Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO o DE JULIO DE 1909. EDICIÓN u PAG. 7. GRAVES SUCESOS EN MEL 1 LLA ¿COMIENZO DE LA GUERRA? I ts noticias de Melilla que llegaron ano che á Madrid produjeron, y producirán boy en España, honda impresión. Cierto que los preparativos militares de los cuales se ha venido hablando estos días y que las conversaciones políticas alrededor de los asuntos de Marruecos eran indicios de que algo, y no agradable, podría surgir de un momento á otro. Ese algo ha surgido á estas horas. Su gravedad es indiscutible. A ía hora misma en que una embajada marroquí llega á Madrid para tratar, según se cree, de los medios de asegurar la paz en aquel imperio, aparece el conflicto con todo au aparato de sangre y de desolación. ¡Desairada situación la del embajador, y difícil situación ante él la del Gobierno! Son estos momentos de los que requieren mucha calma y en los que la prudencia se impone á todos, gobernantes y gobernados. Cuestiones que interesan á la dignidad nacional, pero también á los intereses materiales de un pueblo, no pueden juzgarse por impresión de momento. Y si se tiene en cuenta que en el suceso origen de este trágico y nuevo suceso ha habido, más que un interés nacional, un interés industrial y particular, pero que las consecuencias novan á experimentarlas solamente los que por cálculo y egoísmo se metieron en aventuras sin seguridades de que podían acometerlas, sino que alcanzarán á ía nación entera, se comprenderá que la serenidad es doblemente indispensable, porque ante el enemigo no puede discutirse sin que la discusión le aproveche, y porque, descartado el origen, queda un hecho evidente que los telegramas oficiales y particulares puntualizan: entre los moros del Bif y nuestras tropas se han roto las hostilidades. El acontecimiento es de por sí de una trascendencia enorme. No hay que olvidar tampoco queen los asuntos de Marruecos, psr su entraña y por lo que representan, muestra acción no es completamente desembarazada. Las Cancillerías hablan en secre- to y de sus negociaciones se trasluce poco. Además debe suponerse que también entre sí callan macho. Por eso, al lamentar lo ocurrido ayer, por la sangre vertida y por ser el comienzo de lina etapa sobre la cual nada positivo puede preverse, creemos que la serenidad debe presidir en nuestras informaciones y el patriotismo en nuestros comentarios. p N LOS CENTROS OFICIALES En el mie- nisteno de la Guerra se tuvo noticia por la tarde de los sucesos de Melilla por un telegrama del gobernador militar de aquella plaza, que más adelante reproducimos. El ministro de Estado pasó toda la tarde en su despacho oficial trabajando con el jefe del gabinete diplomático, Sr. Fernández Vallin, especialmente encargado de los asuntos de Marruecos. El Sr. Merry del Val también estuvo en el ministerio. preguntado el Sr. Allendesalazar acerca de la expedición que al mando del general Del Real se llevó á efecto en el territorrio de Cheraut y llegara, manifestó que se ve en esta excursión el nuevo resultado de la política activa y enérgica, al mismo tiempo que justa y prudente, que sigue allí el general Mariua Preguntado i c eía que ios provocadores de la agitación ro 1 ira nosotros tendrían en otios casos tan a fortuna corno han tenido ahora al excitar á los cabileños de Ulad Setú para que opusieran resistencia á la columna del general Del Real, contestó el Sr. Allendesalazar que así es de esperar, aunque las discordias y rivalidades entre las cabilas toman muchas veces pretexto de la amistad que algunas sostienen con España para provocar incidentes. Ejemplo de esto es que los adversarios de las cabilas de Beni- Eusar y Frajana, y de los principales aduares de Benisicar, tratan de exaltar á sus enemigos, acusándoles de vivir en gran inti andad con la plaza. El Sr Allendesalazar concluyó manifestando que el general Marina procede con la mayor mesura, conforme á las instrucciones que tiene recibidas del Gobierno y los deseos del país. ba afecta á, la Comisión de experiencias de Artillería. Supónese, con sobrado fundamento, que dicha batería va á formar parte del grupo afecto á la tercera brigada de Cazadores. p l teniente coronel de Cazadores de Reus ha pedido por telégrafo que se incorporen con toda urgencia unos oficiales de dicho Cuerpo que estaban disfrutando cencía p L PARTE OFICIAL Melilla, 9. E! go bernador militar al ministro de la Guerra. Esta mañana, á eso de las ocho, cayeron grupos de moros sobre trabajadores de las vías férreas, pasando á cuchillo varios españoles. Inmediatamente salí con brigada disciplinaria y seis compañías de África, seguidas de cerca por otras de Melilla, las baterías de Artillería, uaa compañía plaza, sección de Ingenieros y escuadrón, encontrando fuerzas enemigas parapetadas en los obstáculos naturales del terreno sobre las 1 a impresión dominante ayer en el Go- alturas que dominan el camino á las vías bierno se condensa en las siguientes por el flanco derecho. manifestaciones, que oímos á un ministro: Después de convenientemente cañonea Al Gobierno no le han sorprendido los da la posición han sido desalojadas sucesisucesos ocurridos en las cercanías de Melivamente de tres alturas por el frente y otras lla; estaban previstos, y para reprimirlos se rnás á la derecha hasta coronar la estribahan adoptado medidas. Ahora se convenceción del grupo designada en el croquis con rán los que de ello se asombraban de la el nombre del Vebel Sidi Ametil Hach. necesidad que tuvo el Gobierno de pedir E 1 combate ha terminado á eso de las recientemente el crédito de tres millones de trece, quedándome con las fuerzas en las pesetas. posiciones conquistadas. Las bajas, aunque Inmediatamente se reforzarán las guarsensibles, no parecen numerosas; hasta ahoniciones de nuestras plazas en África, y no ra se conoce muerto el teniente Salcedo, de se perdonará medio para evitar, ó, por lo la brigada disciplinaria; heridos capitán menos, castigar con energía cualquier otra Riquelme, de la oficina indígena; teniente agresión de que seamos objeto. Molina, de la brigada, y unos treinta indiPreguntamos si estos rumores pueden in- viduos de tropa entre muertos y heridos. fluir en el programa de las negociaciones El espíritu de la guarnición es excelente. que se han de seguir con la embajada marroquí, y nos contestó el ministro: DE NUESTRO CÓRRESE ONSAL- -Yo creo que no, porque en diferentes ocasiones ha dicho el Gobierno que hace POR CABLE la necesaria distinción entre los asuntos del 7 v E ILLA, 9 J T Rif y la cuestión internacional de MarrueI AS PRIMERAS NOTICIAS Corno yairi cos. IvOb rífenos son, en su mayor parte, unos LJ -dicaba en rebeldes qne no reconocen ninguna autoridad, y aunque el Sultán está obligado á mis últimos despachos, ayer se reanudaion mantener el orden en las cercanías de nues- los trabajos en ios ferrocarriles mineros. Los obreros moros que con un fútil preter. tras plazas, como para ello no tiene medios, hemos de suplirlos nosotros. La embajada to habían abandonado las obras el día anmarroquí representa al Sultán, y éste se terior volvieron á ellas espontáneamente. halla animado de los mejores propósitos Todo hacía creer que la tranquilidad estaba restablecida. respecto á España. Estajinañana, á la hora de costumbre, los C u cuanto el Gobierno tuvo noticia oficial obreros españoles salieron de la plaza para dirigirse al trabajo. de los sucesos desarrollados ayer en Pocas horas después, a las oeno y inedia Melilla, se la comunicó al Sr. Maura. Es casi seguro que el j efe del Gobierno en punto de la mañana, llegaban á todo coileg á Madrid hoy, ó, á más tardar, ma- rrer al campo militar del Hipódromo el contratista de la Compañía española, don ñana. Se celebrará un Conseio dedicado á los Vicente Barrachina, y el intérprete de la misma, D. Carlos Cuevas, para dar cuenta asuntos de Marruecos. al comandante de que en el kilómetro 7 pNELMINISTERIO En cuanto el gene- de la línea del ferrocarril de España nuestros obreros acababan de ser víctimas de D E L A Ü U C V ral pnares recibió una inesperada y brutal agresión por parte el telegrama oficial, de los moros. se lo comunicó por teléfono al Rey. que esLa noticia circulo por la plaza como ut taba ya en La ranja. reguero de pólvora, causando enorme alarTambién dio órdenes para que la brigada ma. Los moros de Melilla, la mayoría de de Cazadores de Cataluña, que manda el gelos hebreos y muchísimos españoles se lanneral Imaz, se ponga en marcha en seguida. zaron inmediatamente al campo exterior en Compónese esta brigada, como es sabido, busca de detalles. de 6.000 hombres, y se cree que no tardará dos días en estar camino de Marruecos. I A AGRESIÓN He aquí lo ocurrido, seTambién se circuló telegráficamente la gún la versión que he reorden para que se incorporen á sus respeccogido peisonalmente de labios de uno de tivos cuerpos los soldados reservistas que los testigos presenciales del hecho, el capahan de cubrir las bajas de los que vavan taz de los trabajos de la línea, Gregorio Otero. con las fuerzas expedicionarias, Preparábase esta mañana con una brigaCe ha dado orden de que salga inmediatada de obreros españoles y muchísimos tra 13 mente, con todo su personal y material, bajadores moros á proseguir las obras üe para Barcelona la batería del primer regi- replanteo en el kilómetro 7, cuando recibió 1- jos cabilef de n miento de Artillería de Montaña, que estao -f- -c-