangre. I a víctima. En la repetida casa vive ei agente de Bolsa D. José María del Valle con su señora. Al servicio de ambos se hallaba una joven de veintitrés años, llamada Valentina Jiménez, natural de un oueblo de la provincia de Toledo. Valentina llevaba al servicio de la familia unos seis años, Estaba en vísperas de contraer matrimonio con un chico de su mismo pueblo, y ía ceremonia se celebraría cuando aquél regresase de las faenas del campo en que actualmente se halla ocupado. Como prueba del cariño que la señora profesaba á Valentina, y como premio á los buenos servicios prestados, los señores üel Valle habían ofrecido apadrinar la boda. CRIMEN MISTERIOSO res del Valle á hacer una visita, dejando sola en casa á Valentina Esta, que era muy miedosa, tenia la costumbre, siempre que los señores salían, de echar el cerrojo, y si era de noche, acostarse vestida. A las doce y media aproximadamente regresaron á su domicilio los Sres. Del Valle. Llamaron repetidas veces á la puerta, y como nadie contestara, supusieron que Valentina se habría dormido. Robusteció esta suposición el decirles entonces un vecino de uno de los pisos superiores que Valentina estaba tendida en el suelo del comedor. Los señores del Valle llamaron nuevamente, sin obtener respuesta alguna. Envióse un aviso á la Comisaría del distrito, y al mismo tiempo mandaron buscar un cerrajero, el cual franqueó la entrada á la señora del Valle. Estos se dirigieron resueltamente al comedor, y allí encontraron á la infortunada Valentina en posición decúbito supino y sobre un charco de sangre. La impresión de dichos. señores fue indescriptible. uzgado, Salió á pie, dirigiéndose á toda prisa á la casa, que ya podemos llamar del crimen, comenzando por practicar un detenido y minucioso registro en todas las habitaciones de la casa. No se encontró persona alguna, ni en los muebles se observó alteración cae demostrase haber habido lucha. El Sr. del Valle echó de menos dos sortijas de escaso valor y unas cuantas monedas de plata que había en un pequeño cesto. El criminal no vio que cerca del sitio en que estaban aquellas otras alhajas había una caja de hueso que contenía otras de mucho valor y dos billetes de 100 pesetas. Todos estos objetos estabau en una habitación inmediata al corredor. El médico que reconoció el cadáver de Valentina ha dicho que ésta debió de haber sido muerta á la doce de la noche. Al ser reconocida se observó que estaba descalza de pie y pierna. en su visita á la casa, encontró sobre la mesa del comedor dos tazas con residuos. 2 ue el autor es persona que tiene connanza en la casa paiece demostrarlo el hecho de que la víctima, para franquearle la entrada, tuvo que descorrer el cerrojo y quitar la cadena de seguridad que además tenía la puerta. También hay que tener en cuenta la circunstancia de que Valentina, no sólo por lo medrosa que era, sino porque se lo tenían ordenado, no abría la puerta á persona alguna que no le fuese conocida. Por otra parte, no se explica que el asesino, si su móvil hubiera sido el robo, se hubiera dejado la caja de alhajas y los billetes de Banco, que estaban tan á la vista. ¿No puede haber querido el asesino despistar á la Policía haciendo desaparecer las dos sortijas y la pequeña cantidad en plata que se ha echado de meaos? Se deduce de todo lo comprobado y ODservado que Valentina estaba acostada; llamaron á ia puerta, se puso apresuradamente una falda y una blusa y salió á abrir. Abrió, efectivamente, y la persona que entró debió abalanzarse á ella arrastrándola á hacia un cuarto de plancha que hay al lado de la alcoba de Valentina y allí la agredió, porque se ha descubierto sobre ropas allí depositadas uua mancha de sangre coagulada. Huyendo sin duda del asesino, se refugió es el autor? Quién juez de guardia, El E 1 hecno. -á las nueve, salieron los señoAnoche, e n el comedor, que fue donde cayó pita, na levantarse rnáe, Las ropas de la cama de Valentina están removidas, prueba, como decimos, de que ésta se había acostado Hay también huecas de sangre en lá escalera hasta la puerta de la calle, donde ya se pierden. La víctima aparece con la blusa desgarrada, lo que indica que hubo lucha I as autoridades. Se presentaron el jeté superior de Policía, el Sr. Millán Astray, el comisario del distrito y el agente Sr. Pérez López, que trabajó activamente desde los primeros momentos. A la hora de cerrar este numero continúan el juez y las demás autoridades en la casa del crimen. I i ltimos informes. La esposa del Sr. Valle, doña María Boixader. tiene un hermano llamado don José. El juez de guardia comisionó al agente de Seguridad número 239 para que fuese á la calle de los Madrazo, nútn. -25, en donde duerme actualmente el Sr. Boixader. Este se encontraba acostado. Levantóse en el acto, y medio adormilado acompañó al guardia á la calle de Gravina Inmediatamente compareció ante el juez de guardia. Según hemos oído, declaró que almuerza y come en casa de los señores de Valle, pero que duerme en la calle de los Madrazo. Anoche, como de costumbre, fúé á cenar á casa de sus hermanos. Llegó cuando éstos había ya salido. La criada le sirvió la cena, y á las diez y media volvió á salir. Se dirigió al café de Fornos, tomó café, y como tenía mucho sueño, se dirigió desde allí directamente á su domicilio para acostarse. D egistros. La Policía practiaó un minucioso registro en la calle de los Madrazos sin resultado, y en otros domicilios, incluso en todos los cuartos de la casa del crimen. El juez ha ordenado la busca y captura de un pariente de los señores de Valle. SUCESOS O 1 Ñ A S En la estación del Norte, y por cuestiones del oficio, riñeron ayer los operarios Santos Herrán y Francisco Nistal. El primero fue asistido de distintas heridas, que, á mordiscos, le produjo su contrario, y que calificaron los médicos de la Casa de Socorro de Palacio de pronóstico reservado. A la puerta de la Casa de Canónigos riñe ron ayer dos individuos muy conocidos en aquella casa. Uno de ellos, que iba acompañado de nu hermano suyo, la emprendió á estacazos con su adversario, ocasionándole algunas contusiones, de las que fue curado ea la Casa de Socorro. NOTICIAS Ce considera ya como acordada ei matri monio del infante D. Alfonso de Orleáns y Borbón, primogénito d. e D. Antonio de Orleáns y de la infanta doña Eulalia, con la princesa Beatriz Leopoldina Victoria de Sajonia Coburgo Gotha, hija del difunto duque de Edimburgo y de la gran duquesa María de Rusia, y prima hermana de Su Majestad la Reina Victoria Eugenia. El infante D. Alfonso esperaba solanieute para formalizar su expediente de matrimonio reeibir en Toledo la investidura de oficial de la gloriosa Infantería española, honor que alcanzará en Toledo inañtiua.